Skip to main content

Full text of "Aves nuevas del Paraguay"

See other formats


l<tC< 



PONTINUACÍÖN Á ^ZARA 
- POH- 

A? de WINKELRIED BERTONI 

* » » 


(EXTHACTO DE LA HISTORIA NATURAL DE LAS AA r ES 
DEL PARACtUAY) 


DESCHIPCIOX DE LAS ESPECIES XUEVAS DESCUBIERTAS POR EL AUTOR 
Y COXTRIBUCU )XES AL ESTUDIO DE LA 
AVIFAUXA PARACxUAYA 


Mateiuales recojidos desde 1890 hasta fixes de 1900. 



ASUNCIÖN 

TALLERES NACIONALES DE H. KRAUS 

Enero de 1901. 













PROLOGO 


E1 afío 1890 empecé en el Alto Paraná, á la altura del para- 
lelo 27, mis coleeciones y estudios de ornitolojía. Desde entonces, 
hasta fines de 1900 continué juntando ínateriales en diferentes 
partes de la rejiön del Alto Paraná v del Paraguay. En 1895, 
poseedoi va de un material abundantísinio, me disponía á publi- 
carlo, aceptando la oferta heclia por el sabio director del Museo de 
la Plata, el doctor Moreno, que entonces estaba todavia al frente 
de ese establecimiento que tanto Iionor ha hecho á la ciencia ar- 
jentina. 

Pero en esa época, circunstancias excepcionales, debidas en 
gran parte á las dificultades econömicas y materiales con que 
hichaba la familia de mi padre despues de doce afíos de vida 
más ö nienos errante, me obligaron á permanecer largos meses 
ausente de n\iestro asiento principal, donde estaban las colecciones 
v donde la de aves perdiöse en su mayor parte, pues las difi- 
cultades que se oponen á la conservaciön de una colecciön en las 
forestas del Este, con escasos elementos y en viaje casi contínuo, 
son grandes y muy diversas. 

Tuve luego que postergar la pubiicaciön y concretarme á reha- 
cer, lenta y peuosamente, la colecciön perdida, en la cual había 
muchas especies no descritas y luego absolutamente perdidas. 

Desde entonces trabajé sin descanso liasta Octubre de 1900, 
época en que vine á la Asiinciön por unos pocos meses. 

Durante todo el tiempo indicado, no cesé de acumular mate- 
riales, Ilegando á cosecha tan abundante de datos nuevos, que de 
aquí en adelante, muy difícilmente liaráse otra igual en cualquier 
parte del inundo. 

En tales condiciones, se comprenderá que no me fuera posible 
demorar más las publicaciones. Pero para esto hacer, me hallé 
en circunstancias muy excepcionales, ünicas talvez. 



— 4 


Por un lado, no íne era posiV>le ir á Europa 6 á los grandes 
centros, como todos hacen, para dar á la luz mis trabajos en pre- 
sencia de las colecciones más completas y de las más ricas biblio- 
tecas, donde hubiera podido hacer muchos é interesantes cotejos. 

Por otra parte, reunir toda la bibliografía necesaria, liubiera 
necesitado, primerameute, grandes elementos, de que no dispongo, 
y en todo caso muchísimo tiempo; otra gran demora, duraute la 
cual hubiere yo perdido la prioridad de buena parte de mis tra- 
bajos, juutados con tanta pena. Resolví luego darlos á la luz en 
la ünica forma que me es posible. 

A los naturalistas que pueden vivir en los grandes centros 
científicos, á los sabios de gabinete dedicados por sus circunstau- 
cias ö aficiones á los tral)ajos comparativos, analíticos ö sintéticos, 
á ellos dejo el cuidado de establecer y arreglar la sinonimía 
cuando haya lugar, estableciéndose así la distribucion del trabajo, 
tan couveniente en el mayor nümero de casos. 

En todo caso, rais descripciones, heclias con ia mayor concien- 
cia y minuciosidad posible y con los individuos vivos ö frescos á 
la vista, siempre tendrán muclia parte orijinal; y no ménos segu- 
ramente las numerosas observaciones sobre los cambios debidos 
al sexo v á le edad y los datos sobre vida y costnmbres, reco- 
jidos en los lugares mismos donde viven las especies anotadas y 
donde las sigo estudiando. 

l)os palabras de resümeu: 

El inmortal Azara, en su célebre obra «Los Pájaros del Para- 
guay» describe un total de 448 especies. De ellas 357 fneron 
clasificadas definitivaraente y admitidas por la ciencia, habiendo 
trabajado en la revisiön de esa obra y en la clasificaciön cieutífi- 
ca (que Azara no liizo) varios autores, sobre todos Vieillot, aunque 
rauy mal, y ultimamente Berlepsch. De esas revisiones resulta- 
ron en duda 42 de las especies de Azara, por ser insuficiente ü 
oscura la descripciöu, y eliminadas otras 49 por liaber lieclio ese 
autor de dos especies una söla, ö de una dos ö tres, tomando 
como diferencias específicas las del sexo ö de la edad, deficieneias 
y errores que bien se pueden perdonar, como cosa muy natural, v 
sobre todo á un hombre que á pesar de ellas construyö piedra 
por piedra, en veinte aííos de labor, un monumento imperecedero. 

Posteriormente, poco se ha podido agregar á la ornitolojía pa- 
raguaya, lmbiendo faltado naturalistas que se dedicasen con el 
tiempo y la deteuciön suficiente y explorasen el país de una ma- 
nera más completa. 

Ilácia el afio 1885, Rolule liacía en el Paraguay una colecciön 
de 11G especies, i[ue clasificadas en Alemania por el conde de 


Berlepsch, resultaron ser: 115 descritas ya por Azara y una sola 
nueva. 

En 1893 liizo Borelli nna coleccion inás iinportanle, habiendo 
reunido 149 especies; clasificadas estas por T. Salvadori, dieron 
por resultado veinte especies nuevas para el Paraguay y dos para 
la ciencia. 

Pues i)ien, eu esta obra describiré 100 especies nuevas para 
este pais, la raayor parte de las cuales serán completamente nue- 
vas }>ara la ciencia. Y aün reservo varias para una segunda pu- 
blicaciou, por no tenerlas descritas todavía y faltar actualmente 
en la parte de mi colecciön que traje á la capital. 

Tan grande cümulo de materiales justifica la urjencia de esta 
publicaciön y el hecho de cpie me vea obligado á iiacerla en cir- 
cunstancias tan excepciouales y con tan escasos elementos, <pie 
por seguro ningun autor se habrá hallado en igual caso. 


El Autok 




ADVERTENOIAS 


SOBRE EL SISTEMA DESCRIPTIYO ADOPTADO EN ESTA OBRA 


Dlmeiisloiies —Todas las dimensiones, aun en las aves de 
majores magnitudee, fueron anotadas en milímetros, y me parecio 
ocioso advertirlo á la cabeza de cada descripciön 6 autes de cada 
cifra, como hacen otros autores. Carecieudo de sistemas completos, 
me he hallado en el caso de proponer el siguiente que, aunque 
expuesto ä sufrir altei*aciones, es el más completo y extenso de los 
propuestos liasta hoy. Todas las medidas fueron heclias en presen- 
cia del sujeto recien muerto, luego su exactitud es indiscutible. 

La lonjitad y braxa fueron medidas como lo hizo Azara, esto 
es la distancia máxima que hay (estando el ave bien tendida) 
entre la punta del pico y la de la cola 6 rectriz más larga y de 
punta á punta de las alas 6 rémijes más largas. Tambien he me- 
dido eomo Azara la cola . Por ala doblada debe entenderse la 
distancia que hay entre el ángulo anterior del ala (caipo), estando 
esta plegada, y la punta de la rémije más larga. La loujitud de 
la cabeza fué medida liasta la punta del pico y su altura y an- 
cliura son los diáuietros máximos. E1 })ico tiene tres lonjitudes; 
el primer nümero es desde el ángulo bucal á la punta, el se- 
guudo desde la base del caballete 6 arista y el tercero desde el 
respiradero, todas en línea recta sin seguir la curvatura; la altura 
y anchura fueron medidas á la altura de los respiraderos. Las 
piernas y tarsos fueron medidos sobre el esqueleto. El nümen 
que sigue á la loujitud de cada dedo, es la de las unas, que fueron 
medidas en línea recta de la raiz á la punta. En la mayor parte 
de las descripciones he anotado tambien la altura del cuerpo que 
es la natural del ave cuando está posada, desde el metatarso al 
vértice de la cabeza; pero esta es una dimension vaga que varía 



segün la postnra y puede servir ünicamente á los preparadores de 
los Museos, para colocar las aves en su postura natural. 

IMumaje —Para la nomenclatura de las diferentes partes del 
plumaje he adoptado el método de Claus, sölo que habiendo hallado 
sérias complicaciones en llamar tambien íectrices á las plumas que 
cubren la cola, Iie eonservado aquel nombre para las que cubren 
el ala, y á las de la cola he dado el nombre de supercaudales si 
estan encima y subcaudales si debajo; y á las plumitas que liay 
debajo dei ala he conservado el norabre de tapadas propuesto por 
Azara; (que son las sous-alaires de los ornitölogos franceses). Por 
horqueta se entiende el ángulo de la que forma la mandíbula in- 
ferior. Las partes superior é inferior del ave. se ent.ienden estando 
ésta horizontal, porque en postura natural liabría que incluir la 
garganta y lo anterior del pecho, lo que traería complicaciones. 



Ordo: PALMIPEDI = PALMIPEDAS 


Familia: Mergid.e = Mérjidos, guar.: Mbigüä 


Especie X° 1: B’räoiiorliilus hrasilieiiHÍs, Bertoui 
(gen. nov.) 

I>iiiieaisiones — Lonj. 500. Altura 420. Cola 110. Dei ster- 
uutu á la punta del pieo, 250. Cueilo 149. Pierna 80. Tarso40. Fémur 
50.— Declos: meclio 55 7, exterior 53 7, interior 40 7, 

posterior 13 i~ 4.~=Brazci 6G0. Ala dobl. 195. Cabeza: lonj. 
101, aucho 29, alto 26. Copete: long*. 75. Pieo: louj. 60, y 
37 ; alto 10, auclio 9; altura á ia raíz 14.— Tapadas lmmeraies 80. 

Caract. — Pico rectilíueo, más largo que la cabeza, muy fuerte. 
Mandibnla superior solida y dura desde la raíz, movil; caballete 
redondo; uarices cpie se abren á la terccra parte de la lonjitud; 
á ellas corresponden dos lijeros surcos, uuo de cada lado cerca de 
los bordes; la puuta termiua en una uña fuerte, muy corva y cöu- 
cava, que sobresale 2 mm. y euvuelve la punta de la maudíbula 
inferior. Los bordes están armados, eu tocla la lonjitud, menos la 
uña, por uua liilera de dientes fuertes, espesos, aguclos, oblícuos 
hacia atrás, muy visibles exteriormente. Más aclentro, 'obsérvase de 
cada lado otra lñlera de dientes finísimos y espesos eu proporciou. 
E1 cielo es dividido eu toda la lonjitud por uua línea salieute— 
Mandibula inferior completamente rectilínea, abierta en horqueta 
hasta muy cerca de lapunta;esta acaba en uua uña liorizontal algo 
acucharada; los bordes dcntados del mismo modo, pero de dientes 
algo más fiuos y algo más espesos, formando eu todo dos liileras, 
uo travadas sino incluídas por las dos hileras mayores de la mandí- 
bula superior. Lengaa alargada (1 c/m menos que la mand. iuf.), 
angosta, aguda, bordada de papillas finas, y marcada eu el medio 
por un surco lonjitudiual. Cabeza gruesa atrás, anteriormente au- 
gosta; superiormente acliatada, con un surco lonjitudinal eu el me- 
dio. Ojos medianos, pero poco abiertos, algo salieutes y sin pela- 
dura. Cuelto superiormente delgado, grueso á la base. 

Alas agudas, algo cöucavas Rémijes 26, la 2 a ínayor, la l a muy 
larga, las primarias fuertes, las raediauas y las posteriores débiles; 
las del codo sobresalientes; en jeneral angostas. Rémijes secunda - 
rias 8 6 10, las del centro tan largas como las primarias. Tapadas 
hmnerales mayores 6, lanceoladas agudas, cou las barbas dc la 
mitad iuferior muclio más cortas. Piernas insertadas no muy atrás 



9 — 


(á 90 mm. del coueix). Tarsos y dedos achatados. Dedo posterior 
atrofiado, ensanchado en falsa membrana en forma de lobulo. De- 
dos anteriores unidos liasta casi la extremidad de las uñas, las que 
están colocadas muy atrás de la yema; el interior es alado sobre 
el costado izquierdo, como si ímbiese una continuaciön de la niem- 
brana; el exterior no tieue nada parecido. Cola redondeada. Rectn- 
ces 18, á menudo cortadas 6 descabaladas por los peces, de punta 
redonda y mástiles muy fuertes. 

Plumaje sumamente espeso y muy suave. E1 de la cabeza y 
parte superior del cuerpo algo corto, de plumas concavas y ensan- 
chadas hacia la extremidad, de mástiles fuertes y abundantemente 
mezclado de peiucilla muy espesa y oculta. Sobre los costados más 
largo y blando, sobre el lomo mediano. Plumas del cupete muy an- 
gostas, muy suaves y de barbas descompuestas, más de 30 eu es- 
calerilla, las centrales más largas. Falta sobre ei tarso y sti co- 
yuntura. 

Coloi*—Toda la cabexa , el copete y un tercio del ciiello, negros. 
E1 resto del cuello finísimamente punteado de blanco sobre fondo 
pardo-negruzco. El mismo color se continüa sobre la línea de plu- 
mas largas de cada costado del cuerpo hasta la cola, abarcando las 
piernas . Si bien se observa, los puntitos blancos forman unas í’ayas 
transversales interrumpidas. Estas rayas se vau panlatinamente en- 
sauchando hacia lo inferior del cuerpo, cambiándose en anchas fa- 
jas. En efecto, el pecho y el vientre hasta la cola son cubiertos 
por plumas listadas alternativamente de blanco y ])ardo-obscuro, las 
extremidades siendo bordadas de blanco; las fajas blancas son más 
anchas en el peclio que en el i’esto. Las espaldas , el lomo hasta la 
eola inclusive y casi todo lo superior del ala son pardo-uegruzco 
uniforme. 

Pero en el medio del ala obsérvase una manclia blanca, cortada 
por el medio por una lista negra: componen esta maucha las ex- 
treiuidades blancas de 5 rémijes medianas, y las del mismo color 
de las tectrices mayores correspondientes : además la parte ocnlta 
de las rémijes inmediatas á la rnancha, es ceuicienta, casi corno la 
extremidad visible de muchas tectrices mayores cercanas. Inferior- 
mente las rémijes y las tapadas mavores soa pardo-claro plateado: 
inenos las de la maucha que son blanquizcas, como Ias puntas de 
algunas tapadas cercanas. Las otras tapadas son bordadas y lista- 
das de blaneo sobre fondo pardo-negruzco, menos alguuas de las 
mas chieas que uo tienen ningun borde. Tapadas humerales blau- 
oas, chorreadas de negruzco sobre dos líneas lonjitudinales que co- 
rren cerca del mástil (que es blanco). Lo inferior de la cola pardo- 
claro ceniciento. Iris aplomado obscuro. Pico todo negro. Tarso 


10 


y dedos anterionnente í)e un benuejo apagado; posteriormente ne- 
gruzcos, como toda la menibrana. 

Costiiiiibres — Vive en los arroyos que corren silenciosos itajo 
la espesura de los bosques vírjenes y desiertos, lejos de las pobla- 
ciones, preferiendo Ias embocaduras y es probable que de tiempo en 
tiempo salga á la costa del Río. Van por parejas 6 por grupos poco 
numerosos. Los he visto durante el invierno — Su vuelo es muy 
rápido pero al parecer no muy largo y sostenido; las costumbres 
me parecen de ave estacionaria. A tierra coi*re muy lijerameute, 
v es difícil darle alcance por entre los árboles y enredaderas, lo 
que explica fácilmente la posiciön de las piernas, no insertadas tau 
atrás como en los otros jéneros. Sin embargo, es en el agua que 
sus movimientos son más vivos, y es en ese elemento que pasa la 
mavor parte del tiempo. Nada con muclia rapidez, y cuando pre- 
cisa sabe zabullir con mucha facilidad, persiguiendo á los peces 
abajo del agua algunos segundos. Es muy voraz y creo come pe- 
ces uuicamente. Si se agarra vivo se defiende con coraje y trata 
de huir, sin que sea jiosiltle amansarlo de niuguna manera, conser- 
vándose arisco y bravo. Uno que asi agarré, rechazö toda comida 
y se dejö morir á los diez días.—Muestra sin embargo, bastante 
intelijencia. Su carne no exala ningun mal olor. Es inuy raro. 

Alto Paraná, lat. 27, 1891. 


Ordo: GKALLATORES=ZANCUDAS 

Familia: RalliüíE = Ihpakahá 6 Rälidos 

Especie N° 2: Araiuirics savaeura (Spix)— Sihvihvo 

i osiuaiibiMvs—Es la unica especie que he visto y abunda ai 
N. de los 27 grados en la costa del Paraná y esto debe ser por la 
auseneia de campos v bañados. Vive eu la costa de los arroyitos 
que riegan Ja espesura más intrincada, buscando con preferencia 
donde hay barro con poca agua v pantanos. AIlí corre dentro del 
agua ö barro, comiendo insectos, sapos y cosas semejantes. Tam- 
bien habita todo lo que es bosque humedo é intrincado y no lejos 
de las aguadas. Pilla con mucha habilidad los ratoncillos y después 
de picotearlos bien, los traga enteros. Visita las plantaciones y si 
halla mandiocas á la superficie del suelo, las deshace á picotazos 
y come con habilidad, pero es la que menos arranca uiaíz. Si Iialla 
hnevos de gallina ü otra ave, les hace un pequeño agujero y bebe 




11 


su contenido; también come peqneños pollitos, si los halla abando- 
nados 6 muertos, por que teine á la gallina. 

C'autividad —En cautividad come maíz y otros granos, pero, sin 
mezciarlos con otros alimentos más protéicos, muere anémico antes 
de un mes. Yo mantube durante muchos años dos individnos adul- 
tos con maíz y carne. Descansaban en lo alto de las perchaderas. 
pero la mayor parte del día estaban en movimiento, ya revoloteando 6 
paseándose por el suelo 6 corriendo, siendo tan ájiles, rápidos y li- 
vianos en sns movimientos, (iomo no lie visto otro, lo mismo al 
suelo que en el aire. Comían todo lo qne es substancia animal 
y cuando les introducía alguna avecilla, pollito o ratön, lo primero 
que hacíau era eeharios en el agua, v mejor cuando ésta era sucia 
v después de remojarlos ö ensueiarlos bien, los tragaban enteros. 
Se liabían familiarizado con las otras muchas aves, que había en 
la misma pajarera, pero toclo individuo pequeño que ponía dentro, 
Io mataban siu compasiön; cuando yo les dejaba faltar carne 
por algunos días, daban de picotazos á alguna paloma y persiguiendo 
siempre á la uiisma, ia mataban crnelmente, empleando por lo 
coniun muchos días, porque cada vez que se descuidaba la victi- 
ma, llegaban por detrás y le dabau un picotazo, para liuir en se- 
gnida. Jamás pusieron huevos, pero algunas veces se ocupaban en 
hacer nido, que siempre les desbarataban las otras aves. 

Ci’ía, etc. —Encontré su nido á fines de Octubre; era uu nido 
natural que describiré más adelante, hablando del Djakü po-í, pero 
tnucho más oculto y ei lioyo era raucho más profundo. Contenía 
4 huevos blancos con puntos y gotas color café, dominando raás 
éstas en el polo grueso; los ejes eran 86 v 52 milímetros. Los 
pollos bajan del nido y lo abandouau al nacer, á pesar de care- 
cer de rémijes para volar. A los dos días de edad son largos 152 
milím., la cola sin rectrices tiene 20 y la braza (sin rétnijes ) 12u. 
Estan totalmente cubiertos de plumön sedoso y suave, como los 
pollos de Criptüridos y Penelöpidos; son pardo castaño sobre la 
cabeza, sus costados y cogote; en lo demás, eon el pico y pies. 
son todo negro profundo. 

E1 21 de Noviembre encontré una nidada recién nacida v otra 
io mismo en los ültimos días de Diciembre, de lo que presumo que 
cría dos veces al año. 

Habiendo liallado una pollada por Noviembre, recién nacida, se 
ocultaron los pollos con habilidad asombrosa en agujeros invisibles 
que snpieron encontrar. Lo que ví es los padres huir y los po- 
llos desaparecer de ante mí sin saber cömo. Por casualidad iiallé 
un poilo y á sus chillidos acudieron los padres. Estos llegaban 
hasta dos varas de mí, pero con tanto sijilo y prudeucia, que á 


12 — 


pesar de que llatuciseu continuamente á los liijos y yo eou esto 
los descubría, empleé cotno dos horas de paceneiosa acecíianza para 
matarlos. 

A1 dia siguiente pude pillar otros dos pollos con niucha dificul- 
tad y paciencia, porque aunque piasen continuaniente como polli- 
tos de galliua, al menor ruido se callaban largo rato, ocultándose 
en cuaiquier agujero aunque fuese lleno de agua. Uno de ellos 
cayö 6 eutrö en un pozo de agna, pero se conteuto con tai escon- 
drijo y no se moviö por temor de ser descubierto, limitándose á 
sacar fuera la cabeza para no morir ahogado. 

La voz de la madre al llamar á los hijos es idéntica á la de 
las gallinas, pero la de alarma es diversa, siendo igua! en los 
sexos. Los pollitos cojidos eti la mano ö cuando llatnan á la ma- 
dre, tienen la voz idéntica á la de los de gallina. Cuando se 
ocultan por algun ruido, la madre lmye y los deja, y cuando vuelve 
á buscarlos no hacen prontamente easo á su llamado. Si los pa- 
dres oyen á los liijos se acercan con sijiio asombroso, tratando de 
eseonderse y inanifestando muciio temor, repitiendo coutínuamente 
la voz de aiarma, pero si oyen algo, desaparecen como víboras, para 
volver á acercarse por lo tnás intrincado de la maleza. 


Especie N° 3: Aramus scolopaeeus (Linn.) Vieillot— 
Guar. lCarau: francés: Coitrlau 


(Etimolojía descotiocida. Sinon.: Ardea scolopacea , Linneo ( 17GG ): 
Courlan , Buffon (1770); Rallus guaraima , Illig.? (1811); Arci- 
mus scolopaceus, VieilL (181G) Scolopax guarauna , Lin., Gtnel. : 
Aramus carau , Vieill.; Grus , Cuvier (1817). 

Leyenrta—Sieudo ave tau conocida, como se ve por ia si- 
nonimía, me limitaré á describir su oríjeu segün la leyenda gua- 
raní. 

Ei Karáu canta su nombre ( karau karau) con bastante cla- 
ridad; pero tietie además otra voz que parece un llanto deses- 
perado, muy desagradable, y los guaraníes, que quieren explicaciön 
para todo lieclio extraíío, le atribuyen la siguiente leyenda: 

Leyeiida — (Mis. arg.) El Karáu, en tiempos muy remotos, 
era uti liombre jöven, hermoso, elegante y sobretodo, dotado de una 
hilaridad inquebrautable, que ningüti dolor físico ni moral podía 
alterar. Era muy aficionado á las diversiones, no perdía fiesta, ni 
diversiön alguna: cantaba como el tuejor de su époea, y bailaba 
con una perfecciöu y gracia adtnirable; todos los que le conocían 




13 


le profesaban un cariño especiai y l'mscabaa su compaiiía para pa- 
sar 1111 rato alegre. 

Un día fué á uuo de esos bailes, y 110 tardö en ser la admira- 
ciön de las damas de la fiesta; de esa manera principio á desper- 
tar celos entre los niaridos y enamorados, porque las nmjeres y 
niiias no tenían más miradas que para él, llegando liasta tal punto 
los celos y envidia de los desgraciados enamorados, que determi- 
naron vengarse del Karán. Inmediatamente los amigos le advirtie- 
ron lo que sucedía; pero el Kaniu no liizo caso y siguio cantaudo 
y bailando con su inquebrantable indiferencia. Viendo esto, uno de 
síis amigos tratö de engañarlo para llevarlo á su casa, (londe esta- 
ría libre de todo peligro, y llegando donde estaba él, le dijo: 
« Amigo Kanin, \amos á tn casa porque acaba de morir tu lierma- 
uo»; el Kaniu se limitö á decir: u Hay tiempo para llorar” y con- 
tinnö el baile con la alegría é iudiferencia habitual. 

Entonces su amigo le dijo: Se muriö tu hermana; la misma 
contestaciön obtuvo. De esta manera su araigo le dijo que habían 
muerto todos sus parientes, pero con la misma indiferencia contes- 
taba: a Iíay tiempo para llorar'', 

Desesperado su amigo por no poder sacarlo de tan profun- 
da indiferencia, se acercö otra vez, lo cogiö del brazo le dijo: 
« Karáu, se muriö tu amor» Entonces el Karáu, rompiö en el más 
desesperado llanto, se achicö poco á poco, principiö á cambiar sus 
formas, se convirtiö en el ave (pie lleva sn nombre, y continua 
Ilorando aiin lioy. 

Así explican los guaraní su canto. Abunda en toda la américa, 
habitando todos los pantanos anegados, lagunas \ T ríos, menos la 
jiarte montuosa del Paraná. 

Es pardo más ö menos obscuro, con flánmlas blaneas en el vien- 
tre v cuello—Alto Paraná, 1803. 


Fam.: ARDEID.E—Hokö (HeR 0DI0NES Berl. ) 

Especie N° 4: Ardea j>ar;aiaeiisis W. Bertoni— Hokö 

gna§ii 


(Etimolojía: Hokö es nombre jenérico guaraní v yuasü signi- 
fica grande; es la mayor). 

l>liueiisioue»s —Lonj. 1250 milím.— idem (hasta lapunta de los 
dedos) 1050. Braza 1815.— Pierna 2G4. Tarso 194.—Oabeza, 

lonj. 237. 



14 — 


Dedos : mediano 120 17: interno 81 -|- 16: externo 91 -|- 13: 

y posterior 57 -j- 23. 

(La Ardea oocoi Gml. segün Azara: lonj. 1218 m/m.: l)raza 1868: 
pierna 285: tarso 218;. 

Caracíeres. —Rémijes idénticos tá la Ardea gocoi , la 3. a y 4. a 
mayores, fortísimas, la primera bastante aguda. Las plumas de las 
espaldas son de barba unida como las comunes, y apenas le pasan 
á la i'aízde las rectrices. Sobre la cabeza tiene plumas largas 73 m m. 
(en la Ardea cocoi 135 ), anclias 10, noagudas; las de lo alto del cogote 
apenas más cortas, más agudas, de barbas más largas y descom- 
puestas. Las escajmlares no difiereu de las rémijes del 2° örden. A lo 
largo del pecho y rientre liay una peladura graude; en cada lado de 
dicha peladura, una zona paralela, de plumön. oleoso, corto y tu- 
pido (ya lo lie notado en otras garzas. ]>ero los otros autores pa- 
]*ece que no lo indican.) En los cosiados hay plumas, largas, cön- 
cavas y abundantes, que abrigan al pecho y vientre , ocultando 
completamente la peladura. En la raíz del ala liay un grupo de 
pluinas qne se dirijen horizontalmente y abrigan al papo. Las 
subcaudales sou largas, abundautes y de barbas desconipuestas; al- 
canzan iiasta á 30 tupn de la puota de las i'ectrices. Lo que falta 
no difiere la Ardea gocoi Gml. 

Observ .—Todo lo diclio, lo improporcional de sus dismensiones 
y las difereneias de colores, como iremos viendo, me obligan á 
creerla diversa especie de la A. gocoi , pues para variedad esas di- 
ferencias son demasiado pesadas 

Color —Sobre la cabeza, sus costados desde los oidos, y lo alto 
del cogoie , azulejo casi negro, pero en la frente es más apagado. 
Bajo de la cabeza y algo de la garganta, es casi blanco; en la 
tnedianía de la garganta es casi blanco, con tina mauchita negra 
liácia ia punta de la barba interna. Este jaspe principia en lo alto 
de la garganta agudamente, y ensancháudose sigue hasta apagarse 
cerca de la clavicida ; aquí toma el color blanco (pie domina en 
todo lo inferior del cuerpo, aunque algo opaco en los costados. 
E1 grupo de plumas que nace en la raíz del ala y oculta al papo 
tiene algunas plunias blancas con boi’da parda clara ? siendo las res- 
tantes biancas. El colodriilo es blanquixco , y todo el resto del 
cuello encima y sus costados es de un aplomado blanquizco ö 
ceniciento. La espalda y liasta las rectrices , inclusive enciina y 
abajo (pnes carecen del obscuro en la punta), es todo aplomado 
algo claro. Las rémijes v tectrices de la mano (l er örden) son 
easi negras; las tectrices mayores del brazo tienen la barba exte- 
rior cenicienta con la punta blanca, el resto del ala encima y 
debajo aplomado claro; ménos: la barda aidemor del braxo que es 


15 


blanca con ribetes de canela, y la de ia nicino «[ue es muy blanca 
conio la punta de las tapadas mayores. 

Iris amarillo. Pico: la maudíbula inferiory los labios naranjado 
apagado, v el caballete negro: boca amarilla: peladura del ojo ver- 
dosa, ménos una manclia negra que acompafía al labio allí. Tarsos 
y dedos negros; el tcdön blanquizco. (Puerto Bertoui, 24 Noviem- 
bre 1.89G). 

Obs. —La cacé en ei Alto Paraná al norte del paralelo 2G, 
donde nunca he visto la Ardea cocoi iejitima. Tambien esta va- 
riedad ö espeeie es rara allí, donde solo la Butorides striata habita. 
Vive como la citada, de la qiie tiene las costumbres. 


Especie N.° 5: Tigrisoma (marmoratum ?) sp. n.? 
Giiaraní: Hoko : Brasil ^oco 


(Etimolojía desconocida; ambos tiombres son guaraní ; el seguu- 
do algo alterado). 

l>iun. — Lonjitudes: natural 834; hasta las uñas 1ÖG5; liasta Ia 
clavícula 530. Braza 1.230. Ala doblada 344. Cola 149.-— Ca- 
bexa: lonj. 174 l f 2 alto 38; ancho 34. Pico : lonj. 140, 105 y 
85; alto 21; ancho 14.— Pierna 153. Tarso 110. Dedos: ínedio 
74 -(- 13. 

Carart. Rémijes, la 4. a mayor, la 3. a y 5. a apenas más cortas. 
Plumas sobre la cabeza largas pero no angostas. 

C olor. —EI costado de la cabeza es jaspeado de obscuro y ca- 
nela. Sobre la cabeza y el cuello con sus costados es á tiras 
anchas al travez negras y de canela vivo. Más ö menos lo mismo 
son las espaldas y escapularios, aunque las tiras inás irregulares 
y el fondo es obscuro con reflejos metálicos. Las tectrices me- 
nores obscuras muy manchadas de canela claro; lo mismo son 
las mayores y ültimas rémijes pero las mauchas son grandes y 
forman como fajas irregulares al travez. Las rémijes son negras 
aplomadas, con )a puntita, piquitos y tiritas blancas, y reflejos 
metálicos. EI brazo, el lomo y hasta la cola, inciusive, negros con 
graciosas tiras albas al travez. 

Bajo la cabeza iilanco jiuro y la garganta jaspeada de blanco, 
negro y canela. EI pecho liasta la cola blanco. Los c.ostados del 
cuerpo y piernas, timoneles inferiores, á tiras ö manchas obscuras v 
blancas al través. Rectrices como encima. Tapadas como )os costa- 
dos ; las rémijes obscuras aploinadas salpicadas y manchadas trans- 
versalmente de blanco. 




Iris aiimrillo nmtizado de rojo. Pico: obscuro encima; más claro 
y algo castaño en los costados y color de cafia abajo. Pelcidnras 
de la cara snaves: el ])árpado snperior es de nn amarillo que se 
extiende liacia adelante: el inferior idem formando una tira para- 
lela, el labio superior amarillo junto al ángulo bucal y otra man- 
clm idem en la quijada, siendo el foudo de la cara pardo. Lo 
pelado bajo ]a caheza blanco amarilloso verdoso. Tarso y dedos 
pardos verdosos con el talon más amarilloso. 

Lengua larga y triangulada como liina, menos las lengiietas na- 
turales de la raíz.—(Puerto Bertoni, 19 Febrero 1900). 

Obs . — Jrlabita el Mondá-iu. Es el ünico que lie visto y tenía las 
costumbres jenéricas. — Alto Paraná, lat. 25°. 


Ord.: GALLINACEI—GALLTNÁCEAS 

Familia: PenelOPID^ — DjAKU, PENELÖPIDOS 

Esp. N.° 0: Penelope purpureseens W. Bertoni — 

]>jukü i>o-í 


(Sinon.: brasil. Jacít velho, del nonibre guaraní y rel/to (viejo) por 
su voz; id: Djakít pema, que debe significar en dialecto Tupí 
Djakü comprimido 6 achatado, Los nümeros 7 y Ö llevan los niis- 
mos nombres; en efeeto son casi simples variedades). 

I>iiueiisioiies— I.onj. 7U5. Braza 800. Ala dobl. 250. Cola 
305. Altura 505. Pierna 127. Tarso 84. Dedos ; mediano 57-J-14, 
interna 38 12, exterior 40 —|— 10, posterioi 24-J-12. 

Caraet. -Rémijes 24, la 5 a v G u mayores, la primera 70 m/m. 
más corta que ellas; las primeras falcadas y agudas. Ala coino en las 
otras especies paranenses. Reclñces 12, laexterna es de 100 y su iu- 
mediata 50 milímetros más cortas que la central, las demas en escalera. 
E1 vientre, costados y lomo, estan cnbiertos ]>or plumén corto y tu- 
pido de mástiles vigorosos. Las aías ]>legadas cubren totalmente 
el lomo hasta las suhoaudales y aün las ültimas rémijes de un ala 
entrau debajo de la otra. Pluinas del pecho muy largas. En lo pe- 
lado del ojo y la membrana (que es como en el P. obscnra) tiene 
pelos negros con finas y raras barbas. Las pestañas son largas G 
m/m. y en la base dei caballete del pico hay un grupo de pelos 
tnás largos. La tráquea presenta una vuelta exterior sobre el pe- 
clio, bajando 50 m/m. como en el P. olivacea . 




€oIor—La pelatlura del ojo y la korqueta de uu obscuro azu- 
Iejo. La membrana 6 colgajo de la garganta , rojo no rnuv vivo. 
Iris pardo acanelado; párpado inferior blanquizeo. Pico: obscuro. 
Tarso y dedos obscuros con algo de rojo delante.—Del costado de 
la mandibula iuferior sale una zona de plnmitas negras, fpie en- 
sauchando más sube á cubrir el oulo. Otra tira blanquizca poco 
sensible sale del tupc y pasando sobre el ojo . va al costado 
del cogote. Sobre la cabe%a liasta el primer teicio del cuello es 
negro; de allí á la espalda inclusive v tecírices menores, es pardo 
obscuro con reflejos verdosos y las bordas cenicientas. También 
es pardo obscnro el iesto del ala, pero con reflejos verdosos y pur- 
pureos más vivos; las tectrices v rémijes del codo y las escapu- 
jares son anchamente libeteadas de canela vivo 6 rojizo — Toda la 
garganta y lo anterior del pecho, pizarreño muy obseuro, con las 
bordas cenicientas. EI resto del pecho, costado y piernas, obscuro 
con las bordas de canela* Las super g snbcaudales pardas con ri- 
betes y manchas rojizas; el lomo , rabadilla, muslo v vientre, es 

todo de canela intenso, con ribetes ]>oco aparentes obscuros, pero 
con mucha luz se notan otros paralelos azules pnros, que son máá 
6 menos visibles segun la edad. La cola es negra, pero encima 
tiene vivos cambios verdes en eonjunciön y purpüreos en oposiciön. 

C o^tuiiibreK —Abunda muclio por los 25 y 20 grados en el 
Alto Paraná; pero no es fácil cazarlo, porque prefieren lo más in- 
trincado del bosqiie, por lo comün cerca de aguada, v aunque 
no se oculta inmediatamentc ; pues no es arisco, si se le da lugar 
lo liace cou tanto cuidado, que es casi imposible verlo, aün sa- 
biendo donde está. Gorre los bosques á media altura, comiendo 
rnuchas frutas; lo más comün es hallarlo al suelo, doude se 

polvea como las gallinas y escarba las Iiojas caídas para buscar fru- 
tas de palmeras y otras muchas. Segurameute comerá también gu- 
sanos, porque en cautividad aprecia mucliísimo la carne cruda. 

Azara yerra cnando dice que no dijieren el maiz, hablando en 
jeueral, pues el Peneiope, Crax y P'tpile del Paraguay no sölo 
ilijieren el maíz duro, sino que en cautividad puedeu vivir y engor- 
darse con puro maíz, á pesar de ser omnívoros. Nunca lo lie visto 
visitar los barreros como el Pipile . Su voz de susto y que emite 

tatnbién cnando se retira á su dormitorio, es un crak ö cra ágrio 

y fuerte. 

Obs. Uría, eaitt. —Eu los espesos Tacuarembozales bajo los 
bosques, suelen formarse lechos de hojas caídas sobre las ramitas 
entrelazadas de los arbustos; sobre uno de estos colchones natu- 
vales eneontré sus lmevos el 31 de Octubre, de manera que pa- 
sando abajo era imposible descubrirlos, aün estando la madre 


18 


iucubando, ui esta se inovía antes »jue se sacudiera el nido. Sus hue- 
vos son blancos y como los de gallina; los ejes de unos eran 
01. y 44 milhnetros y los de otros ; que creo de liembras, 40 y 64. 
Estaba incubando v habiendo puesto sus huevos bajo una galiina, 
uacio uno á los 15 días. Al nacer el pollo salio de bajo de la 
gallina y, cosa cstrana, su instinto le hizo compreuder que aquella 
no era su madre y liuyo de ella llamando á su venladera madre 
con un silvido idéntico al que deja oír el Tingasü (Piatja cayana) 
en tiempo de amor, pero muclio más triste; yo lo cojí y lo volví á 
poner bajo la gallina, pero volvié á huir como de uu euemigo. En- 
tonces yo lo puse en un cajon con 4 Ihnambü-kaánguá (Tinamus 
solitarius) recien nacidos y desde luego el pequeño Djakü se fa- 
miliarizö tanto con los Ihuambü, que los seguia y les quitaba de 
la boca la comida como si fueran sus padres y con ellos se criö 
y vivieron acordes. Después de adulto, Ie puse por companero 
además de las otras muclias especies, un Djakü-apeti ( Pipile ) per*> 
se asustö de tal mauera que liuía y gritaba desesperadamente y á 
pesar de la mansedumbre del Djakü-ape-ti, tardö varios días para fa- 
miliarizarse. A los 6 años de vivir juntos, se cruzarou y el 
Djakü-poí ptiso un huevo, pero desgraciadamente se rompiö porque 
no hizo nido. Eia fecundo. Aün después de adulto, dormía bajo 
el ala del Ihnambü-kaánguá. 

Criado en casa se domestica hasta el punto de ser molesto 
al dueño, porque lo sigue por todos lados. No ofende á nadie 
sino á las gallinas, que persigue, lo mismo que á los gallos. El 
(pie yo crié era liembra y habiéndo puesto junto un gallo, lo per- 
seguía tanto, que no lo dejaba couier más y tube que sacarlo. 

Los pollos al nacer están cubierto de plumön sedoso, corto y 
tupido conn eu los Criptüridos, pero tienen algo de rectrices y las 
rémijes completas eomo para vohu* del nido al suelo, doude son 
tan ágiles para liuir y ocultarse, que desaparecen como relámpagos, 
siendo casi imposible cojerlos, aun para los prácticos, y su pa- 
eiencia para esperar eu su escondite es admirable, pues no saien 
mientras no reine silencio absoiuto. La primera librea ö plumön, 
á pesar de tener distribneiön de color tan extraña es casi idéntica 
á la de los pollos de Ihnambü-kaánguá ( T. solitarius ). Las diferen- 
e.ias importantes son estas: la tira que en el citado criptürido en- 
cierra la corona, en éste es doble, la exterior es blanca y la in- 
terna paralela y negra, de modo que la mancha que encierran es 
casi redonda y de canela rojizo: la mancha lonjitudinal de cada 
lado del lomo y rabadilla es triple ö dividida en tres tiras para- 
lelas, la intermediaria negra y las laterales blancas, aunque la una 
algo acanclada. En la voz y modales se acercan de los criptüridos 


19 


v no de los pollitos de gallina eomo los del Aramides savacura . 

Los cautivos comen con gusto las hojas de coles, batata, etc., y 
es de presnmir »pie en libertad coman algunas hojas tiernas y co- 
gollos. 

Alto Paraná, 25° v 26° , 1893. 


N.° 7: Penelope purpurescens iuajor W. Bertoni 


Piincns —Louj. 745. Braza 800. Ala doblada 249. Cola 313. 
Alto 53— Cabeza : lonj. 80; alto 33, auclio 30. Fico, lonjitu- 
des: 38, 30 y 1G; alto 12, ancho 9—Pierna 129 Tarso 82. De- 
dos : ined. 54+14, interno 31+13, exterior 35+12, posterior 
20 + 12 . 

Caríict. —Es el ave de ala inás corta y redonda cpie couozco, 6 
por lo menos ninguna le excederá; la extremictad es perfectamente 
redonda; cs bastante cöncava eu toclo sentido. Rémijes 23, la 7 a 
mayor, la G a y 8 a son dos milím. más cortas, la 5 a y 9 a seis y 
la l a siete y medio, milímetros inás cortas que la 7 a , las 2 a 
3 a y qa eu escalerilla; las primeras falcadas y toclas las de la tnano 
tienen la barba mayor muy ondulada en el tercio mediano, aque- 
llas son muy arqtieadas. La álula está compuesta de 5 plumas fnertes 
como rémijes y la 2 a es mayor. En fiu todas las rémijes termi- 
nan en ángnlomás 6 menos agudo v tienen salto de la 10 a á la ll a , 
formaudo allí cierta escotadura en el ala, porque aumentau por 
ambos lados las inmediatas al salto. Redrices 12, la externa 75 
más corta que la interna; la escalera es mucho más fuerte en las 
3 externas; todas son algo arqueadas para bajo. La peladura de 
la cara y membrana parecen algo más extensas. El tarso tiene 
en la mitad anterior dos hileras de escamas más ö menos cua- 
clradas; otra hilera en lo postero-exterior á tablas, que 
termiua agudamente antes de liegar al metatarso; nua augosta 
zona en el costado exterior es cle piel áspera y otra eu el postero 
interior es á escamas peqneñas más ö menos cuadradas. El 
dedo meclio es uuido á los deniás por membraua, compuesta de 
escamas cle piel dura, liasta la pritnera articulaciön. Uñas com- 
primidas y con dos filos abajo. Plumaje jenérico. Parece ser en 
todo algo más robnsto. El carácter inás notable es que la trá 
<iuea es recta sin tener curvatura exterior sobre el peclio. 

Es más pesado que los otros comunes. 

Obs. —La mayor parte de los caractéres iudicaclos son comuues 
á las otras especies, pero no deja de tener algunos particnlares. 




Color -Sobre la raheza liasta el lomo, es de nn negro verdoso 
singular con reflejos metálicos, u obscuro metálico con reflejos ver- 
ilosos, sin ribetes ni ser más íuerte eu la cabeza. Lo mismo es 
el ala\ pero en las tectrices del brazo tiene ribetes claros, en 
las maijores allí y las rémijes del codo hay ribetes de canela, 
siendos más anchos y casi rojizos en estos; el ribete se extingue 
avanzando por las rémijes del brazo; las puntas todas y sus barbas 
mayores sou obcuras con reflejos. Eu la tectrices del brazo re- 
salta una pluma blanca pura; pero existe solo eu el ala derecha, 
como si quisiera acercarse á los Pipile 6 si conservase indicio de 
sus probalíles analojías antiguas. Réctrices negras con fuertes re- 
flejos vetdosos metálicos. Membrana auaranjada débil. Garganta 
y lo superior del pecho , como el resto del cuello, pero más claro 
v algo pizarreño, los reflejos más débiles y con notables ribetes 
cenicientos. Pecho y sus costados pardo obscuro eon ribetes blan- 
rpuzcos sucios, que dejan libre la puntä. Piernas pardas osbcuras 
metálicas, con poco 6 nada canela en Ias puntas de algunas plu- 
mas. Lo demás cotno el comün. Pico obscuro. Cara y horqueta 
id. (lo pelado). Iris rojo. Pies pardos. 

Ohs. Lo maté en Mboká-ih cuando estaba cotniendo frntos de 
Pindo y sns costumbres, por lo qtte lte podido observar, son de 
Ias otras especies. Junio de 1900, lat. 25° 43'. 


X° 8: Ponelope olivaeea, M. Bertoni, — l>jakü pema 


l>imeiis. — Lonj. 700. Braza 700. Ala dobl. 255. Cola 300. 
Alto 51. Muslo 80. Pierua 115. Tarso 85. Dedo inediano 59. 

Claraet. —Las primeras rémijes falcadas, la 7. a más corta que 
la 5. a y la G. a , la 8. a mayor, siendo 80 mm. más larga (pte la l. a : 
las del brazo casi rectas, ámplias, con una extremidad ancha y 
redonda. Rectrices en escalerilla, la externa 0 mm. más corta, 
rectas y cási siu barbas. Plwnaje abnndante y jenérico. Cuerpo 
mwy delgado y comprimido lateralmente, lo que significa peifecta- 
meute su nombre guaraní. Carue exquisita. La truqnca presenta 
una vuelta exterior sobre el peclto. 

C olor — Sobre el ojo hay una tira casi horizontal, compuesta de 
plumitas con centro pardo y bordas blanquizcas, qtte va hasta el 
oostado del cogote, apagándose gradnalmente. Cabeui negra, aun 
qne no intensamente, con reflejos verde-oliva-obscuro. Cucllo v gar- 
ganta, espaldas y tectrices , vestidos de plumas olivo-obscnras con 
bordas blauquizcas, la boula es más augosta hácia la extremidad 
de las plumas. E1 lomo y rahadilla , canela obscuto 6 castafio. Las 




21 


rémvjes superionnente pardo-obscuras, con reflejos verde-oliva; 
’las rectrices t.ienen el propio color y reflejos, pero más intensos. 
Sobre el pecho las plnmas pasan al acanelado, más intenso liácia 
las bordas; sobre el vienlre al canela sucio, y las plinnas de las 
piernas tienen los centros más obscnros, con una aneha borda aca- 
nelada y ésta finamente libeteada de obscuro. 

Pcladura de la cara aploiuada lijeramente aznlada, deiiajo del 
ojo blanca amarillosa. Pico pardo-obscnro. Iris rojo Membrana roja 
anaranjada. Tarsos y dedos rojizos apagados; uñas trigueñas.— 
(Alto Paraná, iat. 2G°53’, Julio de 1891). 

OI>s. —Su grito e.s nn crak, rrák , crak 6 rrak ágrio y desagra- 
daPle ipie repite un gran nümero de veces. Lo deja oir al ano- 
checer, cuando se retira á su doriuitorio, en lo más espeso del 
bosque. Vive corno las otras especies, buscando los mayores em- 
brollos inmediatos á los arroyos. Es el ünico que lie visto y lo 
maté con el crepüsculo cerca de casa, cuando se retiraba á su 
dormitorio. 

N.° 9: Pipile ja<*utiiigsi (Spix)— Djsiku ape-tí ? bras. 

Jacutinga* tupí Djakii tinga 


(Etim. guaraní: Djakñ , n. jenérico y apé-ti , de apé iomo, su- 
perficie y /?, blanco, alude al coior del ala. Siuon.: guaraní Dja- 
kü pará (Djakü pintado); Dj, petl , abrev. de apé-U ; el nombre bra- 
silero es sacado del dialecto Tupí, y Djakü tinga siguifica Dj. 
hlanco . Es el Penelope ( Pipile ) leucophos de Brehm ), 

Costuuikres — Es ave estüpida y . excelente caza, y la 
extermiuaron totalniente en los lugares poblados, pero abunda 
aün en los ríos Mondá-ih, Acará-ih y otros entre los 23 y 2G° de 
latitud. Habita los bosques frondosos y de mucha fruta, imscaudo 
menos embrollos que los Djaküpo-í y prefirieudo la mitad 
más alta, porque corae las frutas en los árboles, baja menos 
al suelo y cuando l>aja es para comer semilias y barro. En el 
alto Mondá-ih y otros lugares desiertos y lejos del hombre, ltay ba - 
rreros 6 sitios donde baja á comer barro, por lo coinün bajo la ba- 
rranca del río, donde frecuentan tambien Mborebi ( Tapirus ); en 
esos sitios bajan todos los dias de raañana y de tarde grandes 
bandadas que se juntan allí poco á poco, pues vieuen de lejos de 
á dos 6 cuatro; con los años hacen cuevas profundas. Los via- 
jeros quepasan por allí, en determinadas lioras, puedeu matar íos que 



oo _ 


quieran, pues no dejan de volver. Iíasta una ö niás horas antes del 
amanecer, ya se dirije al sitio donde quiere pasar el día y al 
volar liace un rnido muy estrafío algo parecido al que hacen lo> 
caballos cuando soplan para arrojar algo de la nariz; algunos di- 
cen que lo hace rasgufíando )a base de las rémijes con las uña». 
pero no es cierto. 

Pone hasta cuatro huevos en nido, que segün dicen es análogo 
al de Djakü-po-í. Los pollos nacen con plumön como los de Crij)- 
türidos, de los que tienen Jas ])intas parecidas; pero tienen el cuerpo 
más Iargo y estrecho y las rémijes crecidas como para volar 
algo. Desde el primer día ya se vuelan del nido al suelo, que 
puede ser la aítura de 5 á G metros, y cuando se les halla, hu- 
yen ayudándose con las alas y jües, ocultándosecomo los Djakü-po-í 
y para cojer alguno hay que inatar la madre y esperar á que 
la llamen para descubrirlos. 

Tuve un pollo de 7 días que adquirí en 1111 bosque y he aquí 
su descripciön. Una tira ancha y niuy negra sigue, desde la fren- 
te, por el medio de la cabeza y cuello. Del pico sale una ceja 
de manchitas y puntos negros sobre fondo blauquizco, que pasado 
el oido forman una faja toda negra y sigue por los lados dei 
cnello, paralelamente á la citada. Estas tiras son sejwadas por 
otra blanquizca pálida. Todo el ala encima tiene fondo pardo 
obscuro, ménos las puntasde las teciices que son de canela y las de la 
álula que son blanquizcas. Cuando recién nacidos tienen el lugar de las 
tectrices cubierto de plumön café rojizo. En el lomo hay una faja 
lonjitudinal, ancha 10 mm. negra que, estrechándose gradnalmente, 
sigue hasta la cola; en cada lado del lomo hay otra lo mis- 
mo que sigue paralelamente á la citada y separada de ella por 
otra tira pálida acanelada. La garganta es de un acanelado rojizo, 
que apagándose, pasa el blanquizco sobre el vieutre. 

Los pollos se crian y domestican como los de Djakü-po-í, He 
mantenido varios individuos cojidos adultos darante muchos afío> 
y se acostumbraron pronto á la esclavitud, llegando hasta comei’ 
de mi mano. Comían maíz, aimque necesitabati otras cosas para 
dijerirlo bien, y comían de todo lo que el hombre, sobre todo fru- 
tas y verduras, como coles y hojas de batata* 

En tiempo de amor los machos persegnían á las hembras liasta 
hacerlas morir de hambre, pero estas nunca se dejaron cubrir y 
tuvieron que cruzarse con un Djakü-po-í que había junto. 

No ofenden ni á las aves más peqnefías, viviendo en armonía 
con todas; pero esto no es por cobardía, pues un día en que lia- 
hía yo dejado abieit'A la pnerta de una jaula separada sölo por el 
enrejado, se introdujo por ella un Accipiter (Esparvero) de los más 


— 23 — 


sauguinarios, y mientras las otras aves se alborotaban asnstadísi- 
mas, los Djaküape-tí fueron contra el enemigo, manifestando mnchc* 
enojo en ademan de batirse y dando saltos contra el alambre que 
los separaba. 


Faill. CHRYPTURIDiE—THNAMKÜ 

N.° 10: TiiKimuK solitarins (Yieill.) — Iluiaiubu 
kaangiiii* MolcOi kongoo* bras.: Makuho 


Costuiubres —En el Alto Paraná busca los grandes naranjales 
bajo los bosques, sin ser escaso por los 26 grados y escaseando 
más al norte. Prefiere )as cauadas de los arroyos donde puede 
correr eon libertad y donde hay Apepü , (1) pues su raanjar pre- 
ferido es la semilla de Apepu 6 de naranja, qne extrae deshaciendo 
las podridas 6 agujereadas porlos loros, y al obscurecer es fáeil 
caiarlo en dichos sitios. Camina todo e\ día en busca de su 
alimento y al anochecer aumenta su actividad, para luego retirarse 
á sn dormitorio (lo lie visto nnichas veces), que comunmente es 
un tronco ö gajo grueso y horizontal 6 inclinado, donde se afirma 
con el tarso gracias á su aspereza, dejando los dedos al aire. (Luego 
Azara yerra ctiando dice que no caraina de día ni se posa en 
árbol). Come una gran cautidad de semillas y frutas silvestres: 
cuando fundamos el establecimiento de Djaguarasapá, aprendieron á 
comer los granos de rnaíz y trigo no dijeridos que liabía en los ex- 
crementosde vacay los apreciaron tanto, que en pocos años abnndaron 
de una manera increible, acercándose mucho de las casas. Necesita 
tambien algün aliinento proteico; sabe escarbar como las gallinas. 

Cantividad —Es menos intelijente que las gallinas y en todo 
algo torpe cuando cautivo. Se acostnuibra prontamente á la es- 
clavitud aunque cojido adulto, pero en este caso vuelve al bosque 
si se le suelta. Es sumamente tímido y se deja castigar hasta 
por los poliitos, sin oponer ninguna defensa; dado sn peso y su 
fuerza, jamás he visto aniraal tan tímido é indefenso. Sin embargo 
cuando recién cojido, se arroja contra el enrejado hasta casi raa- 
tarse, y aün después de acostumbrado, nunca se persuade que no 
puede salir, ni se resigua, y siempre diariainente trata estupida 
raente de evadirse por donde va mil veces trato en vano. Corn 
de todo y se engorda muclnsimo, lo que jamás sucede en liber- 
tad Su rairada no puede ser más dulce y mansejona. 


(1) Naranjo silveslre ( Citrns vnlgaris). 




24 


Críst -Encontré un nido el 1° de Novieinbre al pié de un ár- 
1 >oK sin inás colclion qtie ol natural de liojas caídas. Contenía 4 
liuevos azules verdosos bellos, con 4S v 56 milíra. de ejes. Es- 
taban ya agujereados y habiéndolos llevado á casa y nacieron la raisraa 
noche. Sus linevos eran de igual raagnitud, lo inísiiio que los de 
otro nido que contenía 5 y que hallé el 20 del raismo mes. E1 
l.° de Enero encontré otro nido al pié de un árbol con 4 hue- 
vos, algo diversos en magnitud; los dos mayores tenían 69 y 47, y 68 v 
47 mlím. de eje, ovales y bastante agudos; otro tenía 63 y 47, casi 
exactameute elíptico y el menor 59 v 47, tambien casi elíptico. Los 
citados los hallé en diversos años y no pudiendo admitir que críe en 
cualquiera estaciön del verano, creo indudablemente que i'epitesus bodas. 

Los pollos están totalmente cubiertos de plumon corto y se- 
doso y carecen de rémijes: nacen muy grandes. Sou difíciies de 
criar y sumamente niansos; para raí no hav nada más gracioso. 
Conseguí criar uno con pedacitos de carne, pues como todos los 
granívoros, comienzan por comer sölo carne. Llevö dos años 
para ser corapletaraente adulto. Dormía sobre un perehadero alto, 
con sölo tres ceut. de ancho, y corao era plano, sentaba encima la 
raedianía del tarso, couservando un equilibrio adrairable; pero un 
día, habiéndose asustado de un ave de rapiña, se cayö y recibiö 
una lastiraadura, que le causö ia muerte, porque era muy gordo y 
pesaba raucho. Era raanso, viviendo en paz con todo el mundo. 
Uesde los primeros días de su infancia, un Djaku-po-í recién nacido 
lo tomö por madre, sacándole la coraida de la boca y él hizo de 
madre. Aün despues de adultos ambos, el Djakü-po-í dormía bajo 
el ala del Ihnarabü-kaánguá. 

Sn complicada y hermosa librea cuaudo joveu, tiene estiana se- 
mejanza con Ia de los Djakü-po-í, jiero como no creo necesario ex- 
tender estas pájiuas, daré su descripciöu eu la obra corapleta. 

Con lo dicho creo basta para completar y correjir la descripeíön 
de Azara. 


Ordo: COLUMBINjE—PALO xMAS 

Fam: Columbid.e—Colümbidos, guar. Pihkasü 
N° 11: Zenuida virgata. M. et AV. Bert.,— I>jerutí (guar.) 


I>iiuensioiies — (Macho). Lonj. 245. Braza 432. Ala dobl. 
137 Cola 78. Alto 162. p) 

(1) La Z. mnculata (Vieill.) tiene 224 mm. (le lonjitud, 420 de braza, v 81 la 
eola, luego la mía es nuiyor á pesar de pareeer joven. 




Ccibexa: lonj. 44, alto 17, ancho 1G x / 2 . Pieo: lonj. 19, 15, y 10, alto 
y anclio 4. — Pierna 42. Tarso 24. Las demas son proporcionales. 

Carac*t. — Rémijes 22, la 2 a mayor, Ia l a es dos milímetros 
v la 3 a tres, más cortas. Rectrices 14, la externa 10 m/m. más 
eorta. Ala aguda. La base del pico cuadrada; la calva plana, ]ior 
lo inclmdo de las narices. Ojo oblícuo. Lo que falta, como en la 
Z. maculata (Vieill.). 

Color. — Pardo y aplomado, con ribetes blanquizcos, v manchas 
negras en las alas. — Sobre el ángulo bucal, hay una manclia blan- 
quizca, casi circular, de Ia que sale una cola est.recha, que se ex- 
tiende por la ceja. Bajo del ojo, hay otra tirita horizontal, del 
mismo color. (Del ángulo bucal al lagrimal, hav una tirita des- 
nuda). Sobre el oído, hay una mancha negra, estrecha y larguita. 

E1 tupé, es de canela débil. EI resto sobre la cabeza hasta el 
lomo, es pardo, con fino ribete bJ'anquizco en la punta, y el mástil 
de canela poco sensible; pero aquellos y éste, son casi nada en el 
cuello, donde se nota con cuidado, algun baño de plomo. E1 lomo 
y rabadilla son aplomados, pero tiene entremezcladas, sin simetría, 
plumas pardas, con ribete sutil blanqnizco. (No hay duda, que estaba 
dejandoéstas por las aplomadas). Las supecardales allí, son pardas, con 
un hilo poco sensible, blanquizco en la punta, y canelado en los lados. 

Rectrices: la exterior, tiene toda la barba de afuera blanca, como 
un buen pedazo de la punta de la otra, luego una faja negra, \ el 
resto azul-ceniza. Las dos siguientes, tiene la misma punta blanea, 
luego la faja negra, y el resto de dieho ceniza. La 4 a y 5 a tienen 
la ])Unta cenicienta y lo demás como hemos dicho; la 6 a parda, 
menos la faja; la central parda, con una mancha circular, negra, eu 
la barba exterior. 

Alas: Las tectrices menores, son pardas, con mástil de canela, 
y ribete blanquizco, pero algunas plumas, tienen una mancha negra, 
elíptica, en la barba exterior. Los ördenes mavores del brazo, y 
rémijes del codo, son pardas cou punta blanquizca; pero tanto las 
tectrices como rémijes, en el codo, tienen mástil de canela, y 
dichas manchas negras en su barba exterior. El resto del ala, es 
plomo-obscuro, con punta de canela, que se extiende estrechamente 
por la borda exterior. 

Bajo de la cabeza, blanquizco, luego ceniciento; el resto de la 
garganta y pccho , pardo claro aplomado, con Ias puntas blanquizcas 
acaneladas, y muy dcbil baiio de vinagre. Los costados del cuerpo 
y tapadas, azul-plomo claro, v las rémijes aplomadas, con punta de 
canela en la mano. E1 vientre y subcaudales , blanco-acanelado. La 
cola como encima, pero la faja negra, es menos notable, y la azul- 
ceniza, aquí es ceniciento obscuro. 


20 


Piro obscuro, como los párpados. Iris blanquizco. Tarso y dedos 
vinoso apagados. Unas trigueñas. 

Obser vaeiones— La maté, cuando caminaba por el suelo, en 
nuestro canaveral nuevo, sin salir de lugar despejaclo; lo que indica, 
que es de campo. No dudo que es emigradora, y que se detuvo 
en la plantacion de paso, como liace, anualmente, la Z . macu- 
lata, para uti día ö dos después, ponerse en camino, en bnsca de 
campos, pues en diez leguas á la redonda de nuestra casa, no 
existía ni un paimo de campo, ni lugar despejado. Todo indica en 
olla, que es ave muy voladora. También creo. que la descrita no 
es peifectamente adulta; aunque sölo en el lomo, se nota que está 
en muda. 

Hoy sospeciio, que tal vez puede ser un individuo joven, de la 
especie comuu, sin embargo la dejo separada, j)orque no he haliado, 
ningun individno intermediario, y además sus dimeusiones, son de- 
masiado para ser de un joveu. Además la Z. maculata, difiere de 
la del Alto Paraná. y en caso de ser joven, pertenece ésta á la 
variedad paranense. Alto Parauá, Pto Bertoni, Febrero de 1898. 


N.° 12: (liamirpelia nilantoptera. W. Bertoni- 

Puili-liiUÍ 


l>liueus. — Hembra . Lonj. 240. Braza 372. Ala doblada 118. 
Cola 89. Altura 180. 

Cabeza : louj. 44. alto 18, ancho 10. P?co: lonjitudes 20, 15 
y 12; alto 4, ancho SV 3 - Pierna 4G. Tarso 24: dedo medio 23 
-|-7, posterioi’ 12 —f-7 . 

Caraetéres — Ala tendicla, aguda, y vigorosa: rémijes 22, la 3 a 
mayor, la 2 a es 1 m/m. y la l a 4 m s cortas que ella; la l a tiene 
los 12 m/m. extremos estrechísimos, luego ensanclia con violencia. 
Rectnces 12, casi ignales, barbndas, vigorosos, con extremidad semi- 
circular. Plumaje , todo algo más tieso 6 fnerte que eu las demás 
tupido y sentado, ]»ero no largo. La ]>ieza superioi' del pico, en- 
corva cerca de la punta, y la inferior es recta. Tarso vestido 
delante, por G escudos 6 escamas cuadradas, inás secas 6 ásperas 
que en las demás. Ufias algo largas. 

Colorsirion jeneral —Pardo, negro, blanquizco, con alas 
manchadas de café violáceo— Facies saperiores. Sobre la cabe%a liasta 
la cola, pardo obscuro acanelado, con más cauela en la rabadilla 
y supercaudales, y mayor claridad en la frenie. Toda la mano. 
prieta; las tectrices menores, pardas, con una manclia, que ocupa 
la medianía de 5 plnmas, de un azul esmaltado precioso, con 




27 — 


cambios ametistas. Los dos ördenes mayores de tectrices, tiene !a 
extremidad de cada plimia, blanqnizca, luego una gran zona café 
violáceocon cambios ametistasespléndidos,y Iabaseparda,demaneraqne 
formaii, dos grandes manchas de diclio café, separadas por otras 
blanquizcas; las rémijes del brazo, pardas. Rectrices: la central es 
parda acanelada, las demás tienen la extremidad blanquizca acane- 
lada, luego mia anclia zona negra, y el resto obscuro. 

Facies infenores. Toda la garganta , los costados del cuerpo, y 
las suhcaudales , pardo blanquizco acanelado, más opaco eti los cos- 
tados. E1 pecho y vientre casi blaticos. Las tapadas negras; las 
rémijes allí, negruzcas. Rectrices: negruzcas, con la extremidad 
blanca .—Iris rojo. La peladitra circular del oyo, aplomada. Pico 
negro. Pies rojos vinosos. Otra, tenia las manchas del ala casi 
azutes violeta. 

E1 macho , tiene los colores más obscuros, y lo pardo casi 
exento de canela. 

01>s. ? Cost. —Estan escasa, quesolohe vistodos parejas; la una 
por Julio de 1893, á una legua en el interior del bosque, en los 
26 c 53’ de latitud; la otra en los 25° 43’; todas en el Alto Paratui. 
Vive en los faldeos de las colinas de los montes frondosos, y litnpios 
abajo, dotule se pasea por el suelo, en busca de su alitnento, cotno la 
Eng. rhalcauchenia , (Salv.) (1) sin subir á más de media altura; subsiste 
lo mismo; pero es más esquiva, velocísima, v su vnelo es silencioso. 
La he visto incotporada con la stisodicha; no obraban acordes, y 
el motivo de estar juntas, era por ser allí, un sitio preferido por 
atnbas especies. Viven, lus sexos, juntos todo el año, sin apar- 
tarse mucho. No le he oido voz alguna. 

Puerto Bertoni, Octubre de 1893. 


N.° 13: í lianuepelia pluiubon. W. Bertoni.— Puili- 
kü’í tutü 


Dlmcifts.— J/«o/?o.Lonj.220. Braza 350. Aladoblada 1 lO.OolaSö. 
Alto 15 — Cabeza: lonj. 40, alto ÍO 1 /^, ancho 16. Pico : lonjts. 
19, 14 y 11; alto 3 l / 2 , ancho 3—Pierna. ? Tarso 18. Dedos: 
medio 1S—|—5, ititerno 14-P4 1 2 , exterior 14-[-4, posterior 12—J—o 
—Peso total 70 gramos; pero estaba gorda. 

C/itracter. —Rémijes 20, la 4 a mayor, la l u muy estrecha y fal- 
cada. Rectñccs 12, redondeadas, barbadas, la externa 8 tnm. más 
corta que la central, las detnás en escalerilla. Plumaje , tupido. 


(1 LeptopHJa chloroauvhenia, Gigl. Ä- Salvad. ? 





28 


sentado, y de barbas no muy desconipuestas. Pico algo corvo, 
c'Oti compresiön lateral. Cabeza y cnello bien proporcionadas. ves- 
tidas de pluma corta y redondeada. Tarso algo inchado; dedos 
como las otras especies, pero hacen entender ; que poco baja de 
los árboles. No ofrece diferencias jenéricas notables, con la C. 
lalpacoli , (Temm.), (Channepelia), más que en las costunibres y lia* 
bitaciön. 

Color. jei»eral —Aplomado vivo, ceniciento y negro—La 
frente y bajo de la cabeza blanquizco. Sobre la cábeza hasta la cola y 
tecirices , aplomado vivo, que tira á celeste; pero las tectrices, y 
las rémijes del codo, que son tambien aplomadas, tienen nume- 
rosas lentejas, negras de tercio]>elo, esj)arcidas con mucha graeia. 
Las demás rémijes , pardo-negras. Iiectrices : la central es aplo- 
mada, como las dos imuediatas á ella, pero éstas tienen la extre- 
midad negra; ile éste color son las demás, pero la externa tiene 
un hilo blanco en la borda. 

Todas las partes inferiores, del cnerpo y alas, aplomado, más 
claro ö ceniciento que encima, menos las reclrices allí, que son 
negras. Pico aplomado verdoso, con el caballete obscuro liacia 
la punta, y la extremidad de la mandíbula inferior blanquizca. 
Tarso y dedos pálidos trasparentes. Uñas pardas obscuras. Iris 
rojo vinoso vivo. 

Observaciones. Los maclios jövenes, llevan un aíio la librea de 
las madres, antes de tomar la de toda la vida. 

Costiimbres —Vive en los grandes bosques de todo el Alto 
Paraná, también la he oido eautar en Villa Concepciön. Siem])re la 
he hallado, posada á más de media altura, sin detenerse muclio 
en un árbol; aün no pude comprender porque es tan inquieta, 
pueh al posarse en un árbol, emite su canto, que es un tu-tu-tu- 
tu-tu , y luego se muda en otro árbol. ISTunca la hallé en el suelo 
bajo la espesura; pero en tiempo de cría, la he visto algunas veces 
en el suelo, donde había alguna limpieza, comiendo tierra y quizá 
insectos ö semillas; esto lo hacen tambien otras aves de árbol. 
Come frutitas y semillas, que coje de las i’amas, y ijuizás gusanos. 

En el suelo, se pasea con la agilidad y lijereza, que ias otras 
especies. 

En 1900, abundaba en un cafetal de Asunciön, plantado bajo el 
bosque, donde bajaba á menudo al suelo. No coiuprendo corao 
se librö, esta especie, de ias cacerías de Azara, pues, á las puertas 
de su casa, hoy abunda. Verdad que es difícil sorprenderla. 

C'olor; lieiiftbra —Lo posterior de la cal>eza, aploinado. La frenie , 
dela uitca á la cola, y las alas , son de un pardo más ö ménos aca- 
nelado; pero las tectrices mayores y rémijes del codo, tienen hileras 


de nianclias, cuadradas, color café violáceo. Las reclrices , tieneu 
las propias distribnciones de colores que eu el raacho; pero lo que 
en éste es aploraado, en la herahra es de canela obscura 6 café, asi 
eomo las supercaudales. Lo inferior del cuerpo , pardo acanelado, 
con la horqueta y el vientre, blanquizcos. Las tapadas casi blan- 
quizcas, y las rémijes allí, pardo-apJomadas. 

Las subcaudales color café; las rectrices corao encima — Lonj. 
203. Braza 341. CoJa 75. Cabexa : lonj. 38. 

Maté una henibra, cerca de Asunciön, que carecía de plomo en 
la nuca, y en el pecho, vientre, costados v todo el aía abajo era 
aploraado claro. Por cada G ü 8 herabras de estas, liabía un ma- 
cho aplomado. Es la misinas especie, pues liasta en la voz, es 
idéntica á la del Alto Paraná.—Alto Paraná, Enero de 1894. 


Ordo: SCANSORES — TREPADORAS 
Fam.: Rhamphastiile — Tukanos, guar. Tukä 

N° 14; Ptcroglo^sus attalorliynchiis M. Bertoni— 

Tuka sallidjii ( ! ) 

IMiueiis. Lonj. 390. Ala dobl. 150. Cola 170. Braza 480. 
Pico 95 (alto 28. v ancho 23) vide raás adelante. 

Otro (Mondá-ih, Nov. 20, 1896) Lonj. 447. Alto 245. Cola 1G5. 
Braza 493. A!a dobl. 140. Cabexa: lonj. 118. 

Otro: (Pto. Bertoni) lonj. 467; braza 555: cola 175: ala dobl. 
1G0. Peso tot. 187 gramos. 

Caract. Pico v dientes análogos á los qne se observa en el. 
Jilí. dicolorus, Lin. pero el ]>ico es redondo enciraa, y sölido. 

Pémijes 23, la 4 a , 5 a , G a y 7 a raayores. E1 Ala redonda y 
cöncava, alcauza raás allá de la raiz de la eola. 

Rectrices 10, en escalera, la exterior tiene la mitad de la lon- 
jitud de la central, débiles y seraejante á las del Prionites tutu ( 1 2 ) 
\ r . el descrito en Asunciön. 

Color. EI pico e s, en su raayor parte negro, pero la mandíbula, 
lleva dos grandes manclias araarillas, que se uneu liacia la punta, 
y se achican liacia atrás, acal^ando en dos manchitas rojas; los 
contornos de la base de las dos mandíbulas, son amarillos, pero 


(1) Del gv. jiteron, ala y glossa, lengna, la lengua es seniejante á una pluma ; 
del gr. attalos, magnífico y rhynclms, pico: alude á los variados y bellos colores 
del pico. 

(2) fíanj Phtenfjus ruficajtillus (Veiell.) 




30 — 


eu el áugulo de la !>oca, se observa, una mancliita color de 
<augre, en cada lado; los dientes sou tainbién amaiillos. 

La cabeza, con la parte anterior del cuello, es de un color café 
obscuro muy noble, que pasa al negro sobre la frente y sobre la 
garganta. E1 resto del caello , las espaldas , y las facies superiores 
del ala recojida, es de un verde nmy obscuro, que se extiende nn 
poco ]>or el lomo y por los costados hasta el muslo. I^a parte pos- 
terior del lonio y la rabadilla son de un rojo de carmín muy vivo. 
Las redrices son de un verde oliva obscuro. aunrpie más claro abajo. 

Desde la mitad de la garganta , todo lo inferior es amarillo, 
monos una ancha faja de rojo carmíu intenso, que cruza transver- 
salmente sobre el peclio, con algunas gotas del mismo color en la 
garganta y debajo de las reetrices. Álas blaurpiizcas de abajo, obs- 
curas hacia la punta. Piernas de caíé claro, con ribetülos amarillos. 
Tarso y dedos verdosos, uuas negras. Iris ainarillo, cou la pela- 
dura del ojo graude y azulejo — Salto Guairá, 25 de Octnbrede 1893. 

E1 segnndo individuo, (pie fignra despnes de las dimensiones del 
descrito, tenía las diferencias que siguen: Boca tíle carmín anaran- 
jado precioso, con los labios negros, menos los dientes superiores 
(pie son blancos; lengua parda, con una sutil línea amarilla, á lo 
largo del mástil. Pico: lo amarillo de la mandíbula superior, tieue 
baño de canela ö anaranjado; su punta y la de los dientes, son de 
cuerno casi blanco. Peladura del ojo de nn uegro, <pie pasa al 
azul sobre el oído. Iris muy blanco. 

Este individuo es una variedad bien marcada por las impropor- 
cionales dimensiones y algnnas diferencias, como se observa en el 
iris, qne suele ser color constantes en las aves. 

f Í:isitic é su*ioii. Esta ave conserva casi igual distancia entre 
los Ramfástidos y los Prionítidos (^). La cabeza es de aquellos, y Io 
posterior, con la cola, es de éstos, y hasta se puede decir, que en la 
cola es idéntica á estos. Su postura es de Trogöuido , csto es que 
tienen cl cuerpo oblícuo y la cola vertical, es decir con la punta 
dirijida hacia tierra; en esto se aeerca más á los Prionites. 

Los guarani ledenominan Tnkti saihdju, aludiendoal color 
del pecho y vientre, porque la otra especie los tiene de color carmesí; 
otros le llaman Tuká-í. Este nombre le conviene, pero desde anti- 
guo pertenece al siguiente, porque el presente era casi descono- 
cído y parece que vino del N. á la parte occidental del Paraguay 
donde parece que antiguainente no existía. 

Obs. deseript i vns. —E1 1 9 de Enero de 1901, maté una madre 
con sn hijo, en los bosques inmediatos á Asuueiön, y voy á anotar 


(1) Momotidae Üerlepscli. 



— 31 


cilgtinas tlifereneias, eompletaiuio al mismo tiempo la deseripeiön 
ipie precede. 

i'arsict. rtel adiilto.-ñco corvo, poco eomprimido, fuerte, 
sölido, coti cahallete rollizo v raíz ctiadrada, poco más alto qtie la 
frente; la mandíbula superior , con gancho agtulo, comprimido, corvo 
y casi perpeudictilar, que excede 13 m/m al ültiino diente y 8 á la 
pieza inferior; los dietites enormes con relaciön á las otras especies, 
lejos unos de otros, y en forma de sierra; la mandíbtila inferior 
es inás corta, más estreclia y sns labios eticajados en la superior, 
la ptinta es cortada oblíctiamente, y los dientes, poco aparentes, 
existen solo en la rnitad extrema, verdad que tambiön la stiperior 
carece de ellos en 18 tn/tn de la raíz, y que desde allí aumentan 
gradualmente liácia la punta. E1 respiraclero y pequeuo y circttlar, 
está bastante internado en la zona cörnea, porqne allí el pico 
tiene una escotadura á ángtilo agttdo, de manera que el pico ter- 
rniua semicircularmeute en la frente. 

Cuerpo alargado. Tarso vestido delante, por cuatro escamas como 
tejas, espesas y con bordas incitadas. Uñas cortas, robustas, y las 
menos agtulas qtte he visto. Plumaje seutado, lustroso, algo ríjitlo 
en las partes inferiores y mtty escaso, menos en el cuello que es 
espotijado, aunque no tanto relativamente. 

Dimensiones — Lonj. 445. Cola 152. Aia dobl. 149. - - Cabeza: 
ionj. 127, alto 31, anclto 3í>. Pico: lonj. 100,97 1 y 91 ; alto 31, 
anclio 2G 1 más adelante es poco tnás alto, y más atras es más 
ancho. — Pierna 01. Tarso 37. Dedos : antero-interior 18 10, 

antero-exterior 28 13, posteio-ínlerior 12 9, postero-exterior 

20 12; los anteriores soldados iiasta el prittier artejo; los poste- 

riores iejos uno tie otro. 

Color. Las manchas de la mandíbula superior, anaraujado opaco, 
la extremidad de la inferior tiene algo verde, luego algo rojo: el 
resto como ios descriptos. Tarsos y dedos de uii verdoso-olivo- 
azulado opaco. Ijo visibie de ia peladura del ojo, negro, y lo octilto 
es azul algo verdoso. Uñas negras. 

Desde el ojo, todo sobre la cabexa y la mitad del cuello allí, 
era mtiy ncgro, con algo de cafe eu el centro de Ia corona. E1 resto 
del cuello . los lados de la cabeza y hajo ella, era color café bello; 
Iuego seguía lo uegro, qtie terminaba semicircularmente, á media 
(jarganta. Lo amarillo de la parte iuferior, era claro y en la garganta 
tenía los centros rosados. En los costados, fuera de la faja cartnesí, 
era verdoso opaco. Piernas , café apagado, con algo verdoso eti la 
parte exterior. Tapadas blanquizcas; rémijes allí de un pardc, con 
Iustre tal, que las hace blanqtiear; las tapadas menores en la 
)nano, café claro. En las espaldas, lo verde es apagado, y tieue 


— 32 — 


ínezcla de plumas más viejas, de un ohscuro ceniciento. Lo demás 
como el descrito en la 2 a variedad. 

E1 liijo —Lonj. 390. Braza 475. Cola 142. Cabexa: louj. 93: 
pico G8, 61 y 50; alto 24, anclio 22. E1 pico era mucho menos 
g’rueso qne Ia cabeza, carecía absolutauiente de dientes, siendo los 
labios filosos, el gancho era corto y sin más curvatura, que la 
que se observa en el Rli. dicolorus. Aun existía en el talon, una 
nña, como la de los pollos de Rh. dicolorus , jiero era más fuerte 
que en estos, y parecía haber t.enido rnás de 10 en cada talön. 

Sobre la eabeza y cogote, era negro, con baño de café en la 
eovona y ribetillos blanquizcos en la ceja. Lo (pie falta del plu- 
maje, era como en Ia madre, pero inuy apagado, menos todo Io 
verde, que al contrario era más vivo v bello, y las piernas que 
eran verde claro, coiuo un baño en el vientre. Todo el pico >sin ex- 
cepciön, era de un anaranjado apagado, algo sucio. Boca anaran- 
jado-rojo precioso. Peladura del ojo más apagada. Tarso y dedos. 
verde no fuerte y vivo. Estaba con su madre. 

Todo lo dicho sería extraño, si no admitinns dos variedades ö 
más. Notamos diferencias en los colorcs, que pueden ser indivi- 
duales; pero esto de tener el ])ollo que acabo de describir, la 
misma lonjitud que el adulto del Salto Guairá, ine parece un poco 
fuerte. Además hemos visto, que las diinensiones no son propor- 
eionales, y no es posible admitir que el del Guairá sea joven. 

Obs. iJost. — E1 primero, fué descrito en el Salto Guairá, el 25 
de Octubre de 1893, por mi padre, en su memorable viaje, y aun 
no lo habiamos visto al S: pero pii 1896, llegaron uuos cuantos 
hasta los 26 grados; en los liltimos años, lo he visto en Caáguazii, 
Villa liica y hasta cerca de Asunciön (1900); y en 1901 lo he visto 
en los bosques de la Escuela de Agricultura y de Patiño-cué. 

Es raro en todas partes, habitando los bo.sques frondosos, donde 
se jiosa en los árboles más altos. Por lo comün, sigue á las nn- 
raerosas bandadas, de RJiaiupJiasfos dicolorus , porque subsiste de 
Jas raismas frutas, etc.; pero nunca lie visto más de cuatro juutos. 
Lo he visto, también, haciendo ademan de destruir un nido ajeno, 
])ara devorar su cootenido, y aunque no Io consiguiö, gracias al valor 
de su dueño, no dudo que ])articipe de esta cruel costnmbre, coraün 
á las otras especies. Los que rai padre viö en el Salt.o Guairá, le 
parecíeron tener una voz análoga á la del Tingasti , peio todos 
los muchos que yo he visto, dejaban oír sölo un chirrri agudo, 
fuerte y nasaí, mny extraño. Cojido en la mano, grita de una 
inanera insufrible, sin deseansar aunque se tenga una hora; jamás 
he visto ave que se asusta tanto al cojerla en la mano. Sin em- 
bargo en libertad, es menos arisco que el Tukano ( RJ ). toco). 


33 — 


Cojí uuo vivo, por Agosto, y lo solté en mi cuarto, donde se 
manifestö asustadizo el primer día, y cuando lo cojía en la mano, 
gritaba desesperadamente; pero en los días siguientes, se calmö 
poco á poco y no gritö más á pesar de que tenía que co- 
jerlo por el pico, porque mordia muy fuertemento. Para hacerle 
comcr, tenía que tenerle abierto el pico con un paio, y con 
otro introduciríe pedacitos de carne en la garganta, que tra- 
gaba despues de liaber hecho vanos esfuerzos para arrojarla, Muriö 
á los 4 días, por consecuencia de sus mortales heridas; otra 
naturaleza que no fuera la suya hubiese muerto el primer día. Su 
grito de rabia, es algo semejante al lloro de un nifío, pero muy 
agudo y desagradable. 

Se posa como los Suni-ku’á , diferiendo en esto de los otros, y 
acercándose, al Prionites tutn. 


N. 15: liliamplittstos díeolorus Linn. — Tukft-í 
Tuka liovíh 


Ohs. Cost. —Como los Tukanos paraguayos tienen costumbres 
más ö ir.énos parecidas, he jusgado conveniente poner aquí algunos 
porinenores sobre la cría de esta especie, por si puedan convenir 
á las demás. Esta espeeie, es la más comíin, eu todos los muntes 
del Alto Paraná, sucediendo lo contrario en el Río Paraguay. 

Vive en los bosques, donde haya frutas, saliendo en las plantacio- 
nes con todo descaro; en fin por todo doude haya frutas en invierno 
v nidos para destruir en verauo, menos en campo raso. Todas las 
mafíanas visita las plantaciones, donde hay cafetos y bananos, 
cuyas frutas come con mucho gusto, siendo imposible auyentarlo, 
porque ni en muclios afíos llega á hacer caso de los tiros, pu- 
diéndose matar diariamente los ([ue se quiera, sobre todo en invierno, 
cuando abunda al infinito. 

En nuestra quinta, Ilega hasta la puerta de casa, y á pesar de 
que he muerto grandes cantidades, á cada afío aumenta su nümero 
y se hace más descarado, porque allí abunda más que eu parte 
alguna lo qne él busca. Come también toda clase de insecto 
cuando le falta otra cosa. Si descubre un nido de pajarillo, está 
perdido auu que se halle dentro de casa, porque por más que se 
auyente, espía la ocasiön para volver oportunamente, y cuando está 
comiendo los pollos ö liuevos, no deja su plato sino matándolo, 
Alguuas veces lo he visto eu tierra, bajo los árboles, comiendo 
hormigas, y otras en ademan de comer tierra. 

Eu iuvierno no se pone en campafía, antes de recibir los priineros 




34 — 


rayos solares, sobre los árboles más altos, eomo para secarse el 
roeío, y este es el moraento de darles caza, porque se pneden matar 
muclios autes que se dispersen. En tierapo de poner se dispersan 
las baudadas; y hay un momento en que casi no se ven en el bosque 
sino raras parejas. Tiene la vida inuy dura, y cuando está herido, 
eorre tanto, que es imposible pillarle bajo la espesura. 

Pone en Setierabre, 4 6 5 huevos, en uidos que roba á los Ilipeku 
Picida), después de coraerles sus liuevos. Eu testiraonio de 1<> 
que digo voy á relatar ia historia de un nido que hallé. 

E1 15 de Setiem v re, encontré un nido de Campephilus rohustus , 
en un agujero que él liabía conseguido despues de penosa excavaciön 
en uu tronco. Aiguuos días después, un Marakaná (Ara maraeana) lo 
destruyö, á pesar delos esfuerzos que liacía el dueuo para defeuderlo; 
liabiéudole gustado al inalhechor, resolviö establecerse eu él, y poco 
después, depositö sus huevos. Cnando uacieron los ])ollos unTuká-í 
ya le había ecliado la vista, y aprovechando uu momento, en 
que el Marakaná fué en buaca de su aliraento, se apoderö del uido 
y niatö á los desgraciados pollitos. Luego se estableciö en él, este 
segundo raalhechor, y creyéndose seguro, puso los huevos, qiie na- 
cieron el 1G de Noviembre. 

Tres días despnés, corté el árbol y extraje 5 pollos, ciegos, 
coinpletainente desnudos, y de figura extravagante v asquerosa; 
aderaás olían muy mal — A los cuatro días de edad: pico 38, 
alto 1G, anclio 21, cabeza: lonj. 58; pierna G5, tarso 40. E1 pico 
es casi recto, de anchura gradual; la arista encorva regulannente; 
el ángulo de la horqueta se extiende liasta á 13 inm. de )a punta 
del pico, el cráneo itmy reducido, y conipriniido. Los respiraderos 
están eu la borda de la base del pico. Los tarsos relativamente 
grandes; el talön armado de 10 escamas, transforinadas en uñas 
fuertes, colocadas en círculo, las inferiores más grandes y fuertes; 
apoya sölo el talön; pico blanquizco, cou extreinidad amarillosa. 
Algunos eran inucho raás cliicos, y tenían deutro del círculo de es- 
camas del talön, otras 4 ö 5 casi nulas. Tienen íntiinas relaciones 
con los Picidcc. 

Son torpes, sumamente estupidos, y crecen con una lapidez ad- 
mirable; peio la incubaciön es inny dilatada; sou muy voraces. 

E1 primer pluraaje es casi como el de los padres. 

Se crían facilmente con carne cruda, porque coiueu sin ceremonia 
todo lo ([iie se les introduzca en la boca. No son ariscos, pero se 
olvidan de los beneficics y no conocen á nadie, sieudo siempre niuy 
brillantes en estupidez. 

OUs. En el Centro le llamau Tuku-í (Tuku meuor), ponpie lo es 
con relaciön al P. toco; pero eti el Alto Paraná, donde hay otro 


menor, algunos Je Jlaman Tuká-hovíh, almliendo al color de su pico, 
aunrjue es noinbre defectuoso y poco conocido; tal vez derilie de 
Tuká ti-hovíh (Tucano de pico verde). 

Fam.: Trogonid.e — Surü-kua 

N. 10: Trogou Nplendidujü sp. n. ?— Siiru-ku’a <1 jli 

(Sinon. Suru-kuá scähdjü; Tr. auvauiius, Spix. ?— Etirnol. guar.: 
de surü, Jiundido y kiTá, cintura; djá 6 saihdjü es amarillo. El 
primero alude á que parece que tiene liundido el vientre, por su 
postnra. EI n. cientifico es del gr. trogo, yo roo, y del lat. splendidus, 
aludiendo á su extraordinaria Jiermosura.—Se parece al couroucou 
á ventrc jaune de Buffon, pero es muclio más Jiermoso y tal vez 
ninguno le exeda en América). 

IHiiieiisioiies; inaelio ailnlto. —Lonj. 278. Braza 3G5. 
Cola 150. Alto 130. 

Caractéres —Son los del Tr. surucua , VieilJ., al que se parece 
liasta en la distribuciön de coJores. Rémijes 19, Ja 4 a y 5 a ma- 
yores, todas concavas y la barba superior, en la mano, cortísima. 
Redrices 12, la externa es 70, su inmediata 40, y Ja 3 a 5, todo 
miJímetros más cortas que las tres internas. Piel finísima; y las 
plumas muy poeo arraigadas, lo que hace difícil desollarlo; pero 
exajera muclio cierto autor, cuando dice que la tarea más difícil 
que puede emprender un naturalista es desollar un Suru-kn’á. 

Color —Sobre la cabeza Jrasta la coJa es de un verde tierno en 
conjunciön con la luz y verde dorado bellísimo en oposiciön. El 
tupé, los lados de la cabeza, y de la horqueta á media garganta, 
es casi negro. E1 resio de la garganta es, azul precioso en conjun- 
ciön y verde dorado en oposiciön. Tcctrices: las menores son obs- 
curas, con la extremidad verde dorada; las magores, las tres ülti- 
mas rérnijes y la barba superior de 4 más aJlí, es todo un conjunto 
de puntos menudisimos, muy graciosos, blancos y negros. El resto 
de las rémijes y tectrices de la mano, obscuras superior é inferior- 
meote, menos una grande manclia Jdanca, que ocupa el tercio de 
la raíz de todas ellas, dejando libre la l a ; pero esta mancJia en- 
cima Ja ocultan las tectrices; además de lo diclio, las rémijes 
primarias tienen un liilo blanco, en la l^orda superior. Rectrices: Ja 
central como el Jomo, pero más constante y bronceada, con la ex- 
tretuidad negra; las dos que siguen para afuera, tienen tambien ne- 
gia la barba mayor; las tres signientes tienen blanco un buen pe- 


dazo de lci puuta, la mitad extrema de la barba menor y un tercio 
de !a mayor son á tiras transversales negras y blancas, y el resto 
negro. De éste color son las ínismas por debajo y las demás obs- 
curas, con la pimta negra. 

Todo el jiecho hasta las rectrices y costados , son de 1111 araarillo 
auaranjado preciosínio. Las tapadas son pardas, pero las que cu- 
bren la manelia de las rémijes, son blancas. Piernas obscuras aplo- 
raadíis; el iarso , y dedos blanquizcos: uñas pardas. Pico amarillo 
verdoso. Iris acanelado rauy obsctiro; ia borda del párpado azulada. 

Todos los citados colores brillan lo que la imajiuaciön no puede 
concebir, dejando completamente oftiscado al famoso Calliste j)re- 
tiosa (Cab). 

Como el descrito, lie tenido 4 individuos; pero en Djaguarasapá 
(1890), raaté un individtio, que diíería sobre todo por la extraordi- 
naria viveza y brillo de los colores; J t as partes sttperiores, en 
conjunciöu, eran verdes doradas, v en oposiciön de topacio bron- 
ceado puro y más tirante á rojo ö cobre en las i‘ectrices. Creí al 
principio, que este fuera uu individuo viejo, pero como desptiés, 
todos los que he visto eran idénticos al primero, y ninguno tendía 
á atunentar el dorado, rattdé dictameu y le creo raás bien va- 
riedad accidental. Andaba solo y no Iie visto- otro, ni la hembra, 
en varios años, á pesar de qtte yo couocía de lejos su canto. 

I>IiuoiinIoiios. Ilemlira adulta —Lonj. 282. Braza 855. 
Ala dobl. 121. Cola 107, la exterior 66 más corta que la ceutral. 
Alto 125. 

Color. La parte superior del ctterpo y la cabeza es de un pardo- 
gris uniforme, mezclado de oliva; las phiraitas de los párpados 
blancas, formando un estrecho círculo albo al rededor del ojo. Las 
teciricesy las ültimas rémijes finamente ptmteadas de negrtizco sobre 
foudo oliva, como tarabién las barbas externas de la^ otras rémijes 
del brazo, inenos tres; el resto del ala es negro, con estrecho ri- 
bete blanco sobre las barbas externas; la base de todas las rémijes, 
blanca. Las plttmas centrales de la cola , color café claro algo rojizo, 
con fino ribet.e negro á la extremidad; las dos plttmas raedianas 
con las barbas externas del mismo café, y el resto negro; las tres 
laterales, con una larga raancha blauca triangular, qne abarca cou su 
base toda la extremidad y se pierde sobre las barbas externas, con 
tiras transversales negras, siendo el resto de las pluraas negro pttro. 

En la faz inferior, la gartjania hasta al peclio, muestra la misma 
coloraciön que el lomo, aunque raás clara y como cenicienta. El 
pecho y el vientre hasta la cola, son de uu amarillo anaraujado vivo 
ínuy bello. Las tapadas menores, gris aplomado claro, las mayores 
v hts rémijes, negruzco brillante. 


Las piernas aploinadas, con la puuta de las barbas blauquizca. 
La cola inferiormente como superiormente, pero algo más clara. 

E1 pico todo verde amarilloso apagado, menos una mancha lon- 
jitudinal negra, que va de la raíz á la punta, cubriendo el caba- 
llete. Iris pardo-obscuro. Piernas y uñas gris-aplomado. 

Ob.s. ( ost. —Habita, con suma escasez, todos los bosques fron- 
dosos del Alto Paraná, entre los 25 y 27°18’ de latitud, y creo 
haberle oido en el centro del Faraguay. Yive como y donde el 
T, surucua , Vieill, siendo sus costumbres, modales y alimento, 
todos idénticos; pero se acerca ménos á la orilla del bosque, y 
nunca sube á lo alto de los árboles. Es tan manso como el 
Suru-ku’á é igualmente estüpido. Su voz, que en tiempo de amor 
repite todo el día, con intérvalos más 6 menos largos, es más 
triste y alta que la del Suru-kiPá, y las notas son más largas 6 
dobles. No prolonga sus vuelos, ni en su habitacién liay campo 
para ello; pero cuando se le ocurre pasar de una costa á la otra 
del Río, lo liace- como la otra especie, volando con ondulaciones 
bruscas de pura fuerza; lo he visto cruzar el Río, donde tiene 
000 metros de anchura máxima. Yá solo ö con sn amada. Come 
frutas, corao Agnaí , que coje de las ramas al vuelo, y toda clase 
de insectos, gnsanos, larvas, de tamaño crecido, sin respetar algu- 
nos espinosos ö urticantes. 

Su gran utilidad en agricultnra, nnida á su deslumbradora belleza, 
lo hacen el ave más preciosa del Paraguay, y quizás de América. 

Le llaman los indios Guayaná Surn-ku’á-sailidjíi (Surukilá - 
amarillo) 6 SurukuYi-djíi , lo que es abreviaciön del primero, aln- 
diendo al color del pecho, para difereuciarlo del otro de pecho 
escarlata. 

Adverteueiai. —Para las aves, cuyos colores caml>ian, segün 
la posiciön respecto á la luz, como los SurukiPá, Colibríes y otros, 
he hecho una doble descripciön, como lo hizo Azara, esto es lla- 
mando en conjunciön con la luz cuando él ave está entre el ob- 
servador y el sol, ö lugar donde viene la luz, y en oposiciön 
cuando el observador se iialla entre la luz y el ave, porque en 
estas dos posiciones cambian totalmente los colores irisados, como 
el verde dorado, el azul celeste, el azul violeta, etc. A pesar de 
que este método no parezca ser aceptado aün, después de un siglo 
de haber sido propuesto por el gran observador, P. de Azara. 

Alto Paraná, (lat. 25° á 27°) 1890-96. 



N.° 17. Tro$>on NuruousK Vieill — Suru-kiiYi, bras. 
<Juruoü. (iirueuí 


01>s. (iist. —Aunque Azara deserilía bastante bien sus costum- 
bres, uo todo lo que este observadoi dice, conviene al Alto Paraná; 
por este motivo, voy á anotar algunos datos superficiales, de las 
costumbres y cría, que tal vez convengan á la especie anterior. E^ 
muy comün, entre los 23 y 27 de latitud, y aun más al S, habi- 
tando todos los bosques frondosos y no secos, saliendo á veces en 
las quintas circundadas por ellos. 

En el bospue va á pares, pero en Djavevihríh he visto 4 ö G 
en un solo árbol, y en Monda-íh había un sitio en Ia costa del 
Río, donde en verano se jnntaoan muclios y se divertían eu cruzar 
el Pío, qne tenía allí GOO metros, pero llegaban á la otra costa 
muy cansados. Es tan estüpido que algnnos, habiéndose cansadn 
cuando estaban por alcanzar la márjen opuesta, daban vuelta, cre- 
yendo que estaba más cerca el punto de partida y por Io comün 
caíau al agua, antes de llegar. 

Es muy mausejön, dejándose aeercar tnucho, y desconoce todo 
peligro. 

Canta en jaula, como en libertad; y su voz es un po ö to fuerte 
sonoro, y melancölico, que repite la mayor parte del día, corres- 
pondiéudose los sexos. Cnaudo lleva la comida á su prole, se posa 
cerca del nido y permauece largo rato, pronunciando la sílaba corro 
ö ehrro , meneando la cola verticalmente á cada silaba; luego de 
entrar en el nido, se aleja, perdiéndose de vista. 

Pone en Octubre y vuelve á poner en Diciembre segün he visto. 
Para su nido practica un agujero en los troncos podridos con penoso 
trabajo; la entrada es elíptica, lo suficiente para entrar el cuerpo, 
sube oblícuameute, como 10 cpn. y luego, ensanchándose muclio, 
baja verticalmente, como en el nido de Picidcc , pero la cavidad 
es esférica ü ovalada; los polvos finos de madera qne se depo- 
sitau en el foudo, constituyen ei colchön, y allí deposita los huevos. 
Por lo comün, agujerea los taciirü ö nidos de térmites, porqueatrás 
de ellos suele estar podrida la madera, donde practica la cavidad 
para los liuevos. En tales circunstancias lo lia visto Azara, y coino 
no se tomö el trabajo de subir á verlo, se limita á decir que cría 
en los tacurü. 

En efecto yo he visto nidos en los tacurü , por que la madera 
qnedaba distante, pero ninguno tenia huevos ni pollos; esto lo 
atribnyo á que las térmites tiabajan contímiamente ]>ara rellenar 
el agujero, y en efecto, luego que el Surn-ku’á abandona el nido, 



39 — 


las térmites lo tapan. Eu fin iLalla muchos obstáenlos para liacer 
su nido, y por esto sin duda principia mny temprano las exca- 
vaciones. Pone tres liuevos, blancos, cuyos ejes son ‘21 1 •>, y 2G 1 -j 
milímetros. Los incuba el maclio; y no he visto la hembra alter- 
narle, sído para dar de comer á los pollos. Estos son suraamente 
torpes, y pasan nna infancia puerca, por llenarse el nido de excre- 
raentos. Alimenta á los liijos con langostas, larvas y otros insectos 
gi’andes, por que su tragadero es capaz y son voraces. 

He visto un macho bajar en la playa, en aderaau de coraer 

arena. 

Cuando se sacan los pollos delante de los padres, estos observan 
con mirada estupida siu coinprendei* lo que pasa. 

Por Noviembre saqné los pollos de dos nidos. Tres dias despues 
los machos eran aun pequefios pero ya cubiertos de pluina, las 
alas corao pai'a volar y Ia cola tema 20 ínm. Eí macho tenia: la 
cabeza liasta la cola v tectrices menores, negro-aploraado, como 
toda la garganta, pero ésta con baño de canela cerca del pecho; 

el pecho hasta la cola anaranjado; los costados del ctierpo, negro- 

aplomado; las tectrices mayores, y rémijes del codo, pnnteadísimos 
y rayados menudaraente, de hlanco y negro; las rectrices nacían 
raás 6 menos con el coior de toda la vida; tarsos aploraados; borda 
del párpado araarilla. La hembrci difería en tener: lo superior del 
cuerpo no tan negro y sin reflejos; las tectrices, etc, no son pun- 
teadas sino vermiculadas; la garganta obscura acanelada, y el pecho 
y vientre, amarilio-rojo. 

A los oclios dias de sacados dei nido, diferían ya en lo que 
sigue: long. 145; braza 290; cola 47; la cola más 6 menos corao 
en los padres: el peclio obscuro, con dobladillos anaranjados (por 
que crecieron las plttmas), borda del párpado anaranjada; las pltt- 
raitas que rodean á los párpados, blancas en aiubos sexos. A los 
14 días tenían los maclios lo superior más verde-dorado; el pecho 
ribeteado de anaranjado-escarlata sobre fondo obscuro; vientre anaran- 
jado-escarlata. En este estado comieron por desgracia cierta fruta, v 
murieron todos. Los crié con carne cruda. Eran ratty mausos y les 
gustaba que se les festejase. Cuando subían en mi dedo no querían 
bajar más. 

Son delicados y difíciles de criar. 


N.° 18: ülegacephalus bitorquatns AV. Bertoni (gen.nd 


Diiueiislone.s- —Lonj. 259. Braza 389. Cola 100. Ala dobl. 
110.— Cabeza : lonj. 07 Y 2 , alto 25, anclto 30. Pico : lonj. 41, 30 




— 40 - 


y 27; alto y anclio 13.— Pierna 25. Tarso 18. Dedos : antero- 
interior 13 — {— G , autero-exterior 19 —|— 9, postero-interior T-f-^Va* pos- 
tero-exterior 19— |— 7 . 

€íiractéres — E1 esqueleto y cuerpo son de Trogönido, sobre todo 
éste es idéntico en fonnas, etc., pero las pechugas talves más 
abundantes. Carne tierna, muy bueua y de un color claro como 
en las Palomas. Cráneo: la mitad posterior sobres todo es de 
Trogönido. Cabeza euorme. Píco algo cönico, eon alguna curva- 
tura, muy grande, algo rollizo y con uu gauclio uotable, truucado 
y excavado dentro en la pieza superior, la arista se iuterna; agu- 
damente por la frente, el respiradero pequeíío, circular y colocado 
en una grau cavidad. 

Pes scansorius . Tarso robusto y áspero; los dedos auteriores 
unidos y los posteriores abiertos. Uñas muy altas y comprimidas 
coino eu los Pícidos, pero la del antero-exterior tieue abajo dos 
filos abiertos que se cierran autes de la raíz lo que la hace más 
anclia. 

Piumaje tupido, no largo y uo tan descompuesto como en los 
Trogon pero sí suave y las rémijes tnás vigorosas y tendidas. Estas 
son 21 la l a de media largura, la 3 a y G a iguales y la 4 a y 5 a 
mayores. Redrices 12, estreclias pero fuertes, iguales menos la 
externa que es 6 m in. más breve. En fin difiere muclio de los 

T rogon y se inclina algo liacia los Rhampkastida. La base del pieo 

sombreada por pelos ríjidos y negros dirijidos hacia adelante. 

Color. jeueral. —Negro, blaneo v acauelado — La frente y 
ceja estan pobladas de plurnas blancas con las extremidades negras, 
doininando este color. Desde el oído todo bajo de la cabeza y la 
mayor parte de la garganta es blanco, cotno uu anclio brazo que 
sube á unir con el otro lado en la nuca, formando nn cuello an- 

clio 10 milímetros. E1 resto sobre la cabeza hasta la cola y iec- 

trices es de un negro, que tira á ceniza con cambios azules y ver- 
dosos, pero en la espalda y stipereaudales hay ribetes blancos poco 
sensibles. Las rednces y rémijes sou obscuras con reflejos cotno 
el lomo, pero estas tienen la barba tnayor blanca eu la mitad de 
la raíz. Utia ancha zona de lo negro de la espalda baja por de- 
lante del ala y une con la del otro lado en lo anterior del pecho y 
formando otro collar. E1 pecho hasta las rectrices, es de un blanco 
con débil viso de canela, y los costados del cuerpo, tienen fajas 
poco aparentes cenicieutas obsctiras v blancas. Las tapadas ma- 
yores del brazo son blancas, como la barba mayor de las rémijes 
liasta la mitad y las demás uegras; el resto de las rémijes allí 
obscuro cotno las rcdrices iuferiormeute. — Pico negro. Iris café-rojo 
vivo. Tarso cenicieDto obscuro; dedos obscuro sucio cotno las uñas. 


41 


EL que tengo por Itembra, tenía los colores menos inteusos en Io 
superior clel cuerpo y iectrices, y todo ribeteado de blanquizco aca- 
neiado. La gargauta con baño de canela y lo blanco de lo in- 
ferior del cuerpo era casi acanelado. 

La base ocnlta del plumaje es de un apiomado obscuro. 

Ob§. Cost c —Es ave singular, que participa de varias familias, 
y se aparta de todas, por su enorme cabeza y pico.—Sölo le lie visto 
por los 25° 40’ de latitud, en el Alto Paraná. Es muy raro, y 
liabita el interior de los bosques frcndosos, buscando los árboles más 
altos, donde no se oculta y atisva los insectos, pues no creo coma otra 
cosa. Pasa Iargos ratos tranquilo y no se muda de rama en rama, sino 
de un árb ol á otro. Siempre lo he visto así, sin verle pillar nada, 
y descubrí su aliraeuto rejistrando el estömago á I )s que maté. 

Cojí uno vivo, que mantube muclios días, introduciéndole á 
fuerza pedacitos de carne en la garganta, porque mordía fnerte- 
mente, hasta que se mnriö, uo recuerdo porqné. Era torpe en el 
suelo y caminaba á saltitos, de pies juntos. No trataba de mor- 
der siuo despues de cojido en la mano. Era arisco. 

La voz, que emite en tiempo de amor, con largos intervalos, 
tiene alguna analojía con la del Tingasu, pero componiéndose de 
sílabas largas y melancölicas y se oye de lejos.—Pto. Bertoni 
Junio de 1895. 


N.° 19: Microtrogoii íulvescens (B W. Bertoni(gen. nov.) 


Dimeiis. —Lonj. ÍGS. Braza 220. Cola 71. Alto 90. Ala, 
dobl. 6G.— Cabeza : lonj. 42, alto y ancho 1G. Pico : louj. 28. 18 
y 15; alto y ancho G. —Pierna 25. Tarso 14. Dedos: medio 12 
-f-G, interno 7 4, exterio 10 4, posterior 4Y 2 3 X 2 . 

Caracteres. —Tiene el pico largo, cönico-agudo, con aristaen la 
mitad de )a raíz, poco corvo en Ia mitad extrema y sin gancho, 
siendo exedida la pieza inferior; el respPadero colocado dentro de 
una cavidad casi oculta, porque luego nacen pelos ríjidos y diriji- 
dos hácia delante casi pegados al pico; de estos pelos hay eu toda 
la base de la mandibula superior hasta el ángulo de la boca y 
en el de la horqueta , y sombrean la mayor parte dei pico. 

Pes gressorius * el dedo interno y el posterior muy débües; ufías 
cortas, aitas y comprimidas, la del dedo medio tiene dos filos como 
en el Megacephalus. Se parece mucho á Ios Trogon en el esqneleto 
y en su plumaje aigodonoso y descompnesto. Rémijes 20 ö más, 
la 4 a y 5 a mayores, la l a muy corta. Rectnces 12, estrechas, 

(1) Del gr. m cron pequeño y trogönido. 




fiexibles, las 4 internas son iguales, la extei na es 1G v su inme- 
diata o milímetros más breves que aquellas. En fin es insepa- 
rable de esta familia 

Coloracion. — Entre el pico y el ojo es blanquizco acanelado. 
Sohre la cabeza hasta la cola y tectrices , es de un pardo poeo 
acauelado. Las rémijes pardas obscuras, con la harl»a mayor lia- 
cia la raíz, de un hlanco acanelado, que termina agudamente á 
mi tercio de la extremidad. Las rectrices pardas. La horqueta es 
blanquizea y toda la garganta de un pardo más acanleado que 
encima. Todo el peclio hasta la cola es casi blanco, más puro en el 
vientre . Las tapadas son blauquizeas acaneladas; las rémijes y 
rectrices iuferiormente, como en la otra faz, pero más claras. La 
base mal oculti de todo el plumaje es aplomada obscura. Iris 
obscuro. Pico negro con la base de la pieza inferior blanquizea. 

Tarsos y dedos obscnros. Uñas negras.—Pto. Bertoni. 1894. 

Cost. — No sé que exista sino por los 25.40, donde habita los 
bosques frondosos de la costa del Paraná, preferiendo ios árboles 
altos y copados; sin embargo he visto uno á 20 c m. dei suelo. 
He visto bastantes idénticos. Sus costumbres y procederes son de 
Trogonido. Su voz- es análoga á la del Piaya cayana (Tingasü). 

No so que coma sino insectos. Va solo 6 con su amada. 


N.° 20: ^liorotrogon gal Imloides AV. Bertoni 


Voy á indicar a<[UÍ otra especie, que lie visto una sola vez, donde 
iiabita la anterior. P]s notablemente mayor. Las rectrices en esca- 
lera más desiguai, siendo la exterior de media lonjitud. Lo que 
recuerdo de su coloraciön, es que tenía las partes siqjeriores ne- 
gras con cainbios azules. La garganta de un rojizo que termina 
semicircubirmente sobre el peclio; éste blampuzco opaco. Las rec- 
trices debajo, acaneladas con las puntas i»lancas. 

A priinera vista lo creí Galbnla , por la semejanza de color; 
pero el pico, como 'se viö en el anterior, es diverso, á no ser que 
las descripciones de Brehm v ljesson estén completamente er*adas. 
Después cuando descubri al anterior, le creí macho y aquel liern- 
i»ra; pero pasado algunos años, como ya habia muerto vai'ios idéu- 
ticos de la especie anterior, mudé dictamen y lo ereodiverso. Talvez 
esta maia descripciön sea suficiente para no confundirlo con las 
Galbula , ö reconocerlo si es tal.—Pto. Bertoni 1894, (lat. 25°43’) 





43 


Fam.: cuculida: — cuclillos 

N.° 21: Ciieophilus jíisijatere. W. Bert. (gen. nov.— 

I>jasili-€ljatere 


(Etim.: nombre gnar., de un ser fabuloso que c-anta así; 
el nombre jenérico es clel griego ge, tierra y phileo , amar, alnde á 
las costunabres.) 

l>imeiis.: liemlira —Lonj. 400. Brazo 493. Cola 249. Ala 
doblada 161. Alto 200— Ccibeza: lonj. 49, alto 18, anclio 16. Pico: 
louj.27, 23? y 16; alto 5, anclio 5 1 j—Pierna 46. Tarso 33. Dedo 
medio 23 7, posterior 14 7. 

Caractéres. Cotejo con el Diplopterus naevius (Gml.), qtie 
es el uuico que tiene relaciones cou el preseute. La cabeza es más 
cliica; el pico más delgado, débil, casi recto y ancho á la base; el 
respiradero largo 5 milím. y aucho 1 •> iniii., colocado junto al labio. 
Ei tarso y dedos tienen muchas relaciones con los de poloma ( Co - 
lambcc), por las escamas, etc.; pero los dedos, son débiles y las 
añas finas, cortas y mtty agttdas, todas casi 'iguales. Carece de 
moño 6 copete, pttes attnque la pluma de la cabeza es larga y es- 
treclia, no la eleva nunca. E1 cuello es delgado, y con phima no 
esponjada. E1 plumaje no abulta demasiado, es descompuesto en lo 
inferior del caerpo, y casi unido en lo sttperior. Rámijes barbudas, 
las pritneras agudas, la 2 a tnayor; ala tendida. Rectrices muy bar- 
budas, débiles y en escalera, la de afttera 60 mm. más corta, pero 
qttizás falte la externa; las rectrices eran solo 6, (puede que 
falten dos). 

Las plttmas snpercatidales, son abundantes, sentadas, agudas, y 
de la hecbtira de las rectrices; exeden á la rectriz exterior, de 
manera que se confundeu con las rectrices y liacen la cola mtiv 
espesa, conto si quisiera acercarse en esto al Pavo Reaí. 

C'oloraciou. Sobre la cabeza es de un pardo obscnro, qtte 
pasa al rojizo obscttro sobre la nuca y cogote. E1 resto de la parte 
superior del ave es todo de un pardo castaño obscuro; pero las 
tectrices , tienen la extremidad blanqtiizca, las tres primeras rémijes 
tienen una mancha blanca en la medianía de la barba ma.yor, v 
las supercattdales tienen ttn piquito blanco en las puntas. 

Toda la garganta es de canela blanquizca, pero cada plttma tiene 
ttna gota obscura en la extremidad. Filpecho hasta las rectrices, cos- 
tados y tapadas , es todo blauco no puro. Las rémijes tienen las propias 
pintas qtte en la otra faz, pero más apagadas, y las rectrices como 
encima. —La mandíbula stiperior del pico q s negra y la inferior ce- 



44 


leste. Peladura del ojo azulada y la borda del párpaclo amari- 
llosa. Tarsos y declos triguenos.—Puerto Bertoni, Enero de 1894. 

Obs. Cost. —Habita con mucha escasez los espesos bosques 
del Alto Paraná, sin salir jamás á los sitios despejados. Baja 
al suelo y se pasea, buscando el aliniento como los Djerutí (Lep- 
toptVa , Geolrigon) segun he visto una vez, y como tiene otras re- 
laciones con estos, es probable que coma algunas semillas ; adetnás 
de los insectos y larvas. Es suuiamente difícil hallarlo, por lo 
cerrado de su habitaciön, y quizás por otros motivos. AI ponerse el 
sol sube á su dormitorio, que nunca cambia y suele sei* un ma- 
torral de los más intrincados, allí dedica hasta una hora entera en 
repetir con largos intérvalos las sílabas yasihyateré con voz clara 
y vsonora que se oye de lejos. Prefiere los bosques más intrin- 
cados, pero que tengan alguna limpieza sobre el suelo para que 
pueda pasearse con libertad. Habita entre los 23° y 27°30' grados 
de latitud y no se que se aleje mucho de las inmediaciones del 
Paraná. 


E1 dc lsi leyenda 


En ciertas estaciones del ano, y no en todos los años, se oye 
cantar yasih-yatere toda la noclie, cambiando de sitio contiuua- 
mente, como si la voz caminase mucho, pero ésta aunque exactamente 
idéntica á la qne se oye de día, es más débil y no sonora; yo la 
persegui, muchas veces de noche, sin poder descubrir de donde 
venía; ya tne parecía que estaba lejos, ya parecía bajo mis 
pies ya por un lado u otro, en fin, á pesar de la claridad de la 
luna, jamás pude ver nada. Todo esto me hacía dudar de que fuera 
mi ave y en caso de serlo, había que admitir que camina muclio 
de noehe; eso de no poder apreciar la distancia, viene de su ex- 
traha voz, muy débil, pero que se oye de lejos. 

De aquí viene la leyenda de los guaraní; ellos habrán observado estas 
particularidades, que les parecerian misteriosas, y oorao querían una 
oxplicaciön, babrán inventado las numerosas fábulas que euentan 
del Djasih-cljateré. 

Los indios Ihvihturokui (de oríjeu Tupí) no creen en las fá- 
bulas del Djasih-djateré; dicen que el que canta de día es un 
Tshotshí (Diplopterus naevms), confundiéndolo con el mío, y el 
que canta de noche dicen que es el Tshiví guasü ( Felis parclalis) 
Hoy tengo sérias razones para apoyar la opiniön de los llivihtu- 
rokái y to probaré hablando de los mamíferos en mi obra, lo que 
prueba que esos indios tienen más conocimientos qtie los demás. 



Los indios gnaraní, que no sabeu que el tal ser íuisterioso no es 
otra cosa que un ave, 6 un mamítero que se presenta sin otra 
intenciöa que la de robarles sns gallinas, lo temen muclio y no se 
atreven ni á imitar su canto durante la noche, contando de el 
infinidad de fábulas, que casi siempre son funestas para las farailias. 

Leyenda .—No se acabaría nunca de escribir los cuentos que los 
guaraní refieren del Djasih-djateré y algunos son tales, que verda- 
deramente parecen reales, y pueden serlo, porque me consta que 
ha habido hombres, que se han liecho pasar por Djasih-djateré para 
introducir la desgracia en alguna familia; no hay que confundir 
estos liechos, con los de la leyenda. Segun los guaraní, este ser 
singular y poderoso, es un niño de 80 cm. de estatura, mny lier- 
moso y de cabello color de oro, que habita las selvas, sin más 
casa que los agujeros de los troncos. Su üi ica arraa, consiste en 
un bastoncito de oro, segün utios, y de madera segün otros, pero 
siempre con uua especie de silbato de oro en su extremidad su- 
perior, con el que emite el sonido al que alude su nombre. Nunca 
abandona su bastön, porque cnando no lo tiene eti la mano, no es 
raás que uu niño inofensivo, al paso que con su bastön en la mano, 
su poder no tiene límites, porque es un arraa maravillosa que con 
sölo el contacto deja inerte al enemigo. Con sölo recordar sti voz 
se euoja v se venga asustando al qne lo ha incoraodado; para es- 
to no necesita dejarse ver, pues es invisible siempre que no quiera 
mostrarse; eon sölo dejar oir su voz puede asustar á la persona 
que quiera y el susto causado por el Djasih-djateré cuando no 
causa la muerte deja loco para toda la vida. No deja de haber 
algo en esto á causa del gran miedo que le tienen. 

Dicen que hav hombres que llegau á ser poderosos conquistando 
su amistad; para esto le potien todas las noches donde frecuenta, 
uti pedazo de tabaco ü otra cosa que aprecia (pues sabe mascar 
tabaco); á los pocos días el Djasili-djateré se deja ver y liablar. y 
pueden hacerse de él un amigo y servidor fiel, con quien se puede 
salir airoso, aün en las empresas más difíciles, de cualquier clase 
que sean. Pero si por desgracia su amigo se olvida una sola noclie 
de proporcionarle el regalo habitual, se enfurece y se liace euemigo 
implacable, siendo temible é inevitable la venganza. 

En todas partes lo temen raucho, porque nunca se acerca de las 
habitaciones con ideas sanas. Jeneraltnente es para asustar lajente, 
6 para llevarse alguien, lo que consigue facilmente gracias á su 
bastön. Si el raptor es inaclio, se lieva una niña, y vice-versa; 
lnego la lleva al bosque y Ja introduce en el agujero que le sirve 
de habitaciön; allí ia alimenta durante algunas semanas cön miel 
de abeja y despues de satisfechos sus deseos, la devuelve á su 


íamilia, pero completamente enloquecida, por efectos de ciertos 
polvos, que el Djasih-djateré introduce en la miel que le dá para 
alimento duraute el cautiverio. 

El hombre que consiga apoderarse del bastön del Djasili-djateré, 
será inveneible siempre que Jo lleve en la mano, al paso que el 
Djasilt-djateré pierde todo su poder; pero es cosa difícil apode- 
rarse del bastön, [torque tocarlo sería eomo tocar una máquina 
eléctrica, es necesario <iue el dueño lo abandone, para poder cojerlo 
Hay sin embargo un medio de quitarle el bastön, y esto es 
proporcionáudole bebidas alcohölicas, en ademáu de hacerse su 
amigo; de esta manera se eonsigue hacerle tomar liasta que quede 
ébrio v abandone el bastön paia dormir. Cueutan de un hombre, 
qne consiguiö apoderarse del maravilloso bastön, que, á pesar de 
su poder sin límites, en ninguna paite podía estar tranquilo, por- 
que el Djasih-djateré le seguia por todas partes, llorando y pi- 
dieudo de rodillas que se lo devolviese, pero que el tal liombre m» 
accediö por temor á la venganza ö por no perder su poder. Sin 
embargo el mejor partido es devolvérselo amistosamunte y hacerle 
jurar fidelidad, porque, tarde ö temprano, siempre consigue recu- 
perar su bastön y por consiguiente su poder, siendo terrible la 
venganza. 

Así explican los gnaraní aquella voz singular, y se comprende 
facilmente, necesitaban una explicaciön y la han inventado; des- 
pues habrá liabido quien se encargase de hacer arraigar más la 
leyenda haciéndose pasar por Dj*sili djateré para introducir la 
desgracia en Jas familias, como hi sucedido, no ha miieho, en el 
Alto Paraná; el pretendido Djasih-djateré logrö su objeto, pero 
afortunadamente cayö en poder de la autoridad. 


Fam.: coryidp: (sub-fam. nova?) akä-é 

N°. 22: lirachyrlminitluis elegans. M. et W. Bertoni 
(gen. nov.) — guayaná: Akfi-é moroti-iuit.shf 


(Etim.: jenér. deJ gr. brachys, corto y rhamphos , pico: guar. de 
nombr. jenér., moroti , inuy Jilanco y mitshí , pequeño, en este 
caso signifiea menor. Es de observar, que Aha-c es nombre que 
dan también á las demás especies de la familia (Corvid(c), pro- 
bando estouna vez más, el carácter observador de los guaraní.) 

l>iiftftCiiN. Lonj. 305. Braza 355. Ala dobl. 11G. Cola 1G5. 
Tarso 27. Peso total 75 gramos. Otros j)esan algo más.* 




47 


Dedos: mediano 2<) 9: interior 14 (3: extenor 13 7: poste- 

rior 11 11. 

Ccibexa: lonj. 42: alto y auclio 21. Diámetro antero-posterior 
22; id. transversal 21; índice cefálico 95.5 —Pico lonj. 20 y 12; 
anclio 8: alto 10. 

Caract. —Narices íedondas. Mandíbula superior, con ('aWillete 
moderado y regu'armente arqueado, 1‘ormando en el extremo, una 
uñita qne sol»resale 2 milím. de la mandíhula inferior. La totalidad 
del pico es robusta y no se parece á nadie por ser corto, algo 
corvo, y el caballete encorvado con regularidad. Alas obtusas, cön- 
cavas, v cortas. Rémijes 18, obtusas, la 3 a , 4 a , y 5 a mayores, la 
6 a casi igual á ellas, la 1 a 15 m/m más corta. Alnla cliica. Rectrices 
12, en esealerilla, (cola aguda), la éxterna 05 mm. más corta que 
la central; todas rectas, de punta redonda, débiles y flexibles. 
Tarsos delgados. TTtas moderadas, regularmente arqueadas y agu- 
dísimas. 

Plumaje muy suave; sobre la cabeza, muy corto y aterciope- 
lado. Las plumas de la horqueta terminau en cerdas 6 pelitos. 

(Joloraclon jeneral : colores muy vivos, blanco y negro 
en todo el cuerpo, cabeza y cuello negro aznlado. Toda la cabeza, 
el cuello y ias espaldas , é inferiormente hasta el slenium, es 
integramente negro, con vivos reflejos azules metálicos; siendo 
cenicienta, la base oculta de las plumas. Por la disposicion v 
largura de las plumas, lo negro de las espaldas, apareuta exten- 
derse en pnnta sobre eí lomo, y lo de la garganta en franjas 
sobre el pecho. De un blaneo puro son: el pecho, los coslados, e' 
abdömen, ías supercaudales y subcaudales; siendo en todas estas 
partes. la base oculta de las pliunas, aplomado ceniciento. 

E1 lomo es ceniciento Las lectrices inenores también blancas; de 
las mapores , las postoriores tienen el centro negro y el resto 
liianco, y las anteriores son negras, con una maneha 6 borda 
blanca, hacia la punta. Rémijes negra?, con nna mancha oblícua 
hacia la base y sobre ias barbas ocultas; las tres ültimas, borda- 
das de blanco; inferiormente son de un pardo-obscuro que pasa al 
blanco hacia la base. Rectrres negras con blancas las extremidades, 
y una manclia oculta en la base como la de las rémijes; inferior- 
mente los mismos colores, siendo lo negro ménos intenso. 

Pico negro Tarsos y dedos negros. Iris anaranjado. — Djaguara - 
sapd, Mayo de 1880. 

Ohs. Cost. — Habita los bosques del Alto Paraná, entre los 
25 y 27 de latitud, sieudo bastante comün. En ei bosque reconv 
las enredaderas y árboies altos, comiendo insectos y frutas; pero 
con la presencia del hombre, se reune en sus qnintas, porque allí 


48 


nbundan más los insectos, y naceu expontáneamente plantas cuyas 
frutitas aprecia muclio, como Kuriindiih, Tadjudja, ete. 

No se oculta, y es vivo, inquieto y volador, recorriendo en poco 
tiempo, toda la quinta; 110 teme al hombre, pero descoufía de todo 
artificio que se ponga, cuando ve caer otra ave. Todo esto, le 
aparta uotablemente de la familia. He buscado durante muclios 
años, con especial empeño, su nido, sin poderle liallar; debe de 
ocultarlo muclio eu las enredaderas altas de Ihsihpö, como el 
Tingasíu Lo he visto también, en ademan de comer lmevos de 
parajarillos, y lo liubiera liecho, á no liaber llegado yo. 

En Djaguarasapá, habiéndo habido un tnaizal rodeado de bosqtte, 
esta ave acudía á comer el maíz blando, todos los días, con los 
Aká-é, (Cyanoeorax chrysops (Vieill.)) ( x )y habiéndo cojido nna pareja 
viva, la puse en jattla, donde vivio con sölo maíz machacado, dn- 
raute un mes; se tmirieron por falta de alimentos más protéicos. 
Eran admirados, por su elegaueia y pnreza de suscolores; pasaban 
el día, eu contínuo movimiento, manifestándose alocados y atrope- 
Ilados. En Pto. Bertoni jamás lo he visto comer maíz, no obstante 
abundar mttcho. 

Llega con todo descaro, á comer frutas á las puertas de casa, 
haciendo bastante perjtticio en los mamones, bauauas. higos. etc. 
Esto es principalmente eti invierno, por qne hay años que, por el 
frío talvez, debeti escasear los insectos en el bosque, durante Junio 
y Julio, y como siempre liabía en casa batianas colgadas en el 
corredor, acudían los Tanágridos ett gratidísimo nümero. En estas 
circunstancias, llegaba también el presente ; itero méuos atrevido 
y más advertido que ellos, no se hacía rogar para tetirarse y evi- 
taba todo artificio que yo le ponía para cojerlo No le gustaba que 
yo Ie obset vase, aunque fnera de lejos; pero pasando de largo, uo 
liacía caso. Yo Ie ponía tratnpas de todas clases, con frutas apeti- 
tosas, doude acudía todos los días, pero tto pttde cojer ninguno. 
(Juizás esta prudencia venga de que había visto, caer en trampas 
á otras avecillas, porque en Djaguarasapá los cojí sin dificultad. 

Se me ocurriö un día ponerle al lado de sn alimento pega-pega 
de la abeja llamada Apihnguá-rei , y la idea fué eficaz; pero no 
cometíö la torpeza de pisar el itega-pega, sino que, comiendo allí 
eerca, se le pegö la cola. Ctiando lo cojí en la tnano, mordía 
fuertemente v chillaba mitcho; sus compañeros que estaban allí, 
acudierou á sus gi itos, pero viendo lo que ]tasaba lmyeron, para 
uo volver hasta el otro día, á pesar de qtte era un sitio qtie visi- 
taban á cada momento; el día siguiente habiendo yo salido, no 


(1) Gorvns pifeahts Illiger 1811 y Temm. 1815 y 1820; Gyanoaorox jnleatns (Illig.) 



40 


abandonaroi) la jaula del prisiunero. E1 cautivo paso,el día triste, 
y liabiéndolo puesto en otra jaula donde había como 40 tanágridos 
recién cojidos, se muriö de sentimiento, cuando la pareja co- 
jida en 1890 era viva y alegre y cantaba también en jauia. 

Jamás se separan los sexos en todo el afío, cuando más, andan 
4 6 0 juntos, lo que puede venir de que los hijos acompafíen á 
ios padres liasta la nueva cría. Cuenta entre los principales can- 
tores dei Alto Paraná, y su voz es fuerte, melodiosa v aigo 
metálica. La voz apelativa se confunde con la de ciertos tanágridos 
(Taclujphonus coronalus , Tríchotranpis melanopsj. Es estacionario, 
pero parece abundar más en las estaciones frías. 

C/laNÍfic*sieiou. — Como se vé, es ave muy singuiar, tiene 
el piumaje semejante al de ios Cnculidos, Jas costumbres opues- 
tas, y el pico es más de Tanágrido. Con todo esto, me parece 
forzado admitirle entre los Cuculidos, y como mi iutento no es 
Iiacer familias artificiales, como otros hacen con las especies nuevas, 
he conservado Ja sabia clasificaciön guaraní, poniéndolo entre los 
Akä-c (Corvidae ), con los que tiene ínt.imas relaciones. 


í’amilia: Picid.k—Ihpekü, Cakpinteros, bras. Picapaos 

N°. 23: Caiuiiepliilus rufifrouft W. Bertoui (sp. n.) 

— guar. Klipeku 


llimeiis. - lionj. 323. Braza 605. Ala doblada 1G3. Cola 
11G. Alto 175. Cabeui: lonj. GS, alto 25, ancho 23. Pico : lonji- 
tudes 37, 32 y 27: alto 9, anclio 9 L / 2 —Pierna 42. Tarso 25. Dedos : 
antero-iuterior 17 4-13, antero-exterior 2M —J— 1 5, postero-interior 
14+8, postero-exterior 18+12. 

Caracféres. Rénnjes 19, Ja 5 a mayor, la l a tan corta, que 
no alcanza á media lonjitud. Rrctrices 10, en escalerilla, la externa 
20 mm. más breve que Ja central. Las 4 sapercaudales ma- 
yores, largas y barbudas. Pico. recto, fuerte, con las tres aristas 
superiores filosas y notables. Cabexa , no graude, copete jenérico, 
de plumas angostas, tiesas, y de barbas sueltas: alto 33 mm. 
Cuello delgado. Uuas niuy comprimidas lateralmente y arqueadas. 

K'oloraclon jciicral. -—Rojo, negro, i)Ianco y rojizo. La 
frentc es de un acanelado café, quo se interna hasta el ojo . y 
ocupa ío iuferior de Ja cabeza. Todo el gorro, sobi*e Ja cabeza v 
nuca , es de escarlata viva con lnstre de vidrio, y Ja raiz de las 
phmias acanclada. Los lados de la cabexa son á tiritas iguales, 



— r> u — 

obscui'as y coiuo la frente. Todo el cuello, espcddas y alas, son 
negros, como las rectrices; pero las rémijes , tienen los dos tercios 
de la raíz, en la harba inayor, de cauela café vivo. E1 lomo hasta 
las rectrices, de nn blanco acanelado sncio. 

La garganta hasta la eola y costados. á fojas al traves. iguales. 
uegras y blanquizcas acaneladas. Las tapadas acaneladas, con 
restos de tiras obscuras, y las rémijes de canela, con la extre- 
midad y la barba menor obscuras. Rectrices coino encima— lris 
rojo de bermellon obscuro. Pico blanquizco azulejo. 

Observacione.s.— Lo maté, cuando trepaba por una pal- 
niera, bajo la espesura, v me pareciö menos desconfiado que los 
demás del jénero, aunque sus modales me parecieron los del 
C. lineatus (L.) — Alto Parancí. lat’ 25°43\ Marzo 11 de 1SÍJ3. 

i:Hiiiol. — Del gr. Jcampe. larva y phileo. amar. lJipé es pato 
y Jcu. lengua, pero no sé porqué le puedan llamar lengua de pafo „ 
debe tener otra etimolojía. 


N°. 24: Cleleus lngiibris (Malh) Berl. — llipekfi 
akfi-moroti 


(Etimol. gnar.: Ihpeku es nombre jenérieo; n. específico, de 
acd cabeza, y morotJ, blauco. — Es el Carpintero gorro pajixo de 
Azara). 

Diitieus. — Louj. 275. Braza 4G8. Ala dobl. 143. Cola 101. 
Alto 172. — Cabeza: lonj. 01 x /. 2 , alto 2G, ancho 22. Pico: louj. 32, 
31 y 23; alto, 9 ancho 10. — Pierna 47. Tarso 29. Dedos: untero- 
exterior 23 -|- 12 1 2 , antero-interior 1G + 11, postero-exterior 
21 +11, postero-interior 11+7 V 3 . 

t'araot. — Sobre la cabeza tiene nn copete alto 40 iinn., fi- 
loso, porque sobre ser coinpriiuido, sus plumas están colocadas en 
sentido transversal, éstas son muy estrechas y de barbas sueltas. 
Una cola del copete se extiende por el cuello, 6 mejor diciio, 
las plumas allí forman filo. .1 la eíipsoide redonda; rémijes 19, 
la 4 a y 5 !l mayores, como en los Gampephilus. Rectrices 12, en 
escalera, la externa 25 mm. más breve que la central por el uso 
talvez, la extremidad dnebla algo para arriba. Pico recto, robusto 
y anclio á la base. Cabeza algo grande y prominente encinia, como 
la frcnte. Tarso vestido deiante por 5 escamas irregnlares. Uñas 
casi tan arqueadas, como un semicírcnlo. 

Color — En la 7 uijada inferior. hay una tira obscnra con ri- 




51 


betes color de caña, <pie se extiende por el costado del cuello , y sube 
á circuodar angostamente el ojo. E1 resto de la cabeza , sin excep- 
cion, el cuello encima, y el lomo, es de im blanco amarilloso 
algo sucio. La espalda y iedrices sou obscuras, con tiras y piquitos 
blancos araarillazos. Rénüjes obscuras, con belias fajas transver- 
sales de un rojo café, que pasa al blauco en las partes ocultas. 
Las supercaadales , son de dicho café con algunas nianchas negras; 
rectrices negras. La garganta liasta el ano y los costados del 
cuerpo, de un pardo-negro muy obscuro, con sutiles ribetes café. 
Pierna: al costado interno, y ai vieutre allí (que es oculto), es 
como el lomo; lo exterior tieue ribetes blanco amarillazo en la 
mitad superior y color café en la inferior. Rémijes como encima, 
ya se entenderá que aquí muestrau más Io blanco pálido, que es 
oculto encima. Subcaudales c*oIor café manchadas de negro.. Rec - 
trices allí negras. Pico celeste aplomado. Iris de pürpura. Peladura 
del ojo aplomada. Tarso y dedos, gris-plomo: auas pardas.— Es - 
cuela de Agricultura ( T’inidad ), Octubre 16 de 1900. 

En el Alto Paraná (lat. 25° 43’), tube otro individuo algo di- 
verso; he aquí las principales diferencias. Lonjitud 315. Braza 
504. Cola 105. Alto 205. Cabezci: lonj. 64. Eí color de la cabeza, 
cuello y lomo es mucho más puro y con más amarillo, casi araa- 
rillo de ácido pícrico. En la parte inferior tieue puntos color café. 
Pico, obscuro encima, y celeste verdoso claro abajo.— Puerto Ber - 
toni, Enero 20, de 1895. 

Azara lo describe corno mi primer individuo, luego el segundo 
es una variedad. Es casi regla jeneral esto de ser, las aves del 
Alto Paraná, más grandes y de colores más vivos que las del Río 
Paraguay. 

Ohs.. Cost. —Es mny escaso en el Paraguay; Azara vio 4 
individuos sölo, yo uno en el Alto Parauá y varios, bajo la misma 
latitud, en el Río Paraguay. Siempre lo he hallado solo 6 con 
su amada, en ei interior de los bosques frondosos, sin salir más 
que ä la orilla de ellos. Tiene uua voz diversa, y sus costumbres 
y modo de trepar, sou coino las de los Campephilus. No es tan 
escaso en otras partes de Ia América del Sur. Cría en agujeros 
de troncos, que fabrica en los podridos como lo Campepkilus , Ceo - 
plcrus, etc., á no ser que aproveche los fabricados por otras es- 
pecies. E1 que maté en el Alto Paraná, fué en los 25° 43’ y no 
lo iie visto bajo otra Iatitud; quizás exista más al norte. 



o 


N°. 2o: Ileiulrobates guttatus W. Hertooi— 

ftlipekü para (u. sp.) 

(Etimol.: 11 . cieutífico, del griego dendron árbol, y batein, nmr- 
cliar; 11 . guaraní: Ihpeku es n. jeuérico, y pam significa pintado 
—Es el jénero Chloronerpes de Berlepseh, y Picus de ínn. y 
otros. The Wooüpekers, Barou Cuvier (18G3). 

t aract. — Diferencias. Sus dimensiones son intermediarias en- 
tre el Dcndrobates aurulentus (Licht.) y el D. otivimis (Malh). 
Se parece ínuclio á éste, y he aquí las difereucias: E1 fondo de su 
plumaje es más opaco. Sobre la cabexa es obscuro, con piquitos 
carmesíes; todo el resto del ave, es goteaclo de blauquizco pálido 
sucio. IriSy obscuro. 

Obs. Cost- —Existe en todo el Alto Paraná, donde jamás he 
visto al D. olivinus. Abunda muchísimo por los 27 grados, y es- 
caséa por los 2(j. Vive como las otras especies, trepando los 
troncos á toda altura, sin salir de la inmensa espesura del bosque 
paranense. Cría eu agujeros, que practica en los troncos podridos, 
cou largo y penoso trabajo. Es muy manso y earece de adver- 
tencia. 

A pesar de la abundancia de individuos, jamás he visto más 
de dos juntos, y presumo que los pollos abandonarán jironto á 
los padres. Su voz es un chirrirnrri 6 cosa semejante, bastante 
fuerte y no agradable. 

Nunca lo he visto en la parte occidental dcl Paraguay; quizás 
llegue al centro. 


Fam.: Psittacid^e=Loros 

N°. 2G: Ara rliloroptera iuajor. Bertoni — OnaVi. 

Gua’á imilita 

(Etim.: los jenéricos aluden á la voz, el específico puihtd sig- 
nifica rojo.—Siuon. Macrocercus, Vieill 181G: Guacamayo, Azara 
1802: los demás autores notables llaman Ara á este jénero. (ruar. 
Ará , Ara-raká; bras. Arara. The Maccaws). 

II est ])lus grand que lc Ara chloroptera (Gray). Sa principale 
différeuce s’ observe daus les ailes qui sont notablement bordées 
d’un beau bleu celeste éclatant et: les épaules d’ un vert-doré. 


53 — 


l>inien$.— Macho. Lonj. 930. Braza 1220. Cola 570. Cir- 
oiiufereueia del torax 330. Pierua 90. Las demás me pareeieron 
easi proporeiouales. 

Color—Difiere de la variedad típiea, por lo siguiente: 

Las plnmas de la base del cuetto y de la espalda, Uevan nn 
ribete verde-dorado; las teetriees menores , sou verdes lavadas en 
dorado, eon ribete azulado en la extremidad: las lecirices matjores , 
sou azul-eeleste vivo; la faz superior visible de las rcmijes (las 
iiarbas superiores eon una parte de las inferiores), es azul-celeste, 
con bafío violeta espléndido; todas las rémijjes , llevan un fino 
ribete negro en la punta, que se extiende y nne á la zona ne- 
gruzca de las barbas inferiores; inferiormente las rémijes y el 
örden mayor de tapadas, son de uu rojo no tan vivo; pero las 
tapadas menores sou rojo vivo; en la cola , las dos leclrices een- 
trales son de un rojo de sangre vivo, menos la punta y algo de 
ia base, que son celestes; las dos siguientes, de un rojo de saugre 
obseuro hasta más de la mitad, y el resto eeleste; las otras son 
celestes, con una zona roja de sangre obscura sobre Ia barba iu- 
terna; de abajo todas las rectrices sou rojo de sangre, obscuro, 
sobre t.odo liaeia las puntas.— Ätto Paraná, lal. 26° Ö3', Junio , 1891. 

Observ.— í^e maté cuando estaba eomiendo frutas de Esem - 
bechia guatambu, con tres individnos más del mismo tamafío. 
Tieue las eostumbres de la variedad comün, y ereo oeioso ponerlas 
aipií, después de haberlas deseritas extensamente, un gran nü- 
mero de viajeros y naturalistas antiguos. A rnénudo se vé á esta 
espeeie eruzar el Río Paraná; pareee que duerme en la costa 
arjentina para pasar á eomer todos los días á la eosta paraguaya. 
Cría dos pollos en agujeros de los árboles más grandes que halla 
en Ios bosqnes, cuidando que sean algo aislados. Sus huevos sou 
blaneos. Es la especie más bella entre las del Paraguav. 

Ord. PASSERES (INSESSORES)=PÁ.JAROS 

Fam: trochilid j e = troquílidos; guar. mainumbih— 
The Humming-birds 


(Sinonimía: Pájaro-mosca; Colibríes; Tomíneos; Guainumbí, Mare- 
grave; Colibris, Oiseanx Mouches, Buff. (1770); Picaflores Azara(1802); 
Colibris, Duméril (1906), Cuvier (1817), Tenuirostres, Letr., etc. ,The 
1 lumming-birds , Cuv. I 863, London.; Trochilidées, Less., ete.) 

Todos los que voy á deseribir, los hallé en el Alto Paraná 
unicamente. 



— 54 


N°. 27: Pluetliorui.s (KirHgiiuyensis M. et W. Bertoui ,sp.n.) 


lliiueus. — Peso total 4 1 2 gramos—Lonj. 145. Braza 140. 
Cola G3. Ala dobl. 58— Cabeza : 47, alto y ancho 9. Pico : louji- 
tudes 34, 30 y 30; alto 2 l j z , ancho 3. 

Cíiraet.— Rémijes 10, la primcra mayor, cou salto poco no- 
table de la 10 a á la ll a . Rectrices 10, la externa 35 mm. nnis 
corta que la central, ésta excede 22 á su ininediata, siendo las 
demás en escalerilla; las cuatro exteruas, son barbudas y terminan 
eu áugulo agudo, la central es ancha 9 mm. hasta la rnitad, y de 
allí se estrecha con violencia, de manera que los 17 mm. extremos 
no tienen más que 3 de auchura. PJumaje, de barbas sueltas en 
las partes inferiores. Pico muy largo, uo muy agudo, muy arqueado 
y rollizo, pere eu los 5 mm. de la base, hay encima una arista 
estrecha y fiiosa; la pieza inferior, desaparece totalmeute deutro 
de la superior. Tarsos vestidos delante. Uñas medianas. 

Color jeueral— Yerde dorado, blanco, obscuro y acanelado 
— Facies superiores. Sobre el ojo principia una ceja de cauela, 
<|ue sigue hasta el costado de la nuca. Bajo de dicha ceja hay 
una manclia obscnra, elíptica, que ocupa ei ojo } el oído y algo 
más del costado del cuello. Sobre la cabeza y nuca } son las piu- 
mas obscuras, con reflejos metálicos y notable ribete de canela 
vivo. De allí á las rectrices, es verde tierno eu conjnnciön } y de 
oro bronceado espléndido eu oposiciön, pero todas las plumas, 
tieuen notable ribete de canela vivo y luego una tira obscura pa- 
ralela al ribete; dicho oro es tau vivo, que en oposiciöu lo do- 
miua todo; del mismo oro son las tectrices. Rémijes obscuras vio- 
láceas. Rectrices: tiene una especie de dobladiilo aucho y blanco 
en la puuta, como todo lo que excede á las demás en la central: 
á ese color sigue una aucha zona negra, y todo lo deuiás verde 
tierno y brillante en coujuuciön, y dorado bellísimo en oposiciön. 

Facies inferiores. Bajo la cabeza. son las plurnas casi negras 
con ribete de canela, menos lo inferior de la qutjada, que es de 
cauela. La yarganta y los costados del cuerpo , sou de un acane- 
lado blanquizco algo pardoso. E1 pe.cho hasta las rectrices, de ca- 
nela claro amarilloso. La borda anterior del ala tiene ribetes de 
canela, y el resto de las tapadas menores, verde dorado; las mayores 
y las rcmijes, como éstas enciraa. Rectrices como en la otra faz, pero 
el dorado es coustaute.— Pico negro con los dos tenlos de lapieza 
inferior color de carne. Iris castauo. — ( Djavevih-rik , 1886 , Junio). 

Haliit. y costuiiibres.—Habita los bosques del Alto Pa- 
rauá entre los 25° y 27°30' de latitud. Prefiere los bajíns, de 



líosque uo muy cmbrollado, donde crece con muclia abundaneia 
uua Salvia de t'lores encarnadas, que es su planta predilecta; pero 
eu las plantaciones, toma gran aprecio por las flores de tabaeo. 
Vuela cerca del suelo, sin alejarse mucho de él, pues nunca le lie 
visto subir á visitar las flores de árboles altos, y cuando está re- 
pasando las flores, repite contínuameute un tshii tsliii dulce, agudo 
y bastaute fuerte. Es manso y tímido v no sölo no persigue á 
ninguu otro sino que se deja ahuyeutar por otras especies. 

Observ. Aunque esta especie sea casi idéntica al Ph . sn- 
perciUosus del norte del Brasil y Guayana, no me atrevo á liacer 
uua especie sola; porque la lienibra del Ph. superciliosus tiene la 
cola corta, cuaiulo que de más de quinientos que he visto del mio, 
»mo sölo tenía la cola corta que atrihuye Brehm á la herabra, y 
no pudiendo suponer que el 2 por mil seau hembras, es de creer 
que el tal que yo lialié sea un pollo, cuya cola aün no liabía cre- 
cido del todo. Por esto y por no teuer ninguna buena descripciön, 
de la especie de Guayana para clasificarlo detenidamente, es que 
me lie permitido darle un nombre; además con la incompleta des- 
cripciön de Brelnn, hallo diferencias de alguna importancia res- 
pecto á la coloraciön; la descripeiöu jenérica que nos dejö, ö está 
mal liecha ö 110 conviene perfectamente al mío, lo mismo la incom- 
pleta descripciön de Lesson. Todos los que voy á describir los lie 
visto sölo en el Alto Paraná. 


N°. 28: Ceplmloepis ( L ) apfrati M. et W. Bertoni 
guar. ilfaiiiumbíh apí-rati 


(Etim. guar.; el primero es nombre jenérico cuya etimolojía es 
descouocida, el nombre específico se compone de api, lo superior 
de la cabeza, de d 6 dva cabello y pí ö piré, piei, ati es cuerno: 
que iiene cuerno en la caheza. —Sinon. Trochilus, Vieill, Temm.; 
quizás sea el Tr. Delandi 6 uua variedad suya). 

lMiueusioiiéN* — Macho. Lonj. 110. Braza 123. Ala doblada 
48. Cola 34 V 2 * Alto 51.— Cahexa: lonj. 31 l * / 2 ? ö?, ancho 8? 

— Pico , lonjitudes: 21, 17 y 1G; alto 2, anclio 2 L / s . Pierna 13. 
—Tarso 3 3 / 4 .— Dedo medio 5 3. 

Carart, — En la sutura coronal, tiene un elegante copetc 
de plumas larguísimas, agudas y estrechas; la posterior y niás 
larga, qne está en la sutura, tiene 32 milímetros, su anchura es 


(1) Trochilus sp. W. Bertoni, «Revista de Agronoraía», tonio II, pág. 64 (Asun- 

cion, 1900). 





gradual, y es arqueada para adelaute; la que sigue para adelaute, 
apeuas pasa de la mitad eu largura, luego hav otras eu escalerilla 
siguieudo para adelaute. E1 resto del plumaje es de barbas, poco 
uuidas encima, y sueltas en lo inferior. Alas inedianas. Rémijes 
1(), siu salto, la 1 Ä mayoi'; las primeras bastante encorvadas. Cola 
aigo aucha y con extremidad redondeada, de manera que abrién- 
dola toda, forma un semicírculo perfecto: rcctricis 10 , la interna 
1 ^ y la exteiior 1, milímetros más cortas que las intennediarias, 
éstas sou iguales. Pico i'ecto, con arista notable, todo vacío por 
dentro, los primeros dos milímetros en la extremidad, sou algo 
corvos para abajo en la pieza superior y para arriba en la inierior. 
Lengua no larga, muy aguda, sin barba, y de una sola pieza. 
Tarso corto y vestido escasamente en el costado exterior. Dedos 
no muy desiguaies. Uñas casi iguales, siendo algo más corta la 
del dedo posterior. Lo demás es como en el Gephaloepis Delaudi. 

Color.- La pluma mayor del copete , es negra, y de allí hasta 
la raíz del pico, es de un azul esmaltado precioso en oposiciött 
cou la luz, y de un azul violeta ametista, no menos brillante, en 
conjunciön. Las plumitas que ocultan al respiradero, son pardas. 
La ceja , lo posterioi- de la cabeza hasta las rectrices y las teciri- 
ces , son verde tierno brillanteen coujuncion, y bronceado en oposiciön. 
Remijes pardas purpíireas. Recírices: Ias tres externas tienen un 
lmen ])edazo en la punta blanco, luego una anclia zona negra; el 
resto de las recírices, como el lomo, pero con colores más metálicos 
y brillantes. En las supevcaudales hay ribetes blanquizcos, perö el 
brillo de lo verde, los apaga coinpletamente. Tras del ojo hay una 
mauchita muy blanca. 

La horqueta es de un pardo blanquizco, que sube á ocupar la 
quijada . desde el ojo abajo, y extendiéndose por los costados del 
cuello y del cuerpo , va á ociqiar el vientre y subcuudales . Todo lo 
que encierra lo diclio, que llega á ocupar todo lo anterior del 
pecho y garganta segün la edad, es azui turquí en oposiciön y 
azul violeta en conjunciön. I^as tapadas menores como el lomo, las 
mayores obscuras, y las remijes como encima. Kectrices como encima. 

Pico negro. Dedos pardos: uuas negras. 

Obsorv. — Los machos jövenes tieneu la librea de las madres; 
creo que necesitan varias mudas jjara llegar á ser completamente 
adultos, porque he observado que la insignía masculina aumenta 
lentamente, principiando por una tnanchita negra en el peclio, antes 
de salir el copete. 

La hetnbra carece de copete, siendo sobre la cabeza verde- 
dorada; en toda la ])arte inferior es blanquizca, y eu lo deinás es 
como el macho. — Djaguarasapá, Julio de ÍSS9. 


Cost. — Lo lie visto solo en el Alto Paraná. Es muy cu- 
mün por los 27° de latitud, y escasea mncho al Norte de los 26° 
grados. Habita los bosques, preferiendo los bajíos, donde suele haber 
muchas Salvia. Con la presencia del liambre busca sus quintas 
donde, después del desmonte , nacen expontáneamente ciertas flores 
que jamás se ven en el bosque. No se aleja del suelo, donde es 
muy häbil para atravesar la maleza sin tropiezos. Se acerca mucho 
á las casas, en busca de las flores de Mamön, Tabaco, ö para 
comer los liijos de arafías que suele haber por Ias paredes. Es 
manso y no busca pleito con las demás especies, aunque no se 
deja insultar mucho. Su voz es un tshri 6 tri nasal, que repite mieu 
tras chupa las flores, pero ál abondonarlas deja oír un silvido 
triste v agudísimo. 


N°. 29: TrochSlus chlorobroncliua W. Bertoni (sp. n.)— 

Itlaftnuuibíh (guar.) 


(Etimol.: u. específ. del gr. chloros , verde, y bronchos , garganta 
el guaraní e5i jenérico y de etimolojía desconcida), 

Oftmeiisftones -Lonj. 95. Braza 122. Ala doblada 50. Cola 
29 — Cabeza : lonj. 30, alto S, ancho 9. Pico lonjitudes 18, 10 y 
15, alto 2, anclio 3 —-Sesos peso 1 decígramo. 

Caractéres —Difiere principairaente del Chrysuronia . por su 
pico más corto, delgado y recto, y el plumaje obulta menos. Ré - 
tnijes 16, como ias del Chr.ruficollis (Yieill.). Rectrices 10, la externa 
es 1 mm. más breve que su inmediata, y ésta 4 más larga que 
la central. Plumaje muy corto y sentado. 

Coloracfton jeneral — \ r erde dorado, obscuro y pardo blan- 
quizco. Todo lo superior, es de un verde tieruo, qne azulea en 
conjunciöu y lironcea en oposiciön Rcmijes como en todos. Rectrices 
de un verde tierno brouceado y constante en ambas faces. 

Todo bajo la cabeza, desde el ojo abajo, y la garganta de uu 
verde alternado con celeste precioso en conjunciön, v en oposiciön 
es de un verde esmeralda con bafío de oro el más vivo y bri- 
iiante que puede concebirse. E1 pecho y costados , como el lomo, y 
las rémijes allí, como encima. EI vientre y plumas subcaudales de 
un pardo claro con las bordas blanquizcas —Pico y dedos negros. 
Ins obscuro. IJñas negras. Alto Paraná , Julio de 1891. 

Observaciones Carece de diferencia sexual; los jöveues, 
antes de la primera muda, difieren en tener la cabeza y rabadilla 




ribeteiidas de canela vivo, y las partes inferiores inás daras. Esto 
es cuando estan ya casi adultos. 

E1 30 cle Enero encontré un nido con dos pollos recien nacidos, 
vestidos con raro plmnöu acanelado. A los cinco días, comenzaba 
á nacer las puntas caneladas de las pluinas en la parte supe* 
rior, v á los seis días aparecía va lo verde dorado, de nianera 
que parecían listados de .este color y acanelado. Ei octavo día, el 
inayor de los pollos volö al suelo cuando yo iha á cojerle, y 
tenía lo colores siguientes. Toda la parte snperior v las tectrices 
del hrazo, verde-dorado, con notables ribetes cle canela vivo; el 
rest.o de las tectríces y rémijes , negro aplomado con reflejos azules. 
Las rectrices coiiki las rémijes, pero llevan un ribete de canela en 
la extremidad, del que carecen las centrales. Los costctdos del 
cuerpo y subcaudales, como el lomo; el vientre blanco. La garganla 
y pecho acanelados. 

Las rectrices iuferiormente son negras. Pico obscuro enciina y 
la punta, lo demás amarillo pálido.—E1 buche , cuando estaba lleno, 
daba al cuello 15 mm. 10 de diámetro, y ocupaba lo posterior y los 
lados del cuello, dejando libre la garganta. Sieinpre lo tiene lleuo 
de un liquido parecido á agua, pero más espeso, lo que me hizo 
recordar á un escritor antiguo, cuando dice que los Colibrís dan 
el nlimento dijerido á sus liijos; por lo menos lo depositarán en 
el estömago como los Loros. 

CoHtuuibreK—Existe sölo en Alto Paraná, por los 2G grados, 
escaseaudo más al Norte coino más al Sur. Es de bosque; pero 
en cuauto se presente el liombre, se dirije á sus quintas y no 
sale de ellas, porque lialla más alimentos que en el bosque, corao 
hacen las otras especies. Como eilas tambiöu abunda en las Sal- 
vias vojas, de los bajíos, y donde ha^ 7 Mandioca silvestre. Es 
manso y no se oculta para descansar. Su voz es un tsl/ri más 
alto <pie en otros. No busca á los demás y se deja ahuyentar. Es 
muy tímido. 

Nltliíieacioo —Coloea su nido, en alguna ramillade un arbusto 
como cafeto, bajo la sombra de los grandes árboles, sin ocnltarlo cou 
estudio, de 1 á 2 x / 2 metros del suelo. Su nido es peipieno, bien 
formado, y el primor de su hechura es maravilloso; está fabricado 
como el de las otras especies paraneuses, de seda vejetal, y re- 
vestido por fuera con liquenes para que no llame la atenciön; pero 
la seda qne eraplea, á pesar de ser idéntica á la que emplean los 
demás, es color canela, cuando que en los otios es siempre blanca. 
Pone dos huevos blancos y elípticos. Encontré nidos con lnievos 
á íines Agosto, á fines de Octubre, en Noviembre, en Diciembre y 
en Enero, de lo que infiero que cría más de una vez al año, no 


— 59 — 


pudieudo adiiiitii* que en el misino año, teuga cada pateja diferente 
mes para críar; porqtte en Diciembre lie visto eu una casa, uu 
nido de Chlorostilbon splenclidus, con huevos y me aseguraron que 
era la tercera vez que poníaj: sería la segunda. 


N°. 30: Chlorostilbou cyanotliora.v M. et AV. Bertoni— 

Mainumbih 


(Etimol.: n. jenérico, del griego chloros, verde, y stilbos, bri- 
llante; n. específ. de kyctnos, azul, y Ihorax, peclio). 

JDlmeusiones —Lonj. 105. Braza 120. Ala doblada 58. Cola 
41—0 abpzci: louj. 30, alto 9, ancho 9 Pico : lonjitudes 22, 18 
y 18; alto 2, ancho 3. 

Caraci.— Rcmijes 16, la l a mayor y arqtieada para adentro. 
Cola grande, barbuda, con notable escotadura. Rectrices 12, la in- 
terna 11 mm. más breve que la exterior, las intermediarias eu 
escalerilla, todas con extremidad redondeada. Pico casi recto y de 
hechnra del Chl splendidus (Vieill), al que se acerca más. 

Observaclones—Esta especie, es intermediaria entre el Ram- 
phomicron Melchtalianus y el Chlorostilbon splendidus (Vieill.), de raa- 
nera que para hacer ttn jéuero solo con los tres, las diferencias 
son demasiado, y para haeer tres no hay suficiente earactéres je- 
néricos; pero se acerca mucho al Chl. splendidus. 

Color—Todo lo superior es verde, con baño dorado eu oposi- 
ciön, cou estas excepeiones: sobre la cabeza, supercaudales y tec - 
trices tnayores, es fuertemente broticeado eti oposiciön: las tectrices 
meuores son azules esmaltadas preciosas, las rcmijes obscuras, y las 
rectrices muy negras azuladas. 

Bajo de la cabeza hasta media garganta, es de un verde alteruadu 
con obscuro en coujunciön y verdemontaña con bafío de oro pre- 
cioso y sumamente brillante en oposiciön . Todo el pecho y lo in- 
ferior de la garganta, es azul violáceo alternado con negro eu 
conjunciön , y azul de tiltramar brillaute en oposiciön. E1 vienire 
blanco acanelado, y lo mismo ias subcaudales, pero éstas con los 
centros pardos. Tapadas verde-doradas. Rémijes y rectrices como 
eucima. Tarsos vestidos de plumitas pardas. Pico y dedos negros. 
No sé que tenga diferencia sexual. 

Costanibres—He tenido dos ejemplares idénticos en 1890, 
por los 27 grados de latitnd, y sus costumbres ine parecieron las 
del Ramphomicron Melchtalianus. Dichos ejemplares, los cacé en el 




— GÜ — 

Alto Paraná, y son los ünicos que he visto. Es manso y no se 
oculta para descansar. No busca embrollos, ni se aleja del suelo — 
Djaguarasapa, J8.90, lat. 26° /7.9’. 

N°. 31 : Calilphlox mlcroptera M. et W r . Bertoui— Jlaiimiiilnli 

inltshl-eté 


(Etini.: del gr. kallis. belleza, y phlox, llama; mikron, pequeño, y 
pleron, ala; guar.: el primero es jeuérico y el espcífico se coin- 
pone de milslii, peqneño, v eté miiv: niny pequeno—Tal vez sea 
var. del C. amethystinah 

IMmens.-— Macho —Louj. 87. Braza 80. Ala doblada 33 l / 2 . 
Cola 32. Alto 40.— Cahexa: lonj. 2G l / 2 , alto 7, anclio 8. Pico: 
lonjds. 1G, 12 y 14; alto y ancho (á la base) 1 x f 2 y 2 '/:?•— 
Tarso 4. —Peso total 3 gramos. 

Caractéres —Sn ala, es la más corta y estrecha que conozco, 
tieue figura de histuví, muy aguda y siu salto. Rémijes 10, cortas 
y muy estrechas, pero no débiles. Rectrices 10, la exterua 18 
mrn. más larga <[ue la ceutral y 11 más larga qne su inmediata, 
las demás en escalera, de manei*a que la cola tiene figura de 
tijera, las externas son agudas y estrechas y las internas anchas. 
Plumaje corto y seutado, en lo ametista de la garganta son las 
plumas diferentes de las deinás, tiesas y de barbas unidas; en 
lo demás, abajo, muy suave y descompuesto. 

Pico recto, agudo y comprimido vei'ticalmente. El respiradero 
es abierto y colocado sobre el labio, pero está completameute 
oculto, porque Ia plnma del pico comietiza á la altnra del ángulo 
de la liorqueta. Tarso desnudo. Uñas largas y arqueadas. Lenyua 
liendida como otros. 

Coloraclon jeneral —Yerde dorado, obscuro, rojo ametista, 
l)lanco y acanelado —Facies superiores. Sobre la caheza hasta las 
rectrices v tectrices menores, es de uu verde tierno con cambios 
aznles en conjunciön y dorado eu oposicion; eu el costado de la 
rahadilla hay uua mancha muy reparable blanca. La rectrix cen- 
tral como el lomo, y las demás son obscuras con cambios vioiá- 
ceos, tienen además un piquito blanco en la punta. Rcmijes 
como en todos. 

Facies inferiores. Bajo de la caheza (desde el ojo), es de un 
rojo ametista, el rriás bello, ]>uro y precioso que pueda verse, pues 
en oposicion brilla de una manera inexplicable; este color, termina 



01 


hemicii’culai'mente, sobre la mediauía cle la garganta, luego sigiu* 
una media luna blanca, formando collar, y el pecho liasta la cola, 
es blaiKpiizco sucio, algo acanelado. Los costados del cuerpo y ta- 
padas son verde doiados; el resto del ala y rectrices abajo son 
como en la oita faz.—(Djavevihrih, Octubre de 1880). 

Ilembra? —La que tube por hembra, diferia sölo por ser bajo 
la cabeza todo blanquizeo y las partes inferiores más apagadas, con 
sölo una pluma ametista en el costado dereeho del cuello. La cola 
es Iarga y de tijera coino en el maclio. ( v hiizás este iudividuo sea 
joven, porque he visto sölo nno, cuanclo que he visto y muerto 
muclios del primero. (Djaguarasapá, Mayo de 1891). 

Observaciones — Hay otros individuos que desci’ibí cou el 
uombre de Calliphlox brachgnra. Estos individuos los creí iiembras 
del primero al priucipio, porque eu Djaguarasapá. abuudabau igual- 
mente y tenían casi las mismas costumbres, aunque cuando se en- 
contraban se envestían con furor; pero después en Mondá-ih he 
visto en 7 aííos varios de estos y ninguno de los pi’imeros que 
he descrito y mudé dictamen; sin embargo los pongo aquí liasta 
aclarar este punto. Hé aquí su clescripciön. 

Ijonj. 70. Ala dobl. 34. Cola 20. Cahexa: lonj. 27—La rectriz 
externá es estrecha y 3 milím. más larga que la central. Pico 
tal vez más ancho á la base? 

Golor: todas las partes superiores son coiuo el primer individuo; 
bajo la cabe.a y garganta blanco, pero una punta vei'de dorada 
l>aja del costado de la nuca siu unir con la del otro lado; el 
pccho liasta la cola es blnco acanelado, y los costaclos del cuerpo 
de canela vivo, como la extreinidacl de las rectrices externas en 
ambas faces. Ti*as del ojo tiene nna manchita blanca. Otro ejeiu- 
plar teuía el fondo en todas las partes inferiores de canela vivo v 
bajo de la cabeza tenía en el centro un grupo de plumas ametistas, 
simétricas. — (Puerto Bertoni, 1 895). 

Costambres — Yive en los bosques no embrollados del Alto 
Parauá (25° y 27° de latitud), preferiendo los naranjales y los lu- 
gares Lajos, donde abunda una Salvia de flores rojas. También le 
gustan mucho las quintas y jardines de aquellos bosques, donde 
haya flores silvestres ö cultivadas. Es mauso y valiente para ahu- 
yeutar á otros y casi siempre las peleas son entre los dos que 
acabo de describir y rara vez con otras especies. 

Eu Djaguarasapá no he visto esta preciosa avecilla eu los años 
de 1887 á 1891, á pesar de que estaba en la fuerza de mis caeerías; 
pero desde Septiembre de 1891 apareciö con alguna abundancia 
en uuestra quinta por Ias flores de coles; etc., y por el bosque 
donde había flores de Apepu ( Citrns vulgaris) y Salvias. En fiu 


almudö tutlo ese año y el siguiente, desde xVgosto, liasta 1898 en 
ijiie ahandonamos Djaguarasapá. 

Exactamente lo mismo sneediö con el Chlorostilbon splendidns , 
y ei Lampornis nigricoliis . De todo esto diríase <|ue sou de 
pasa y que no les convienen ios hosques del Alto Paraoá >iu la 
preseneia del Iiombre; pero yo creo que no liaeen más que reu- 
nirse ios de los airededores donde se presenta el hombre, pnes con 
voitear ios bosques salen infinidad de flores tnuy ajtreciadas por 
estas aveeiilas, las que escasean 6 no existen eti la espesura. 
Lo he visto tambiéu en los tabacales de Djavevihrih (Misiones 
Arjentinas). Apesar de sersus alas tan chicas, sus vuelo es rapidí- 
simo, tal vez más que el de tas otras especies, debido esto á ia rapidez 
asombrosa con que bate las alas, pues estas no se ven cnando las 
bate y hacen zurnbar el aire de una manera singular, como io mos- 
eardones y otros inseetos grandes. Cueuta entre los más ájiles v 
iiábiles de la familia y por eonsiguiente de la c-lase. 

Se pone en movimiento desde niuy temprano y cuatido Jas flores 
no estan abiertas, les hace un agujerito siu marchitarlas como 
haee el níim. 29 y otros. Aprecia muchisimo las flores de Man- 
diocas silvestres (Manihot). No parece tener exactameute las mismas 
costumbre en Djaguarasapá que en Mondá-íh. lo que me hace sos- 
pechar que sea diverso el que describí con e] nombre de C> bra- 
chyura y que dejé en duda. En fin con el tiem]>o aclararé este 
pnnto. Alto Paraná , lat. 25°47', 2G 0 53' y 27°18' (1880 á 1900). 


N°. 32: Rliaiuplioiiilcroii Melclitaliauiir 

AV. Bertoni (sp. n.) 


(Etirnol. del gr. rlianrphos , pico, y mikron , chico; es nombre mal 
construido, sacado de la obra de Brelim; espeeie dedieada á Arnokl 
<Ie Melchtal, uuo de los tres héroes dei Grriitli). 

IMiiicusioiics — Lonj. 127. Braza. 143. Ala doblada 58. 
Cola 18. Altura 55. Cabc'xa : lonj. 35; alto 9 V 3 , ancho 9. Pico, 
lonjitudes: 23, 20 y 19; alto 2, ancho 3. Pierna 14. Tarso 4. 
Dedo medio 5 V2 +4 V2 — Sesos 190 milígramos. 

Caract. —EI ala tiene figurade hoz: las rémijes barbudas, y las 
primeras dos, más anchas hacia la punta y exajeradamente encor- 
vadas: son 10. En cada lado del vientre, hay un grupo de plümula, 
<Ie figura de capullo de algodön, ias plumas del pecho no lo 
ocultan bien ni en el ave viva. La cola tiene una horyueta ö 




03 


ángulo que entra miiy profimtlaniente; rectrices 10, con puntas re- 
dondeadas y tal vez no ceden á ninguno en barbudas 6 anchas: 
la interna 21 imn. nuís coi’ta que la exterior, las intenuediarias 
en escalerilla casi iguai. Pieo redondeado liacia la punta, y com- 
primido verticalmente, con caballete filoso en la base, sn extre- 
midad es agudísíma. EI respiradero como todos, v la piel que 3e 
sirve de tejadillo es muy saliente, pero la pluma avanza muclio 
por el pico, y lo cubre todo. Lengua dividida en dos, en los dos 
tercios de la punta, y cada ramal tiene finas baibas en el costado 
interno, de manera que á menudo se enlazan una á otra. Ojo oblí- 
cuo. Tarso muy corto y todo veslido de barbas suaves y ajustadas. 
Uuas fuertes, no demasiado encorvadas y con poca diferencia en 
dimensiones. 

Color Jenoral. — Azul esmaltado, verde dorado y negro. 
Del pico al occipucio , es de un azul esmaltado espléndido eu opo- 
siciön y azul violcta y negro alteruados en conjuncion. Toda 
la parte superiov del cuerpo y las tectrices , verde tierno y bri- 
llante, más fuerte en conjunciön v con débil baño de oro en 
oposicion. Las tres jültimas réniijes sou verdes, sus dos inme- 
diatas negras con caiubios azules, y las demás obscuras con re- 
flejos violáceos o purpüreos. Las rectrices de un azul negro intenso. 
Toda la parte inferior es como el lomo, pero en conjuuciön 
tiene cambios azuies y en oposiciön es más tierno y brilla lo que 
no puede explicarse. Tapadas menores verdes; las mayores v ré- 
mijes, como éstas encima. Plümuia del vientre blanquecina, la del 
tarso parda. Rectrices como encima. Ptro negro, como las uüas . 
Dedos obscuros. — Puerto Bertoni , lat. 25°4.7, 1824. 

Cost. — No lo he visto sino por Pto Bertoni (Aito Paraná), 
donde abunda en el bosque y en ia quinta. Es manso v el ünico 
qne se puede matar con fleclia. Es el más comüu allí y el más 
valiente. Donde iiay una enredadera cargada de flores, se pone él sobre 
alguna ramita, repasando á cada momento aqnellas, para luego volver 
á stt perchadero, que no cambia. A todos los que se acercan á sus 
fiores, persigue v ahuyenta; pero no le dan descanso: cuando se 
larga en persecuciön de un picaflor, otrus vienen á visitar sus fiores. 
Persigite también á los de su especie, y el agresor huye como si 
reconociere sus derechos sobre tal ö cual pianta. Unicatnente no le 
he visto batirse con ei Callip/tlox, pero á todos los deraás vence, 
á veces después de sérios combates. Por Mayo lo he visto perse- 
guir más de cien metros á un Djerutí (Leptoptila chloroauchenia ). 
sin motivo aparente por no ser tiempo de celos. Verdad que es 
más admirable la azaña del Lampornis nigrieollis , pttes he visto 
una pareja almyentar á ocho Gilihrádiugunsn (Cassidix uvyxivora) 


04 — 


«|iie le iucomodaban cerca del nido; principiaban por uuo y le in- 
sultabau y picoteabau en la espalda con tal tenacidad 7 que se 
apresuraba á lmir; después de perseguirlo unos cien metros volvían 
para acosar á otro, y así sucesivamente hasta echarlos á todos. 

Por Julio lo observé, cnando se bauaba diariamente, eu un 
arroyito que corría bajo Ia espesura, eu las horas frescas del dia. 
Tocaba el agna solo con el pecho, y batiendo el agua con aquellas 
permauecía un rato así con el cuerpo inmobil, lnego se posaba en 
una rama para componerse el plumaje y volvía al agua dos 6 tres 
veces. Esto era en dias fríos y en las horas frescas. 

El dos de Enero hallé su nido, de una especie de algodon 
sedoso v blanco, rebocado cou liquenes. Estaba á un metro del 
suelo, baja la espesura, pero no oculto. Kecién principiaba á ponet* 
sus dos iiuevos blancos. No dudo que repita sus bodas. 

La que tengo por hembra, tiene la cabeza como sobre el cuerpo, 
las partes inferiores blanquizcas, y la cola con menos seno. Pero 
hay una jiarticularidad extraña: por invierno abunda infinitamente 
más el macho, v liasta me parece que en algunos meses la herabra 
no existe. Sin erabargo, todas mis observaciones están en favor de la 
identidad, y además, hay otras especies que tieneu pai ticnlaridades 
inexplicables, corao se verá en la Ornitolojía coinpleta. Nunca la 
he visto con el maclio, aunque casi puedo deeir lo raismo de todas 
las especies, ni ataca á ninguuo, qne yo sepa. En todo tiempo se 
deja ver raenos que ei maclio. 


N°. 33: Laiuiionils illusarum M. et W. Bertoni— 

Halnumbíli puihthí-moroti 


(EI n. espec. alude á sus eostumbres, y el guarauí alude al 
color del pecho: puihtiá, pecho, y moroti, blanco—Quizás sea al 
Trochilus albicollis de Teramink y de Veillot 6 especie pröxima). 

IMineus. Lonj. 112. Braza 132. Oola 3ti. Ala dobl. 58. 

Caracléres — Rémijes 1G, la l a mayor. Rectrices 10, la ex- 
terna 0 mm. más corta que las 3 centrales, y 1 más corta que 
estas es la que falta nombrar. Pico largo, con sencible ganchiío 
en la punta (jj 2 milira.), la raandibula inferior encajada en la su- 
perior, raenos la punta; rany cono eti toda su loujitud. Los de- 
más caractéres son jenéricos. 

Coloracion Jeneral —Verde doradu y lilanco pnro—Sobre 
la cahcxa, sns costados, y hasta las rectrices, las tectrices, los cos - 



G5 — 


lados <lel cuerpo y las lapadas , es todo verde fnerte, vivo y bri- 
llante en conjiwciön con la lnz, y dorado verdoso belio en opo - 
mciön.. De la hortjuela á media cabeza, abajo, son las plmnas 
verde-doradas con las bordas blancas; de allí á media garganta 
blaueo puro; el resto de ía garganta hasta el pecho es como la 
horqneta, pero los ribetes son más notables; el pecho y hasta las rec- 
trices blanco puro. lxémijes obscuras con rel’lejos azules y morados; 
pero Ia l a , tiene un hilo blanco en la borda snperior. Bectrices: 
his centrales son de un verde-dorado coustante y bello, también 
lo son las dos que siguen para afuera, ppro tienen la puntita 
blanca y luego casi la rnitad de la phima, negio con reflejos 
azules y violetas preciosos; ia 4 a tiene un buen pedazo, y ía ex- 
terior casi la mitad, bhanco; iuferiormente es coino encima. La base 
oculta del plwnaje inuv obscura. Pico: la pieza inferior es encar- 
nada cen la punta negra, la sujjerior uegra. Tarsos negros. 

Tal vez sea el Tr. alhicollis, pero me falta descripciones conipletas 
para clasificarlo. Carece de diferencia sexnal. 

Observ. —Es coim'm todo el ano. A fines de Setietnbre en- 
contié sn nido, fabricado con algodou bhmco y revestido exterior- 
mente de liquenes. Apenas tiene 40 mm. de diámetro exterior \ 
el primor de su fáhrica es verdaderamente maravilloso. Pone dos 
huevos hlancos, del tamaño fpie se deja á entender—Su planta 
predilecta es el Banano, aprecia tamhién al Tabaco y otras plantas. 

Ilabita el Paraguay y Misiones Arjentiuas, íat. 27 grados, es- 
caseando más al Norte. Es el unico rpie tiene canto agradable y 
compnesto de varias notas agudas. — Djarerihrih (Mis. Arjentinas), 
Octubre de 1887. 


Kam. CYPSELID.E = CIPSÉLIDOS 6 VENCEJOS— The Strifls; 
guar. Mbihdjni 

(Del gr. kijpsehs , especie de golondrina; aludirá al nido, ponpié 
ktfpselion es cesttlla, y kgjtsele es eolmena). Pertenece á la familia 
del Vencejo, (Ctjpsclus ajttts, Lin.; C. melba , Lin.). — Ihrundiuces 
Less.; The Ftssirostres, Cuvior, London isGo. 

Difieren principalmente de las goloudritias por su coia, fuerte y 
con mástiles agudos como agujas. Alas hirgas. estrecluis y arqueadas. 




X°. 34: Äi ; romts niveftfrontä ( l ) W. Bertoni (gen. n.)— 

>lbili<lj(ií mbopí-guasií 


(Btiinol. eient.: del gr. arr, aii'e, y ornis, ornithos , pájaro: n. 
guaraní, de mbihdjui, golondrina, mbopí nmreielago ( Cheiropiera ), 
v ( fuasü , grande, porque, euando está volando, es difieil distingnirlo 
de los Phyllostoma (vampiros). E1 nombre de mbojri , se eompone 
de mbö y pí, haeer pi , eantar qiie liaee pi, aludiendo á la voz 
del mureielago, que se reduce á un pi, pi jn seeo y no fuerte, y 
itomo á mi pájaro le conviene también esto, le viene l>ien el nom- 
bre guaraní, tanto aludiendo al modo de volai*, coino á la voz—E1 
noir.bre griego alude á que pasa el día en el aire, sin posarse 
jamás sino de noclie, euando se retira á sus grutas.) 

Obsi. -Aumpie no es mi intento multipliear los jéneios, sino 
redueirlos, porque lioy Iiay 110 gran nümero de ellos que m» 
existen, sino en la imajinacion del quo los ha descrito, ine parecio 
bien vseparar esta especie, del jénero GluHnra (vencejillo 6 Mhihdju) 
mbopi ), porque en verdad t.iene algunas diferencias bastante fuertes, 
pues se inclina a’go más liácia las Ihvidjau (Caprimuhjida ). Sin 
embargo, aunque otros hacen jéneros eon mucho menos, vo no 
estoy del todo eonforme con esto; en fin veamos su descrijicion. 

blniensioiicH— Lonj. 186. Braza 430. Ala dohlada 164. Cola 
72. Älto 84, idem hasta el talön 103 — Gabes.a lonj. 36, alto 21, 
aocho (á la altimi de los ojos) 25 Y 2 . Pieo: lonjitudes lN, (J 1 
y 6; alto 3 l /.,, ancho 4 l /. } —Pierna 41. Tarso 21. Dedos : medio 
15-)-7 Yl>, duerno 12 -\-7 l / 2 , exterior 13-j-7 */ 2 , posterior 10-(-7. 

Caractéres — llumaje, no largo, bien arraigado, tupido, de 
barbas unidas y fnerte, como en ciertas palniípedas. En la cabexa, 
la piuma es redonda, tiesa, en exoeso tupida y sentada. Pcnnjes 
10, la 2 a mayor, esto es sin eontar la l a que es inás corta que 
las teetrices, aguda, estrecha y vigorosa, con figura de alesna; todas 
son agudas y vigorosas. Ala larga, estreclia y aguda, eomo bistnrí . 
excediendo más de 40 mm. á la cola. Ésta es ancha, muy vigo- 
rosa, los mástiles de las rectrices como agujas, agudisimos: pero 
su extrimidad no exeede á las harhas. Las plumas suj>er y subcan - 
dales, larguisimas. Guerjw no flaco. Gabexa inchada deiante. Pico, 
vestido Iiasta el respiradero, cortísimo y corvo, no agudo: hoca 
grande. Delante del ojo, hay una manehita aterciopelada. La pierna 


(1) Chaeturu major \V. Ilei*í»>ni: Kevista cle Aüroiininía, tomo II, i»ájina r>S 
(Asuneion lílOO). 




G7 - 


tiene su base desniula. Talön inchado y áspero, eomo si i'uese su 
unico pimto de apoyo cuando deseansa. Tarso cubierto de piel 
snave, sin eseamas. Declo posterior débil. Uñas muy robustas, 
altas, comprimidas lateralmente, y arqueadas, siendo menos fuerte 
la posterior. Leagua aflechada. 

Coloi’ Jeneral —Más 6 menos obseuro. E1 contorno dei pico, 
iiasta el ojo, parece nevado sobre campo obscuro; porque los más- 
tiles son obscuros y las barlías de un pardo, q\ie pasa al albo 
sobie las irnrdas. Toda ia cabeza y aigo del cuello, eneinia y de- 
bajo, es de un pardo obscuro, con los mástiles más obscuros y 
las iíordas más claras. La honla anterior del ala y las vémijes se- 
cundarias, tienen sntil ribete lilauquizco en la extreinidad. El resto 
del plumaje , es de nn pardo muyobscuro, más obscuro eu las partes 
infrriores, y casi negroen la extremidad del ala. Pico, tarso . dcdos y tulas 
negros. Iris pardo-café.— Alto Paraná, lat. 25° 40', Mago fí de 1$9< V. 

()tros iudividnos, tenían ribetes blauqnizcos, más 6 menos no- 
tables, por el cuello y rabadiila ö por ei peclio. Estos individnos 
los tengo por no completamente a lultos más bien que variedades. 

Observacioues. eostumbres —Por el G de Mayo de 189<S, 
estaudo el Paraná en crecieote, desde la maílana y durante ti’es 
días, se encontraban muchas de estas aves soi>re los camalotes y 
ramas que lievaba el agua, que por lo mojado de sus alas y por 
la torpeza de sus piernas, no podían volar Los indios decían, que 
estas aves pasan la nociie en las eavernas, qne suele haber debajo 
ö cerca de los saltos del Ihguasu v Guairá, donde descansan pe- 
gados á las paredes. Lo cierto es, qne los en cnestion, se dejaron 
sorpi-ender por el agna en algun agujero, y que debían venir de 
lejos, porqne pasaron durante tres días. Cojí del agua varios ejem- 
plares vivos, v habiéndolos soltado eu mi cuaito, noté que sus 
piernas eran tán torpes, que no podían sostenerse; ]>ero por la 
pared u otro objeto vertical trepaban muy bien, y descansaban 
pegados, estribando con la cola como los Picidce. Ai anochecer re- 
voloteaban jior el cuarto, despnés dehaber jjasado el día tranqnila- 
mente, lo que me iiizo sospechar, qne fueran nocturnos, pues me 
parecía no haberlos vistos jamás de día. Sin embargo en iVgostu 
de 1900, durante un día semioscuio y de grandes lluvias, volaban 
estas aves en gran numero por todos lados, practicando eomo cl 
Chrctura cinereicauda, Cass.?; pero jugaban menos en el aire y su 
velocidad era extraordinaria. 

Mantube algunos días á ios snso diclios, introduciéudoles pedacitos 
de carne en la garganta; pero no habiéndo querido aprender á 
tragar la carue, aun introdnoiéndoseia en ia boca, y por los grandos 
fríos, se murierou desgraciadaniente todos. 


Failh : DENDR0C0RAPTID;E===TREPAD0RES; guar. IIIPEKÜ; 
tho CREEPERS; GimrPEREAÜX 


(EtimoL, del gr. dendron, árbol, y koktjdo, pieoteo; los guaraoí 
los eiientan entio los P/cida.- Sinon.: Pics-fjrÍMperean.c, Huff.; 
Grintpeurs; Cerihiadces ou Griwpcreaux, Less.; AnáhaUdfC , ete. tle 
otros natuiíilistas; y Trepadorcs, Azara. E1 nomLre que atlopto, es 
ol propuesto por Berlepsch. Inglés, t.lie Creepers (trepadoies). 

Olis.— Xo tiene diferencias sexuales ninguna de las espeeie> 
deseritas en esta obra. 


N°. Xip]io<*olapfto.s }>siranonsis W. Bertoni (sp. n.) 


(Etim. del gr. .riphos , espada, y holapto , }>icoteo; alude al pieo y 
á sus eostumbres. Le llamo paranensis, porque es el ünico <pie 
existe allí, v si existe en otias jiartes, no abundará tal vez como 
en el Alto Parana). 

I>iineiis. —Lonj. 320. Braza 400. Ala dobl. 129. Cola 120. 
Alto 170- — Gtbcza: ionj. 79, alto 23, anclio 24. Pico: lonj. 34, 
50 y 40; alto 10, aneho 8- Pierna 40. Tarso 28. Dedos: medio 
24-^12, interno 15-(-10. exterior 23 —j~ 12, posterior 13 -f- 12. 

l'araetéres — Difiere de X. major (Yieill.) ünieamente por 
tener el jtico , aumpie de la misnaa hechnia, no tan fuerte, y la 
cabe-ji no tan ancha. Los tengo presente y no liallo ninguna di- 
feieneia jenérica. Rémijes 18, la 5 a mayor, la 4 U y G a iguales, y 
un milimet.ro inás breves que la 5 U . Rcchices 12, en esealerilla, la 
externa 23 mm. más corta que la eentral, el mástil no exeede 
tanto á las barbas como en el X. major (Vieill.). 

i'olor.- Sobre la cabeza y sus cotados es prieto, con los más- 
tiles v algo más, blanquizcos; lo mismo es el euello, pero sobre iin 
fondo pardo insensiblemente oliva. i)e éste pardo son his lcctrices 
y las espaldas , y sigue, fumliéndose eon rojo tle herrumlue, hasta 
las leetrices. Las rcmijes , son de un rojo aeanelado, nuiy fundido 
con pardo on las extiemidades y barbas superiores. Las rcctriccs 
de un rojizn de lierrumbre tan intenso, que jiaieceu á eierta dis- 
taneia todo obscmas. 

Bajo la cabeza es Idanquizco, y la (jurtjaula como en la faz 
opnesta, pero Jo blanqnizco del mástil, es notablemente más ex- 
tenso. EI pecJto hasta las recárices, es á tiras transveisales ne- 
gras v blanquizcas, eomo todas las tajiadas. Los costados del 




cuerpo como las espaldas. Rénñjes y rectriccs niás claras qne en la 
íaz snperior —Iris de cancia rojizo. Pico negro. Tarso y dedos 
verde obscnro; uñas obscnras— Djaguarasapn , 1891. 

€?ostuiftfthi’es —Habita, sin escasear, todas las selvas del Alto 
Paraná, donde no existe el X. major (Vieill.) y sns costnmbres 
son de éste; pero prefiere inayores espesnras, y jamás sale en 
ing*ar desj>ejado. No es arisco, pei'o cnando trepa, si se le cbserva 
muclio, se pone tras clel tionco. Oría en agujeros natnrales de los 
árboles, porqne cl no los fabrica. Escasea niás en los 25° que 
liacia los 27° paralelos. Trepa por los troncos en toda altura y 
jamás !>e posa sobre ramas, como el comün de las aves. 


N°. db: DeiadrotMdapü^ taretei'o W. Bertoni fsp. n.) — 

Ihpekfi taft*efero {IIemli*oplex Sw.) 


(Etimol.: n. cient., del griego dendron , árbol, y kolopto , picoteo, 
v tarefero; n. vulg. del gtiar. lltpeku; tarcfero es palabra espa- 
nola, alterada por los alto-paranenses, que equivale á destajista; 
deriva de tarea, que tiene tarea.—Sinon. jenéricos: Dendroncolaptes, 
llermann, Illig., Temmink, Less., etc.; Dendrocopus , Vieillot; 
Grcimla, Linné?; pero creo que algunos de los citados jéneros son 
diversos del que yo adopté para mi especie, y no puedo aclarar 
este punto sin tener los cita los antores, la sinonimía es segün 
Lesson). 


llliftieiftS. —Lonj. 200. Braza 377. Cola 121. Ala dobl. 119— 
Cabexa: lonj. 06, alto 21, anclio 22. Pico: lonj. 49, 38 y 27; 
alto y aneho 9—Pierna 38. Tarso 29 Dedos: medio 20 —j— 0, in- 
terno 12-j-8, exterior 20 9 l / 3 , posterior 11 10 y.,. 

Caft*acté»*es —Difiere del Xiphocolaptes paranensis, por tener 
el pico más corto, recto, sin cotnpresion lateral, Ia pieza su- 
jierior primática, v eu la punta tiene nn gancliito ö nñita notalde. 
La cola, con canal abaja, y la extremidad de las rectrices corva 
pai*a abajo, de manera que parece una cuchara; los mástiles casi 
no exceden á las barí/as, y son menos fuertes: rectrices 12, eu 
Hscalerilla, la de afuera 32 tnm. más cort.a que la central. Rcmijes 
19, la 5 a mayor, la 4 a y G a aipenas 1 min. más cortas que ella. 
Las uñas como en las otras especies, muv corvas ias anteriores, y 
muy poco Ia posterior. Los tres dedos anteriores, unidos liasta el 
primer artejo. 

C/oIoi*.—En el AJto Paraná tiene la coloraciön exactamente 



70 


kléntica al Xiphocolaptca pamnensis , n.° ;5T>; j>ero el presente fné 
cazaüo en Asmiciön v tiene algnnas diferencias que voy á anotar. 
En lo snperior del eucrpo , el fondo es aigo más oliváceo. Bajo la 
eabeza tiene insensibles ribetes obscuros; y el fondo de la tapadas 
algo acanelado. Lo iuferior del cuerpo tiene además los mástiles y 
algo más, blanquizco. En lo demás es idéntico al citado numero 
35— No tiene diferencia sexual—Octubre de 1895. 

Obs. —Le llaman iarefero, nombre que dan á los feones des- 
tajistas que sacan la lioja de la yerba-mate en los verbales del 
Alto Paraná, porque abunda en Ios yerbales y como los iare - 
feros (destasjistas) trepa por las plantas de yerba antes de aclarar 
el día, y deja oír todas las madrugadas su canto singular. Es de 
los más comunes en el interior de los bosques frondosos por los 
25° 40' de latitud; huye de todo despejo, y prefiere los lngares 
algo liümedos. Prefiere la mitad baja de los troncos, aunque á ve°es 
sube liasta las rainas. 

Cría en agujeros naturales de troncos. A veees picotea la corteza 
para extraer algun insecto, pero no perfora la madera. Es manso 
y menos desconfiado que los demás. Trepa despacio y se detiene á 
menudo. A veces se le ve descansar largos ratos pegado á los 
troncos. 


N°. 37: Campylorliainpluis longirostris 

W. Bertoni (gen. nov.) 


(Etimol.: del gr. Lronpfjlos, encorvado, y rhaniplios , pico, y del 
lat. longirostris, pico largo, porqiie es el ave de pico más largo 
que se conoce eu el Paraguay. sin exeeptuar los Colibrís paia- 
guayos). 

Oiiifieiis. — Maelio. Lonj. 280. Braza 330. Cola 102. Ala 
dobl. 104. Alto 130 -Cabe\a: lonj. 92, alto 19, ancho 1S. Pico: 
lonjitudes 73, 74 y 08; id. segün la curvatura: 85, 80 y 73; 
alto 0, anelio 5 Pierna 33. Tarso 22. Dedos: niedio 19+8, ex- 
terior id. id., interno 13+7, posterior 11+8. 

Ciiradéres jeuéi’ieos. Es el pájaro de pico mus lanjo y 
íirqueado que conosco en el Oaraguay. Su jneo, tiene la figuni de 
un sable, largo y exajeradamente corvo, tros milímetros delante 
de los i'esjíiraderos es ancho 2 mm. y alto 5 *+ v sigue la misma 
aneliura, liasta la extremidad; encima y debajo es rollizo, como si 
fnera un cilíndro cnmprimido; las dos i>iezas snn perfectamente 



71 


iguales en altura y anchura, ]iero la superior exede 1 mm. á la 
otra. Las piezas son macizas y sin excavacion dentro; la lengun 
muy corta. La cabeza es corta, alta detrás, anclia delaute, v la 
frente Iiundida. Respiradero . pequeílo y circular. Ojo relativameute 
chico y oblícuo. 

CJar. espeeít’. — Rémijes 20, Ia 5 a mayor, sus imnediatas 1 
mm. más breves. Rcclrices 12, en escalerilla, la de afuera 24 mm. 
más corta que la interna; son los mástiles agudos y exceden algo á 
las bai’bas; son todas reetas y planas, lo que hace la cola algo anclia 
y redondeada. Los pies son como en el Dendrocolaptes n.° 3G; 
los tres dedos anterioies tan unidos, que pareceu uno solo, iiasta 
el primer artejo están soldados. 

Colorurion —Sobre la cabeza es de un negro, que aclara 
hasta pasar al pardo leonadosobre el cuello; pero todas las plumas 
tieueu una pincelada blanquizca á lo iargo del mástil. La espctlda 
liasta la cola, y tectrices, todo pardo leonado ö fundido eou canela. 
Las rémijes , acanelado-rojizo obscuro. Las supercaudales color cafö 
rojizo, y lo mismo Ias reclrices , pero muy reuegrido en Ias barbas 
visibles. • 

Bajo la cabeia blanquizco; de allí á media garganta lo niismo. 
con dobladillos pai’dos acanelados. Todo lo inferior y costados del 
cuerpo es pardo leonado. Las tapadas son de canela, y las rémijes 
allí, canela obscuro, con la extremidad de las primarias parda. 
Las rectrices son más apagada^ que encima, v con los mástiles 
pajizos— Pico negro; boca amarilla. Tarso veide amarilloso. Ins 
pardo acanelado obscnro. Alto Paraná , Diciemhre de 1893. 

OI>serv. — Un pollo á punto de volar que saqué del nido 
tenía; largo 150, cola 35: cabeza, lonj. 39; pico , lonj, 27,? v ÍG; 
pierna 30, tarso 20. Difería ünicamente de los padres en tener el 
larso pardo. Su plumaje estaba completo, faltando crecer el pico y 
rectrices para ser adulto. 

Costumbres — En Diciembre de 1893, encontré una familia 
de 5 ö G individuos por los 25°40' de latitud, y se dispersamn 
con mi presencia; en los años siguieutes ví algunos individuos soli- 
tarios, y en los ültimos afíos no lo he vuelto á hallar más, eomo 
si hnliiese desaparecido; porque por su voz, que es un trino agudo 
y fuerte, hnbiese sabido su presencia. 

Habita los bosques más espesos de la costa del Paraná, donde 
trepa los troncos, sin alejarse del suelo; es difícil cazarlo, no sölo 
por lo cerrado de su habitaciön, sino también porque es descon- 
fiado. 

E1 20 de Setiembre encontré su nido, con un pollo á punto 
de volar (luego es de los primeros que crían). E1 nido estaba en 




p 1 fondo de nn agujero <le uti árbol, á un metro y niedio de pro- 
fuudidad; era de paiitos bastante grnesos y sobre ellos una eapa 
de hojas seeas de Tcikiiarembö. Contenía un solo pollo, quizás los 
de.más habríau salido eon los padies, pero pareeía deiuasiado toipe 
aun. Quizás el colehon del nido fuera heclio por alguna otra ave 
en los años anteriores, porque la capa de hojas eia muy espesa. 

Xo lo lie visto en otras latitudes. No se que le sii*va la largura 
de su pico, siuo para introducirlo eu las hendiduras de la coi’teza de 
los troncos, pero por su curvatura, parece que más bien le ha de 
estorbar para trepar con libertad por los troncos. 

N.°. 38: Acanthurus iiiierorhyitoliiis \V. Beitoni 

(gen. n.) 


(Etim.: del gr. oura , cola, y akanthos, espina: es el que tieue los 
mástiles de las rectrices más salientes; de mikron , pequeño, y 
rhynchos , pico). 

Oimeiis. — Lonj. (aprox.) 143. Ala doblada G2. Cola SQ — 
Cabeza: Ionj. 30. alto 12 l /. 2 , anclio 14. Pico: lonj. 17, 0 y 8; 
alto 3, ancho 3 x / 4 — Dodo medio 11 G, posterior G 9 x f, . 

Caractcrcs — Tiene el plumaje más suave descompuesto, 
) ero no largo. El pico pequeño, aucliito y algo comprimido late- 
ralmente cerca de la punta; es de la hechtira del Sinallaxis fron- 
talis Pelz., pero más débil aun; la abundante v suave pluma 
avanza sobre él. Ala algo aguda; rcmijes 19, más tendidas (jue en 
todos, la 3‘Ny 4 a mayores. Reclriccs en escalerilia, la externa como 
25 mm. más breve qne la central, las extremidades muy eneor- 
vadas, los mástiles exeden hasta 10 inm. á las barbas, esto es en 
las internas, porque dismiuuye hasta que eu la exterior no excede 
más que 4; esas puntas tionen barbas cortísimas. Cola semicilín- 
drica y con caual debajo. Tarso v dedos algo débiles; !a nña del 
dedo posterior es larguisima y agiuia, como en ciertos ]\[otacílidos. 

CJolor — Sobre la cabeza es de un pardo amarillazo, que sigue 
y toma baño rojizo eu el lomo. Las tectrices obscuras con bordas 
pardas rojizas. Las primeras rcmijes sou obscuras, todas tienen el 
libete superior de canela; las secuudarias tiene la extremidad de 
cauela rojizo, luego una anclia zona negra, en seguida otra igual 
de eanela amarillo, v la raíz parda. Las rémijes del codo , la raba- 
dilla , y toda la cola , son de un café rojizo bello y vivo. 

Todo lo inferior del cuerpo y costados, de un pardo blan- 
quizco amarillazo. Tapadas blancas amarillazas, y las rémijes allí. 



como ancima, pero más claros los colores, y la raíz es obscnra. 
Rectrices más apagadas que en la faz superior, y con los mástiles 
pálidos — Iris pardo. Pico obscuro encima y hlaoquizco azulado 
debajo. Pies apiomados obscuros-; nñas obscuras. 

Ob* —Es el más coraün en todo el Alto Paraná; trepa por 
los troncos como los deinás, en los bosques espesos como en los 
raleados. Es estacionario, y tan manso, que se deja acercar lo que 
se quiera, sin que liaga caso sino por su aseenciou, pudiéndose 
inatar fácilmente. — Alto Paraná, lat. 27°, 1S<SS. 


N.° 39: Pieolaptes Moeniswaldiíiitus W.Bertoni (sp. n.) 


(Etinio!.: de PPolaptes , n. adopt. por Berlepscli; especie dedi- 
i*ada al célebre ornitologo de S. Pablo (Brasil Dr. Gustavo 
Ivoeniswald). 

IMmen.s.— -Lonj. 184. Braza 231. Cola 72. Ala doblada 72. 
Alto 91 — Cabeza: lonj. 47, alto 13, ancho 1G. Pico: Ionj. 31, 
2G y 20 x j 2 ; alto 4 l / 2 , ancho 3 V 2 .— Pierna 25. Tarso 19. Dedo 
medio y exterior 13 7, interno 8 G, posterior 7 8. 

Caraeteres — Pico corvo, siu raucha conipresion lateral, las 
])iezas iguales, fuertes, con poca excavaciön deutro: los labios 
muy filosos; el respiradero' algo hundido y pegado á ía pluina. 
Las uñas no itiuy gruesas, agudísimas: difiere de las especies an- 
teriores en tener la uña posterior raás corva y aguda. Tarso y dedos 
algo delgados. Rémijes 18, la 3 a , 4 a y 5 a inayores, excediendo inseusi- 
blemente la 4 a ; son tendidas como en los anteriores. Rectrices 12, 
en escalerilla, Ia de afueru 24 ram. raás corta que la interna; sou 
estrechas, tiezas, con extremidad violentaraente encorvada, tan 
inclinadas, que la cola queda triangular; la barba inayor forma 
silto cerca de la punta, y ésta es muv aguda, de barbas cortísimas. 

Coloraciön —Sobre la cabeza , es obscuro con los centros 
blauquizcos pálidos, y lo misma el cueilo, pero sobre uu fondo 
pardo acanelado. La espalda, lomo y tcctrices , son de un leouado 
obseuro 6 pardo acauelado, con algunos raástiles pálidos en la 
espalda. Las rémíjes , castaño obscuro, con la barba mayor de un 
acanelado, que pa c a al obscnro hacia Ia extreraidad. La rabadilla y 
supercaudales, son de un rojizo de herrumbre; las rectrices tienen 
el raismo color, pero rauy intenso ö café rojizo obscuro, con los 
mástiles raás rojos. 

Bajo la cabeza y lo alto de la garganta, es hlanquizco algo pá- 
lido; de alli al pecho lo raisrao, pero con las bordas pardas. Todo 




74 


lo iulerior del ciierpo y costíidus es pardo olaro algo acanelado. 
con pinceladas hlanquizcas en los centros. Las tapcidas , son de 
canela amarillo, y las rémijes allí, acaneladas, con la extremidad 
parda. Rrelrices más apagadas que en la faz superior, y con los 
mástiles pálidos. í,a pieza superior del pieo* es ohscura cornea, y 
la inferior y la boca, hlanquizcas. íris obscuro. Tarso y dedos 
pardos aplomado^. Ciías pardas. — Djaguarasapá , 1891 (Alto Paraná). 

OUs. Trepa como los demás, prefiriendo lo alto de los 
troncos. Su voz dice tsJrirru . Es comün por los 27 grado^, esca- 
seando más al Norte. Cría en agujeros de troncos, naturales. 

N°. 40: lI,v<lrolegus Silvestrisnms W. Bertoni (gen. n.) 


(Etimol., del gi\ gdor, agua y Jegos, escojo; porque sigue ei 
curso de los arroyitos que conen bajo los bosques espesos. Esp. 
dedicada al Dr. Felipe Silvestri, sabio naturalista). 

Diiueiis. —Lonj. 153. Braza 221. Cola 54. Ala doblada 07. 
Alto 12 — Cahe.xa : lonj. 42, alto 13, anclio 10. Pico: 23, 19 y 
14 las lonjitudes; alto 4, ancho 3— Pierna 32. Tarso 24. Dedo 
medio 18+6, exterior 12+5, interno 11 + 5, posterior 10+8. 

C'íirartéres Tiene un pico fuerte, iargo, algo coi*vo, agud<< 
y muy comprimido Jateralniente; la puntita es algo más corva, y 
allí sobresale algo la jiieza superior. E1 respiradero largo y pe- 
gado al iabio, como en los Troquílidos. La cabeza delgada delante, 
v gruesa detrás. Los ta? á sos y dedos, largos y vigorosos; las uñas 
agudas, poco arquedas y la posterior larga y con la tnisma cnrva- 
tura que en las demás esjiecies. E1 cnerpo muy robusto y ancho. EI 
phnuaje snave, impropio para Dendrocoláptido, y casi nada des- 
compuesto. E1 cnello abultado; sobre la cahexa la pluma es ancha, 
sentada y avanza muclio sobre el pico. Rhnijes 18, barbudas, vi- 
gorosas y eon extremidad obstusa, la l a no muy corta, la 4 a y 5 :i 
mayores. E1 aia cnbre más de la mitad de la cola. Cola redonda 
y débil; rectrires 12, la de afuera 18 mm. más breve que la cen- 
tral, ias tres laterales en escalerilla, las intei'nas iguales; tienen la 
extremidad redondeada, pero los delgadísimos mástiles, exceden 3 
mm. á Jas barbas. Ojo oblícuo. Lengna, larga 1 7 milímetros, lan- 
eeolada linear, con canal á lo largo. 

C'olor -- El costado de ia cabeza, es obseuro con lentejitas 
blancas, v sobre ella hasta la cola, las tectrices, y barbas superiores 
de las rénhjes , es todo de un pardo obscuro oliva, el resto de las 
rcmijes, pardo obseuro; la cola totalmente negra. 

Bajo la eabe'.a hasta la cola, costados v tapadas , es todo moreno 



con una bonita manclui blanea, i-edondeada, hacia la extremidad de 
oada pluma. Las rcniyes allí pardas obscuras, y la eola negra: 
pero las siibeaudales tienen el mástil blanco. Base oculta de todn 
el plumaje, aplomado azulejo —Pico negro encima y pardo abajo 
Tarso y dedos pardos. Uñas trigueñas. 

Obs.. Cost.—Sigue el curso de los arroyitos cpie corren 
bajo la espesura de los boscpies del Alto Paraná, posándose sobre 
las piedras y palitos cpie sobresalen clel agua, sin alejarse de esta 
ni 10 metros, subsistiendo de insectos y gusanillos acuáticos. E>> 
muy escaso y no lo lie visto sino por los 25° 40’ de latitud. Alto 
Parawt , Abril 16 de 1896. 


N°. 41: Xcnops W. Bertotii (sp. n.) 


(Etim. gr.: de . renos , extraño, y ops. ojo, cara, alude á su ex- 
trauo pico: la esp^eie típica tendn quizás el ojo extrauo; cle argos, 
blanco, y bronchos, garganta). 

IHiiicns. — Peso total 11 gr. y 2 decígr.—Lonj. 132. Braza 
204. Ala dobb 67. Cola 55 l / 2 — Gabe%a: lonj. 28 */.,, alto 12 l j >. 
anclio 13. Pico: lonj. 15, 12 y 9; alto 5, aueho 3 — Pierna 20. 
Tarso 13. Dedos: medio 10+6, posterior 8+7. 

Í íiractéres — Sou muy singulares y tienden á acercarlo á 
los Picumnus (Píeidos). Tiene el cuerpo algo corto y robusto. E1 
pico alto, muy comprimido lateralmenete, las dos piezas iguales y 
de materia muy dura, como eu los Picidos, y t.iene algo de la 
arista lateral de éstos; pero lo singular, es que tiene la curva- 
tura al opuesto 6 con punta dirijida hacia arrilia; con decir ipie el 
caballete mismo es algo arqueado para arriba, ya se compreuderá 
coino será lo detnás. Es agudo y sn altura es gradual. EL respira- 
dero consiste en una liendidura, poeo apareute, casi junto al labio. 
Ija cabeza, corta, convexa, y la frente hundicla. Ojos reltivamente 
cliicos y poco oblicuos; son algo hinchados, porque la cavidacl ocii ' 
lar es poco profunda. Tarso, dedos y uñas rolmstas, como los de 
Pícidos, y la ufía posterior es la mayor. Rémijes; 18, fuerte- 
citas, la 4 a mayor y la 3 a es l / 2 mm. más corta; tienen salto 
de la 6 a á la 7 a . Ala tendida. Cola eorta y ancha, con 10 rec- 
trices casi iguales, menos la externa, que es 5 inm. más breve: 
sou débiles hacia la extremidad v los inástiles uo exceden á las 
barbas, porcpie no hace uso de ellos. Tanto el ala plegada como 
las plumas super y subcaudales abrigau á la cola hasta la mitacl. 

C'olorac*iou —Sobre la cabe%a, son las plumas obscuras con 



7G — 


los eentros de canela. El cuello de canela obscuro, con los centros 
más claros. La espalda v tectrkes menores, son de un pardo aca- 
nelado fuerte. Las tectrices maifores del codo y las dos ültimas 
rcmijes, son de eanela obscuro; las demás tectiices, obscuras con 
ias Uordas corao la espalda. Las primeras rcmijes , son obscir.as 
v las demás tienen la punta de canela obscuro, luego una anclia 
r.ona negra, en seguida otra igual de canela amarilio, y la raíz 
obscura. El lomo, rábadilla y eola son de canela rojizo, menos la 
4 a rectríz, contando desde afuera, que tiene toda la barba mayor 
negra, como la d a en la mitad de la raíz. 

Todo bajo de la cabeza y algo de la garganta, es blanco lus- 
troso; el resto hasta el ano y los costados , tiene pinceladas casi 
blancas á lo largo del mástii, solire fondo pardo claro algo aca- 
nelado, y lo mismo las subcaudales, pero fuertemente banado de 
canela. Las tapadas son acaneladas, y las rémijes y rectrices coiwo 
eneima, pero algo inás claros los colores — Plco: la pieza snperior 
y la punta de la otra, pardo cörneo, y lo demás blanqnizco azu- 
lado. Iris insensible. Tarso y dedos negrnzcos. Fíias pardas obs- 
curas.— Djaguarsapá, Mciyo de 18!)2. 

Observ. Cost. - Uno que abrí, tenía en el estömago pura- 
mente insectos, algunos Crisomélidos peqneños y entre ellos nn 
<}njllotalpa casi formado, qne, á pesar de ser tierno, tenía el tamaño 
de un Gryllus campestris adulto, lo que parece exajerado para su 
pequeña boca. Habita los bosques más espesos del Alto Paraná, 
donde bay muchas ramas caídas, secas y podridas, que recorre á 
saltitos de lado, sin trepar por las verticales; sus modales son del 
Picumnus cirrhatus Teinm., y como él, picotea las ramitas secas 
ö las cortezas, para extraer las larvas, etc.: habita los mismos 
sitios. Es muy raro por los 25° y 2G°, pero no tanto bacia los 
27°. Jamás lo lie visto en el interior del Paraguav. Visita también 
las liojas secas, que quedan sobre las ramas; su habitaciön es la 
mitad más baja de los bosques, sin liacer distinciön entre los secos 
y hümedos. Es estacionario y no esquivo. 


X°. 42: Syuallaxis íiirvieauilatu.s W. Bertoni (sp. n.) 

l>iiues. Lonjitud lön. B.raza ?. < 'ola 91. Ala dobl. 52 — 
Cahe%a: lonj. 32, alto 12 1 / 2 , ancho 15. Pico: lonj. 16, 11 y ; 
alto 3 l / 2 , ancho 3. Tarso Í9. 

Caraeteres —Es tan parecido al A’. frontalis Pelz., que á 
pritnera vista lo tuve por tal; ahora que los tengo presentes, voy 
á anotar las diferencias. 



E1 p>co es sensiblemente más débil, v el respiradero inenos eapaz. 
E1 ala más corta y algo más cöncava. Los pies más (lél)iles. Las 
reclriees' son 10, en escaleiilla, la externa GG milímetros más corta 
<[\\e la cential. la interna desde la mitad disminaye gradualmonte. 
y las demás acaban en ángtdo agudo. 

CoIíii*.— Como va <lije, aimtaré sölo las diferencias con el N. 
froiitalis Pelz. La frcnte liast-a media cabeza, es de canela rojizo, 
y el resto <le ésta es pai’do ceniciento. Las tectrices son de canela 
fuerte, y las rémijes panlas obseuras, cou la barba nienor corao 
el lomo. La cola encima y debajo es parda pti’a. Las tapados 
son blaiicas con débil bafí<» de canela. La mandíbnla inferior del 
])ico, azul clai*o. En lo demás es perfectamente idéntico —Alto Pa- 
rand. lSDf!, Agosto' 

. Observ —Lo raaté cuando recorría los matorrales bajos á la 
manera del Kuntrnvi (N°. 43), del tjiie ine parecieron sus modales. 
Es el unico (pie lie visto y lo hallé por los 25° 40’ <le latitud en 
el Alto Parami. Le creo de pasa y <jiie se ha rletenido allí por 
alguuos días, como hacen otras esjiecies <[iie no son del Alto 
Paraná. 


X°. 43: nallaxis (Haruesíit) ournriivi \V. Bertoni 

(subgen. ii.)— Knrnruví 

(Etim.: Sgnalla.ris n. jenéiico; snlijenero, <le Barnes, dedicadn 
á don Carlos St. Barnes; los nomlnes especificos se los dí alu- 
dieudo á sn voz ). 

IHmoiis. —Lonj. lññ. Braza 174. A la dobl. 53. Cola 74. 
Cabexa: lonj. 33, alto 13, ancho 1.7. Pico: lonj. 17,.... y 1(>: 
alto y ancho 4.— Piei*na 2S. Tarso 21. Dedos : medio 14 ñ, inte- 
rior S 4. extei-ior 10 4, jiosteiioi* 10 S. 

Í’aríirt. lYsiros Rémijes 10, cöncavas, eudehles. la 4 :t 
mayor. Rectriccs (5, agudas, reetas, con 5 min. de la pnnta sin 
barhas, la exterioi* 19 más cortas que la interior, sn imnediata 13 
más larga que ella, las demás en e.-calei*i 1 la. Ptco recto, agudo, y 
comprimido lateralmente. Cabeza comprimida delante. Alas cortas 
y ledondas. Tarso larguito y afilaclo detrás. Lengua larga, no aguda 
y cörnea. 

Color joneral — Pardo-hlanquizco, pardo-rojizo y bermellön. 
—Sobre el ojo empieza una ceja acanelada, jiqco sensiblc que, pa- 
sando sobre el oído, termina en el costado del eogote. E1 resto 
sobre la cabexa y cogote, de bermellön. De allí á la cola pardo- 



78 — 


rojizo. Las teetriccs de bermellön, meiios la barl>a interior del orden 
inavor que es parda; las rémijes pardo-obscuras, con Ia extremidad 
parda y la barba superior rojiza. Rectrices sanguimis, aunque más 
opacas debajo, y con los mástiles pajizos. Los oidos obscuros. 

EI resto del costado de la cabeza, bajo de e'lla, y eu seguida 
Iiasta la cola, pardo ceniciento, dominando lo pardo en el peclio. 
Los coslados de éste son acanelados; las lapadas pajizas. algo acane- 
ladas. — Pico negro encima y la puntanta, lo demás celeste. Tarso 
y dedos , pardo-verdoso claro. Iris pardo-rojizo.—Desc.ubierto en 1886 
(Djavevili-rih). 

Ob^.. Cost. Le describí en Djaguarasapá, Octubre de 1890, 
y aün no he rectiñcado su descripciön. Es comün en todo el Alto 
Paraná y sumamente manso, pero difícil de cazar por lo intrin- 
cado de su habitaciön. Vive eu los bosques v matorrales embro-* 
llados, por los <pie recorre cerca del suelo, bajando á menudo á 
tierici para pillarlos éntoinos de que subsiste, y paseándose á veces 
á saltitos. Canta currurruri ö crrr-ri ron voz muy dulce, de donde 
he sacado el nombre de Kururuví. .lamás he podido ballar sn nido, 
pero no creo que críe en agttjeros, sino más hien como el Basi - 
lcuterus leucoblep/tarus (Vieill.). 

Es la ünica ave del Paraguav (pie conosco con 6 rectrices. 


X.° dd: PlmrellodoiniiK Bergiaiiu^ \V. Bertoni 
(sp. n.)—guar.: jeu. Aiiuinbíli 


(Especie dedicada al Dr. Carlos Berg, sabio nat uralista.) 

l>inieiis. Louj. 208. Braza 280. Ala doblada 86. Cola 88. 
Alto 124.— Cabe;,a: lonj. 44; alto 16, ancho 18. —*. Pico: lon- 
jitudes J2 Y 3 , 21 x / 2 , 14 1 / 2 ; alto 6, anclio 4 l / 3 — Pierna 33. 
Tarso 24: dedo medio 18 7, poster. 12 9. 

Caruetéres — Cotejo con el Ph. ruber (Vieill.): La pluma 
de la cabeza es más barbuda, de barbas más unidas v toda snave. 
El plumaje del cuerpo , es algo niás abultado y sttave. Rémijes 
19, la 4 íl y mayoies, la 3 a y 6 a un mm. más cortas <[iie 
aquéllas. Alas tendidas y ovaladas; cuando plegadas cubreti tm 
tercio de la coia. Rectrices 12, mticho más estrechas, y t.erminan 
en ángtilo rect.o, la externa lü mm. más corta que la interna. Tarso 
sin filo ni escamas detrás: uuas algo tnás rohustas. E1 pico es 
rccto . de materia más dura y recuerda bastante al de Turdus; pero 
tiene la arista menos curva <pie estos: es muy comprimido lateral- 
mente. Resj/iradero uo liundido y elipsoide. 




79 


Color — Sobro lu ccibeza y liasta el lomo, las tectrice. s, las 
tres ultimas rémijes, y !a barba superior de todas las demás, es 
todo de un pardo amarillo rojize fuerte: lo rpie falta en las rémijes, 
es pardo obscnro. Toda la cola, rabadilla y lomo . son de un rojo 
acanelado vivo. 

Bajo de la cabna y algo de la garganta, cle un blanquizco algo 
amarillazo. Lo inferior del cuerpo blanquizco aoanelado, muy opaco 
en los coslados. Las rectrices como enciina: las subcaudales y las 
tajmlas, son de mi canela, cpie se ext.iende por la borda iuferior 
de las röniijes: éstas pardas lustrosas. Pico pardo encima y blan- 
quizco venloso abajo Boca blanquizca. Iris color de ceruza 6 tierra 
blanca. Tarso y d.edos , de un verde ainarillo pardoso: uuas tri- 
gueñas.— Pto. Bertoni , Julio 10 de 1895. 

€ost. — Recorre Ios Takuaremboxates más intrincados, que hay 
bajo la espesura de los bos<jues imnensos dei Alto Paraná. Se in- 
corpora con otras especies. Creo <pie cría en agujeros naturales de 
troncos. Jamás sale en lugar despejado, ni come otra cosa qne in- 
sectos, arañas, etc. Su voz es la de Myiodynastes solilarius (\ r ieill.). 
Jamás trepa por los troncos, y prefiere los montones de hoja seca 
suspentlidos en el aire. Es muy ájil. No abunda ni es fácil 
matarlo. 


N°. 45: Gcouhu'si orryetei’ii W. Bertoni (gen. nov.J— 

Ogaraitíli ? 


(Etimol.: del gr. cjc, tierra, y oihos, easa; orrykter, escarbador; 
todo alude á las costumbres. E1 uombre vnlgar le dan más bien 
al Furnariits rufus (Gml.)V, porque éste se coustruye una verda- 
dera cnsa de barro, pues el noinbre se compone de Oga, casa y 
raiült, nido; los Caáihnliuá pronuncian Onga-raiüh. Pongo en duda 
el nombi'e vnlgar porpue no le llaman así sino los que creen sea 
el I. rufus). 

Oimeiis. — Louj. 190. Braza 275. Cola 77. Ala dobl. 90— 
('abe-Jt: lonj. 48, alto 10, anclio 15. Pico: lonj. 30, 23 y 17: 
nlto 5, amJio 4 1 —Pierna 32. Tarso 23. Dedo inedio lí Vs - * - 
0 1 / 2 , posterior 13 + 10. 

í’iiraotéres — E1 pico es largo, no agudo, con ganchito y sin 
compresiön; es, ]>or su figura y todo, parecido al del Dendroco- 
laptes tarefero N. 36, pero más estrecho en la base, y la pluma 
avanza algo sobre él. Ojo oblícuo. Cuerpo corto y robnstu. Tarso 




8o 


compiimido lateralniente. La uña posterior es larga y poco coiva; 
lo contrario snoede en las demás. E1 plumaje es nny abimdante 
en todo el cuerpo. Rémijcs 19, vigorosas, las priinarias estrechas. 
la 5 a mayor. Cola mny visrorosa, redondeada y peifeetamente 
plana; rectriees 12, la de al'nera es 18, y su imnediata 10, mm, 
más cortas «]ue U interna, las demás en escalerilla; los mástiles son 
tiesos y agmlos como agujas, pero son excedidos por las barbas. 

('olor. -Sobre la cabeza hasta el lomo, es todo pardo eastaño 
obscnro, como el ala; }>ero la barba mayor de I 3 s rémijes , es obs- 
cura y la punta de las tectrices es más rojiza. Las rectrices son 
negras, y de alh á la espalda es rojo de herrumbre encendido. 

Bajo la c(tbe\a es casi blanco, y toda la fjarf/anta de un aea- 
uelado inteuso. Todo lo inferior y costados del cuerpo , pardo obs- 
curo castano, más rojizo eu los costados, y casi café en las snb- 
caudales. Las tapadas , de un blampiizco o[>aco cou visn de oanela, 
y las rémijes allí, ob^curas plateadas. Rectrices abajo, negras —Iris 
obscuro. Rico uegro. con la base de la mandíbula iuferinr blau- 
(jnizca. Ptcs negros. Djacjuarasapn, Encro de IS92. 

Obs. Vust. Vive en los bosrjiies vírjenes del Alto Paiami, 
hnyendo de todo habitado. No sale de la mayor espesura, y pasi 
el día por el suelo, donde camina á saltitos, jiarando á memidn 
para escarbar las liojas caídas, sirviéndose del pico con suma des— 
treza: jamás sube, sino cuaudo más á iin mctro del suelo, ni 
creo rpie deseanse durante el día sobre los árbnles, pues yo siem- 
pre lo he ballado }»aseándose poi el suelo 6 escarbando liojas. Sub- 
siste unicamente de iusectos, gusanillos y cosas seiuejantes. Su 
vnz, ipie deja nír (mando lo espantan y }>or la tarde, se reduce á 
un tshicU, que repite clarameute con cortos intérvalos largos ratos. 
No es arLco ni de }>asa. 

\idifi< neioii ■-Para su nido, busca las barrancas escarpadas 
de !os arroyitos u otra cualquiera, y allí jiractica una excavacion, 
entraudo horizontalinente como lie observado en los Prionites y 
Alcedínidos. La entrada del agnjero, es circular, y con 7 u 8 
centímotros de diámetro; luego, ensanchando más, entra á 50 cent 
de profundidad, donde tieue una galería de 20 cent. de alto. lle- 
clio este }>enoso v largo trabajo, construye en el fondo su nido 
conio los <jiie bacen las otras aves sobre los árbolos. El nido qne 
iie visto en Ootubre, conteuia dos linevos ínuy blancos. Cnando 
está incnbando se coje á la madre con toda facilidad, ponpie aun- 
(jiie oiga rnido no se mueve de sn nido. Creo rejáte sus bodas. 


— 81 


Fam.: Icteridje^ Güihuä-hu 

(Etim.: del guar. giiihrá, ave, y hu, negro )—Sinön.: Caxiques, 
Japu y Troupiales , Buffon; Sturnidées, Leess.; Stnrnuhc, Icteridrr. 
Inglés: The Baltimores , tlie Starlings, the Cassicans , etc.). 


N.° 4G: Agelívus ruíleollis AV. Bertoni (sp. n.?) 


lHiuens* Maelio —Lonj. 203. Braza 304. Ala doblada 89. 
Cola 78. Alto 145 .^—Cabeza: lonj. 38, alto 1G, anclio 18. Pico: 
lonjitudes 19, 18 y 13, alto 7, ancho 5. Pierna 39. Tarso 28. 
Dedos : medio 18 9, interno 13 7, exterior 12 + 7, poste- 

rior 12 11. 

Caraetéres —No ofrece diferencias notables con el jénero. 
Rémijes 18, la 3 a mayor. aunque la 2 a y 4 a son apenas más breves. 
Rectrices 12, la externa G nim. más corta, las demás casi iguales. 
Pico recto y comprimido lateramente, la arista se interna aguda- 
mente por la calva. Tarso con compresiön lateral y filo en lo pos- 
terior. Uñas muy largas, agudísimas v poco corvas. Cnerpo de 
Aphobus chopi. Plumaje sentado. 

CJoloraciöii Toda la parte superior del ave, es muy negra 
con refiejos aztiles, pero cada pluma tiene un ribete, pardo claro 
algo acanelado, dominando este color eu la cabexay cuello , inenos 
las rectrices que carecen de ribetes La horqueta es blanquizca. 
Bajo la cabexa es de un rojizo-eolcotar, que termina semicircnlar- 
tnente eu la medianía de la garganta. El resto de lo inferior es 
como encima, con los ribetes más notables. Pico obscuro cörneo 
encima, y más apagado debajo. Iris moreno negro tiraute á café. 
Pies negros lustrosos.— Alto Parantí, lat . 2ñ°43', Mayo de 1899. 
Plumage noir éclatant, bordé de brun clair; gorge rougeátre- 
colcotar. 

Observ. — Apesar de que tiene toda la apariencia de una 
hembra, pude cerciorarme de lo contrario; sin embargo ])tiede 
<pie sea un joven con la librea materna, pero nada lo indíca en 
su plumaje, á no ser que tenga más de un año de infancia. Tenía 
en el estömago puramente ínsectos y larvas, á ]»esar de qtte lo 
maté doode abundaba el Sorgnm tan apetecido por los Molothrus : 
luego esta especie vive recorriendo el stielo bajo las hierbas, lo 
que es la mayor diferencía que tiene con los Molothrns. Llegö al 
Alto Paraná en Mayo, en días lluviosos; siendo el unico que he 
visto. Andaba solo. 




N.° 47: Ostlnops Clierrleaiius M. et W. Bertoni (sp. u.) 


(Especie dedicada al sabio ornitologo de Costa Rica G. Iv. 
Cherrie). 

Caractéres itsicos— Tiene casi la magnitud del 0. decu - 
manusy pero es algo más delgado. Su plumaje, es bien ajustado y 
unido, sin ofreeer otra diferencia muy notable. El pico es color 
de caña 6 blanco pálido algo verdoso. EI lomo y rabadilla son de 
un rojo encendido y el resto de su uniforme y pies sin excepciön, 
es de un negro profundo. Iris blanco. Plumage noir, avec le croupion 
rouge de feu; bec pdle verddtre; tarse noir . 

Cost* — Lo lie visto solo en la boea de Mondá-ih y sus iuine- 
diaciones, donde abunda muchísimo. Se veu bandadas numerosas 
salir en las piantaciones, donde á veces se incorporau coti los 
Giiirá-huguasü (Cassidíx) y dicen que arranea con éstos el maíz 
recién nacido; aunque en nuestra quiuta jamás comio tal cosa; es 
probable que en otras quintas haya aprendido á hacerlo. Eu el 
bosque habita la mitad alta de los árboles, sin bajar jamás y prác- 
tica corno el 0 . decumanus. De lejos se conoce la presencia de 
una bandada por su voz fuerte y extraña. 

Su nido, es una bolsa coniea, idéntico al de las otras espe 
cies, y para criar, busca un árbol alto y aislado 6 una palmera, 
donde hacen sus nidos toda la bandada, colgándolos de las hojas 6 
raraitas; yo eucoutré en una sola palmera diez y seis nidos. 
Cuando están fabricando el nido, si la bandada es grande, dejan 
oír todo el día una gritería insufrible. Pretieren la presencia del 
liombre y buscan los árboles ö palmeras qne se dejan aisladas en las 
ipiintas, para criar. — Lat. 25°43', Oct. de 1393. 


Fam.: fringillid,e=fkinjílidos 

(Sinon.; Amadinidce, Pitilincc; Bouvreuils, Cardinals , etc., Buff.; 
The Grosbeaks; Picos gruesos, Ghipius, Azara; Fringillidées, Less.; 
guaraní: Giiilirá djurü-tiVi, Paratshxh , Ará-giiihrá , Manimbé , Tshe- 
sihasih, Tshtii , etc.). Esta familia es poco representada en la parte 
montuosa del Alto Paraná; debido esto á la escasez de granos y 
semilias; hay sölo poeas especies senii-insectivoras. 





— 83 


N°. 48: CoccothraiiKtes Anibrosettianus W. Bertoni 
(sp. íi.)— Oüilira-djurü-tiVi ( x ) 


(Especie dedicada al ilustrado Dou Juan B. Ambrosetti.) 

I>imeus« —Lonj. 143. Braza 224. Ala dobl. 6G. Cola 54. 
Alto 105— Cabeza: lonj. 29, alto 15, aucho 15 2 /s- Pico: lonj. 
12, 10 y 8;alto (aprox.) 8, anclio 7—Tarso 17. Dedo medio 12+ 
5 l / 2 , posterior 8+6. 

Caracteres — Pico robutísimo, fuerte, la pieza superior más 
estrecha y algo encorvada. Ala algo aguda. Rémijes 18, fnertes, 
tendidas, la 2 a , 3 a y 4 a mayores, la l a tres milímetros niás breve. 
Recirices 12, casi iguales, terminando en ángnlo algo agudo. El 
plumaje, aunque tupido, no abulta, y es de barbas casi unidas. 
Pies robustos y algo cortos; tarso muy comprimido, con filo en lo 
posterior. 

Color. —E1 costado y sobre la eabeza, y de allí á la cola in- 
clusive, y las iectrices, es todo de un pardo obscuro 6 fundido con 
amarillo. El resto del ala es obscuro; pero todas las bordas su- 
periores,, son como el lorao, y los dos ördenes mayores de iecirices 
en el brazo, tienen la extremldad de canela opaco. Bajo la cabeza 
y algo de la garganta es pardo ceniciento, eon uua manclia casi 
blanca en el áugulo de la horqueta, y otra bajo de cada quijada. 
E1 resto de la gargania y los costados del cuerpo, pardo oliva 
ö fundido con araarillo. E1 pecho y vientre casi blaticos, y las sub- 
caudales de canela opaco. Las tapadas menores del brazo casi ama- 
rillas y las demás obscuras con bordas claras; las rémijes allí, de 
un pardo obscuro lustroso, que blanquea hacia la base. Rectrices 
pardas obscuras— Iris rojizo obscuro. Pico trigueño obscuro eneima 
y blanquizco debajo. Pies pardos con algo de rojizo. 

Obs. —Le maté en la quinta, en el Alto Paraná, por los 25° 40’, 
siendo el unico que he visto. Estaba solo, al stielo en un pe- 
qneño despejo, sin pasearse en él, y ereo liabrá bajado ünicamente 
para tomar algo qtie avistaría. A1 verme subiö al arbolito donde 
rauriö. No me pareciö esquivo y sus modales parecían del Gui - 
raca cganea (Linn.); pero debe ser sin duda más volador y de 
menos embrollos. No lo creo del Alto Paraná sino llegado acci- 
dentalmente, como suele suceder á mentido cou otras especies. 


(1) De giiihrá, ave; cljurü boca, y tií'i, Co?iurus (Cotorra). Es nombre moderno, 

y alude al pico, grueso y covto. 




84 


X°. 49: $!>crino|>lul2i 2Uir;iiitiirostrIs 4V. Bertooi (sp. n.) 


(Etimol.: del gr . spcrma, simiente, y philco, amar, ö pliilos, amigo, 
porque devora muchas semillas: el nombre específico alucle al eolor 
del pieo, que es de oro 6 anaranjado— Sporophüa, Berlepsch.) 

tlaclio: I>liucus. —Lonj. 125. Cola 49. Braza 204. Ala 
dobl. G2 V ‘2 — Cahexa: lonj. 22 y 2 , alto 13, aneho 13 ' 3 / v Pico: 
lonj. 10, 10 y 7; alto 7, anclio 0—Tarso 13. 

C'aractcres — Pémijes 18, la 2 a mayor, la l a es 3 milím. y 
Ia 3 a 1 más co'4as. Ala larga, algo agucla y poco cöncava; todo 
indica que es pájaro volador. Cola como la del Sp. ccrrulescens 
(Vieill.), con 12 rectrices en escalerilla, la exterior 3 mil. más corta. 
Tarso corto. Uñas largas y delgadas. 

Todos sus caractéres físicos son jenéricos (lo cotejo cou diclio 
Sp. carulescens). 

C'olor. —Sobre la caheza hasta las rectrices, es aplomado, más 
pardoso en las espaldas. Las tectnccs menores, y el ribete superior 
de las rémijes , es todo como el lomo, y el fondo del ala es de 
un obscuro casi negro, menos una grande manclia muy blanca, 
que ocupa el tercio de la raíz de las rémijes. Las redrices son 
negras, con la borda aplomada y la puntita alba—Bajo la cahexa 
liasta el pecho, los costados del euerpo y las tapadas, son de un 
aplomado blanquizco algo pardoso, y el pecho hasta las rectrices, 
blanco. Las rcmijes y rectriccs sou mucho más apagadas y lustro-* 
sas que enciraa— Pico de oro 6 anaranjado algo débil. Ins obscuro 
café. Pies negros. Boca amarilla. 

La Jiemhra me pareciö muy parecida á la del Sp. cccruJescens f 
sobre todo en las partes inferiores tenía el fondo idéntico. — Puerto 
Bertoni, Ähril 14 de 1800. (Lat. 25° 40’). 

Obs.— Su voz me llevö doude estaba: se reduce á un fni 6 
fíeu sonoro, penetraute y dulce, por el mismo estilo y punto que 
la voz del Piranga Azarce D’Orb., pero más apresurada y tan me- 
lodiosa, que no se puede oíida sin conmoverse. Estaba ]>osado solo, 
en uu árbol alto y sin hojas en mi quinta, desde donde dejaba oír 
su voz, con pequehos intérvalos; quizás estaría Uamando á su 
amada, ]iorque estaba solo cuando le maté. Esto fué liacia las 7 
a. m.: á las 11 la hembra estaba aün Ilamando á su amado, lo 
que prueba que se quieren sobremanera los sexos. Estaba posada 
en el árbol más alto, aislado y sin hojas; cantaba como ei macho. 
Cuando yo iba átirarle, un Callistc scptemcoiora la envistiö } T per- 
siguiö, hasta que los perdí de vista (2 ö 300 metros); allí pucle 



apreciai* la gran velocidad de sus vuelos, pero ni perseguido ni 
perseguidor consiguiö ventaja. Xo deja de ser extrauo el procedi- 
miento del Ccilliste . siendo fuera del tiempo de cría. Eran 5 6 (3 y 
solo uno fné el perseguidor. 

No lo creo esjiecie del Alto Parauá, ni que pueda vivir en 
aquella espesura sin fin, sino más bien llegado accidentalinente, 
pues no parece de bosque. 


N°. 50: PyrorluunpluiH Berlepscliiaiius W. Bertoni 

(gen. n .) 


(Etim.: del gr. pt/r, fuego, y rhamphos, pico; esp^cie dedicada al 
célebre naturalista alemau Conde de Berlepsch [Hans vou]). 

Diinens. —Lonj. 255. Braza 32S. Ala dobl. 104. Cola 113. 
Alto 150— Cabeza: lonj. 42, alto 21 1 ■>, ancho 21. Pico: lonjitu- 
des 21' 2 , 24 y 17; alto 17, ancho 12—Tarso 27. Dedos: medio 
18 . 8, interno 12 G exterior 13 G, posteriorll 9— Peso total 
G6 1 '> gramos. 

Caraetéres — Rémijes 18, la 3 a , 4 a y 5 a mayores, tendidas 
y fuerteeitas. JRectnces 10, bastante barbudas y más liacia la ex- 
tremidad, donde sou redondeadas, Ía externa es 10 mm. más corta 
<[iie su inmediata v 18 que la central, las demás en escalerilla. 
Plumaje del citerpo esponjado y de barbas descompuestas. La ca- 
beza larguita y alta: frente muy alta. Ojo mediano. E1 pico di- 
fiere de los Amadínidos 6 Frinjílidos por su fuerza, y ser más 
abultado, el caballete tiene curvatura iguai y se interua estrecha- 
mente por la frente, donde es más alto que ésta. EI respiradero 
circular hundido y pegado á la pluma. Tarso, comprido lateralraente 
y eon i'ilo en lo posterior, vestido delante por 6 escamas cuadra- 
das y detras poi- uua sola. Uñas aitas y robustas. Lengua trian- 
gular ?. 

Coloraeion jeneral —Azul prieto, negro, blauco, pico de 
earraíu— Facies superiores. Sobre la cabeza liasta la cola, así como 
en las tectrices menores, es de uu azul prieto. E1 resto del ala es 
obscuro, con la borda de las barbas superiores de dicho azul. 
Las rectrices son negras. Píco de carmin vivo con alguna obscu- 
ridad junto á la frente. Boca de carmín.— Facies inferiores. Toda 
la garganta, peclio y costados, como el lomo, pero lo azul es 'in- 
sensible. Las tapadas son de un blanco que se extiende por la 
barba mayor de las rémijes, rnenos una mancha obscura, que hav 




— 80 — 


en las menores de la mano. Las rémijes son pardas obscnras. Bec- 
trices y subeaudales negras. Iris pardo amarillo. Pies negros. 

Partie supérieure du corps d’un bleu-foncé; parlie inférieure pres- 
que noire bleuäire; bec épais, court, piramidál, rouge de carmin . 
Queue arrondie, noire. 

Costumbres —Habita siu escasear los bosques del Alto Pa- 
raná, entre los 23° y 27° paralelos. Jamás sale de lo intrincado 
de ia espesura, donde corre la maleza, sin subir á más de media 
altura. Siempre lo he visto comer semillas, frutitas y cogollos, pero 
es de suponer que si crnza en todo sentido la liabitacion de los 
Thcimnophilus, será para comer también lo qne ellos comen: in- 
sectos, larvas, etc. Es manso y carece de advertencia. En tiempo 
de amor deja oír su voz fnerte y sonora qne se oye de bastante 
lejos y puede entenderse por un tshiisho'fo y tshotshi’fo, alternando 
contínuamente estos dos liimnos con pequeños intérvalos. Muclias 
veces he buscado su nido, donde tenía la segnridad que debía ha- 
llarse, pero toda pesquiza fué infructuosa, quizá porque lo oculte 
mucho y sea muy astuto para desviar al enemigo. Ya con su 
amada y cuaudo más les acompañan sus hijos de la uitima cría. 
Aprecia mucho las semiilas de Uivdmí-Jiñ , UmJirá-cambiJi, etc.— 
Djaguarasapá, Mayo 10 de 1890. 


N.° 51: Bergiíi Soliinonini W. Bertoni (gen. n.) 


(Jéuero dedicado al sabio naturalista doctor Carlos Berg.). 

l>iiiieus. —Lonj. 193. Braza 280. Cola 81. Ala dobl. 87 — 
Pierua 35. Tarso 24 V 2 . Dedos: medio 15-f-G, posterior 10-f-7. 

Caractéres —Ala anclia. Rémijes 18, fuertes, tendidas y 
transparentes; la 4 a mayor aunque la 3 a y 5 a sean solo nn mm. 
más cortas. Rectrices 12; estaban en muda simétricamente, la 
ceutral y la externa erau nuevas é iguales y las demás eran viejas 
y 'todas más débiles, y 3 mm. más largas; las uuevas difieren en 
ser más fnerte y sin comparaciön más anídias y barbudas. El plu- 
maje en jeneral es de barbas descompuestas y abulta mticho en 
los costados del cuerpo. En lo anterior del pecho se observa que 
las plumas son sin comparaciön más sentadas, cortas y estrechas 
y uo tan descompuestas. Sobre la cabeza son muy cortas, seutadas 
y estrechas, sobre todo en la frente donde sou ásperas. Bigotes 
numerosos pero muy cortos y algo lácios; son siempre grttesos 
liacia la ptmta por la goma de ciertas frutas que se le pega fuer- 
temente. E1 pico es semejante al del BrachyrJiamplms leucomelas 




— 87 


W. Bertoni; el respiradero es ovalado y su cavidad enonne. E1 
tarso tiene la figura y filos del de Quiraca cijanea (Lin.), corao los 
dedos; pero las uñas son notablemente más cortas, fuertes y rae- 
nos corvas. 

C'olor. jen. —Negro, azul, celeste, cenieiento obscuro, con coroua 
roja, blanca y negra—Circnnda totalmente al pico hasta el lagri- 
raal un negro aterciopelado, que se interna semicircularraente liasta 
el vértice de la cabeza, pero aquí tienen la parte visible i'oja 
encendida; estas pluraas rojas y negras de la frente son muy dí- 
ferentes de lasdetnás de la cabeza, por ser la raitad más largas que 
ellas, agudas y ríjidas. Sobre el ojo principia una raancha blanca 
que, apagándose, sigue y dá vuelta por la corona hasta unir con la 
del otro lado, de raodo que parece lierradura de caballo. Lo que 
encierra diclio blanco es celeste con viso blanquizco. E1 resto de la 
cabeza, sus costados, y en seguida hasta las rectrices y tectrices 
raenores, es de un azul celeste bello; alborotando las pluraas, en 
todo el cuerpo, se nota qne la rejiön raediana es obscura y la base 
ceniza-obscuro. Las tectrices raayores, las rémijes y rectrices , son 
negras con ribete azul en la barba superior. 

La garganta hasta el pecho es coino el lomo. Todo lo infeñor 
del cnerpo , costados y tapadas son de un obscuro ceniciento con 
notable viso azul. Las rémijes y rectrices abajo, pardo-obscuro 
lustroso. Pico, tarso, dedos y uñas negros. Iris rojizo? 

La hernbra tiene )o rojode la corona más apagado: es la unica 
diferencia sexual que lie observado. Algunos individnos, que creo 
jöveues, carecíau de dicho rojo. 

Observ. — Tenía en el estömago restos de frutas, pero la 
raayor parte de insectos, corao grillos pequeños y larvas; parecía lo 
dicho raezclado con restos vejetales; pero quizás estos los conte- 
nían las larvas que liabía comido. Yisita inuclio las enredaderas 
sobre los arbolitos y cerca del suelo, pero no donde falten yuyos 
6 matorrales. 

Kejistra un sitio largo rato y aunque la raaleza sea igual para 
correr á su gusto, sube á algun árbol y vá en busca de otro sitio 
que le acomode á 100 ö 200 raetros de allí. Hace bastante uso 
de las alas. Me parece haberle visto comer hojas tiernas ö flores, 
pero no he podido cerciorarme con exactitud.— Alto Paranci , lat. 
25 0 y 27°, Julio de 1891. 



Familia: tanagrid.e—sadjoyíii ö sái-hovih; bras. 
TANGARÁ 

(Inglés: Tlie Tanagers; Tanganís, Buffon, Less.. Bi'isson, Cuvier, 
ete ; Tanagrées Less; Lindos, Ilabías y Picos de punxön, Azara; 
fam. Péricalles, Vieillot; The Finch (pinsones). 

N°. 52: l>l|>loeliilns xantliorlilorus AV. Bertoni (gen. n.)— 
llavía sailiiljü? 


(Etim.: del gr. diplos, doble, y cheilos , labio; de xanthos, amarillo, 
v chloros , verde. E1 n. guaraní es muy moderno, y se compone 
de havía, nombre jeuérico y saihdju , amarillo, y en efecto es muy 
pröximo á las Habías de Azara (Saltator) — The Finch-tanagers; 
Saltator ? ; Ilavias Yieillot?) 

Maclio (Puerto Bertoni Mayo 17 de 1900, lat. 25°47'): 

DimtMis. —Lonj. 218. Braza 315. Äla dobl. 95. Cola 85 — 
Cabeza: louj. 45, alto 21, ancho 20. Pico: lonjitudes 25, 10 y 
14; alto y anclio 9—Piema 29. Tarso 23: dedos proporcionales á 
los del Saltator ccerulescens. 

( araetéres—A pesar de ([iie tenga toda la apariencia de 
un Saltator, á pcimera vista, cotejándolo con un S. ccerulescens 
que tengo presente, eucuentro diferencias que creo bastantes para 
liacer otro jénero, sin seguir la regla, casi jeneral, de multiplicar 
inütiimente los jéneros, como se irá viendo. Rémijes 18, la 2 a , 3 a 
y 4 a mayores, más débiles y menos barbudas que en dicho Sal- 
tator. Rectrices 12, casi iguales, sin comparaciön menos barbudas, 

y más débiles; son más propias para Tiránido (Tyrannidce), asi como 

las alas. E1 plumaje del cuerpo , suave y menos amontonado. Los 
pies no difieren. La cabeza es menos gruesa y más estrecha de- 
lante. El pico más delgado y algo corvo; la pieza superior tiene 
un diente ü ondulaciön á 9 mm. de la punta. Los lábios filosí- 
simos; la mandíbula supeiior tiene dentro otro labio filoso, paralelo 
y tan notable como el exterior; en la cavidad que hay entre esos 
dos labios, entra el de la mandíbula inferior cuando cierra la boca; 

aquella es más alta y excavada que la superior. Lengna easi pris- 

mática, liastante larga, casi tan gruesa como ancha y marcada supe- 
riormente por un surco que no ilega á ia punta; en ésta hay 
barbitas finas, tiesas y cörneas, pero poco aparentes. E1 color obs- 
curecido de la carne, la forma de las pechugas y ei esqueleto del 
cuerpo, son de Idcridcc (Sturnidce). 



— 89 — 


€?olorat‘föit -Las plumas que sombrean al pico, son de un 
auaranjailo, que sigue ancliamente liasta sobre el ojo. Sobre la ca- 
bexa hasta las rectrices, es de un verde amarillo pardoso beilo. 
Las tectrices, rémijes y redrices, obscuras, anchamente bordadas de 
verde atnarillo. El costado de la cabeza amarillo verdoso. 

Toda la garganta y bajo la cabeza, de un amarillo anaranjado 
fuerte que sigue, aclarando gradualmente, liasta las rectrices. Los 
costados del cnerpo , son como el lomo; las tapadas de un amarillo 
opaco; las rcmijes alli, de un obscuro lustroso, con la borda casi 
blanquizca en los dos tei'cios de la raíz. Rectvíces abajo pardas 
amarillas. 

Observ. —Lo liallé por primera vez el 17 de Mayo, en el 
Alto Paraná, por los 25° 47’ de latitud; estaba solo en una pequeña 
limpieza de la quinta. Me extraño desde luego una voz dulce, que 
debía ser suya, y habiendo mii’ado, vf á este pájaro subir á un 
arbolitO; al parecer del suelo; fuí á buscar la escopeta y con mu- 
cho trabajo io volvi á liallar, en otra pequeña limpieza, donde 
muriö. Se dejaba acercar mucho. Cuando estaba posado, su postura 
era como la del lcterus pyrrhopterus (Vieill.b como éste meneaba la 
cola con blandura eu sentido vertical; pero no tiene otra relaciön 
con él. 

Tenía en el estömago paramente coleöpteros tnenudos, que se hallan 
por el suelo, como los que cotnen ciertos Ictéridos que viven 
al suelo, corriendo bajo las hierbas (Agelccus). Es el ünico que he 
visto. 

A pesar de todo lo dicho, lo pongo aquí porque otros así va 
hicieron con el jénero Saltator , ai que se pareee inucho, esto es 
con los Tauágridos. 


N°. 53: Calliste sepeíemeolora W. Bertoni (1) (sp. n.)— 

Septieolor; guar. Sadjovih o Nsii-hoviii 


(Etim.: del gr. kallos , belleza, ö kallistos , muy bello, bellísimo, 
y del lat. septem , siete y coloris, color. 

Es el ave más preeiosa y elegante que conozeo; tiene siete co- 
lores distintos, tan vivos, beilos y artísticamente distribuidos, como 
la imajinaciön humana no puede concebir, y al verle no se puede 
comprender como la naturaleza pueda crear cosa seiuejante. 


<1) W. Bertoni: Catálogo tiescriptivo de las aves utiles del Paraguay, Revista 
de Agronomía, Asuncion del Paraguay, tomo I, pájina 530, 1898-99. 





- 90 


Macho adulto (Djaguarasapá, Octubre 27 de 1888, lat. 20°53“): 

Dimens* —Lonj. 135. Braza 215. Ala dobl. 68. Cola 55. 
Altura 85— Cabeza: lonj. 29, alto 14, ancho 15. Pico: lonj. 14 ! >, 

11 y 8; alto 5, ancho 4 :i —Pierna 28. Tarso 19. Dedos: inedio 

12 5, interior 8 4, exterior poco más, posterior 9 6. Peso 

total 16 grainos. Sesos peso 75 centígr. Era adulto, pero no muy 
viejo. 

Otro macho (VIII, 1893): Lonj. 145: braza 222: cola 55; ala 
doblada 74. Otro inacho que andaba junto tenía 14 de largo. 

En Mondá-íh lie muerto individos largos 150, que creo viejos, 
porque la viveza de sus colores era admirable. Pesaba 20 gramos 
nuo de ellos. 

Cai‘iK‘1.— Rémijes 18, barbudas, fuertes, tendidas, y aunque 
la 2 a es mayor. apenas exede á la 3 a v 4 a . Rectrices 12, iguales. 
Plumaje abundante, de barbas poco unidas, muy suelta y algo 
tiesa en el lomo. Pico casi recto, con el caballete bastante afilado 
v que encorva regularmente liasta la punta: la mandíbula infe- 
rior algo más corta. Tarso comprimido y con filo detrás. Dedos: 
Jos tres anteriores algo unidos en la base por membrana y el 
posterior con membrana ancha hasta la mitad. 

C/olor. jeueral —Celeste, verde-dorado, verde, negro, azul, 
anaranjado precioso y pardo.— Facies superiores: Circunda total- 
mente la base del pico, un terciopelo negro. Toda la cabeza y 
sus costados, son de un celeste metálico brillante algo singular, 
que cambia en celeste comün vivo en conjunciön con la luz; este 
color baja y une con el otro lado cerca del ángulo de la hor- 
queta, dejando á éste negro. E1 cuello y sus costados, de un oro 
verdoso brillante y preciosísimo, tainbiéu algo singular, que termina 
semicircularmente en la medianía de la espalda. Las espaklas \ 
escapulares, son de un negro muy intenso. Todas las tectrices, son 
azules vivas; pero tendiendo el ala se nota que lo que quedaba 
oculto, que es la barba interior y algo más, es negro intenso. 
Las rémijes casi negras; pero: en la mano tienen un ribete celeste 
en la barba menor, que deja libre un tercio de Ia punta, y en el 
brazo el ribete es muy ancho de un verdemontafia vivo y tierno 
que llega liasta la punta. E1 lomo y rabadilla , son de un anaran- 
jado el más precioso y brillante que pueda verse: las plumas sn~ 
percaudales son verdemontaña tierno. El fondo de las rectrices es 
negro: tienen en la barba menor un ribete, que es muy ancho y 
verdémontaña en los dos tercios de la raíz, angosto y celeste en 
!a punta; además la central tiene baño azul y la exterior tiene 
el ribete muy estrecho y todo celeste apagado. 

Facies inferiores: Después de lo que ya he dicho en la horqueta, 


— 91 


viene una maneha de un azul negro, 6 negro, qne se estreeha 
algo luego de la cabeza, y á media garganta se divide en dOvS 
brazos, que siguen por los lados de la garganta y se unen á lo 
negro de las espaldas: enseguida de lo negro hay algo azul de Pru- 
.sia, y el resto de la garganta y pecho, azul-celeste. E1 resto bajo 
el cuerpo y costados, verdemontaña bello, con baño celeste en el 
vientre; dicho verde, es más vivo en las subcaudales y costados 
de la rabadilla. Tapadas menores, pardas con baño celeste en el 
brazo, y azules en la mano; las mayores pardas con bordas blan- 
qnecinas. Rémijes allí, pardo plateado. Rectrices pardas lustrosas, 
con baño azul y mástiles blanquizcos.— Pico negro. Tarso negro 
azulado, Iris pardo. Uñas pardas obscuras. 

Base ocalta del plumaje: sobre la cabeza es muy negra; en el 
cuello sölo estando el ave viva se oculta lo negro que separa 
el color superficial, que es á dobladillos, de lo ceniciento obscuro 
de la base, y en todo el cuerpo el color superior es separado del 
ceniciento por una manchita semicircular negra; menos en las 
plumas anaranjadas del lomo y rabadilla, cuya manchíta es casi 
blanca. 

Hembra suliilta — Dimens. — Lonj. 145. Braza 223.— 
Coloracion —Difiere del raacho por los colores que siguen. La 
cabeza y cuello, tienen los colores menos vivos y algo verdosos; 
esos colores no ocultan bien lo negro de la base. La espalda tiene 
dobladillos verde-dorados; lo azul del ala es menos fuerte. E1 lomo 
liasta las rectrices, verdemontaña con fuerte baño anaranjado. Lo 
azul del pecho es muy caído. Todo lo verdemontaña es tan 
vivo como en el macho. 

Ohs. —Todos los colores del macho no pueden ser raás vivos 
y preciosos, y como estáu distribuidos con gracia, además de la 
que tiene el ave, hacen de ella el más hermoso adorno del Para- 
guay y quizás de América. Los machos, al año de edad, tienen la 
librea de las madres, y después de adultos la viveza de los co- 
lores progresa segün la edad, siendo los individuos viejos (que no 
abundan) los más espléndidos. 

La siguiente descripciön es de un macho de 100 días, muerto 
el 11 de Febrero. 

Lonj. 148. Braza 232—Todo lo superior del cuerpo, es de bar- 
bas sueltas de un verde opaco brillante. Del pieo al ojo, negro. Las 
tectrices negras, con ancho ribete verde en la punta y barbas exte- 
riores, pero en la raano tira al azul. Las rémijes y rectrices , tienen 
los mismos colores y tan vivos como en los machos adultos, Los 
citados colores no ocultan el color interior, que es negro en la 
espalda y cenizo en la cabeza y cuerpo. Todo lo inferior es de 


uü verde qne tira al azulado, pero no oculta el color ceniciento 
de la base. Las tapadas menores, verdosas en el hraxo y azules 
en la mano; las mayores y rémijes de un ceniciento lustroso. 
Rectrv-es verdemar cenizo. Tarso aploinado claro. En la cabeza, 
cuello, tectrices y pecho se notaba algunas plumas en muda de 
los adultos. 

En este estado ya obra por sí solo; pero no abandona á los pa- 
dres en todo e! año, y aun creo que los acompaña en la nueva 
cría, quizá para aprender á construir el nido. Esto es muy pro- 
bable y lo lie observado en otros, y ea verdad no debería ser de 
otra manera. De aquí viene que anda en, familias de ocho indivi- 
dnos, compuestas de los padi*es y los G hijos, porque cría 3 po- 
ilos á la vez y repite sus bodas, segün resultado de mis observa- 
ciones de 13 años. 

Vost.m ería, eautividad— Abunda en todos los bosques 
del Alto Paraná, entre los 23° y 27° de latitud, v no lo lie visto 
en otras partes. Corre los bosques por la mitad más alta, en busca 
de frutitas é iusectos, sobre todo éstos. Donde hav ramas 6 Ihsihpö 
secos, los recorre cou actividad y habilidad asombrosa, poniéndose 
en todas Jas posturas posibles para buscar las larvas que suelen 
tener. También recorre las liojas y todo donde puede ocultarse 
éutomos. Oarece de advertencia y es muy manso, dejáudose matar 
fácilmente; no obstante en nada revela estupidez, todo lo contrario, 
su intelijeucia parece bastante desarrollada. Se incorpora por lo 
comüu con las otras especies donde hay con qué coiner, porque 
más 6 tnenos todos buscan los mismos sitios, y obra acorde. Vá 
comunmente en familias de 8 6 1G. Con la presencia del hombre 
no sale de las ipiintas y sus ah*ededores, porque allí abundan in- 
finitamente más los insectos, v frutas de plantas que nacen expon- 
táueamente, y también porque aprecia algunas frutas cultivadas, 
como higos, mamones, bauanas y naranjas, sin causar mayor per- 
juicio sino en algunos días fríos del invierno en que le debe faltar 
el alimento en el bosque. 

Se aman los sexos y estos á los pollos con vehemeucia y co- 
jiéudole un hijo, los padres se acercan lo que se quiere y se dejan 
cojer ö matar con facilidad. Habiéndo puesto un pollo en jaula, 
los padres lo alimentaron liasta después de grande. Haciendo chi- 
llar un pollo acuden los padres y otros individuos, que tal vez seau 
pai'ientes cercanos, y de acuerdo con los padres, traen comida. v 
acudeu á socorrer al pollo. Algunas veces los cojía con trampa y 
los ponía en la jaula cou los hijos; pero padres, hijos y parientes, 
znorían todos de sentimiento antes del segundo día. 

Hubo dos años en Puerto Bertoni, 1897 y 1S99, que durante 


— 93 


los meses de Junio y Julio, quizás por el frío, escasearían los ali- 
mentos en el l>osque, y esta especie con otras de la familía se acu- 
mularon eu grandes cantidades alrededor de mi casa, para comer 
nidmones y otras frutas. Cuando las bandadas estaban comiendo 
las bananas (pie yo ponía á madurar en el corredor, se dejaban 
acercar todo lo que se quería y andaban por los alrededores como 
aves doraésticas. En los otros afios raás templados no sucediö esto; 
pero lo que rae extraña es que en Djaguarasapá, donde hacía ran- 
clio raás frío v liabía las niismas frutas, no por esto se acercaban 
raás en las estaciones frías. Para dar una idea de la raanseduinbre 
de esta ave, diré que en el invierno susodicho be cojido con trampa 
‘29 individuos en pocas horas, todos en el corredor de casa cuando 
coraían bananas cou ansia en compañía de otros tanágridos. Los 
solté todos en un ctiarto cou gran cantidad de Tach. coronatus 
(Vieill.) y ctras especies; de esta raanera no se raorían de tristeza. Pasa- 
ban el día en contínuo raoviraiento; lo raistno de noclie: si yo no 
cerraba las ventanas, pasaban buena parte de la noche porfiando 
para salir por donde veían la luz de las estrellas; se acostumbra- 
rou luego á su espaciosa prision y (uiando yo entraba, no se ocupa- 
bau más que en coraer, pudiéndolos cojer sin dificultad, porque no 
rae temiaD. Así los inantube algunos meses, con frutas, carne pi- 
cada 6 á falta, grasa derretida con azücar; pero conio liabía rau- 
clios ratones y pequeños Didelphis que los comían todas las noches, 
tube que darles Iibertad. 

En el Alto Paraná hay una Orquidea, de flores blancas, inuv 
eomün, qne cubre totalraente algunos troncos; dentro de las masas 
de aquella coloca el nido, inuy oculto y fnera del caraino de 
los Tukanos y otros enemigos, fabricándolo cou tiras de hojas del- 
gadas, y fibras, poniendo por colclion fibras raás finas. En las quintas 
donde no hay Orquideas, io oculta entre las hojas de naraujo ü 
otros arhustos frondosos. Pone en Octnbre, 3 huevos, blaneos muv 
salpicados de pardo acanelado, siendo más grandes las manchas eu 
el polo grueso y casi insensibles en el otro; sus ejes son 22 y 
15 V 2 rara. Los pollos nacen y crecen rápidaraente; los educa en 
Novierabre, y en Dicierabre construye el segundo nido, acompa- 
ñándolo sierapre sus hijos, corao en la educaciön de la segunda 
nidada. Con las dos nidadas formau tres parejas que acorapañan á 
los padres todo el invierno. Este es el raotivo de tener Ias familias 
■3 6 1G individuos. 

No hay duda que las aves se casan sierapre con la herraana, 
luego cuaudo sou tres, es necesario que repitan sus bodas para 
que no quede uno soltero. Poco á poco vuy descubviendo que es 
así en todas las aves que ponen tres huevos, y aün entie las que 


94 — 


pouen dos, las hay que repiteu sus bodas, á pesar de <]iie Azara 
lo niega en toda as T e de Améríca que no sea el Chingélo (Zono - 
trichia jnieata). 


N°. 54: lOupIionia anranl iiooKlis W. Bertoni (sp. n.) 


(Etimol.: del gr. eu, bien y phone, voz (euphonia, que canta 
bien); del lat. aurantii , de color de naranja y collis, cuello Sin. 
jenér.: inglés the Bullfinch Tanagers, tlie Linclos, G. Ouv.; Tangaras 
euphones ou Boiivreiiils, Less.; Pipra, Tanagra, Gm., Desm. Puede 
que sea el Teitá de Buffon 6 Tanagra violácea Gm., Desm. ( Eu - 
phonia) 6 Euphone teité de Levson; en todo caso Azara yerra cuando 
dice, criticando á Buffon, que en esta familia no liay más que me- 
dianos cantores, pnes este jénero se conipone de aves que emiten 
sonidos los más dulces). 

Macho (Puerto Bertoni, Alto Paraná, Abril 13 de 1894): 

— Louj. 124. Braza 198?. Ala dobl. 61. Cola 37. 
Altura 87?— Cabeza: lonj. 28, alto y anclio 13 3 4 . Pico: lonj. 12, 
11 y 7 x f ; alto y ancho 5, idem máx. 7 l f 2 — Bedos: medio 12 
-j-4 a / 9) interior 7+4, exterior 8+4, posterior 6+5 '/ s . Tarso 14. 
Pierna 24— Peso total 14 8 / 10 gramos. Sesos peso (maelio no adulto) 
71 centígramos. 

Caractéres—Sou jenéricos, sobre todo se parece á la E. nigri - 
coltis. La mandibula superior es un milíiuetro más larga que la 
inferior, y lo que sobresale es la üuica parte corva del pico. En 
esto discrepa de la E. chl. scrrirostris; además parece en todo más 
robusta: la frente más elevada: la cabeza algo gruesa, y el plumaje, 
aunque sentado, más abundante. Rémijes 18, la 2 a , 3 a y 4 a mayores, 
la l a dos milím. más corta. Ala aguda, Ja inayor anchura está en 
la mediauía y de allí se estrecha con violencia hasta la puuta. 
Rectrices 12, la exterior algo máscorta (4 mni.). Pies robustos. 

t olor jcneral — Azul, blanco, negro y de oro precioso. 
Facies superiores: La frente hasta el ojo, color de oro anaranjado 
el más puro, vivo y precioso. Todo el costado de la cabeza, sobre 
ella hasta las recirices, incluso las tectrices, es de un azul turquí 
vivo, pero en Ja cabeza y cuello tiene vivos y bellos reflejos vio- 
láceos 6 purpüreos següu reflexiön. Las rémijes, de un negro poco in- 
tenso, con la barba superior que refleja azul metálico, y una 
manclia blanca, que ocupa la barba iuferior en los dos tercios de 
la raiz de las rémijes que hay entre la 3 a y 15 a . Rectrices muv 
negras con reflejos azules; pero la exterior y sti inmediata, tienen 



la barba interna blauca, con la pnntita y un tercio de la raíz 
negro. Base ocuita del plumaje cenicieota. 

Facles mferiores: Desde la horqueta á las rectrices, todo lo in- 
ferior y costados es de oro purísimo, con precioso baño anaraujado 
de la horqueta al peclio. La base oculta de las plumas, es 
blanca en ia garganta, y en lo demás cenicienta con algo blanco 
que los separa del amarillo. Las tapadas menores de la mano son 
negras con cambios azules, y las demás blancas con algunas pin- 
celadas de oro en ias puntas. 

Bémijes pardas obscuras con la ínisma manclia blauca que encima. 

Reclnces, como encima pero sin refiejos azules. Pico obscuro 
encima y blanquizco azulejo abajo. Tarso negro, como los dedos. 
Uuas pardas. Iris casi negro. 

OI)§.—C-onservaba algunas rémijes de la iibrea de las madres. 

llembra — Dimensioncs —Lonj. 122. Braza 1S9. Ala dobl. 60. 
Cola 3S. Parece aigo más robusta que el macho: por io meuos 
no es tan sentado su plumaje . Rcmijes: ia 2 a mayor, la l a , 3 a y 
4 a son Y 2 milím. más cortas que eila. 

Volovm —Pardo amarilio, obscuro v amarillo. Facies supcriores: 
La frentc es amarilla opaca 6 verdosa. Entre el pico y el ojo hay 
aigo blanquizco y las piumitas pequeñísimas de la borda del pár- 
pculo son de un amarillo no vivo. E1 costado y sobre la cabeza v 
en seguida liasta las rectrices, la borda exterior de éstas., las iec - 
trices del brazo y el ribete en la barba superior del resto del ala , 
es todo de un pardo fundido con amarillo muy bello ö, lo que es 
lo mismo, pardo-amarillo-verdoso; con mucha luz se nota sobre la 
cabeza y nuca algün reflejo metálico. EI fondo del ala y rectrices 
es pardo obscuro; pero las rectrices centrales tienen baño verdoso. 

Facies inferiores . Bajo la cabeza hasta el pecho, y los cos- 
tados del cuerpo, de un amarillo parduzco, 6 verdoso vivo y bello. 
E1 pecho hasta la cola, amarillo fuerte. Tapadas del brazo, blancas 
con viso amañllo, y las de la mano pardas con viso verdoso* Las 
rémijes pardas lustrosas, con las bordas blancas. Rectrices gris-ce- 
nicientas; pero las dos exteriores tienen hacia en la punta de la 
barba mayor una manclia blanca, que es visible también en la faz 
superior —Tarso y dedos, aplomado azulejo: uüas pardas. Ins 
pardo obscuro. Pico obscuro encima y la punta, blanco azulado en 
lo demás. 

Cost. —Vive en la cumbre de íos árboles, pero en busca de 
frutas baja hasta cerca del suelo. No se aparta del jénero por su 
alimento y costumbres; pero es muy voladora y más inquieta, y no 
creo que recorra mucho las liojas como otras. Se incorpora á otras 
especies en los árboles donde hay frutas, pero no las acompaña, 


— 06 — 

se retira luego, porque no se detiene á recorrer hojas. Tiene la 
iiabilidad de imitar la voz de mnchos pájaros diversos, para com- 
poner su canto; entre otras hay notas tales, qne para mí no hay 
ignales en el innndo. 


N.° 55: l^uphoiiia ryanohlojiliara W. Bertoui (sp. n.) 


( De Eupf/anici, n. jenérico; del gr. ktjanos , aznl, y blepJiaron, 
párjiado ) . 

Maeho adulto (Djagnarasapá, Mayo 10 de 1891): 

IMiuens. — Lonj. 118. Braza 203. Ala dohlada G2. Cola 30. 
Altnra 90 — Cabeza: lonj. 27, alto 12 ancho 13. Pico: lonj. 
11, 9 y 7; alto 4, aucho o — Pierna 27. Tarso 17. Dedos: 
inedio 11 -)- 4, interior 7 3 V 2 , exterior 8 A / 2 -f- 3 x / 2 , pos- 

terior 8 -f- 0. 

Caraet. — Pieo análogo al de la E. nicjrirolUs (Viei 11.). Cabeza 
algo corta y grnesa, ínuy graciosa. Tarsos algo secos; dedos como 
los del Calliste septemcolora. Phtmaje: en la eabeza v cnello es 
mny tnpido; pero corto, redondeado y sentado, de barbas sueltas 
y sedosas. En lo demás no discrepa con Ias otras del jénero. Ala 
alargada y tendida; rémijes 18, la 3 a mayor, pero apenas exede á 
ta 2 a y 4 a . La cola en sn postura natnral es anclia, annque no 
lo sean sns rectrices: éstas son 12, casi iguales. Lengua jenérica, 
pero más delgada. 

Color jeneral: — verdemontaña precioso, celeste vivo, verde 
obscuro, negro, amarillo pnro y blanqnizco — Facies superiores: E1 
pärpado está cubierto de plumitas redondas y pequeñísimas como 
en el Basiletuerus leucoblepharus (Vieill.), de un celeste bellísimo. 
Toda la cahexa, sin excepcion, y algo del cuello, de un verde- 
montaña esmaltado con bauo de oro, el más puro vivo y precioso 
<que he visto en ave. Todo lo superior del cuerpo, celeste bellísimo, 
pero resalta más el del cuello, porque en el cuerpo no oculta bien 
lo verde oliva que lo separa del ceniciento obscuro de la base, de ma- 
neraqne jmrece celeste verdoso. Las tectrices menores, la barba snpe- 
rior de las mayores y el ribete de las rémijes, son de un verde fuerte 
que tira insensiblemente á oliva; el fondo del ala, negro jj>oco 
intenso. Rcctrices: el fondo es negro, la central y la borda de las 
cnatro qne siguen j)ara afuera es verde oliva. 

Facies inferiores : Lo verdemontafía de la ca/>r;a ocnpa casi toda la 
garganta. Todo lo infenor v costados del cuerpo es amarillo puro, 
como las tapadcis menores del braxo. Estas son verde-amarillas en 




97 


]a mano y las mayores blanquecinas. Rémijes de un pardo tan 
lustro que las hace plateadas segün refiexiön. Recirices de un pardo 
ceniciento lavado en azul.— Pico blanquizco azulado, con la punta 
y caballete obscuros. Pies obscnros. Iris pardo obscuro. 

Los jövenes llevan una librea análoga á la de las hembras. 

Heiubra: — Dimens. — Louj. 11G. Braza 190. Ala doblada 
Ü9. Cola 35. 

Oaraeteres Rémijes 18, la 2 a y 3 a mayores, la l a y 4 a V 2 
milím. más cortas; todas ellas barbudas, con punta íedondeada, 
las 2 primeras apenas más estrechas en la extremidad, las barbas. 
son finísimas y trausparentes. Estos detalles los pongo aquí porque 
se me han pasado cuando, hace 10 años, describía al maclio. 

Cyolor jeneral — ■ Facies superiores: Toda la cabeza y pár- 
pados, como en el macho, sin alteraciön alguna, lo misino que lo 
celeste que hay entre ella y la espalda. Todo el cuerpo encima es 
de un verde oliva bello; pero hacia las i>uutas es: verde puro eu 
la espalda y lomo v azul celeste en las supercaudales . El fondo 
del ala es obscuro, con lo propio verde que en el ínaclio y las 
recirices idénticas á este. 

Facics infenores: Toda la garganta es como sobre la cabeza; pero 
alborotando las plumas, se nota un blanquizco oliva, que hay entre 
lo verde y lo ceniciento obscuro de la raíz (esto se me pasö 
advertir en el macho). E1 vientre es amarillo, y el resto de lo 
inferior y costados es de un amarillo algo opaco, fuudido cou verde. 
Las tapadas blanquizcas con baño ainarillo.— Tarso y dedos aplomados 
claros. Uñas pardas. Todo lo que falta es como en el macho. He 
tenido varias idéuticas. 

C^ostumbrevS — Habita la tercera parte más alta de los árboles, 
sin bajar más, sino un momento para comer alguna frutita, 
ni sale de la inmensa espesura que riega el Paraná. Es difícil 
matarla por lo intrincado de su habitaciön. No es escasa por los 
17° de latitud, pero sí más al norte. Se incorpora con otras especies 
donde hay frutas, pero no admite más sociedad que la de su 
especie; anda por familias, que tal vez sean compnestas de padres 
é hijos, y poco so muda de un lugar á otro, á no ser que le 
falte alimento; es estacionaria. Subsiste de frutitas muy pequeñas 
de plantas parásitas, como ciertas Cacteas v otras, sin despreciar los 
insectos y larvas. Su voz es nn vct vet bh ö cosa así, eu extremo 
dulce y expresiva. Si se mata una, el otro sexo no se consnela 
en todo el día v deja oír un silvido tan dulce v extremadamente 
triste, qne coumueve el corazön y causa arrepentimiento al mal- 
hechor, siempre no sea de piedra su corazön. 


— 98 — 


N.° 56: Euplioiifu Rerlepselitaiiu W. Bertoni (sp. n.) 


(Del gr. eu bien, y phone, voz; especie dedicada al celebre natnra- 
lista, Conde tle Berlepsch [Hans von], clasificador de las aves del 
Paraguay). 

Himeits. — Macho : lonj. 118; braza 189; alto 95; cola 36. 
— Iiemhra: lonj. 116; braza 181; ala dobl. 60; cola 36. Las 
tiemás diniensiones sin mayor desproporciön respecto á la especie 
anterior. 

Oaracteres — Cuerpo corto y robusto. Cráneo algo grande, 
Plumaje tupido, pero no esponjado, y de barbas sueltas en el 
(Miello y cuerpo. Rémijes 18, fuertes, de barbas finísiinas y trans- 
parentes; las de la mano son 9 y algo agudas, la 3 a y 4 a ma- 
yores, Ia l ft es 2 inilím. y la 2 a 1 más cortas que la 3 a . Rec 
trices 12, casi iguales. Pico recto, muclio inenos abultado en la 
medianía que en la especie típica (E . chlorotica serrirostris.) Respi - 
radero circular. Tarso cubierto sölo delante, por 5 escamas á 
tablas, sin contar 3 mucho más angostas que hay en el metatarso. 
Lo dicho es de una hembra, pero se stipone que el macho será 
lo mismo. 

Color — La partie superiure du corps et la gorge, bleu-noir 
éclatant, avec réflets violets. Dans la base de Ia gorge s : observe 
deux taches d’or vif. La pointriue et le ventre, couleur café-roux 
sous-alaires jaunes et perlées. Longeur 118 mm., anvergure 189. 
Toda la cabeza, y en seguida hasta la cola, las tectrices, la barba 
superior de las rémijes y rectrices, y toda la garganta hasta el 
pecho, es todo azul-negro brillante en oposiciön y aznl-violeta en 
cbnjunciön. En cada costado de la raíz del cuello hay una mancha 
de oro bellísimo que, bajando por el müsculo pectoral, se extiende 
por las tapadas menores, apagándose con el color perla blanca de 
éstas. Las tapadas mayores son también de un perla que se extiende 
por la borda de las rémijes, terminanda agudamente á un tercio 
de ia punta. El resto de las rémijes y rectrices es negro. El 
pecho liasta la cola y costados, de un color café-bermejo muy 
noble. Lo diclio pertenece al maclio: veamos la liembra. 

Hembra: eoloraeiou — Facies superiores. Si se exeptüa la 
freute hasta sobre la mediania del ojo, todo sobre la cabeza y 
cogote es de un pardo ceniciento, con reflejos verdosos y azulados. 
La frente es de un verdoso amarillo ü oliva, que sigue por el 
costado de la cabeza, cubriendo el oído y ceja, y se une en el 
costado del cuello al mismo color que domina sobre todo el 


90 


cuerpo y tectrices meuores. La borda de la barba superior de las 
tectrices mayores del brazo y de las remijes, es verde-oliva; el 
el resto del ala es obscuro, con lustre metálico en las barbas 
superiores. Recirices : las centrales son de un obscuro verde con 
las bordas amarillazas y los mástiles negros, y las demás negras 
cou la borda exterior como la de dichas centrales. 

Facies inferiores. La horqueta es blancpiizca verclosa. Bajo la 
cabeza, y liasta el orificio anal es de uu aplomado claro 6 ceni- 
ciento, qne sube algo por detras de los oídos; pero en el vientre 
tiene baño de canela. Los costados del cuerpo son verde-amarillos. 
Las tapadas inayores de un blanco, cpie se extiende por la borda 
inferior de las rémijes hasta á un tercio de Ja punta, y las me - 
nores blaucas con baño amarillo. E1 resto de las Rémijes allí, es 
pardo lustroso. Plumas subcaudales, café rojizo claro— Pico obseuro 
encirna y celeste claro abajo. Tarso aplomado-azulejo claro. 

Estaban dos juntas y no había machos adultos: las abri y ví 
que eran cazal; luego los machos llevan un año la Jibrea de la 
madre. Alto Paraná, lat. 25° 47', Mayo de 1894 . 

CTost. —La he visto sölo en Puerto Bertoni, donde es bastante 
rara. Habita lo más alto de los árboles, sin bajar de media altura. 
Siempre Ia he visto como otras del jéneru, comiendo frutitas de 
Cacieas , epífitas y otras frutitas pequeñas, pero no creo que des- 
precie los insectos; también aprecia las fnitas de Pindö (Cocos Roman- 
zoffiana) y Ambaih. (Cccropia peltata). Sus modales son de la E . 
aurantiicollis. Nunca lie visto más de dos juntas, y varias veces un 
macho 6 uua hembra solitarios, lo que es extraño para Euphonia. Su 
voz es bronca y singular para este orden. Es más fácil hallarla en las 
estaciones frías, aunque sea estacionaria; pero en todo caso es rara y 
difícil de ver y cazar, por sus costumbres y color. No es alocada 
y descansa entre las hojas, poniéndose eu movimiento de las ocho 
á las nueve y allá por las tres de la tarde, pero en este corto 
tieinpo se muestra activísima y voladora. 


N°. 57: Kuplioiiia Kgitsquizíe W. Bertoni (sp. n.)— 

Eufouia <le Egusqiiiza 


(Dedicada al Jeneral J. B. Egusquiza, y del gr. eu, bieu, y 
phone, voz, n. jenér. que alude á su agradable canto.—Jen. Eu- 
phone, Less.; RouvreuiW; inglés: the Bullfinch tanayers; Tanagra, 
Gm., Temm., Desm., Natterer). 

Oiiueiis. — Macho adutto: —Lonj. 13J. Braza 219. Ala dobl. 



100 


1)8. Cola 41. Altura 104— Ccibexa: lonj. 30 alto 14 y 2J ancho 
14. Aco: lonjitudes 13, 10 y 7 x / 2 ; alto 7 Yg, ancho G—Pierna 
29. Tarso 17. Declo medio 12 G, posterior 9 G— Peso total clel 
pájaro 18 graraos. Sesos peso 8 decígraraos. 

C'Uract*—Difiere de las Euphonia por su cabeza grandecita, 
las forraas no tau bien proporcionadas como en la E. chlorotica 
serrirostris. El pico recuerda al de los Psitáeidos por la alt\ira de 
ambas mandíbulas, su arista regularmente corva; la raandíbula in- 
ferior es prorainente delante del ángulo bucal; el eje del pico es 
recto v, aunque es coniprimido laterahnente delante, su anchura 
clisminuye gradualmente; el gancho cle la mandíbula superior ex- 
cede 2 mm. á la inferior. La cola es robusta, como todo el pájaro, 
y sus 12 rectrices son iguales. Pies robust.os: tarso vesticlo delante 
por solo dos escaraas, que apenas se distiugue su costura. Rémijes 
18, fuertes y algo agudas, la 2 a raayoi’. 

C'oloraclon jcueral—Azul turquí, obscuro y araarilío puro. 
La frente, la garganta hasta las rectrices, los costados y las tapaclas y 
amarillo de azufre; pero no tan precioso como en la E. aurantiicollis. 
Bajo la cabeza, ei costado y sobre ella hasta las rectrices , y las 
tectrices, es todo de un aznl turquí bello en coujunciön con la luz y 
verde obscnro metálico en oposiciön. Las rémijes y rectrices en- 
cima, negras con el ribete superior como el lomo; pero la rectriz 
externa, tiene una mancha blanquizca en la barba mayor. Las tci- 
padas raayores casi blancas, como la borda de las réraijes allí, 
siendo el fondo de estas obscuro lustroso. Rectrices debajo negras— 
Pico negro, con la base de la raandibula inferior blanquizca azuleja. 
lris castaño obscuro. Tarsos , dedos y uñas obscuros. 

Observaciones — Los machos jövenes llevan nn año la 
libreadelas madres, y lo araarillo no llega á ser puro sino á los dos 
años ö á la segunda muda. Los jövenes acompañan á los padres 
todo el año hasta la nueva cría. 

Lii liembra suele ser algo ma.yor y tiene la siguiente co- 
loraciön. Sobre la cabeza hasta la cola, las tectrices menores, 
y la borda de las mayores, rémijes y rectrices , es todo de un 
verde obscuro amarillazo. E1 fondo del cda y cola es prieto. E1 
(íostado de la cabeza pardo-verde-ainarillo, menos las plumas que 
abrigan al oído que son cenicientas. Bajo la cabeza hasta el ano 
es ceniciento. Los costados del cuerpo, siibcaudales y tapadas me- 
nores, de un amarillo verdoso, raás opaco en los costados. Las 
tapadas mayores de un color de perla, que se extiende por la barba 
mayor de las rémijes. Estas y las rectrices debajo, pardo obscuro 
lustroso con la borda superior verdosa. 

tlabit. 9 costiinibrcs—Habita los bosques altos y frondosos 


101 — 


del Alto Paraná, pvefiriendo la parte más alta de los árboles, donde 
recorre las ramas en busca de orugas, arañas, cogollos, etc.; pero 
su manjar preferido son las frntitas, como Cacteas y otras plantas 
epífitas, Pindö (Cocos Romanxoffiana), etc. Se incorpora con otras 
especies donde hay que comer y á veces las diversas especies 
forman una sola baudada, para mudarse de un árbol á otro donde 
hay alimentos. Es estacionaria y de las más comunes del jénero. 
Por Ja mañaua se les vé recorrer en todo sentido las hojas car- 
gadas de roMo, al parecer para beberlo (pues nunca la lie visto 
l)eber agua) y algunos maclios dejan oír sn voz, bastante agradable, 
que puede entenderse por bérrrérrrcrrré tshitshu tshitslio tshitshu . 
Este canto lo repite á raenudo por la mañana; pero en tiempo de 
amor deja oír á veces nn silvido dulce y triste. Una vez he oído 
otro canto no fuerte, agradable y compuesto de 8 6 10 sílabas, 
pero á pesar de que la he visto, no estoy seguro si era la presente 
6 la Euphoma anrantiicol/is. Tiene otra voz metálica y sonora. 
Cuando Uueve canta mncho y dá vida á aquellos bosques desiertos. 

A1 cabo de iargos años de pesquizas, he hallado sn nido, fa- 
bricado coino el del Calliste septemcolora dentro de un grupo com- 
pacto de Orquideas, en un árbol aislado en la quinta; como tube 
que salir á un dilatado viaje, no pude observarlo. A pesar del 
pico, tiene tantas semejanzas con las demás que no me atreví á 
separarla del jénero. Su voz metálica, que es la más comun, es 
agradable y fuerte. Alto Paraná, 23° y 26° 30’ de lat, 1888. 


Fam.: CHELIDORAMPHIDiE Bertoni (fam. nova) . 

(Del n. griego Chelidorhamphus , y eidos , forma.) 

Caract. — Aunque pueda perteuecer á alguua familia cono- 
cida en América, en ninguna de las familias del Paraguay hallo 
lugar para la especie que voy á describir, y faltándome la biblio- 
grafía necesaria para buscarle lngar en las de otras partes, me 
veo obligado á hacer una familia provisoria. Alas algo largas y 
agudas. La cabeza seasemeja á la de las Golondrinas ( Hirundinidcc ), 
esto es: un pico corto, ancho, algo corvo: los respiraderos circu- 
lares y con bordes elevados; y la boca ancha. Citerpo algo corto 
y robusto; tarso robusto y filoso detrás. 




102 — 


N°. 58: dielidorliamplius orliyeterus M. et W. Bertoni 

(geu. u.) 


(Del gr. Chelidon, golondrina, rhamphos, pico, y orrykter, escar- 
bador, que ahonda la tierra; esos nombres parece que deben repug- 
nar, pero le convienen tanto por sus formas como por stis extrañas 
costumbres). 

Macho ( Djaguarasapá, Febrero de 1890): 

Hlinens. — Lonj. 1G0. Braza 2G5. Ala dobl. 94. Cola G0. 
Pierna 29. Tarso 17. Dedos: mediano 14+7, interior 10 5, ex- 
terior 12 5, posterior 8 7. Cabeza: lonj. 34, anelio 17, alto 1G. 

Pico: lonj. (del áng. bucal ö la punta) 14, anchura máx. 12, 
alto 5. 

Otros son mayores: lonj. 1G5: braza 288. Cabeza: lonj. 32, 
alto 18, anclio 19. Pico: lonj. (áng. b.) 18, (desde las narices) 8; 
alto 6, ancho 9 (á las narices); diámetro de un ángulo al otro 
de la boca 15. No difiere en colores, pero fué muerto 2 grados 
más al norte del que vov á describir, (Mondá-ih). 

Caract. —Rémijes 18, fuertes, tendidas, la l a y 2 a mayores. 
Ala aguda y alargada, aunque aucha en la raíz 6 ültimas ré- 
mijes;se asemeja al ala de las Golondrinas (Hirundinidce ), á Ias que 
se asemeja también: en la figura del pico, el respiradero circular, 
la cabeza grande y la pluma sobre ella corta y sentada. Las alas 
cubren á las rectrices hasta á 20 mm. de la punta. E1 plumaje es 
más sentado y de barbas unidas que en los Tanagridce . Tarso corto, 
robusto, con escamas á tablas delante, y afilado detrás. Uñas 
cortas y muy comprimidas por los costados. Cnerpo en jeneral 
corto y robusto. Redrices 12, truncadas, á ángulo recto, son 
rectas, barbudas é iguaies. Boca anclia. 

Coloraciön jeueral —Todo el pájaro es de un azul-celeste 
precioso, que cambia en celeste puro en oposiciön y azul vivo 
en conjunciön, siendo estas las excepciones: una manclia de un 
negro intenso y brillante, ocupa toda la horqueta, sube por los 
lados de la boca, incluye los ojos hasta las sienes y la zona inter- 
ocular, así como también todo el pico; todas las plumas celestes 
tienen la base oculta cenicienta, menos las tectrices que ia tienen 
pardo-obscura; las de los costados v del pecho llevan tiras iguales 
al través negras, remarcándose sobre la línea mediana unas plu- 
mitas blancas; las del abdömen pasan al blanco, y las subcaudales 
blancas apenas lavadas en celeste;—todas las rémijes son inferior- 
mente pardas muy claras y Instrosas; superiormente, la l a es toda 
pardo-negra, la 2 a , 3 a y 4 a lo mismo, menos una borda angosta 



103 — 


sobre las barbas superiores (y en los clos tercios inferiores) azul- 
celeste vivo; sobre las rémijes siguientes esta borda se va ensan- 
cliando y alárgase liasta la punta, y en las ültimas se extiende 
un poco por las barbas inferiores; —las rectrices , como las rémijes, 
con idéntica disposicion de culores, solo que son lavadas inferior- 
mente en celeste en la barba externa. Todos estos colores no 
pueden ser más vivos y graciosos. 

llembra. IMnnens. — Lonj. 150. Cola 50. Braza 205. 
Ala dobl. 87. Cabeza: lonj. 32, alto 10, aticlio 10 Y 2 . Rémijes : 
la l a es mayor. 

Coloraeion — Las partes celestes del tnaclio soti substituidas 
por un verde purísimo y brillante, con disposiciön exactamente 
igual. La mancha negra facial, es substituida por otra idéntica 
fortnada de plumitas negruzcas á la base en parte visible, y en 
el resto blancas, algo bañadas de celeste en la horqueia. Las tiras 
transversales de la parte inferior son verdes, sobre fondo blanco 
amarilloso. Las subcaudales blancas amarillosas con baño verde y 
una tira longitudinal verde obscura sobre el raástil. 

Costmnbres — Se posa corao los Tiránidos (Tirannidce) en 
los árboles de pocas hojas, desde donde sale al encuentro de los 
insectos voladores; cotne también frutitas del monte. Yuela á altura 
considerable, y se posa en los árboles más altos, aunque en cierta 
época del año baja al suelo para comer tierra. Cría en agujeros 6 
cuevas, que practica bajo la espesura de los bosques en las 
barrancas escarpadas, poniendo 3 huevos blancos. Cría, segün he 
observado, dos veces por afío. Su voz ünica es un tsliili 6 sili 
agudo. Para cerciorarme de la especie, cuando hallé un nido, sor- 
prendí á la madre dentro del agujero y habiéndola soltado allí, en 
vez de volar, volviö á entrar en su nido. E1 agujero que practica para 
su nido es análogo al que describi hablando del Geocecia orhyctera. 
Cojí una liembra viva y habiéndola puesto en jaula, se acostumbrö 
luego á la esclavitud y comía frutitas silvestres; pero habiéndole 
faltado insectos, no pudo resistir los rigores del invierno. 

Es de carácter tranquilo y manso; habita todos los bosques de 
la eosta del Paraná, las quintas, y la orilla de los campos del 
interior del territorio de Misiones (’Arjentina) bajo el paralelo 27. 
Es bastante cornün entre los 23° y 27°30' de latitud. Ya volveré 
á liablar, en mi historia completa de las aves del Paraguay, sobre 
las extrañas costumbres de este singular y hermoso pájaro. 


Fam.: PlPRIDiE — Pípridos, the Manakins 
N.° 50: Pipra Moronoaua W. Bertoni (sp. u.) 


(Pipra, Lin., etc.; esp. dedicaclo al sabio Dr. Francisco P. Moreno, 
director del Museo de la Plata — Manakins, Buffon [1770]). 

Djaguarasapá , Marzo de 1891. 

Dimciis. — Lonj. 167. Braza 245. Ala dobl. 76. Cola 65. 
Alto 114— Gabeza: lonj. 38, alto 15, ancho 17. Pico: lonj. 18, 12 
y 9; alto 4 1 ä , ancho poco menos—Pierna 32. Tarso 22. Declos: 
medio 12 7, posterior 0 8 1 2 . 

Caract.— Rémijes 18, poco cöncavas, la 3 a y 6 a iguales; la 
4 a y 5 a mayores. Rectrices 12, casi iguales, barbudas, algo agudas 
v no fuertes. Plumaje abundante y descompuesto, sin diferir nota- 
blemente del Ghiroxiphia caudata (Shaw.); pero la cabeza es más 
grandecita; frente elevada. El pico es más largo que en dicho Chi - 
roxiphia, con la punta corva y, aunque hacia esta es más alto que 
ancho, no es precisamente comprimido, sino que su anehura es 
gradual. Respiraclero capaz, hendido y oval. Los ánguios bucales 
sombreados por peios negros poco aparente. 

Color.—Los dos ördenes mayores de tectvices, las ültimas ré - 
mijes y la barba snperior de las demás, es todo pardo castaño 
obscuro, como las rectrices, pero estas tienen las bordas verdosas. 
Las rcmijes debajo, obscuras con las bordas claras algo acaneladas. 
El resto del plumaje es de un pardo-oliva-verdoso obscuro — Pico 
casi negro, con la base de la mandíbula inferior blanquizca azuleja. 
lris pardo. Tarso y declos negruzcos: uñas pardas. 

No tiene diferencia sexual. 

Costumbres —Sus costumbresse acerca mucho á las del Ch. 
caudata (Shaw.), y como este habita el interior de los'grandes bosques, 
entre los 24° y 28° grados. Ambos escasean más en el norte de 
dichas latitudes. Recorre los bosques sin subir á más de media 
altura, donde el hosque sea muy intrincado abajo. 

Su principal alimento es frutitas silvestres que come en gran- 
des cantidades. Si se observa algüti arbolito de frutas apetecidas, 
se le ve llegar á comer muchas rápidamente, como si estuviere 
apurado, y retirarse para volver después de diez ö doce minutos; 
esto creo lo hace para mezclar insectos en su alimento. Es algo 
inquieto y deseonfiado, y su voz clara y fuerte dice tshuví-tsJmví , 
repitiéndola con largos intérvalos. 



105 — 


Fam.: Laniad.e — Länidos, the Siirikes 

(Laniadées, Less., aunque tal vez pertenezca á otra familia, por- 
que Lesson la construye mal esto es juntando varias. Lo dejo aquí 
provisoriamente por no aumentar el nümero ya exajerado de fami- 
íias — The Shrikes, Cuv.?). 


N°. G0: PsalluritN Aeevaliauus W. Bertoni (gen. n.) 

Psaliuro <le Aceval 


(Del gr. psalis, tijera, y oura , cola. Especie dedicado á S. E. 
Don Emilio Aceval, presidente de la Bepüblica). 

Macho (Djaguarasapá, Junio 12 de 1893): 

B^iineiis. — Lonj. 218. Braza 332. Ala doblada 99. Cola 98. 
Altura 135 — Pierna 35. Tarso 19. Dedos: med. 14—(—5— Cabeza: 
lonj. 34, alto 1G, ancho 18. Pico: lonj, 14, 11 y S l /i* ; alto 5, 
anclio 6 l / 2 6 7; travecía de los ángulos bucales 13 l / 2 . Delante 
del ojo, la cabeza es casi más ancha que á los ángulos bucales. 
Peso total del pájaro 41 gramos. 

Carac. fis. — Rémijes 18 ö 17, la 2 a raayor, Ja l a y 3 a 
casi iguales á la 2 a ; todas fuertes como de pájaro volador, estrechas, 
algo agudas y muy poco cöncavas. Alas agudas y de figura casi 
triangular. Rectrices 12, siempre abiertas, algo arqueadas para 
afuera, v más la exterior, agudas; la barba externa ancha 1 mm., 
la barba interna ancha 7 hasta la mitad, de allí se estrecha 
gradualmente hasta la punta. La pluma exterior 45 más larga que 
la central, la que sigue para adentro 37, la 3 a 18, la 4 a 13 y 
la 5 a 5, todo más largas que dicha central. Cabeza: larga, bastante 
alta y ancha adelante, más tal vez que en los Trogonidce . Pico, fuerte- 
cito, con curvatura igual desde el ángulo á la punta, del labio al 
caballete casi plano, sin ser este filoso y con rebajo cerca de la 
punta; pero no con ganchito, ni es agudo. Es bastante excavado 
dentro, donde no tiene filos. En fin, recuerda á los Pipridce; la tota- 
lidad de la cabeza vestida, es un térmiuo medio entre ios Pipridce 
y los Trogonidcc. Respiradero, pequeño, circular, casi oculto por el 
tupé, y sombreado por algunos pelos muy cortos. Tarso cubierto por 
5 escamas á tablas, con filo detrás. Dedos con escamitas á tablas. 
Uñas muy fuertes, corvas, y sobre lo comün altas v compri- 
midas lateralmente. Cuerpo algo corto, robusto y bien formado. 

Plumaje: el tupé es compuesto de plumas cortas, tupidas, 
redondeadas, que suben verticalmente, doblando la punta para atrás 
como en los Tt'ogon; en la nariz se dirijen para adelante y luego 




106 — 


verticalroente: sobre la cabexa es larga 116 12 min., estreclia y sedosa, 
pero rony sentada; de roodo que la cabeza es casi plana enciroa 6 
cnadrada y con salto en el tupé, como en los Trogon . Las del cuello 
abundantes. Las de sobre el cuerpo, tupidas, largas 25, auchas hacia 
la raíz y estreclias en la punta; pero son mny sentadas, de inodo 
que la parte visible es sölo 5 6 6 mm. y ancha lo mismo. Esta 
es de barbas unidas en los centros, v snelta en las bordas ; la 
parte oculta es muy snelta. Bajo de la cabeza son las plumas 
lai i gas, estrechas, sentadas, de barbas sedosas y rouy descompuestas. 
En la garfjaiüa son cortas, redondeadas. En lo inferior del caerpo 
son pinadas y como el lomo en lo demás: recuerdan á los Urü í 
(CJianifCza). Las alas plegadas cnbren á la cola liasta la roitad. 
Las plumas del cnerpo difieren de las de Turdiis: ünicamenie por 
ser roás estrechas liacia la punta, y algo más cortas. 

Color. jen. — Negro variado de amarillo y blanco, corona 
encendida. Facies superiores: En el iupé hay una manclia negra 
de terciopelo, qne sigue y ocupa anchamente el ojo y oído. Sobre 
ella hav otra ancha, parda coti los centros obscuros. En el centro 
de la cabeza hasta el cogote queda una mancha negra de terciopelo, 
elipsoide, ctiyas pltitnas se dirijen algo para adentro, para ocultar 
una notable corona roja de fuego. 

E1 cuello es á tiras iguales al través, blanquizcas y muy negras. 
En la espalda hasla la cola, tienen ias plumas nn dobladillo en la 
punta amarillo verdoso bello, luego una roaucha elíptica al través 
uegra ltistrosa y el resto de la parte visible verde; sin que 
estos colores formen fajas, pues las manchas negras están desparra- 
roadas con una gracia admirable. Todo el ala encima es de un 
negro lustroso, tuenos: las dos ultiraas rétnijes que son verdes con 
la punta negra, algunos raros piquitos aroarillos que se notan eu las 
tectrices menores, y un liilo de éste color que hay en la borda 
de la 6 a y 7 a rémije. Además las rémijes tienen en la raíz de la 
barba interior, un blanquizco, qne se estrecha gradnalmente hasta 
terroinar agudameute en la borda á un tercio de la pnnta. 

Cola: la rectriz exterior es negra con la pnuta blanquizca, y 
una mancha atnarillaza en la barba interior cerca de la raíz: la 2 a 
sigtiiendo para adentro tiene 2ü mm. de la punta todo negro, y el 
resto obscuro con la borda exterior verde-amarilla y la otra amari- 
ilosa: la 3 a como esa, pero tiene puntita blanquizca: la 4 a y 5 a 
negras con dos tercios de la raíz en la barba exterior verde aroa- 
rillo: de éste color es la central, pero con la punta negra. 

Facies inferiores. La horqueia y bajo la cabeza es de oro ama- 
rillo 6 de un anaranjado purísimo el más vivo y precioso que 
pueda verse. La garganta es á tiras al través. mal seguidas, aroa- 


107 


rillas, negras y blancas. porque las plumas tiene dobladillos ama 
rillos en la puuta, luego dos tiras negra y el resto blanco. En toclo 
lo inferior del cuerpo y costados sou las plumas blancas con do- 
bladillos amarillos purísimos, y la base oculta cenicienta obscura; 
notándose adeiuás una manchita obscura en el costado de la mayor 
parte de las plumas, pero sin simetría. Las tapadcts son de un 
blanco amarillo, que se extiende por la barba mayor de las rémijes 
liasta cerca de la punta; el resto de las rémijes y algunas man- 
chitas que hay en el encuentro ( x ), son pardo-obscuras. Cola parda, más 
obscura hacia la punta y con las mismas puntitas blanquizcas que 
encima. 

Ojo uegro. Pico blauco. Tarso y dedos blancos algo amarillentos; 
uñas trigueñas. 

Ilembra adulta —(Djaguarasapá, Junio 15 de 1893): 

Hiiueiisioiies —Lonj. 228. Alto 138. Cola 103. Braza 311. 
Peso total 41 gramos. 

Rémijes 18, la 2 a y 3 a mayoies, la l a es 4 mm. más corta Cola 
12 plumas, la exterior 45 más larga que la central; la 2 a 25, la 
3 a 18, la 4 a 8 y la 5 a 3, todo mm. más largas que la 6 a . 

C7oloraeidn — Faciessuperiores— La mancha negra principia en 
el ángulo bocal y cubre escasamente el ojo y oído. Tiene la propia 
corona encendida, pero lo negro que en el macho la circunda y 
oculta, aqui es verde-pardo: el resto de la cabeza es pardo sucio. 
E1 cnello pardo elaro con tiras blancas sucias. La espalda hasta la 
cola es como eu el macho, pero domina más lo verde, siendo las 
manchas 6 tiras uegras más angostas. Las tectrices mayores del 
brazo verde oliva, como el ribete de las demás v la borda su- 
perior de las rémijes, siendo el fondo de ambas negro. Además 
tienen las rémijes en la borda inferior lo propio blanquizco que 
en el otro sexo y una mancha elíptica del mismo color en el centro 
de la ültima rémije. La cola carece de blauquizco en la punta. 

Facies inferiores —Lo auaraujado de la horqueta uo pasa de me- 
dia cabeza y es salpicado de puntos obscuros. La garganta hasta 
la cola y costados sou á tiras al través blancas y negras, aquellas 
más anchas y las puntas son amarillas, pero éstas son casi insen- 
sibles en la garganta. Las tapadas blancas amarillas con lentejas 
pardas. Las rémijes como en el otro sexo y lo mismo la cola. 

Observ. —Lo raaté el 12 de Junio de 1893, cuando estaba 
comiendo frutitas de Tadjudjá, ( 1 2 ) á media altura, en compañía de 
algunos Tach . coronatns , Pyroderus scntatus y Turdus. Tres días 


(1) Nombre que dá Azara á la borda anterior del ala. 

(2) Trianosperma ficifolium Mart, 



108 — 


después maté la hembra en el mismo sitio, pues los descritos 
anclabau de matrimonio. He visto dos en Junio (Mondá-ih). 

Cost. —V'avias veces lo había visto en el sitio en que murio, en 
compañia de aquellas especies; pero no por ser sociable. Lo lie visto 
veuir volando alto sobre la espesura del monte con su amada y 
alejarse solos tambiéu á altura considerable sobre el monte. E1 motivo 
de juutarse en aquel sitio muchísimas especies, era por la abundaneia 
que había allí de dicha frutilla. No tragaba las frutas, aunque pudiese, 
siu mastiearlas antes, como haceu los Loros , con tranquilidad. Por 
Junio en Mondá-ih (1894) he visto otra pareja posada en uu árbol 
alto y despejado, sin rejistrar las raraas, sino más bieu atisvarían 
los iusectos que le pasasen á tiro, porque no dudo que sea bas- 
tante iusectívoro. 

Se detuvieron muy poco y los perdí de vista, siu poder cercio- 
raruie de sus costumbres; por más que haya puesto diariamente 
eu raovimiento toda mis pesquizas, uo he vuelto á verlos ni eu ese 
día ui en largos años. Por esto y por no tener relaciön con 
otro en el Paraguay, es que le pongo con los Lánidos, auuque 
tal vez esté mal aquí. 

Si bieu no posée este pájaro todos los ínás bellos colores de la 
naturaieza, no por eso deja de ser de los más hermosos y ele- 
gautes de América, porque uniendo á la graciosa disposiciön de 
sus colores la eiegancia de sus formas, no son muchos los que 
le excederán y no le dejarán muy atrás sin duda. 

C his.— Aun existe alguna duda sobre este puoto; porque si 
bien puede ser familia nueva, la cuestion es saber entre cuales 
familias hay que colocarlo, y éste pájaro conserva igual distancia 
entre mnclias. Yo tengo presente la mayor parte de las espe- 
cies del orden y sin embargo dudo. 

(Alto Paraná, lat. 25°47’ y 2G°53’, 1893-4). 


Fam.: cotingid.e—cotínjidos ; ampélidées Less. 

Dejo esta familia por ser jeneralmente aceptada, pero yo no dudo 
que fonna parte de la inmensa familia de los Tyrannidce (Mus- 
sicapidce) — Cotingidce de Berl.; Ampélidées de Lessou). 


N°. Gl: Hadrostomns BorellinmiK W. Bertoui (sp. n. 


(Del gr. hadros, espeso, y stoma, boca; especie dedicada al Doctor 
A. Borelli, viajero naturalista que contribuyö al estudio de nuestra 
avifauna). 





— 109 


Hembra- —(Alto Faraoá, entre 23° y 27° 30’, 1890: 

—Lonj 1G0? Cola 70. Ala dobl. 7G— Cabexa: lonj. 
38, alto 15, ancho 1G. Pico: lonjitudes 20, 13 y 10 1 / 2 ; alto 
5 2 / : >, ancho 7 2 / s —Pierua 27. Tarso 20. Dedos: medio 11+G, 
posterior 8+G x / v 

Csu'sict. — Remijes 19, la 3 a y 4 a mayores. Rectrices 12, las 
tres internas casi iguales, Ia externa 9 inm. más corta que ellas 
y las demas en escalerilla. Plumaje del cuerpo de barbas descom- 
puestas y suaves; pero no es espoujado. Cnello bastante abultado. 
Cabeza grandecita y la pluma sobre ella es larga y estrecha; pero 
es sentada, no aguda ni tiesa. La arista de la mandíbula inferior 
del pico más rolliza que en las otras especies. 

Coloraciou. —Sobre Ia cabeza es color café. En la nariz 
principia una tira de canela, que pasa al aploinado sobre el ojo y 
siguiendo sobre el oído, vá á unir con la del otro lado en la nnca. 
Entre el ojo y el pico hay una manchita obscura. La extremidad del 
ala, en ambas faces, es obscura. EI resto del pliirnaje, es de un canela 
intenso, más obscuro en ias partes superiores y más claro y vivo 
en la rabadilla y parte iuferiores. 

Pico negro encima y azidado debajo. Pies negros. Iris castaño. 
No creo que tenga diferencia sexual. 

Cyost.—Es comün en todos los bosques del Alto Paraná. Ha- 
bita á media altura en los bosques, donde recorre las ramas, pi- 
llando los insectos. Es de Ios primeros que ponen huevos, en uido 
que coloca entre las ramas sin ocultarlo; éste es muy abultado y 
redondo, por Ia abundancia de musgos que emplea, y en un costado 
tiene la pequeña entrada, Vá con su amada 6 solo, es manso. Antes 
<le tenerlo en la mano, lo confundí durante mucho tiempo con los 
Dendrocoláptidos. Su ünica voz, que repite á menudo, es un li-ti-li 
triste y no fuerte. 


N°. G2: Tityra atricapilla (Vieill.?) Bertoni (T. tephronota ?) — 
Guadjaná: llirili vii-tí-iuí: 


OI>s. —Yo lo liabía descrito cou el nombre de T. tephronota; 
pero hoy, Ieyendo la incompleta descripcion de Azara, veo que es 
el Pepoaxá cabexa negra de este autor 6 sea el Tyrannus atrica- 
pillns de su eopiador Vieillot, pues Azara es el primero y ünico 
que describiö este pájaro. Le Ilaman los indios Guadjaná Ilirihvü- 
ti-mí (Buitre blanco pequeño), porque de lejos parece un Ihrihvü-li 
6 Ihrihvü-ruvitshá (Gyparchus pupa) por su color). 




110 


IHmens. —Lonj. 205. Braza 350. Cola 71. Ala dobl. 105. 
Alto 145— Labezci: lonj. 51, anclio 21, alto 19. Pico: lonj. 33, 
24 y 20; alto 10, ancao 11—Pierna 33. Tarso 22. 

Oaract.—Pico aigo corvo, tnuy inchado, rollizo, sin cotn- 
presiou, y la punta violentainente corva; pero ambas tnandíbulas son 
casi iguales en lonjitud. Plumaje sentado. Las plutnas que abri- 
gan á las rectrices, muy largas. Estas son 12, fuertes é iguales. 
Alas tendidas, agudas y vigorosas; remijes 19, esto es sin contar 
uua 20 a qne se halla entre las dos primeras, que tiene media lon- 
jitud y más estreeha y aguda que un bisturí, la 2 a y 3 a mayores. 
Tarso vestido delante por cinco escamas á tablas oblícuas, y com- 
primido lateralmente. Uñas fuertes, compriinidas y muv eorvas, 
siendo iguales la interna con la exterior, y casi lo mismo la me- 
diana con la posterior, que son ias mayores. 

Color. - Pico negro, con la base celeste. Todo sobre la cabezci, 
sus costados y lo posterior, y el ángulo de la horqueta, tnuy ne- 
gro briliante. En la nuca hay un collar que baja á unir con el 
mistno color que ocupa todu bajo la cabeza. Las tcctrices de la 
mano son negras, como las 14 primeras rémijes; pero éstas tienen 
blanca ia barba mayor eu la mitai de la raíz. Rectrices muy ne- 
gras. E1 resto de la parte superior es de un apiomado-ceniciento 
biauquizco. Bajo la cabeza y el pecho blauco; el resto en lo inferior 
del cuerpo y costado, blanco ceniciento. Tapadas blaticas. Las re - 
mijes y rectrices como en la faz superior, pero lo uegro es tnás 
apagado— Tarso uegro. Iris insensibie?— Puerto Bertoni, 1895. 

€/OSt.—No lo he visto sino en ei Alto Paraná, por los 25° 
40’ de latitud. Es escaso, aunque no tanto como el T. brasilicnsis, 
y como éi habita los árboles más altos, dotide subsiste de in- 
sectos, larvas, frutitas, etc. Suele visitar las quintas iumediatas á 
los bosques y tto trata de ocultarse, ni es arisco. Su voz es eomo 
la del citado, esto es: un gue gutural y bajo; es bastante semejante 
á la del Rhamphastos dicolorus Linn. 


N°. 63: Tityra hrasilionsis Sws. 


Obs.— Voy á decir algo sobre la cría, que quizás convenga á 
ambas especies. Además es tan parecido en todo al anterior, que 
es difícil distinguirlos, y por lo mismo algnno de los nidos que 
ví, puede pertenecer al anterior. Cría en agtijeros de troncos, dos 
poilos cnya pritnera librea es lade la madre, que conservan los machos 
más de tin año; no dudo que cría dos veces por años y voy á anotar 
detalladamente mis observaciones, para que se vea en que tne 




111 


fmido para afirmar lo dicho. Por el 15 de Octubre ví una pareja 
que introducía palitos en uu agujero natural de un tronco á res- 
petable altura. Habiéudo yo salido de casa y regresado el 2 de 
Noviembre, observé cpie los padres no estaban alli cerca, y cre- 
yendo que los pollos habvían nacido, corté el árbol y cuando cayo 
acudieron los padres; los fetos erapezaban á forraarse dentro cle 
los lmevos: luego suspende la incubaciön para buscar el alimento. 
Contecía el nido dos huevos de figura oval, algo grandes con relaciön 
á su dueño; el fondo era blanquizco sucio con manclias irregulares 
de un pardo chocolate, raas tupidas en el polo grueso. E1 nido, de 
hojas y palitos, estaba á 40 cent. de honclura, fuera del alcance 
de los Tukauos. 

Allí cerca había un arboiito hueco; la abertura estaba á 1 in. 50 
cra. de altura y el agujero bajaba hasta el nivel del snelo. En Di- 
cieiubre ví los padres dentro del agujero y habiendo cortado el árbol,. 
extraje dos pollos á los que sölo faltaba crecer algo más la cola para 
ser adultos; sin duda hacía ya varios días que podían volar. A 
pesar de esto, eran aün muy torpes, y al ver el sol quedaron 
algo ofuscados y no trataban de volar, sino de ocultarse entre mis 
ropas. Los puse en jaula, donde se raanifestaron estüpidos, no 
les gustaba la luz y sus pieruas eran tan torpes que no podían 
sostener el cuerpo. Tenían Ia librea de la madre. 

Coino ya dije el agujero tenía 1 V 2 metros de profundidad; pero 
para el nido colocarou algunos palito en la medianía del agujero 
que servíau de travesaños y sobre ellos amontonaron muchas hojas 
grandes de Ihsihpö. formando una capa de 30 cent. de espesor, de 
manera que el agua que podía entrar, traspasaba la capa de hojas y 
se perdía en las proíundidades del agujero. Los pollos estaban en 
completa obscuridad. Es muy difícil hallarlo, porqne los padres no 
traen á menudo e! alimento, dando muchos rodeos antes de entrar, 
y no lo hacen si se les observa. No se separan los sexos, ni en el 
resto del año, y se preociqian poco de la prole, alejándose mucho. 
Creo que este nido pertenecia á los raismos dueños del primero, 
que saqué allí cerca, y como era en el inismo afio, me parece in- 
dudable que repite sus bodas. 

Otro nido hallé á grande altura en un agujero fabricado por los 
Pícidos. Todos estaban en sitios despejados y árboles aislados. 

Uurante la incubaciön el inacho pasaba la mayor parte del día 
junto al nido, creo esperaría á su amada para buscar juntos el 
alimento, pues son inseparables. 

Mucho de lo dicho es comün al anterior y quizás le pertenezca 
alguno de Ios nidos que describo aquí, porque sin tenerlos en la 
mano no se pueden distinguir. 


N°. G4 : ( liniiicoccreiis cyanoeeplialiis (Vieill.) Bertoni 

(gen. u.) 


(Del gr. klimaX' escala, y kerkos, cola; de kyanos , azul, y kephale, 
cabeza —Batarü obscnro y negro, Azara; Thamnophilus cyanocephalus, 
Vieillot). 


Cliisil'.—No se lia podido clasificar con las malas’descripciöues 
de Azara y su copiador Vieillot, éste le diö el nombre de Tham- 
uop/nlns cyauocephalus , equivocando hasta la familia, pues no tiene 
relacioues con los Tamnoñlidos. H. von Herlepsch dice cpie quizás 
sea Pachyrhanphns niger (Spix), «pero entonces la descripciön es 
defectuosa», añade. Voy á describirlo detalladamente para que se 
pueda defiuir la especie, advirtiendo desde ya que no pertenece al 
jéuero Pachyrhamplnis, que tengo presente (aludo á las especies del 
Paraguay). 

Dimcns. — Macho —Lonj. 170. Braza 271. Cola 71. Ala dobl. 
Sd — Cabe.ia: lonj. 38, alto 15, ancho 17. Pico: louj. 20, 14 y 11; 
alto 5 Y*, ancho 7—Pierna 20. Tarso 21. Dedo medio 12—|—G, 
posterior 8+0 Ys- 

Usiract. — Gabeza regularmente convexa y algo aucha. El pico 
difiere del de Pachyrhamphus en tener las piezas menos convexas 
vistas de perfil, del caballete al labio casi plano, como en ciertos 
Tiránidos; es casi recto, de anchura gradual y el gancho menos 
encorvado. El tarso más débil, largo y vestido delante por S ö 9 
escudos ásperos y pequeños. Los dedos mucho más débiles y secos: 
uuas delgadas y agudas. La pluma sobre la cabeaa es corta, plan- 
cliada, lustrosa y de barbas unidas. E1 plumaje del cuerpo ajus- 
tado y sentado. Alas agudas, tendidas. Remijes 18, sin coutar una 
19 a que hav oculta entre la l a y 2 a , de mediana lonjitud pero 
bastante barbuda; la 2 a y 3 a son las mayores. Cola redondeada, 
con 12 rectrices, la extrema es 17 mm. inás breve que las tres 
internas, las demás en escalerilla. Las plumas que abrigan á las 
rectrices muy largas. Bigotes poco aparentes— Respiradero pequeíio, 
circular y algo oculto. 

(Jolor. —Todo sobre la cabeza y nnca , azul tnrquí negro lus- 
troso. De allí á la espalda, inclusive, y las tectrices menores, ne- 
gro. E1 resto de las tectrices, negro con la mayor parte de lo 
visible de la barba snperior, blanco. Rénnjes muy obscuras con 
ribetes blancos muy notables; la pequefia, que hay entre la l a y la 
2 a , tiene la barba mayor blanca. E1 lomo hasta las rectrices y 
toda la partc inferior de un gris eeniciento apiomado; pero las ta- 



113 


padas y subcandales son salpicadas de blanco; ias rémijes allí, 
pardas eoa anclio ribete blanco. Las rectrices, en ambas facies, son 
inuy negras, pero las cuatro pluraas exteriores tienen la extremi- 
dad blanca— Pico azul-plorao claro. Pies negros. Ins obscuro? 

Otro macho (que creo joven) era: lonj. 170, braza 250; pico 
con ganchito negro; plumaje algo raás apagado. No dudo que los 
raachos llevan un año la librea de las raadres, por eso la des- 
cripciön de Azara no concuerda muy exatamente con la mía. 

Dimeiis* Hembra —Loüj. 1G2. Braza 250. Oola G2.—Cabeza 
lonj. 33. Tenía el raás robusto que el macho y las rectrices 
en escalerilla raás iguaí. E1 plumaje algo raenos sentado. Lo sin- 
gular es que uo tenía la pequeña rémije entre la l a y la 2 a . 

Color. —Difiere del ínacho en lo siguiente: Sobre la cabeza 
es de un pardo algo ceniciento. De allí hasta la cola y las tectrices 
raeuores, pardo araarillo. El fondo del ala es pardo obscuro, y lo 
que en el raaclio es blanco, aquí es acanelado. En las rectrices 
tiene lo blanco de canela y más extenso, y lo negro raás redu- 
cido, porqne la liase de todas es de un pardo amarillazo, qne en 
la central se extiende hasta cerca de de la pnnta—Bajo la cabeza 
es blanquizco ceniciento: el resto abajo, blanqnizco amarillo, más 
pnro en las tapculas y pecho , opaco en los costados y casi blanco 
en las subcaudales Rémijes abajo pardas con lo blanco de las 
bordas rauy fundido con canela— Pico negro eucima y aznl blan- 
quizco debajo—E. de Agricnltura, Octubre 13 de 1900. 

OI>s. 9 oost. —Azara cotnpro uii individuo á los tan despre- 
ciados Bárbaros y agrega que nnnca lo ha visto; pero no por eso 
es raro, yo he hallado rauclios en los bosques inraediatos á la 
Asunciön. Habita la niediana altura de los bosques espesos, doude 
examina las hojas para piliar los insectos, larvas, etc. Es tranquilo 
v solitario y carece de esquivez. Jamás le lie visto en el Alto Pa- 
raná—Azara es el primero qne describiö al maclio, la hembra aün 
no es conocida. 


Faill.: TYRANNID.E SUIRIRÍ. TATSHURÍ, KARITSHÜ 

(Del lat. tipannus, del gr. tyrannos , tirano [n. de un jénero de 
esta familia], y eidos, forraa—Sinön.: GobemoucJies, MoucJierolles y 
Tirans, Buffon (1770), Suiriris, TcicJmris, Pepoaiás, Azara (1802); 
Crénirostres, Duméril (180G); Canori, Illiger (1811); Gobe-moit- 
cJies , Cuvier (1817); MyotJicres, Vicillot (181G); Miiscicapida, Vi- 
gors (1825), noinbre adoptado por otros autores posteriores; Lati- 
rostres, Latreille (1825); Muscicapidées, Lesson; inglér: the Fly- 



114 


catchers (papa-moseas); fraucés: V. Buffon; español: Muscicnpidos, 
7 iránidoSy Papa-moscas; alemán: Fliegenschniipper. The Dentiros- 
tres de Cuvier). 

De esta familia inmeusa, digo lo mismo <pie de todas las que se 
hallan en esta obra: todas las especies que deseribo aquí las he 
cazado ünicamente en el Alto Paianá, salvo rarísima excepciön. Se 
me ha pasado advertir que, en esta obra, debe entenderse siempre por 
Alto Paraná el norte de los 27° grados, porque por esta latitnd 
prineipia á eambiarse la avifauna, por ser el Iiinite de la rejiön, 
donde desaparecen absolutamente los campos de la costa del Río, 
de manera que enaudo digo de un ave que vive en el Alto Para- 
ná, vale tanto eomo tlecir que habita las selvas vírjenes. 


N.° 05: Bcrlcpscliia clirysohlepliarn W. Bertoni 

(gen. nov.) 


(Jénero dedicado al célebre naturalista alemán, Conde de Berlepsch; 
n. específ., del griego chrgsos, oro, y blepharon, párpado: que tiene 
los párpados de oro). 

I>imcns.—Braza 22G. Oola 65. Torax: diám. máx. 21;idem 
antero-posterior 17. Ala dobl. 72—Cabeza: lonj. ?, alto 15, an- 
cho 16. Pieo: alto 5 V 2 , ancho 6. 

Caract. —Sobre la cabeza, las plumas tieneu la figura y dis- 
posiciön que en los Trogon ; eomo en esos, es abundante, plana 
en el vértiee, saliente sobre los ojos y casi perpendienlar en la 
ealva. Delante del ojo hay plumitas muy cortas, blancas, en euya 
extremidad se nota con euidado que carecen de barbas y el inástil 
es negro; á esto se reducen sus casi insensibles l*igotes. La cabeza 
es como para pájaro más grande. Ala tendida, de figura triangular 
aguda. Rémijes 18, esto es siu contar nna 19 a , que hav eutre la 
primera y la segunda, de inedia lonjitud y débil, auuque no es tan es- 
treclia como en los Tityra; la 8 a inayor, la 2 a y 4 a 1 tnm. más 
cortas. Todas ellas estreehas y tendidas. Rectrices 12?, tan estre- 
chas y débiles eoino las de uu Tatsliurí; en fin tauto las rémijes 
como las rectriees son desproporciouadas con el euerpo y cabeza, 
y lo mismo los pies. Pico easi recto, rollizo, algo inchado y muv 
excavado deutro, acercáudose algo al de Pachyrhamphus. 

< olor. jeneral —-Negro, aplomado, verde-amarillo, obsciiro, 
amarillo jíui’O y blanco acanelado.—Eutre el pico y el respiradero 





115 — 


hay una manchita triangular blanca (los bigotes son casi insensi- 
bies). Al rededor de las bordas de los párpados, hay plumitas 
pequeñísimas, mny reparables por su color cle oro precioso y puro. 
El resto íutegro sobre la cabeza, es negro puro con reflejos azules. 
Bajo la cabeza y dos tercios de la garganta, de un aplomado 
claro, que se extiende por todo el costado del cuello y cabeza, 
desde el ojo abajo, y uniendo con el otro lado atrás, ocupa todo el 
cuello allí. Todo sobre el cuerpo y tectrices menores del brazo, es 
de un verdoso amarillo bello. Las tectrices mayores del brazo y las 
rémijes allí, son pardo-obscuras con la barba exterior como el lomo; 
toda la mano es obscura, con fino ribete exterior de dicho verde- 
amarillo. De este ültimo color son las rectrices, pero tiene la pun- 
tita blanquizca v las barlias ocultas pardas obscuras. En lo iufe- 
i-ior de la garganta, 6 lo anterior del pecho, cruza una aneha gola 
amarilla purisima, que se extiende y ocupa todas las tapadas; el 
mismo amarillo, aunque muy pálido v apagado, se extiende por 
las barbas inferiores de las rémijes y estrechándose gradualmente, 
termina á un tercio de la punta (este color existe también encima, 
pero las barbas superiores lo ocultaban). E1 fondo de las rémijes 
abajo, es pardo lustroso. E1 pecho hasta Ia cola y costados, es de 
un blanco acanelado poco puro. Rectrices como encima, pero más 
apagadas. Pico azulejo. Tarso y dedos negros. Iris obscuro aca- 
uelado? 

Observ. Lo cacé cuando inrestigaba el yuyal alto de la 
capuera, volando de ramita en ramita en busca de inseetos, sin 
aventurarse en lugar despejado. Me pareciö mansejön y tranquilo; 
deteníase ratos en las ramas, como hacen otros. Este pájaro liga 
á Ios Titgra (Cotingidce,) con los Tatshurí, sin pasar por los Sui- 
iíií . Es muy singular en sus formas.—Puerto Bertoni (lat. 25°43'), 
Junio 17 de 1899. 


N.° 06: Cerugihanes nnonialiis W. Bertoni (geu. n.) 


(Etimol.: del gr. keras , cuerno, y phainos, mostrar, parecer; de 
anomalos , singular, de a, privativo, y omalos, igual: irregular, 
extraño). 

Puerto Bertoni, 1893, Octubre: 

Diniens.—Lonj. 135. Braza 211. Cola 46. Ala dobl. 66— 
Cabeia: lonj. 37, alto 15, ancho 16 Pico: lonj. 18, 12 y 9; 
alto 4, anclio 6—Pierna 37. Tarso 30. Dedos: medio 16-f-7, in- 
terno 10-f5, exterior 12-j-o, posterior 9—[—9. 




Caract. —Son tan siugulares, que en mis priucipios estube á 
punto de separarlo de la farailia; pero hoy mudé dictamen, porque 
la mayor ]>arte de sus caractéres físicos se hallan esparcidos en 
esta variadísiraa farailia. EI pico es recto, con la puntita lijera- 
íueute arqueada, corapriraido, del caballete al labio es casi plano, 
por dentro son muy excavadas ambas piezas y su ancliura es gra- 
dual. La cabexa es bastante gruesa dctrás. Su figura en conjunto, 
recuerda á los Chamccza, sobi*e todo por su cola corta, estrecha y 
arqueada, y sus largos miembros. E1 plumaje del cuerpo es abul- 
tado y larguísimo, propio cuando raenos para un Turdus, al me- 
uos las del dorso, que cubren la mitad de la cola. Rémijes 20, 
vigorosas, coucavas, la 5 a mayor, aunque apenas excede á la 4*, 
<} A v 7\ Rectrices 12, iguales, algo estrechas, agudas y arqueadas 
para abajo, corao en los Chamccza . Tarso largo, sin corapresiön 
y vestido por 5 canutos divididos horizontalraeute. El esqueleto uo 
se aparta de la farailia. Cuando quiere, hace salir las plumas 
aplomadas sobre el oído y asieuta las deraás, pareciendo dos cuer- 
nitos ü orejas notables; pero comuumente ias tiene ocultas bajo 
ias de sobre la cabeza, que son tarabién largas. 

<7olor. Del pico sale uua ancha ceja aploraada, que va liasta 
los lados de la nuca, sin unir con la dei otro lado. E1 resto del 
costado de la cabeza es castaño vivo y sobre ella pardo castano. 
l)e la tiuca á la cola y las tectrices , es de un pardo algo castaño 
ö acanelado. Las rémijts son pardo-obscuras, con la barba menor 
de uu pardo-café, que es el color de las rectrices. 

Bajo la cabe.za es castafio claro y el misino color, más claro 
aüu, ocupa la garganta. E1 pteclio hasta Ia cola blanquecino; los 
costados pardos acanelados; las tapadas blancas, uienos las me- 
nores en la mano qne sou pardas acaneladas. Las rémijes v rec - 
trices son más apagadas que encima. La pieza snperior del pico es 
negra cörnea y la iuferior blauca algo vinosa. Boca anaranjaua. 
Iris pardo acanelado. Tarso pardo; dedos pardos algo verdosos. 

-Habita lo másintrincado de los raatorrales que hay bajo los 
bosques; no se aleja del snelo, sino cuando más uu metro. AIH 
vuela de palito en palito, con rauelia calma, deteuiéndose á cada 
rato; de esta raanera descubre todos los insectos que hav en el 
suelo y baja á pillarlos. Sigue también á los ejércitos de liorraigas 
(Oecito)H coraiendo muchas. De vez en cuando deja oír una voz 
niny extraña. 

He visto su nido colocado á 00 cent. del suelo en una ramita, 
no oculto; se me pasö anotar el color de sus tres liuevos pero 
creo ei*an blancos. E1 nido estaba tejido cou aquella planta que se 
equivoca con crines de caballo negro y musgos; todo en corta 


117 


cautidad, y el lioyo era bastante capaz. Los pollos se parecen á 
los padres, pero cada plnnia tiene una mancha de canela más 6 
rnenos como la que se obsesva en los de Korotshiré (Turdus ru- 
fiventris, T. leucomelas, Yieillot). 

Prefiere los sitios donde la vejetacion es tan espesa, qne impide 
la evaporaciö del suelo. Carece de diferencia sexual. No lo he 
visto sino por los 20° grados, en el Alto Paraná, donde abunda 
muchísimo. 


N.° 67: Copunis suhulger W. Bertoni (sp. n.) 


I>iiereueius con el C. coloiius (Vieill.). Todo sol)re el 
ave sio excepeiön es pardo puro, menos las rémijes que son 
obscuras con las bordas más claras. Bajo la Cabe^a es de un 
pardo que aclarea Iiasta pasar al blampiizco en el vientre y los 
costados son como la gai’ganta. Las tapadas casi blanquizcas v 
!as rémijes y rectrices como encima, pero más apagadas. Su pln- 
maje me parecía menos abultado, annque sus dimeusiones eran casi 
idénticas.—Tout le plmnage est plus ou moins brun clair, ventre blan- 
chátre. 

Obs. —Sns costumbres no parecían diferir, pero era más es- 
quivo, como q\ie lo hallé varias veces sin poderlo matar. Se po- 
saba entre las ramas de arbustos de poca 6 ninguna lioja, y aunque 
no se ocultaba, no se posaba tampoco en la cima como el G. colo • 
nus (Yieill.). No lo creo de bosque, sino llegado accidentalmeute. 
al Alto Paraná, como qne es el ünico que he visto. No pude des- 
cribirlo puntualmente, pero recuerdo que sus difereneias eran tales 
que hacían imposible creerle simple variedad.— Alto Parand , lat. 
26° 53’, ÍSSS. 


N.° 68: jflyiarelmm Staiifiaelieriaiiiis W. Bertoni (sp. n.) 


(Del gr. myia , mosca, y archos , jefe: jefe de las moscas; espe- 
cie dedicada á Werner Stauffacher, uno de los tres héroes del 
Gríitli). 

Macho ( Pto. Bertoni, Nov. 18 de 1894): 

Dimeiis. — Looj. 168. Braza 236. Ala doblada 75. Oola 73. 
Alto 95. — Cabeza : lonj. 37, alto 13, ancho 14.— Pico : lonjitudes 
21 y 13; alto 5 escasos, anclio 7. — Pierna 26. Tarso 1S. 
Dedos: medio 12-J-7. 






118 


Card. — Rémijes 19, la 3. a y 4r l mayore?, fuertecitas, la l. a 
aguda .—Rectrices 12, casi iguales, menos la interna y la exte- 
rior que son 5 mm. más cortas que las demás: la interua inás 
aguda y estrecha. Tarso no muy fuerte. Uüas fuertes, muy agu- 
das v comprimidas lateralmente. Pico fuertecito, recto, con gan- 
cliito de un milímetro; los bigotes , 6 pelos que luiceu de tales. 8 
min,; el respiraaero oval. Lengita ancha, concava liacia arriha y 
cornea. 

Coloi' Joneral* —Pardo verdoso, obscnro, amarillo y blanco. 
Facies superiores: De la nariz sale una tira blanqnizca que, pasando 
al blanco sobre el ojo, signe hasta la nuca, sin unir cou el otro 
lado. E1 resto del costado de la cabeza es de un obscuro casi ne- 
gro. Todo sobre la cabeza , pardo obscnro. De la nuca á las réc- 
trices es pardo no fuerte con baño verdoso. El ala encima, sir, 
excepcion, es toda obseura con un hilo blanco en la borda de la> 
ültimas rémijes. Réctrices pardas obscnras. 

Facies infenores. E1 ángulo de la horqueta es blanquizco; bajo 
la cabeza j algo de la garganta amarillo caído; el resto de lo in- 
ferior y costados del cuerpo, es de un amarillo, que es puro en 
el pecho hasta la cola, y bañado de pardo en la garganta j cos- 
tados del cuerpo. Las tapadas pardas lavadas en amarillo; y la^ 
rémijes allí, obscuras cou lustre qne las hace blanquear.— Pico , 
tarso j dedos negros. Uñas obscnras. Iris pardo rojizo. 

La hembra . con las inismas dimenciones, difería solo en tener 
más fnerte el baño verdoso del cuello y lomo. Los j)ollos se pa- 
recen á los padres. 

Observ.—Jamás lo lie visto en tantos años de estancia en Dja- 
guarasapá (2G°53’ paralelo); pero no escasea entre los 25° y 26° 
grados. Es de bosque, prefiriendo los árboles altos v aunque no 
se oculta, suele posarse en los que tieneu hojas, como para poder 
observar la superficie de los árboles. También se posa sobre los 
inatorrales de mncha hoja, llegaudo hasta á algunos piés del suelo 
para comer algunas langostillas, pero se detiene poco y luego stibe 
á los árboles. Los sexos no se separan v se aman lo qne se 
puede entender por el caso siguiente: 

Por noviembre, hallándome en una excnrsiön de caza, ví algunos 
de estos pajarillos 3 T habiéndoles tirado, cayö uno lierido, que no 
poco trabajo me costö cojerle, porque corría por entre la malcza y 
se ocultaba con muclia habilidad. A sus cbillidos me viuo encima 
el maeho; enfurecido y revoloteando, me daba picotazos por el soin- 
brero y cara; cuaudo cansado, se p-osaba en algnna ramita, pero 
apenas me movía volvía á acometerme, hasta que á pesar raio, cojí una 
barilla y le maté sin dificultad. Chillö de ntievo el herido y acudio 


119 


uti tercer individuo; oste se acercaba á mi cabeza, pero no me pico- 
teaba. Quise aliuyentarlo con dos barillazos, pero como persistía 
en su terquedad, le ínaté también, con la barilla. Es de snponer 
i.pie este tercer índividno sería pariente de los finados, pero eomo 
qtiiera que sea, no conozco ave tan atrevida v pertinaz y muclio 
meuos tratándase de defender un adulto. Embiste con brio y valor 
6 cualquier ettemigo que se acerque á su prole. 


N.° 69: Hlaiiten Areeliavaletíe AV. Bertoni (sp. n.) 


(Especie dedicada al Prof. J. Arecliavaleta, director del Mnseo 
Nacional de Montevideo). 

Diifiieiis.—Lonj. 135. Cola 62. Ala dobj. 72. Alto 88— 
Gabeza: lonj. 32, alto 12 Q.,, anclio 15. Pico: lonj. 14, 10 v 7: 
alto 3 x /^, aucho 4 x / 3 ,— 1 Tarso 20. 

Caraet. — Pico recto, co:to, no agudo y de atichura gradual; 
respiradero grandecito y oval. Cabeza grandecita y ancba. Tarso 
delgado v sin compresiön: nñas largas, agudas y regulermente 
arqueadas. Plumaje largo, poco descompuesto y sentado; en la 
cabeza es bastante abultado y avanza por el pico. Rcmijes ten- 
didas, vigorosas, la 2 a , 3 a y 4 a tnayores; cubren casi la mitad de 
la cola. Redrices 12, casi iguales, algo débiles y más barbudas 
hacia la extremidad. 

Color.—Sobre la cabeza es pardo obscuro; pero apenas que 
sc alborote las plumas, apareoe uuo corona blanca eu el vértice. 
E1 resto de la cabeza y hasta la cola inclusive, es todo pardo 
puro. E1 fondo del cda es pardo obscuro; los dos ördenes mayores 
de tectrices, tienen la extremidad blauca pálida, formando dos fajas 
transversales muy reparables, y las rémijes son bordadas del mismo 
color—Bajo la cabeza y la garganta es pardo blanquizco. E1 pecho 
liasta las rectriees, blanco con insensible baño amarillazo en las 
partes posteriores. Los costados del euerpo blanquizcos algo opa- 
cos y las tapadas blaucas amariilazas. Las rémijes allí, pardas con 
el ribete inferior blanquecino; las redrices también pardas— Pies 
negros. Pico obscuro eucima y blanquizco abajo? 

Obs. Cost..—Le maté eu los 26° 53’ grados de latitud, 
cuando practicaba como la E. viridicata, de la que me parecieron 
sus costumbres. Prefiere la media altura de los bosques frondosos. 
Más al norte (25° 40 ? ) la busqué durante muchos auos para com- 
pletar su decripciön, pero no la he hallado. — Alto Parauá (Dja- 
guarasapá), Noviembre 3 de 1893. 




120 — 


X°. 70: Flhiinea Ilolmhergianu W. Bertoui (sp. n.) 


Diiueiis*—Louj. 131. Braza 188. Ala dobl. 57. Cola 57. Alto 
85— Cabeza: iouj. 27 y 2 , alto 11 l j 2 , ancho 13. Pico: lonj. 13, 
0 y G Vá? a l to 3, anclio 3 y.,—Pierna 24. Tarso 17. Dedo 
tnedio 9+5, posterior G l / 2 +9— Feso total 9 gramos. 

Caract. — Pico recto, sin compresiön y el respiradero oval. 
Tcirso y dedos delgados y secos: uñas agudas y corva«. Rémijes 
18, fuertecitas y tendidas, la 4 a apenas excede á la 2 a , 3 a y 5 a y 
es la mayor. Rectrices 12, algc dábiles y anchas hacia la punta, 
la externa e« 2 mm. más breve. Ojo saliente. 

C'olor.— Sobre el ojo hay una ceja pálida poco aparente, y 
ei resto de la cabexa hasta las rectrices y las tectrices menores, 
es pardo-verdoso. Los dos ördenes mayores de tectrices son obscuros, 
con las bordas verdosas y la punta blauca amarilla. Las rémijes 
también obscuras, con notable ribete blauco-amarillo-verdoso en la 
i>arba superior, otro blanquizco en la inferior y la extremidad bor- 
dadita de blanco en las seeundarias. Las rectrices pardas coti las 
bordas exteriores como el dorso.—Bajo la cahexa es blanquizeo, y 
todo lo inferior del cuerpo, costados y tapadas es amarillo muy 
caído ö blanquizco, algo opaco en la gargauta. El color de las 
tapadas se extiende por la barba inferior de las rémijes, y el resto 
de éstas, pardo obscnro lustroso. Rectrices pardas con los tallos 
blaucos.— Boca de un anaranjado algo apagado. Pico pardo obscuro 
con la base inferiormente blanquizca. Pies negro-aplomados. Jris 
pardo. 

Ol >serv.— Le adquirí t en el interior de uu bosque, por los 
25° 40’, cuando practicaba como la E . viridicata y no advertí nin- 
gnna particularidad en sus costumbres.— Alto Paraná 1896. 


Ar 

N°. 71: Phyllooecia cliloroleuca W. Bertoni (sp. n.)— 

JU líaritslui 

^ ' 7 v.ci , ! - 

(Del gr. phyllon , lioja, y oikos, casa, habitaciön: <pie liabita las 
liojas; de chloros, verde, } T leukos, blanco: verde y blanca. E1 
guar. es nombre que dan á varias especies que tienen más ö menos 
los mismos colores). 

Alto Paraná, lat. 25° 47’. 


IHiiieiiN.— Lonj. 121. Braza 174. Ala dobh 54. Altura 80. 







121 


Cola 55 —Cabeza: louj. 25 l / 3 , alto 0 x / 3 , aiieho 11 l / 2 . Pico: lonj. 
11, 9 y 7 x / 2 ; alto 3, auclio 3 x / 2 —Pierna 22. Tarso 17. Dedos: 
uiedio 7+4, posterior 6+G. 

C'aract- — Ala aguda; rémijes 18, tendidas, estrechas y fuer- 
tecitas, la 3 a mayor, la l a bastante larga. Cola más anclia en Ja 
punta, con 12 rectrices iguales, raás barbudas en la extremidad, 
doude terminan á ángulo obtuso; tienen los mástiies débiies en 
toda su lonjitud. Ei Plumaje es ajustado y no Jargo. E1 cuerpo 
relativamente algo aiargado y no grueso. La cubeza chica relativa- 
ineute, alargada y algo cliata. Pico 'casi vecto, parecido al de las 
Elainea; pero tiene el cabalJete más arqueado y con ganchito en 
la extremidad; los bigotes son bastante reparables. Ojo (diámetro) 
3 nini,, relativamente cliico y algo saliente. 

Color. — Sobre la cabeza hasta la cola, las tectrices menores, 
la extremidad de las mayores y el ribete superior de las rémijes 
y recivices, es todo verde pardoso ciaro. E1 fondo del ala y cola 
es obscuro—Bajo la cabeza es bianquizco con baño amarillazo; la 
garganta blanquecina; el pecho y costados l)lancos, y las subcaudales 
y tapadas de un blanquizco amarillazo; pero las tapadas tnenores 
de la mano son obscuras y lo l)lanquizco de las otras se extiende 
por la barba iuferior de las rémijes. Estas y Jas rectrices, pardo- 
obscuias— Pico negro. Iris blanco de marfil. Tarso y dedos pardos.— 
Abril 2 de 1896. 

Cost.—Siempre la lie visto recorriendo las hojas de los ár- 
boles de mediana altura, siempre que tubiesen inucha hoja; allí 
vuela de ramita en ramita, y las atravieza en todo sentido, bnscando 
gusauillos, larvas y otros insectos pequeños, sin comer otra cosa. 
A veces se vé en compañía de otras especies; pero esto es porque 
en algunos árboles hay más insectos que en otros y se juntan 
así muchas especies, alborotando á aquellos. Es de los más acti- 
vos y vivos de la familia y jamás sale donde no hay árboles. No 
es coraün ni fácil de cazar; pero no por arisco, pues carece absoluta- 
mente de advertencia, como la mayor parte de Jos de la familia. 


N.° 72: Hapalocercus alUIfrous M. et W. Bertoni (sp. n.)— 
guaraní: jénero Tatshuri 


(Del gr. hapalos, blando, y kerkos , cola; del lat. albus, blanco, y 
frons , frente). 


Diinens. — Lonj. 120. Braza 178. Oola 54. Ala dobl. 54 




122 _ 


Alto 84 — Gctbfiza: lonj. 20 l / 2 , alto 10 l /. 2 , anclio 12 1 2 . Pico: 
lonj. 11, 7 y 0; alto 2 x / 8 , anclio 3 x / 2 , Tarso 15. 

C7aract. —Pico recto, más ancho qne alto, corto, con el ca- 
hallete plano, formando dos aristas laterales v la puntita encorvada. 
Cctbe'a corta v gruesa. Cuerpo algo corto. Plumaje suave, des- 
conipuesto y no abultado. Dedos anteriores relativainente algo 
cortos. Rémijes 18, no concavas, vigorosas, la 3 a , 4 a y 5 a mayores. 
Redrices 12, débiles y la externa 2 mni. más breve. Uñas inuy 
agmlas, fuertecitas y relativameute poco arcpieadas. Ala algo agnda. 

C7olor. — En cada lado de la frente bay una mancha blancay redon- 
<leada, de la rpie sale una tira <pie se extiende por la ceja hasta los lados 
de la nuca. El resto de la cabexa es aplomado, cou una mancha 
verdosa en la sutura coronal. Sobre el cuerpo, las tectrices menores 
y el notable ribete superior de las mayores, rémijes y rectrices, es 
todo de im verde amarillo algo opaco. EI fondo del ala y cola es 
pardo osbcnro. 

La horqueta es blanquizca, luego pasa al amarillo que ocupa 
todo lo infcrior del cuerpo v tapadas , bien que en la garganta 
tira insensiblemente al verdoso. Las rcmijes y rectrices abajo son 
pardas obscuras lustrosas; pero a<piellas tieuen la borda inferior 
Idauca hacia la raíz y estas los mástiles blanquizeos. — Octubre 7 
de 1895. 

Ofos.— Lo lie visto sölo en el Alto Parauá, por los 25° 40' 
de latitud, donde es bastante comün. Vive bajo los bosques fron- 
dosos, preferiendo L cuarta parte más baja de los árboles, donde 
vnela de ramita eu ramita y pilla toda clase de insectos, sacán- 
dolos ai vuelo de las hojas. Es manso, estacionario y jamás sale 
del bosque. No busca los bosques embrollados, sino los muy fron- 
dosos y limpios abajo, donde pueda volar con libertad. 

Coustruye su nido por Octnbre, pegando musgos al tronco de 
los árboles. E1 que yo hallé, parecía un almásigo de musgos verdes 
largo 30 centímetros y ancho 15; en el medio tenía una pequeña 
abertura circular, bastante disimulada. Imita con tanta habilidad los 
OTipos naturales de rnusgos, <pie yo viendo siempre allí á los pa- 
<lres con materiales, lo busqué sin poder hallarlo sino á los tres 
días, á pesar de que estaba en sitio vistoso. Lo destruyeron, antes 
de concluir, otros animales y uo pude estudiarlo mejor. 



— 123 - 


N°. 73: II;t|>alocer<*iiK plumbeípes (1) \V. Bertoni (sp. n.) 


Dimeiis. —Lonj. 14G. Braza 218. Ala dobl. 07. Cola 59. 
Alto SS—Cabeza: lonj. 32, alto 13, ancho 14. Pico: lonj. 17, 
13 y 10; alto 3 1 2 , anclio 4—Pierna 20. Tarso 17. Declos: 
medio S-\-o l /. ? , interno G-J-4, exterior G 1 2 —|—4, posterior C—J—G. 

Caract. — Pico recto, más ancho que alto, con ganchito, Eespi- 
raclero largnito, con membrana 6 tejadillo de piel. Cabexa ancha 
delante; frente alta; ojo algo saliente y grandecito, Ala eiíptica, 
poco cöncava; rémijes 19, la 4 a mayor. Bectrices 12, no anclias, 
rectas y de barhas finas: son casi iguales. Plumaje suave, des- 
compuesto y abimdante. Dedos anteriores cortos, débiles y con 
escamas blandas; uñcis con igual curvatura todas ellas. 

C/Olor. —E1 oído es obscuro, y sobre el ojo liay una ceja 
blanquizca casi insensible; el resto de del costado de la cabeza es 
casi blanquizco verdoso. Sobre la cabexa pardo algo oliva obscuro, 
y de allí á las rectriees es pardo claro muy verdoso Las tectrices 
obscuras; pero las menores tienen ribetes como el dorso y las ma- 
yores la extiemidad de la barba exterior pálida acanelada, muy 
notable. Las rémijes son obscuras con el ribete superior verdoso 
y el oculto pálido blanquizco. Rectrices pardas puras con la borda 
exterior verdosa poco reparable. 

La garganta v los costados del cuerpo, pardo blauquizco amarillazo 
opaco. E1 pecho hasta las rectnces, amarillo muy caído, y éstas 
pardas con los mástiles blancos. Las tapadas blanquizcas amari- 
Uozas, con una mancha parda poco aparente en la niano; las ré- 
mijes allí pardo-obscuras lustrosas con la borda inferior blanquizca 
—Iris pardo obscuro. Pico negro con la raíz de la pieza inferior 
blanca. Tarso y dedos, aplomado azulejo, 

Observ. —He visto hasta 4, casi juntos, en un bosque fron- 
doso cerca de Asunciön. Volaban de rama en rama á poca altura, 
buscando insectos volátiles, etc., sin buscar embrollos, v prefiriendo 
los sitios hümedos. Creo es ei ünico de la familia que conoce la 
esquivez. Nunca creo haberle visto en el Alto Paraná. 


N°. 74: Hemitrisrus Salvíuloriaiius W. Bertoni (sp. n.) 


(Especie dedicada al naturalista italiano Tomas Salvadori. Guar.: 
Karitshü). 


(1) H. de pies aplomados. 






124 — 


Diiueiis. — Lonj. 130. Braza 172. Cola 54. Ala dobl. 51 — 
Tarso 21. Dcdos: medio 9+4 l j 2 , interno 8 4, exterior 0 3, 
posterior 7i : G. Cabeza: lonj. 31, alto 12, ancho 13— Pico: lonj.) 
15. 12 y 8, alto 4, ancho 5. 

Cíirsiot. — Rémijes 18, la 3 a mayor, coucavas, débiles, trans- 
lücidas, Rectrices 12, barbuditas, en escalerilla, puutiagudas, la ex- 
terior G mm. más corta que la central, muy dcbiles, aigo corvas 
para abajo. Cabeia graudecita. Pico casi recto, con el ganchito 
comün á la fatnilia. Plumaje suavísimo, abundantísimo, de barbas 
descompuestas. E1 ala es redonda ü ovalada, y corta. Las plumas del 
dorso tienen 25 á 30 mm. de largo. Los dedos n ediano y exterior 
unidos hasta la l a articulaciön. Los demás caractéres son jenéricos. 

Color. —Entre el ojo y el pico es blanquizco. E1 costado y 
sobre la cabeza, en seguida hasta las rectrices y las iecirices ine- 
nore?, es todo pardo verdoso. Las tecirices ma\jores, las rcmijes 
v las rectriccs , son obscuras con ia borda de la barba superior 
verdosa. 

Toda la gargantci, la anterior del pecJto y los costados, pardo 
eeniciento algo ciaro. E1 resto del pecho y vientre blanquizco. 
Las alas y cola por debajo, pordo-obscuras con lustre que las 
lmce blanquear. Pico: la mandíbula superior es obscura y la iu- 
ferior blanquizca. Tarsos negrizcos. Iris pardo-acauelado obscuro. 

Cost. —Habita los bosques más espesos. Vuela de rama en 
rama á 1 6 2 metros del sueio, sin correr las mismas, pillando 
los insectos de que subsiste; pues no corne otra cosa. Es escaso 
y sumamente difícil matarlo por lo intrincado de sn habitaciön, 
pero es muv manso y estüpido, no conoce el peligro. Su voz se 
reduce á un tiririk, seco y agudo que se oye, cuando más Iejos, á 
100 metros. Sölo lo he visto en el Alto Paraná, por los 2G° 
grados. — Setiembre S0 cle 1894 . 

N°. 75: Hemftrlscus Biirbereuse W. Bertoni (sp. n.)— 

Tat§liurí sp. 


(Especie dedicada al Doctor Santiago J. Barbereua, sabio natu- 
ralista de San Salvador. Los gnaraní llaman Tatshnri, Karitshu y 
Turiturí á todas las pequenas especies de esta familia, porque son 
tan parecidas que no los pneden distiuguir). 


IIiíuciis.—Lonj. 155. Braza 230. Ala dobi. 70. Cola G3, 
Alto 95— Cabe.^a: lonj. 33, alto 13, ancho 14. Pico: lonj. 19, 12 



125 


y 10; alto 3 s / 4 , anclio 5—Pierna 25. Tarso 19. Declos: medio 
9 7 2 +4 V 2 , posterior 7+7. 

Caract. — Pico recto, sin compresiön, á la base es más aucho 
(pie alto, la pieza superior prismática y excede 1 mm. á la otra, 
formando g.mcliito como en los Mbatará {Thcvmnophilus); respira - 
clero circular, los pelos que lo sombrean son poco sensibles. Cabexa 
mediaiia, algo larga, hundido delante. Tarso sin compresiön; uñas 
robustas. Rémijes 19, algo extrañas, porqne sobre ser las prima- 
rias estrechas y agudas, son notablemente encorvadas para afuera, 
fion fuertecitas y la 4 a es la mayor. Rectrices 12, barbudas y casi 
iguales. Plumaje de barbas sueltas v no esponjado ni largo. A 
primera vista recuerda los Pípridos, pero su pico es muy dife- 
rente. 

Color.—E1 costado y sobre la cabeza , con el cogote, es pardo 
aplomado, con las bordas de las plumas verdosas sobre la cabeza. 
Todo sobre el cuerpo y tectrices menores, de un verde pardos^ 
obscuro. E1 resto del ala es pardo obscuro, con los ribetes supe- 
riores de un verdoso claro, como en la cola, siendo el fondo de 
esta pardo. 

Todo bajo la cabeza es ceniciento aplomado, y la garganta hasta 
las rectrices, costados y tapadas, todo de canela-amarillo vivo. 
Las rémijes tienen la borda inferior blanquizca y lo demás pardo 
obscuro, como las rectvices abajo. Pico negro encima y amarillo 
con punta obscurecida debajo. Pies oNjscuros Iris pardo obscuro? 

Obs. eost.—En 1893 he visto bastantes en la Colonia «Griii- 
llermo Tell»; pero con la presencia del liombre parece que se re- 
tiraron, y boy es muy escaso; no se que exista en otra parte. 
Busca los bosques altos y frondosos, pero no muy embrollados 
cerca del suelo, donde vuela de rama en rama, sin inquietud, per- 
siguieudo á los insectos volátiles y á los de las hojas. No se aleja 
del snelo, ni baja á él sino para cojer algun insecto descubierto. 
Su voz tiene alguna semejanza con la de los Thamnophilus, pero 
las sílabas en éstos suenan ta, cuando en el presente suenan te ö 
tshe . Es puramente insectívoro. Es manso y parece estacionario.— 
Octubre 2 cle 1893, {Puerto Bertoni, lat . 25° 47'). 


N°. 70: Serphopliaga oiniiaiuocephalaAV. Bertoni (sp. n.) 

(Del n. cient. jenérico, y del gr. kinnamon, canela, y kephcde, 
cabeza). 

Dmeus. —Lonj. 11S? Ala dobl. 52. Cola 54— Cabexa: alto 




126 — 


12 Vsj anclio 14. Ptco: alto y anclio 4?—Pierna 24. Tarso 19. 
IJedo inetlio 0 —|— 5, posterior 7 —|—ö. 

Uuvaet *—Cabeza bastaute gruesa atrás y la pluma sohre ella 
abultadita. Rémijes algo estrechas, la 3 a y 4 a mayores. Rectrices 
12, algo estrechas, débiles y de barbas no muy pegadas. Tarso 
sin compresiön; uñas fuertes y comprimidas lateralmente. Como es- 
taba miiy destrozado por la municiön, no puedo entrar en mayores 
detalles, pero encuentro diferencias muy uotables con el jénero. 

Color. —Desde el ojo, todo sobre la cabeza, es de canela 

fuerte. Sobre ei cuerpo, las tecirices menores y los anchos ribetes 
del resto del ala v cola, de un verde amarilleuto pardoso. E1 

fondo del ala es obscuro y el de la cola parclo. 

Bajo la cabeza es blanquizco aplomado. La garganta, peclio y 
rostados de un amarillo ceniciento. Las tapadas son de nn ama- 
rillo que, enipalideciendo, se extiende por la borda de las rcmijes; 
estas alli pardas obscuras lustrosas. Rectrices abajo pardas con las 
bordas exteriores verdosas. Pico obscuro encima y azulejo debajo. 
Pies negros. Uñas parclas. 

Obs. 5 cost. — Siempre la he visto recorriendo lor Takuarem- 
bozales y matonales de la orilla del bosque, por los 25° 40' de 
latitud, <*in atravezarlos ni ocultarse, sino posarse sobre ellos; los 
recorre á vuelitos, atisvando los insectos. Es difícil de cazar, por 
lo cerrado de su habitaciön y porque se detiene poco, y menos 
cuando la observan, pues es la unica desconfiada del grupo. Es 
además bastante escasa y mucho más en ciertas estaciones del año 
y en algunos años. Su ünica voz es la del Nemosia guira (Linn.) 
(Tanágrido), pero mncho menos fuerte, oyéndose sölo á 15 pasos. 
Xo la he visto en otra parte.— Alto Paraná, 1894, Mago . 


N°. 77: Hyloeentrites auilmlator W. Bertoni (gen. n.) 


(Del gr. hylnn, bosque, y Centrites, nombre de otro jénero; el lat. 
ambulator es porque camina mucho al suelo). 

Ktiiueiis. —Lonj. 130? ö más. Ala doblada 62. Cola 67 — Ca- 
beza: lonj. 33, alto 12, ancho 14. Pico: lonj. 18, 14 y 9; alto 
37->i ancho 4—Tarso 24. Dedos: medio W iuterno 
lü-f-5, exterior 10+4, posterior 8+7. 

Caractéres —Se acerca algo del Centrites niger (Bodd.) t 
(Alondra Espalda roja de Azara) en las costumbres y algunos carac- 
téres. Sn pico es de materia y hechura del Euscarthmus margarita - 




127 


deiventris (Lafr. & DOrh), sin rnás tliferencia que ser de nnclima gra- 
dual y no tan aplastado; el respiradero es lo inisino. Tambiéu se 
acerca al citado en la liechtira del tarso, pero es algo más com- 
primido lateralmente. Los dedos inetlio y exterior son algo soída- 
dos en la base y no se separan, formando la continuaciön de la 
línea del tarso, qnedando fuera de dicha línea el interno y el 
posterior. Las uuas anteiáores son comprimidas, más altas que los 
dedos, mny eortas, agndas; la posterior larga y, como las demás. 
relativamente muy poco corva. E1 cuerpo alargado. E1 plumaje no 
se aparta de los pequeños tiránidos de bosque, pero es más corto 
y sentado y de barbas más unidas en las partes inferiores. Ala 
aguda; rémijes 18, fuertes y tendidas, la 3 a y 4 a mayores. Rec- 
trices algo estrechas, en escalerilla, la de afuera 5 mm. más breve, 
todas con punt.as obtusa. 

Coloi' — Pico, pardo encima y amarillo debajo. La barba mayor 
de las rémijes es obscura; el resto sobre el pájaro, sin excepciön, 
es todo pardo-oliva. r Bajo la cabexa y algo de ia garganta, es 
blanco, como la quijada inferior y una manchita entre el pico y 
el ojo. La gargunía. es muv negra, variada de blanco por los 
Iados y en lo superior del pecho. El resto hasta las rectrices es 
blanco, con algo obscuro junto á los mástiles en el peclio y cosiados 
del cuerpo. Las tapadas del brazo blancas lavadas en pardo y las 
de la mano pardas. Rémijes y recirices infériormente pardas— Tarso 
y uñas blanquizcos; dedos pardos— Djaguarasapá, Noviembre 3 
de 1893. 

Obs. —Yo había liecho del presente una familia nueva, (Cen- 
iritidcc) ; pero hoy mudé dictámen, porque en verdad, á pesar de 
que tiene algo de Motacílido, el fondo es de Tiránido y corno tienen 
como tal al Ceutrites niger (Bodd.), y éste es insepaiable del mio, lo 
inclnyo también en esta nnmerosa familia, tan varíada de formas 
v costumbi*es. 

Costiunbres —He visto varios en el interior de los bosques 
espesos del Alto Paraná, en los 25° 40’ y 20° 53’, donde es 
mny escaso v tal vez sea de paso, porque no todos los años existe. 
Alií, sin apaitarse del suelo mas que un metro, busca lo más 
espeso del bosque y pasa la íriayor parte del día en tierra, donde 
se pasea á pasos lijeros conio las Palomas (Golumbidce), pillando 
los iusectos qne descubre por el suelo y los que vuelan ceica de 
él, con habilidad iucreible. A veces sube un momento á alguna 
rama, para pillar insectos volátiles y al cojerlos liace con el píco 
un ruído seco como cuando se rompe un palito. Desde el 
suelo salta con suma habilidad contra los insectos que vuelau por 
enciina de él. Su voz es un tshi que repite 7 u S veces, apresu- 


128 


rándose más cuando está por acabar. Jainás lo he visto sino en 
los lugares indicados v en Caaguazu; es tan raro que se vé uno 
en 4 6 5 auos dc pesquiza. 


N°. 78 : lly Hiplitliorus JJIorenoainis W. Bertoni (gen. n) 


(Del gr. myia, mosca, y phtheiro, yo destruyo, 6 phthoros , des- 
trucciön ; especie dedicada al Dr. Francisco P. Moreno, sabio Di- 
rector del Äluseo de la Plata —Muscicapa sp.?, por lo menos lo es 
segun el sistema de clasificacion de Lineo). 

lHiiieiis.—Lonj. 173. Braza 240. Cola GG. Ala dobl. 72. 
Alto 115?— Cabe%a: lonj. 39, alto 15, ancho 17. Pico: lonj. 22, 
14 y 10; alto 5, anclio 7 l / 3 —Pierna 30, Tarso 23. Declos: medio 
14+7, interno 8+5, exterior 9+4 l / 2 , pasteiior 9+8. 

Caraet. —Pico lijeramente corvo, muy auclio á la base, la 
extremidad eonica y Ia puntita corva; respiradero circular; hoca 
grande v sus ángulos sombreados por nnos cinco pelos ríjidos y 
negros. Cahe%a grandecita y con frente lmndida; pero la pluma allí, 
llena la falta, porqite es perpendicular, cnando que en lo demás 
es sentada. Tarso fuerte, vestido por G escamas cuadradas que se 
unen en el costado postero-exterior, donde forman nn filo mny 
notable. Las uñas difieren de todos, por su poca curvatnra y ser 
menos corvas las anteriores, que son muy delgadas y agudas y la 
del dedo medio muy larga. Ala algo aguda; rcmijes 18, fuertes, 
tendidas, la 3 a mayor, Ia 2 a y 4 a dos milímetros más cortas que 
ella. Tenía sölo 10 rectrices y tan estrechas, qne su mayor anclmra 
no alcanzaba á 5 mm.; las 4 internas eran perfectamente iguales 
y 14 milímetros más cortas qnc la exterior, de manera que la 
cola tenía una liorqueta cuadrada. Quizá todo esto venga de haber 
caído á un tiempo todas las rectrices, quedando sölo la exterior 
de cada lado; pero yo veo muy extraño eso de crecer ocho plmnas 
simetricas y tan iguales; además no veo nada qne indiqne que las 
unas sean más nuevas, sino lo de ser la exterior algo más gasta- 
da en la extremidad; pero esto puede venir de qne está más 
expuesta á todo roce. Sobre todo el cuerpo el plumaje es relativa- 
mente corto y sentado. 

€olor.—Pardo obscuro, acanelado apagado, blampiecino v 
obscnro. Pico obscuro encima y amarillo debajo. Iris obscuro. Pies 
negros —Entre el jtico y el ojo es blanco. Sobre la cabeza hasta la 
cola es pardo obscuro con ribetes blanqnizcos acanelados, pero las 
plnmas nuevas muy obscuras. El fondo del ala y cola es obscuro; 




129 — 


el ancho ribete de las tectrices y el de las barbas superiores de 
las rémijes y rectrices , todos anchos, son blanquizcos acanelados — 
Bajo la cabeza es de un blanco sucio, casi exento de canela. La 
garganta de un blanquizco acanelado opaco. Todo el pecho es de 
canela muy apagado ; el vientre casi blanquizco, y las subcaudales 
blancas. Las tapaclas son de un blanco que se extiende algo por 
la barba inferior de las rémijes. Estas son pardas, como las rec - 
trices en la misma faz. Algo de lo inferior de la garganta tenía 
los centros pardos. 

Obs. Cost. —Es el ünico que lie visto : le inaté el 28 de 
3tarzo, cuaudo estaba en la quinta persiguiendo á los insectos 
volátiles, moscas, etc. sin volver al punto de partida. Era bastante 
arisco y no liacía ciso de bosque ni matorral. Apesar de que la 
quinta estaba tan léjos de todo despejo, le creo Ilegado accidental- 
mcnte y sus modales me parecen de ave de los campos espadaíío- 
sos y hümedos, los que abundan en el alto Monda-ih bajo el mismo 
paralelo. No es torpe ni tranquilo y su vuelo es bastante rápido. 
—Alto Paraná , lat. 25° 47', Marzo 28 de 1896. 


N.° 79: Kuscartliimis mliuitus W. Bertoni (sp. n.) 
(Myiornis ?) —guar.: jénero Tatshurí 


IHiuens. —Lonj. 90. Braza 131. Ala dobl. 41. Altura G5. 
Cola 31 — Cabeza: lonj. 25 Y 2 , alto 10, ancho 12. Pico: lonj. 11, 
9 y 6 x / 2 ; alto 2 l / ±J ancho 3 l / 2 — Pierna 19 j 2 . Tarso 15. De- 
dos: medio 6 l / 2 -\-& V 2 ? interno 5—[—3, exterior 5 V 2 + 3 , posterior 
5+4 1 / 3 • EI medido es un individuo muy crecido; los más co- 
munes son mucho más cortos. 

Caract. — Alas cortas, ovales y cöncavas; rémijes 18, más 
anchas hacia la extremidad y transparentes, la 3 a y 4 a mayores. 
La cola es la inás estreclia que he visto, pues las rectrices son 
anchas 3 mm. y coino las tiene amontonadas, la anchnra de la 
cola no pasa de 5; las rectrices son 12, endebles aguditas, iguales 
y algo encorvadas para abajo. EI plumaje es suave, descompuesto 
y abultadísimo. La cabexa gruesa y su pluma amoutouada, propia 
para pájaro más grande. Cuerpo muy corto. Pico recto, bastante 
comprimido verticalmente, con ganchito poco notable v de anchura 
gradual 6 casi. Carso largo; dedos cortos: uuas agudas. E1 ala 
cubre las supercaudáles. Los dedos exceden á las rectrices. 

Color. —Verdoso, aplomado, obscuro y amarillo. La ceja es 
blanquizca acanelada. Lo posterior de la cabexa , sus costados y el 




130 — 


cogote, de uu aplomado ceniciento. Entre el pico y el ojo es casi 
amarillo verdoso. E1 reto sobre la cabeza es pardo obscuro verdoso. 
Lo superior del cuerpo y tectrices menores, de un verde amari- 
lloso algo opaco. E1 resto del ala es prieto; pero el ribete de la 
punta de las tedrices raayores y el de la barba superior de las 
rémijes es verde amarillo, más vivo que en el dorso. Las rectrices 
obscuras, con ribete como el dorso. 

Toda la parte inferior es de un amarillo, algo verdoso en la 
garganta y costados y casi blanco eu las tapadas mayores. Rémijes 
y rectrices allí obscuras. Pico obscuro encima y ambos labios y lo 
demás blanquizco. Carso trigueño algo vinoso. Iris castaño obs- 
curo. Setiembre, 1891. 

Cost.—No escasea en el Alto Paraná, entre los 25° y 27° 
paralelos, donde no hay sino bosque infinito. Bajo la espesura, 
liabita la mitad más babaja, donde vuela de rama en ra.na, pi- 
llando insectos al vuelo, deteniéndose uu rato en cada sitio; no 
busca muchos embrollos sino los arbustos bajo los á^boles fron- 
dosos. p]n las qnintas, busca los sitios donde después del des- 
monte se crian las hierbas altas y tupidas, capueras corao llaman 
allí, y las recorre por encima, posándose sobre las liojas ö ramitas 
en los sitio vistosos, sin ocultarse jamás. Es tan manso; que se 
deja acercar lo que se quiere y carece del todo de adverteucia, 
de raaneaa que yo maté varios con el bastön ü otro palo. 

Ni aun después de errarlo llega á comprender el peligro ni 
teme al enemigo. Su voz es un tik-tik-tik que repite durante todo 
el día; pero no se oye sino 50 pasos cuando más. 


N°. 80: KenggcroniF^ leiicoplitlialnius W. Bertoui 
(gen. n.)—guar.: jénero Turi-turí 


(Etim.: de Rengger, y ornis, ave; jénero dedicado al naturalista 
suizo qne escribiö la historia natural de los mamíferos del Para- 
guay; del gr. leukos, blanco, y ophthalmos, ojo). 

lliniens.— Lonj. 126. Braza 101. Ala doblada 5S. Altura 75. 
Cola 52— Cabeza: lonj. 25, alto 10 l f^ ancho 11 x f 2 . Pico: 
lonj.: 13, 9 y 5' 1 2 ; alto 3, anclio 3 l / 2 —Pierna 21—Tarso 

16. Dedos: mediano 9+4 interno 6 l f 2 ~\~3 l / 2 : exterior 

7+3 3 4 : posterior 7+5. 

Cavuetéres tisicos —Por su plumaje, en jeneral, no se 
aparta de la farnilia, ni de la tribu ; aunque no sea excepcional- 




131 


mente largo, es por lo menos abundante y tupido, de barbas suel- 
tas y tan suaves, sobre todo en la cabeza y cuello, que pasaudo 
el dedo sobre su superficie es imperceptible al tacto (aunque esto 
no es raro eu la tribu). Sobre la cabeza, las plumas tieuen 11 
miu., pero son barbudas, no angostas y sentadas. La gran abun- 
dancia de plumas que en otros pájaros se nota en la rabadilla, en 
el presente está en las eapaldas. Los oídos son capaces y están 
abrigados por un grupos de plumas, dirijido horizontalmente, que 
nace bajo el ángulo posterior del ojo. Alas de pájaro volador, 
grandecitas,. tendidas (menos cöncavas que en la jeneralidad del orden), 
algo agudas, anchas á la raíz. Rémijes 19, la 2 a mayor, la 3 a 
*/ 2 mm. más corta; son estrechas, algo agudas en la mano, y no 
débiles. Rectrices 12, endebles, hácia la punta barbudas; la cen- 
tral es 1 mm. más corta y la exterior 1 •_» mm. idem, las demás 
iguales; las barbas exteriores son bastante angostas é iguales, pero las 
interiores ensanchan hácia la punta, para terminar á ángulo 
recto en la punta del raástil. La totalidad de la cola, en su pos- 
tura natural, es ancha hácia la punta, y por la figura y disposi- 
ciöu de sus rectrices, forma en esa un seno ö ángulo obtuso, 
muy abierto. Las alas plegadas cubren 20 mm. de su raíz, y las 
plumas super y subcaudales cubren las : partes de la cola. Los pelos 
negros que hacen de bigotes sou poco sensibles, así como alguuos 
pelos que hay en el ángulo de la horqueta. E1 pico es bastante 
diverso; está vestido de plumas hasta los respiraderos, que son 
circulares ; tiene alguna sernejauza con el de los Cucülidos, aunque 
siu comparaciön más corto; es comprimido lateralmente entre el 
respiradero y la punta, el caballete no es muy filoso, carece de 
gauchito, ambas maudíbulas son de exactamente igual largura, y 
se nota una curvatura en toda su lonjitud; por dentro es muv 
excavado. Tarsos fuertecitos, vestidos delante y en la parte exte- 
rior por 5 escamas á tablas, sin incluir la G a que hay en el meta- 
tarso (muy pequeña). Dedos delgados. Uñas compriraidas lateral- 
inente y agudísimas. 

C>oloraciöii jenera! —Pardo, p. verdoso, blanquizco v 
araarillazo. Facies superiores . Las plumitas que rodean al ojo y las 
que sombrean al respiradero, sou blanquizcas. E1 costado y sobre 
la cabeza y el cuello, ceniciento, fundido con pardo sobre aque- 
lla. Todo sobre el cuerpo y las tectrices menores, es de un pardo 
no fuerte con baño verdoso. E1 resto del ala es pardo obscuro, con 
ribete verdoso en la barba superior; pero los dos ördenes mayores 
de tectrices tienen, en el brazo , un pedazo blauquizco acanelado en 
la punta, y las rémijes allí tienen blanquizca la puntita. En este 
ültimo caso están las rectrices. Base oculta del plumaje cenicienta. 


132 — 


Facies inferiores . La garganta de un ceniciento blauquizco; el 
pecho blanco arnarillazo; el vientre es blanco y las subcaudales 
blancas amarillazas, coiuo las tapadas . Los costados cle un blau- 
quizco opaco con baño amarillazo. Las rémijes y n cirices, de un 
parclo con lustre que las liace blanquear. Iris obscuro rojizo. Pico 
obscuro encina y la puuta abajo, trigueño en el resto; los ángulos 
bucales y tocla la boca adentro, de oro naranjado precioso. Pies 
negros. 

Observ. —Es muy escaso. Habita la cumbre de los áiboles 
más altos y de pocas hojas, donde pueda volar con libertad al 
encuentro cle los iusectos que le pasan á tiro, porque no recorre 
las hojas para buscarlos, siuo cojiéndolos al vuelo de las mismas, para 
volver al sitio de pavtida ü otro lugar despejado que le aeomoda. 
Permanece largos ratos quieto, aguardando los insectos volátiles, y 
deja oír á veces su voz, que se reduce á un tiriririri agudísimo 
y muy clulce que repite con pequeños intérvalos, como riendo. 

Nunca lo he visto bajar ni á media altura de Ios árboles, por 
eso es muy difícil matarlo y sobre todo distinguirlo de los demás, 
que se suelen juntar en los lugares de muchos insectos. Su pos- 
tura es la de los demás clel grupo. No sé ni creo que coma otra 
cosa que insectos, por uo haberlo visto hacer; además el que maté 
(ünico hasta ahora), no tenía en el estömago otra cosa. No recuerdo 
haberle oído en otras partes, sino aquí donde fecho su descripcion. 
— Pto . Bertoni, lat. 25° 47’, Octnb'e 10 de 1893. 


Fam.: vireonidvE=vireönidos 

(Del lat. Vireo, verderön (un pájaro), y del gr. eidos, forma— 
Silviadcc, Brehm?). Estube á punto de iucluír esta familia en los 
Thamnophilidce, más adelante se verá porqué. 

N° 81: Pli'VHopiieuste llaviírons (1) W. Bertoni (sp. n.) 

DimeiftS. —Lonj. 145? Cola 57. Ala dobl. 67 — Cabexa: lonj. 
31, alto 13, ancho 15. Pico: lonj. 13, 11 y 7; alto y ancho 
4 l / H —Pierna 24. Dedo medio 11 6, posterior 6 -{- 6 

€Jaft*act. — Plumaje descompuesto y suave, pero no esponjado. 
Sobre Ia cabexa, es ia pluma larguita y muy sentada. Las rémijes 
son vigorosas y tendidas, la 3 a y 4 a mayores, la 2 a apenas más 
breve que ellas; el ala es ancha á la base v algo aguda. Cola 


(1) Filopneuste de frente amarilln. 




— ÍBS — 

bastante ancha y redoudeada; rectrices 12, la central y su inme- 
diata iguales, la externa 10 mra, más breve, y las demás en es- 
calerilla igual. El pico es corto, con ganchito notable, la extre- 
midad alta y comprimida lateralmente, las aristas de las mandí- 
bulas, rollizas y con curvatura graduai; los labios dirijidos hacia 
adentro, y el respiradero circular. La frente es alta y anclia, 
síendo las plumas perpendiculares al pico; pero esto es porque el 
cráneo, allí es tan promineute como no recuerdo otro, y forma un 
verdadero salto. La cabeza es casi tan ancha delante de los ojos 
como en )o demás. Cuerpo algo corto y robusto. Tarso vestido 
por escamas á tabias 6 cuadradas; los tres dedos anteriores pe- 
gados hasta el primer artejo. 

Color. jcn. —Yerde. blanco, obscuro y amarillo. Entre el 
pico y el ojo es blanquizeo; el resto del costado de la cabeza 
ceniciento obscuro. La frente es de un amariilo pálido, que se 
extiende estrechamente por la ceja. Sobre la cabeza hasta las 
rectrices, y las tectrices menores del brazo, de un verde oliva 
obscuro. Las tectrices mayores del brazo, son obscuras con la extre- 
inidad de uu blanco oliva, como la barba mayor de las ultimas 
rémijes y la puntita de las del brazo. El resto de las rémijes y 
las tectrices de la mano, son obscuras eon el ribete superior verde; 
pero la borda anterior del ala, en la mano, es amarilla. Las rec- 
trices son obscuras con la barba exterior como el dorso; y una 
mancha blanca en la extremidad de cada pluma. 

La horqueta es amarillaza, la garganta, pecho v costados, pardo 
verdoso con baño amarillo. Vientre y subcaudales de un amarillo 
blanco, como las tapadas, pero éstas tienen en el brazo una zona 
obscura que cruza la medianía, y otra mancha en la mano. Ré - 
mijes allí obscuras cou i*aíz blanca amarilla, Rectrices pardas con 
las puntas blanquizcas. 

Cost* —Habita la media altura de todos los bosques del Alto 
Parauá. Vuela de ramita en ramita, deteniéndose á menudo; allí 
piila los insectos, que descubre en las hojas. Es algo escaso, y 
difícil de cazar. Su voz es un to to tori toto no desagradable, que 
repite con largos intérvalos: un sexo tiene voz más alta. No sé 
que coma otra cosa que lo dicho. Jamás se deja ver en sitio des- 
pejado. Se interna hasta Villa Rica. 


Fam.: thamnophilid^e—tamnofílidos; guar.: mbatará 

gr. DENTIROSTRES; FORMICARIIDíE 

(Del gr. thamnos, arbnsto, y philos amigo. El n. guaraní es es- 
pecialmente dei jén. Thamnopliilus — Sinon: Fourmillers, Buffon 



134 


( 1770); Merles, Cuvier (1817)?; Collurions, Yieillot (181G); hi- 
sectivores, Temmink, (1815 y 1820); Laniadve, Vigors (1525)?; 
Dentirostres, Latreille (1825); Les Pies-griéches ou Laniadées, 
Lesson; Formicariidce, Silviidce, Berl.; etc.). 

Cuando yo conocía solo los jéneros Thamnophilus y Polioptila , 
estaba de acuerdo con el célebre Berlepsch en hacer dos familias 
de estos jéneros; pero como, poco á poco, fuese hallando especies 
intermediarias, lie llegado á construir un eslabonamiento tal, que 
hoy me veo eu el caso de unirlas todas en una fatuilia, que me 
parece iuseparable. También ligan á los Vireonidce y tanto, 
que estube á punto de incluir aquellos igualmente. 

En fin, sometiendo el asunto al juicio de los sabios de gabinete. 
paso á describir las especies citadas, advirtiendo que todas son del 
Alto Paraná unicamente, esto es al Norte de los 27 grados, de 
latitud. 


N°. 82: Tlisminopliilus leueonotus M. et AV. Bertoni 

(sp. n.)?—guar.: jen. Mbatará (Tsliiorö-pará) 


(Del gr. thamnos, arbusto, y j)hilos, amigo; de leukos, blauco, y 
notos, espalda). 

l>imeus. — Macho —Lonj. 190. Braza 252. Ala dobl. 79. Cola 
82. Alto 124— Cabeza: lonj. 39 1 ?, alto 15 1 •>, ancho 16 ‘ ■, . 
Pico: lonj. 22, 17 y 11; alto y ancho 4 1 2 , Pierna 41. Tarso 
27. Dedos: medio 20-1-7, interno 11 —4 1 2 , exterior 13—|—3 V 2 , 
posterior 11—|—9. 

Caraet.— Remijes 18, la 5 a apenas excede á la 4 a y 6 a , y 
es la mayor á todas, la l a muy corta. Ala cöncava y esferoide. 
Cola redondeada, y perfetamente plana; rectrices 12, barbudas, con 
extreraidad redondeada, la externa 13 mm. más corta que la cen- 
tral, y las demás en escalerilla. Plumaje del cuerpo jenérico. Pico 
no agudo, algo cönico y con el ganchito y su escotadura poco 
aparentes. Tarsos vestidos con cuatro escamas á tablas delante y 
afilados detrás. Uñas cortas en los dedos anteriores y larga en el 
posterior. 

C'olor. jen.—Negro y blanco. En las espaldas, son las plu- 
mas muy blancas con anchos dobladillos negros, de mauera que 
lo blanco es casi oculto. Las iectrices menores del brazo son 
hlancas, como la extremidad de las de los ördeues mayor y me - 
diano, de manera que forman dos tiras paralelas. EI resto de su 




135 — 


uniforme íntegro es negro profundo, eomo el pico. Iris de escarlata 
encendida. Tarso, dedos y uuas, aplomado. 

La hembra tiene un plumaje más 6 menos acauelado, más obs- 
curo sobre la cabeza y con las alas y cola negras. No he notado 
diferencias importantes en las dimensiones, ni he visto jövenes en 
nmda, verdad que en tiempo de muda no abunda. Como quiera 
que sea malicio que los jövenes llevarán un año la librea de las 
madres.— Octubre de 1893. 

Obis.—Lo he visto sölo en el Alto Paraná por los 25° y 26°, 
donde abunda muchísirao en el interior de los bosques. Prefiere 
ios Takuarembozales, Takuapi, y todo lo intrincado, donde corre 
cerca del suelo ö eu él en busca de larvas, etc. Es uauy manso y 
suele seguir á los viajeros para pillar los insectos que se alborotau 
con cortar plantas. Su voz se confunde con la del Piranga Azarce , 
pero no es tan triste. 


N°. 83 : Tliamiftoplftiliis Lalftilleaiftiis W. Bertoni (sp. n.) 


(Dei gr. thamnos, arbusto, y phileo, amar. Especie dedicada al 
Dr. D. Fernando Lahille. Es el Mbatará , Negro aplomado. AV. Ber- 
toni: Cat. Descr. aves., Rev. de Agr., Asunciön 1898-99, Es más 
grande que el Tli. major.) 

Dimeiis. — Macho. Lonj. 252. Braza 280. Cola 118. Ala 
doblada 91. Altura 175— Cabeza: lonj. 49, alto y ancho 20. Pico: 
lonj. 27 y 14 (hasta el ángulo bucal y uariees); alto 8, ancho 7: 
gancho 2—Tarso 3G. Dedos: raedio 20—j—8, posterior 12+11 — 
Otros individuos son algo mayores. 

Cstract. — Rémijes 19, la 5 a , 6 a y 7 a casi iguales y mayores, 
la l a muy corta; todas cöncavas. Rectrices 10, la exterior 45 mm. 
más corta, las restantes casi iguales á la central. Tarso fuerte, 
afilado detrás, adelante tiene seis escamas que lo brazan: parece 
el tarso divido en trozos iguales. Las plumas dorsales tienen liasta 
G0 mm. de largo y 34 de ancho, de barbas descompuestas, y cada 
barba tiene otra barbita de 1 m. Las de la cabexa son estrechas 
y largas 2G rnm., formaudo uu copeie, qne nunca abate del todo. 

tlasiHc. —Todo lo dicho y lo que falta decir, tiene muchas 
identidades con el jénero Thamnophilus , y aunque estos tienen 12 
rectrices, no basta para hacerlo jénero diverso. En cuauto al 
copete se observa también, aunque no tan grande, en el Tli. Rolidei 
Berl. 




136 — 


Color jencral —Negro, negro-aplomado, y obscuro—Sobre 
la cabeza, sus costados, bajo de la misma, y las rectrices, es 
negro. Las remijes y iectrices de un obscuro casi negro. Las rémijes 
inferiormente y el orden mayor de tapadas, pardo plateado. Ei resto 
del plumajc es de uu negro aplomado uo muy intenso.— Pico, tarso 
y dedos negros, como las uñas, pero estas son más apagadas. Iris 
rojo de bermellön— Djaguai'asapá , Jutio 10 de 1S90. 

No lie hallado machos con librea de las madres, por lo cpie 
infiero que nacen con la de toda la vida. Aün no he rectificado 
su descripciön. 

llomhra —Lonj. 243. Braza 275 - Color: sobre la cabexa es 
rojo de herrumbre. Todo el resto del plumaje es á tiras transver- 
sales de canela pálido y casi negras ; pero bajo las alasie 1 foudo 
es pardo claro y en las rectrices, domina lo obscuro, siendo las 
tiras muy apagadas.— Mondá-ih, Setiembre de 1895. 

€osL — Yive en los matorrales más espesos é intrincados, que 
hay en los grandes bosques y sus orillas, recorriéndolos sin apar- 
tarse inucho del suelo, como las otras especies, porcpie subsiste 
de la misma manera. Aunque no es escaso en el Alto Paraná, 
entre los 25° y 28° de latitud, es difícil no sölo cazarlo, sino 
verle, por lo eninaraííado de su habitaciön ; pero se conoce su 
presencia por su canto, que es un silvido que repite 4 6 5 veces 
oyéndose á muclia distancia. Por su voz se aparta del jénero. No 
es arisco ni inquieto; es estacionario. Busca mucho los matorrales 
espinosos é impenetrables de la orilla del Río. He tenido y visto 
muchos por los 26°; pero al S. es rarísirao, en Djaguarasapá he 
visto sölo un maclio en muchos años (1.888-93) sienclo lo más 
fuerte de mis cacerías. En Mondá-ih era bastante comün ; pero en 
los años pröxiinos pasados se ha vuelto muy raro, sin causa 
conocida, porque el Iiombre allí no les perjudica, ni este pájaro 
huye de su presencia. 


N°. 84: Tliaitftiioplftilus (Silvestft*ius) ílavescenH 

31. et W. Bertoni (subgen. n.) 


(Subjénero dedicado al sabio naturalista, Dr. Felipe Silvestri. 
n. esp., amarillento, que amarillea.)—Se inclina notablemente hácia 
el Cyclorhis viridis (Yieill.); pero es inseparable de la familia. Sin 
embargo, quizás sea convenieute incluir en esta á los Yireonidos. 

Iftiiiiens. — Macho: Lonj. 135. Alto 110. Braza 195. Ala 
dobl. 57. Cola 58—Pierna 28. Tarso 20. Dedos: mediano 12+6, 



137 


interior 8-f4, posterior 7 7 — Cabeza: lonj. 33, anelio 15, alto 

13. Cráneo : antero-posterior 14. 4 , lateral 14. 9 , índice 103. 4 (93 8 
eon antero-post. 1G 0 medido de la línea interocular). 

Caraet. — Pico de Thamnophüus . Cabeza mediaua, abultada 
en su parte posterior. Ojos grandecitos. Alas cöncavas. Remijes 
17, débiles, la 4 a , 5 a , G a y 7 a mavores é iguales, la l a 18 mni. 
más corta. El ala dobladacuore la initad de las rectrices. Recirices 
12, casi iguales, planas. Plumaje abultado y descompuesto. Pico de 
Tamnofílido. I^o describí liace 10 años y no he rectificado aun su 
descripciön, pero creo que Je faltaría nna rémije y debian ser 18. 

Color jeneral —pardo snperiormente y blanco amarillazo 
inferiormente— Cabeza negruzco-aplomada, con bordas ceuicientas 
sobre los lados y blauquizcas inferiormente. Espalda, lomo y hasta 
las rectrices, pardo-oliva algo verdoso. Del mismo color sou las 
barbas superiores en las alas y rectrices , siendo el resto pardo. La 
garqanta y todo lo iuferior y costados del cuerpo, es de un blaneo 
amarillazo, eon Ia base oculta uegruzca. Alas inferiormente, pardo 
claro, con las bordas de las barbas inferiores blaucas amarillazas. 
Rectrices pardas claras inferioruiente. Pico uegruzco. Tarso y dedos 
pardo claro ceuiciento. Unas trigueñas.—E1 otro sexo (que lo ví 
incubando los huevos) tiene todo sobre la cabeza de canela vivo. 

Cost. — Vive en los bosques espesos, por los 23° y 27° de 
latitud. Corre la espesura á poca altura, en busca de los insectos 
de que subsiste. Cría en nido de raicillas y fibras de plantas 
eutrelazadas con musgos; pone tres huevos blancos punteados de 
negro. 

Ya volveré á liablar al respecto en la obra completa. 

Ifabltc — Alto Paraná, entre 25° y 28° de latitud—Octubre 
1G, 1891. 


N°. 85: Tliamnopliilus Roílrigueziaiuis W. Bertoni 
(sp. n .)=Mbatará 


Del gr. thamnos, arbusto, y philos, amigo; especie dedicada al 
sabio naturalista de Cuatemala, Don Juan J. Rodriguez. EI guaraní 
es nombre que aplican á todas las especies pintadas de blanco 
v negro.—Es el Mbatará Goteado que describí en la Revista de 
Agricnltura, tomo I, pájina 400, Asunciön (1898-99). 


llimeus. — Macho —Lonj. 225. Braza 280. Ala dobl. 80. 
Cola 105. Alto 150.— Pico: lonj. 2G, 23 y 1G; alto 9, ancho 8. 




138 


Cabexa: lonj. 4G, anclio 18 — Pierna 38. Tarso 28. Dedos: medio 
lG-r7, posterior 9 7 1 2 . 

Caract. — Rémijes 18, la 5 a y G a mayores, la l a muy corta. 
Rectnccs 12, la externa 38 mm. más breve que la central y dos 
más; la inmediata á la externa es 19 mm. más larga que ella, y 
la que falta nombrar excede 5 mm. á la central. E1 'plumaje 
en jeneral es de Thamnophilus; pero carece de copete. La cola es 
más larga y desigual, v el pico es sin comparacion más espeso, 
siti compresion, con dientecito más notable junto al gancho; cste 
es largo 4 mm. v con curvatura más violenta. 

Color. -Todo lo superior del cnerpo, cabeza y tectrices, es 
tiegro con graciosas lentejas 6 gotas blancas. Las rémijes obs- 
curas con manchas en la barba superior que forman tiras trans- 
versales blancas acaneladas. Recírices negras goteadas de blanco. 
Bajo la cabeza v garganta es casi blanco, con viso obscuro. Todo 
bajo del cuerpo y costados, de canela no fuerte. Las tapadas de un 
blanco, que se extiende por la borda de las rémijes; éstas allí 
pardas con manchas como encima. Pico azulado claro con el caba- 
llete negro. 

La hembra tiene la braza 20 mm. más breve y en esto con- 
siste la ünica diferencia sexual que he hallado. 

Observ.. cost. —Corre las enredaderas altas de Ihsihpö, sin 
bajar de media altura, apartándose mucho en esto de los demás 
Tamnofílidos; pero sus modales, etc., son los mismos. Jaraás se 
deja ver en lugar despejado, sino en lo interior de los bosques altos 
y espesos. Come puramente larvas, gusanos é insectos, que pilla 
y mata como las otras especies. Su voz difiere de todos; es un 
tirrim no fuerte. No es arisco y aunque no sea demasiado raro, 
es difícil descubrirle. Vá con su amada, sin admitir más sociedad, 
(piizá por la escasés de individuos. 

Ilablt. —Alto Paraná, entre 23° y 27° de latitnd, siendo más 
raro hacia los 27 ° — Junio de 1893. 


N°. 8G: Hemlrociecía erytliroptera AV. Bertoni (gen; n.?), 

Formicñvora? 


(Etiinol.: del gr. dendron , árbol, y oikos , casa: qne habita los 
árboles; de erythros, rojo, bermejo, y pteron, ala: que tiene alas 
bermejas. E1 nombre jenérido Formicivora es aplicado por 
Wied v otros á una especie del Brasil que pretenden sea destruc- 
tora de liormigas; pero, respecto á las especies paragnayas, ni yo 



139 — 


ni Azara liemos observado tal cosa en ninguna de la farailía. La 
pongo provisoriamente en ofero jénero por sus iraportantes dife- 
rencias, pero no estoy del todo conforrae con esto hoy. 

Oimens. —Lonj. 130. Ala dobl. 52. Cola 53. Alto 85— 
Ccibeza: louj. 33, alto 14, ancho 13. Pico: lonj. 17, 15 y 9 y 2 ; 
alto 4 V 2 ancho 4. Tarso 19. 

('aract. —Tiene el plumaje menos esponjado que las demás; 
el pico recto y más sernejante al de los Thamnophilus, pues tiene 
hasta i-ebajo junto al gancho. Las remijes corao en la Formicivorct 
rubricollis: pero las rectrices difieren raucho, por ser suinamente 
estrechas y en ser 12, las tres internas iguales y Jas tres exter- 
nas eu escalerilla, sieudo la más afnera 1G mra. más breve, y más 
estreclia; aderaás las tiene amontonadas, corno en el Microtrogon 
fulvescens del nüm. 19. 

Color. jen. —Negro, blanco, aplomado, pardo, rojizo y ama- 
rillazo.—De la nariz sale una tira anclia, blanquizca, que pasando 
por la eeja se extingue en los lados de la nuca. EI resto 
de la cabeza es rauy negro, menos la quijada inferior que es 
blanquizca con sutiles ribetes negros. Del cögote á la cola pardo 
aplomado. Las tectrices , negro fuerte, con tres tiras blancas que 
ocupan Ja punta de las pluraas de cada orden. Las rémijes 
tienen la barba superior rojiza y lo demás pardo. Rectrices: la de 
afuera es blanca, sns dos inmediatas tienen un tercio de la punta 
v toda la barba externa blancas, con lo demás negro; de éste color 
es la 4 a , con la puntita bJanca, la 5 a toda negra y la central 
aplomada. 

Bajo la cabeza hasta la cola, costados y tapadas, es todo de nn 
blanco araarillazo, que se extiende por la borda de las rémijes; 
éstas allí son pardas, y las rectrices como encima. Pico obscuro 
encima y blanquizco azulado debajo. Tarso aplomado? Iris obscuro? 

('o.st. — Siempre la lie visto correr las liojas en todo sentido 
con ajilidad, sin bajar de la mitad más alta de los bosques frondosos, 
donde pilla los insectos, arafías y larvas de que subsiste. No bus- 
ca tantos embrollos como los Tamnophilus ni trata de ocultarse; 
pero no sale á lugar despejado y evita siempre el &ol. No es 
arisca, pero sí estüpida y earece de advertencia; aunque recorre 
las hojas sin atropello y con calma, no descansa en todo el día 
para saciar su apetito, pues es muy voraz como todas las espeeies 
de esta familia. No es escasa, pero difícil de cazar, porque se 
confunde con otras muchas que tienen la misma morada. 

Habit. —Alto Paraná, lat. 25°40’—Agosto de 1895. 


N°. 87 : Formioivora rnbrlcollis AV. Bertoni (sp. n.) 


(Del lat. Formicct y vorare , comer liormigas, y tle rubrum, 
rojo, y collum, cuello: alude al color de Ia garganta.) 

Dlmeiis.— Macho —Louj. 148. Braza 100. Alto 85. Cola 09 
— Cabeza: lonj. 32, alto 12, ancho 15. Pico: lonj. 15, 14 y 9; 
alto y ancho 4—Pierna 26. Tarso 20. Peso total 11 x / 2 gramos. 

Faract-—E1 ala plegada alcanza apenas á cuhrir las super- 
caudales; es corta, redonda y muy cöncava: rémijes 18, la l :t 
muv corta, la 4 a y 5 a mayores, aunque apenas exceden á sus in- 
mediatas. Rectices 10, planas, débiles y en escalerilla, la exterua 
es 38 mm. más breve que la central. Plumaje suavísimo, dc barbas 
sueltas y esponjado como en los Thamnophihis . Pico recto y sin 
rebajo junto al gancho; el respiradero pequeño y oval. jSTo presenta 
otra diferencia notable con la especie conocida en el Paraguay 
(Form . rufatra); [)ero difiere de las Formicivora de Brehrn (del 
Brasil). 

Coloi* jeift.—Negro, blanco, rojo y pardo.—Sobre la cabeza y 
cogote es muy negro. De la nariz sale una tira blanca que, pasando 
por la ceja, sigue hasta el costado del cogote, allí dá una vuelta 
hácia abajo y vuelve hasta trás del oído; este es blanquizco. Ln 
que encierra dicha tira es negro. Toda la garganta es de un rojizo 
amarillazo que sube á ocupar los lados del cuello, unieudo esca- 
samente con el otro lado en el cogote. En la espakla liay una 
manclia circular compuesta de plumas blanquísimas con una mancha 
negra oblicua en la extremidad, formando un variado muy gracioso. 
E1 resto de la espalda y cuello , pardo-acanelado. Las tcctrices me- 
nores sou niás blancas que la nieve, y las demás son negras con 
graciosas gotas de dicho blanco. Las rémijes obscuras, con la borda 
superior pardo-amarilla y la extremidad de las ültimas bordada de 
Idanco. La rabadilla es de uu rojo herrumbroso vivo, y las rectrices 
pardas obscuras con la extremidad blanca. E1 'pecho hasta la cola 
y costados, acanelado más 6 ménos opaco; las tapadas de un blanco 
que se extiende por la borda de las rcmijes, siendo estas allí 
pardas. Las rectrices abajo tienen la extremidad blanca, luego 
obscuro, y el resto pardo ceniciento. 

Pico uegro encima v celeste abajo. Iris obscuro rojizo. Tarso 
pardo aploinado. 

Ohs. —La cacé cuaudo recorría la maleza, á dos metros del 
suelo, eomo las demás del jénero y jamás la he vuelto á ver.— 
Alto Parauá (Puerto Bertoni), lat. 25° 47’—1894. 



141 


N°. 88: Forniicivora Arecliavaletíe W. Bertoni (sp. n.) 


(Del lat. fonnica, lionniga, y vorave, comer; especie detlicada al 
Profesor Don José Arecliavaieta.) 

I>imeus. — Lonj. 155. Braza 165. Ala dobl. 54. Cola 76, 
Alto 93— Cabeza: lonj. 33, alto 13, ancho 15. Pico: lonj. 18, 13 
y 8; alto y ancho 3 y 3 —Pierna 29.Tarso 20. 

CaractJ —Voy á anotar solo las difereticias quo tiene con la 
F. rubricoUis, que son de alguna importancia, y me indujeron al 
principio á hacer otro jénero con el nombre de Stipituropsis, por 
que en efecto tiene algo de Stipitiirns; pero careciendö de des- 
cripciones completas de éste, la pongo aquí por sus íntitnas rela- 
ciones con la F[ rubricollis que tengo presente. 

Tiene el plumaje menos esponjado, y no sentado eti la cabeza. 
E1 pico tan poco más estrecho, que puede decirse idéntico. La 4 IV 
y 5 a rémijes sou mayores. Las rectnces son 8, en escalerilla, la 
de afuera 28 mm. más corta que la central; son más tiesas y de 
barbas menos unidas, quizá por estar muy gastadas. 

C/Olor.—Toda la cabeza y cuello, eti atnbas facies (inclusa la 
garganta), es un jaspe blauquizco y negro, porque las plumas 
tienen los centros negros y las bordas de un blanquizco que deja 
libre la punta. La espalda hasta las rectrices, inclusive, de un 
pardo algo acanelado. Las iectrices negras con graciosas manchas 
blancas en las puntas. Las rémijes obscuras, con el ribete stiperior 
pardo acanalado. 

E1 pecho y vienlre , blanquizco algo acanelado, con centros obs- 
curos en lo superior de aquel; los costados y subcaudales de un 
pardo claro algo acanelado sucio. Las tapadas blanquizcas, y Ias 
rénnjes allí pardas. 

Tarso y dedos blanquizcos azulados: uñas blatiquizcas. Pici 
obscuro encima y como el tarso debajo. Boca amarilla. Iris obscuro, 

Observ. eost. —La maté cuando corría nn grandísitno é in- 
trincado Taknarembozal, bajo la espesura del bosque. Atravezaba 
la maleza sin alejarse del suelo ni bajar á él, y sus movimientos 
eran lentos como en las ottas del jénero, de las que parecía tener 
las costumbres. Pero en algo debe diferir, porque tenía la cola 
muy gastada y con los mástiles quebrados, lo que atribuyo á 
alguna costumbre extraña. Su voz, que me pareciö no haberla oído 
jamás, estaba compuesta de 4 6 6 sílabas secas y sin melodía; 
la repetía con largos intervalos. La cacé en el Alto Pataná (lat. 
25° 40'). Agosto de 1900. 



N°. 89: Pli> llobates ery llironotiis W. Bertoni (geu. n.) 


(Del gr. phyllon, lioja, y batein, marchar: que recorre las liojas; 
íle erythros, rojo, y notos, espalda. Es singular por su pico; pero 
por lo demás es inseparable de la familia, al meuos de las 
Sylviidce lejítimas). 

Dimens. — Macho: Lonj. 114. Braza 13G. Ala dobl. 41. 
Cola 45. Altura 78. — Cabeza: lonj. 29, alto 10, ancho 12. Peso 
total 1G gram. y 4 decígr. Ojo (diámetro) casi 3 mm. 

Caract.—Como se verá, venimos acercándonos más y más al 
jénero Polioptila de la familia Silviidce de Berlepsch, y tanto, que 
el presente ya es casi una Polioptila lejítima; de manera que, no 
hallando el punto donde se separan las dos familias, ine veo 
obligado no sölo á contarlo entre los Tamnofílidos, sí también á 
contar entre esos al jénero Polioptila. Respecto á los caractéres, 
me Iimitaré a anotar las diferencias que tiene con la Dendrooecia 
erythropiera. 

EI ala es tal vez más breve, la 4 a , 5 a y 6 a rémijes son las 
tnayores. El plumaje no difiere, sino en ser tal vez algo raás 
estrecho y seutado sobre la cabeza; las rectrices no parecen ser 
más que 10, más estrechas y débiles, las dos centrales iguales, 
la exterior 17 mm. más corta, las demás en escalerilla. Ei pico 
más largo. muy delgado, seusiblemente corvo, el gancho carece 
de rebajo y no encorva con violeucia; el respiradero consiste en 
una hendidura lonjitudinal, como si quisiera acercarse á los Tro- 
quílidos. Ojo pequeño. 

Color jon. Negro, blanco, pardo-rojizo y amarillazo— Facies 
superiores. Sobre la cabeza , sus costados y el cuello, es graciosa- 
raente jaspeado de blanco y negro, porque las plumas están divi- 
didas en tres zonas iguales lonjitudinales, síendo negra la junto 
al mástil. La espalda, lomo, y rabadilla , rojizo. Tecírices: las me- 
nores son blaucas purísimas, las mayores negras con dos fajas 
transversales blancas que ocupan la extremidad de ambos ördenes. 
Las rémijes son obscuras, con el ribete superior pardo claro 
amarillazo, que es el color de las supercaudales. Las rectrices pardas. 

Facies inferiores. bajo la cabexa y la garganta, son las plumas 
blancas, con los mástiles y algo más, negro. Lo inferior del cuerpo, 
costados y tapadas, de un blanco amarilloso que se extiende por Ía 
borda de las rémijes; éstas y las rectrices debajo pardas.— 

Pico negro encima y azul claro debajo: boca celeste. Iris obscnro 
acanelado. Tarso y dedos de uti celeste poco aplomado. 



143 — 


Observ. — Le maté cuando recorría las hojas de nn árbol, 
con gran ajilidad, á media altura. Sus procederes son de Polioptila. 
fís rarísimo y difícil de cazar. — Alto Paraná, lat. 25° 47’, 1896. 


N°. 90: Polioptila meliuioeepliala AV. Bertoni (sp. n.) 


(Del gr. polios , blanco, y ptil°n } ala, plumön; de melas, negro, 
v kephale, cabeza — Fam. Silviidce, Berlepsch; Contramaestres, 
Azara.) 

Ya dije por qué la pongo aquí, no obstante soraeto ei asunto ai 
juicio de los vsabios liasta que rae halle en inejores condiciones. 

Itimeiis. —Lonj. 114. Cola 47. Altura 75. 

C?aract. —Son casi los de la P. dumicola . Rémijes 18, la 4 a 
y 5 a mayores, ia G a muy poco más corta y la l il es 20 mm. raás 
corta que la 4 a . Todas ellas cöncavas, débiles y transparentes; 
ala oval. Rectrices 12, endebles, estrechas, con punta casi nada 
aguda; las tres internas iguales, la externa es 18 mm. y su in- 
mediata 2, más cortas. 

Color. —Todo sobre la cabeza es negro aterciopelado lustroso. 
El cogote y en seguida iiasta las supercaudales y tectrices menores, 
de un aplomado ceniciento ö pizarreño; el resto del ala pardo 
obscuro lustrísimo, con ribetes en las barbas superiores de dicho 
aplomado. La rectriz externa es blanea; la que sigue para adentro 
tiene la raíz de un negro que se extiende hasta la raitad por la 
borda interna y el resto blaneo; ia 3 a tiene blanco sölo el tercio 
extremo y todas las qne faltan son negras, así como las plumas 
supercaudales. La ceja y los lados de la cabeza blanípiizco. 

De la horqueta á la cola, las subcaudales y ios costados del 
cnerpo, de nu blanco amarillo pálido; las tapadas blaocas, y las 
rémijes allí, pardo plateado. Rectrices como en la faz superior— Pico 
negro. Iris insensible. Tarso y dedos aplomados.— Julio de 1S9S. 

Costum. —La maté cuando corría las liojas en todo sentido, 
como un ratoncillo, con habilidad y ajilidad increibles. Estaba en el 
interior de Ia foresta virjen, por los 25°40’. Sus costumbres me 
parecieron las del Phyllobates: pero parece que prefiere mavor al- 
tnra. 

Clasificaciön —Algunos autores modernos, liaceu de este 
jénero una familia aparte con el norabre de Süviidce (Berlepsch): 
pero como yo fnese descubriendo especies, qne hacen de eslabön 
entre esta familia y las Thcmnophilidce, se formö nna cadena que 




144 — 


mo acierto á divklir sino liacieodo una diviciön artificial. Por este 
inotivo hago una sola familia, que, auuque tenga diversas formas 
de pico, es bien caraterizada por el plumaje, pies y otros carac- 
téres importantcs. 


Fam. : certhiolíE, Brelim 

(I)e certhia, un jénero de Dendrocoláptidos— Certhidées , Less.; 
Gail-guit?, Soucrier, etc. de algunos naturalistas.) Es farailia propia 
de América, caracterizada por un pico algo arqueado y agudo, 
cuerpo corto, cola truocada y pluraaje algo sentado. Vive de 
frutas, insectos v nectar de las flores. 


N°. 91: C/ertliiola pnlmarum W. Bertoni (sp. n.) 


Dimeus. —Lonj. 119. Braza 187. A Ia doblada G5? Cola 39; 
Alto 80. Cabeza: lonj. 28, alto 12, ancho 13 escasos. Pico: lonj. 
13, 13 y 10—Pierna 22. Tarso 16; dedo medio 11 —{—5, posterior 
7+6. 

C/aract. — Rémijes 17, las cuatro primeras casi iguales, la 2 a 
raayor, bastante barbudas en la extremidad; el ala termina á 
ángulo agudo. Cota corta, débil y algo redondeada, pues la rectrix 
externa es 2 mra. más corta que la interna. Cabeza mediana y 
algo piramidal. Pico corvo, grueso á la base y, disminuyendo su 
espesor gradualmente, termina agudísiraainente; no es coraprimido 
ni tiene arista. Tarsos cortos y robustos. Uñas cortas. Plumaje 
sentado, suave y de barbas descompuestas. 

Color. —Si discrepa en diinensiones y caractéres de la C. 
flaveola del Brasil, uo sucede lo raismo respecto á los colores; 
pero como no tengo descripciones corapletas de aquella, no pude 
rerciorarme si será una variedad 6 especie diversa. No tiene dife- 
rencia sexual. 

Sobre el ojo tiene una ancha v larga ceja blanca. Bajo de ella 
hay una zona obscura, que ocupa el ojo y el oido. La rabadilla 
verde araarilla. E1 resto sobre el pájaro es pardo ceniciento, más 
obscuro sobre la cabeza; pero las alas y cola tienen sölo el ribete 
superior como el dorso, lo demás obscnro. Además de lo diclio, se 
nota en la extremidad de las rectrices algo blanco, y la borda 
anterior de la mano es araarilla pura. 

Bajo la cabeza y la raandíbula inferior es ceniciento, como las 
subcaubales. La gargania y pecho amarillo, más apagado en el 




vientre y muy opaco en los costados del caerpo. Las iapadas son 
de un Idanco, que se extiende por la borda de las rémijes . Estas 
y las rectrices como encima, pero raucho más apagadas. Pico negro. 
Iris obscuro-café Tarso y dedos azulados; uüas pardas.— Alto Pa - 
rartá, Mayo de 1S02. 

CJostum. —Es bastante conn'in en el Alto Paraná, entre los 24° 
26° 30 de latitud, donde habita las quintas y bosques inmediatos 
(pues campos no existen). Es estacionaria y vá sola 6 con su 
consorte. Es tan vnansa, que se deja aeercar y matar facilmente; 
se acerca mucho de las casas en busca de frutas cultivadas. 
Ccrae variadas especies de frutas dulces y gomosas, dando la pre- 
ferecia á las de Ambaih (Cecropia peltata Lin.) y sobre todo á las 
de Pindö ( Cocos Romazoffiana). Gusta muclio, sobre todo en in- 
vierno, de chupar el nectar de ciertas flores, como las del Mamön 
(Carica papaya) y de Mandiocas silvestres (Manihot), haciéndoles 
un agujerito, si estan cerradas, como los Colibríes, sin marchitarlas; 
quizás extraiga también algunos insectos pequeños. Se posa y obra 
como el comun de las aves, sin trepar ni aplicarse á los tioncos 
jamás. Es de espíritu apacible y tranquilo y no busca la sociedad 
ni incomoda á otras aves. Los pollos se parecen luego á los padres. 

Xfdificsiclön —Su nido es una esfera con un agujero en un 
costado; es de pajitas y fibras delgadas, con pared bastante espesa. 
Lo coloca en la horqueta de alguna plauta espinosa, de 1 á 2 
métros del suelo, sin ocultarlo jamás. Es de las primeras que tienen 
nido; casi todo el año hay nidos, vacíos pero en buen estado; pa- 
rece que los usa para pasar la noche, ö que cría más de nna vez, 
ö que lo construye antes del iuvierno para usarlo contra el frio, 
porque muchos años la he visto acopiar materiales para el nido 
en Marzo y Abril y no ponía huevos antes de Setiembre. Creo 
repita sus bodas en Noviembre. Pone tres huevos salpicados de 
canela opaco. Su voz, imica en todo tiempo, es un tzitz agudísimo, 
que deja oír la mayor parte del día; pero no es fuerte y no se 
oye sino de cerca. 


Fam. : turdid.í: -korotshiré, iiavías ; the Thrushes 

(Sinön.: Emarginirostres, Lin. (17GG); Merles, Lacépéde (1799); 
Buffon (1770) y Cuvier (1S17); Crénirostres ou Glyphoramphes , 
Duméril (1806); Zorzales y Calandrias, Azara (1802); Turdo'ides, 
Meyer (1810); Canori, Illiger (1811); Chanteurs, Vieillot (1816); 
Longirostrcs, Blainville (1815 etc.); Mendidcc, Vigors (1725); 
Deniirosíres, Latreille (1825); Turducinées, Lesson ; Turdidrr 


146 


Brehm, Berlepsch, etc. Ioglés: the Thrnshes (Tordo, ete.), the 
Mockers (Mimus); Tordos , Zorzales, Mirlos (español); Sabiá (brasil.). 
Korotsliiré (guaraní). T urdides, Brelim. No se acabaría de com- 
pletar esta sinomía). 

«De Ias ochenta y pico especies de Türdidos actualmente cono- 
cidas, véinte y siete pertenece á la América del Sur», dice Brehm; 
lnego me es imposible saber si todas las qne voy á describir serán 
nuevas para la ciencia, eai'eciendo de los citados autores; por eso 
me he permitido dar'es un noinbre, como ine he visto obligado á 
hacer en otras partes. De las numerosas especies conocidas, sölo 
seis pertenecen al Paraguay. esto es inclnyendo las que voy á 
describir; pero creo que existe además el Curdus nigriceps Cab. 
Es una de las familias más conocidas y liabita toda la superficie 
del globo. 

N°. 92: Tur<lu§ teplirouielas W. Bertoni (sp. n.)— 

Korotsliiré lifi 


(Del lat. Turdus, Tordo, y del griego tephros, gris-ceniciento, y 
me'as, negro. N. guaraní: de korotshiré, nombre jenérico que alude 
al canto de las especies más conocidas (T. rnfiventris, T . leuco- 
melas), y híi, negro. — Turdus, Lin. (1706), ]\Ieyer (1811), Veillot, 
Cuvier, Lesson, etc.; francés: Merle , Lacépéde, Buffon, Cuvier v 
otros autores; inglés: The Thrusli; alemáu : Ansel; brasilero v 
guaraní: vide sinonimía anterior). 

I>iiueus. —Lonj. 238. Braza 355. Ala dobl. 116. Cola 97. 
Alto 165— Cabeza: lonj. 46, alto 19 l / 2 , anclio 20. Pico: lonji- 
tudes 27, 20 y 13; alto 6 x / 8 ancho 6 — Pierna 41. Tarso 39. 
Dedos: medio 17^7 y 2 , posterior 9 ■ 8. 

Caract. Cotejo con el T. leuwmelas, Vieill. El plumaje es 
menos descompuesto y más sentado. Los pies menos í’obustos. E1 
pico algo más cort.o con los lados de la mandíbnla snperior inás 
planos y tal vez con mayor compresiön lateral háeia la extremi- 
dad. Rémijes 18, la 3 a mayor. Rectrices 12, la externa 5 mm. 
más breve. Se asemeja mucho al T. mcruta de Europa.; 

Color.— Facies superiores. Toda la caheza y dos tercios del 
cuello es muy negro; de allí á las rectrices y las tectrices de 1 nn 
ceniciento azulado ö aplomado. El resto del ala y las -rectriees, 
negro profundo. 

Facies inferiores. La horqueta blanquizca con puntas obscuras y 



147 


toda la garganta v io anterior del pecho negro profimdo. El resto 
de lo inferior del cuerpo, costados y tapaclas , ceniciento aploinado; 
pero las subcaudales tienen la extreinidad blanca. Las tapadas 
mavores, rémijes y rectrices , todo negro. P/co, tarso y dedos, así 
como la borda de los pärpados, son de un amarillo easi anaranjado 
purísimo y precioso. lris pardo poco acanelado. Boca amarilla— 
No tiene diferencia sexual. 

Ohserv- Le maté en Noviembre, cuando, en día lluvioso, estaba 
posado en un árbol alto de la orilla del bosque, emitiendo su voz 
que desde luego me extrafiö. Por Octubre maté otro que estaba 
cantando en un árbol altísimo y sin hojas. Su voz me llamö desae 
luego la atenciön, por ser agradable y por no haberla oído jaraás: 
se compone de 8 ö 10 sílabas, entre ellas una ö dos de sonido 
metálico como la del T. metallophonus , otras del T. leucomelas 
Vieiil. y'tenuina mezciando sonidos de dichas espeeies. Aiubos in- 
dividuos estaban soios y son los ünicos que he visto; quizá 
habrán llegado accidentalmente.—Alto Paraná, lat. 25° 4G 5 , 1894. 


N°. 93: Turdus metallophouus W. Bertoni (sp. u.?)— 

Korotsliire 


(Dei gr. metallon , metal, y phone, voz: que tiene voz metálica.) 

Dimens- —Louj. 22G. Braza337. Aladobl. 104. Cola 88. Alto 
150; C abeza: lonj. 43, alto y ancho 19. Pico: lonj. 23, 16 y 11; 
aito 4, ancho 5 x / 2 —Pierna 40—Tarso 27— Dedos: medio 20 ~G, 
interior 11! 2 5, exterior 13 l 2 4, posterior 10 ! 7. 

Caract. — Remijes 19, la 3 a v 4 a mayores, la 5 a 1 mm. y 
la 2 a 7 más cortas que aquellas; la l a es más corta que las 
tectrioes. No ofrece otras diferencias con la var. Montés; pero 
ambos tienen las mismas diferencias con T. leucomelas , Vieill. 

Color. —El costado de la cabeza, sobre ella y toda la parte 
superior del cuerpo, con las tectrices , de un pardo uniforme que 
tira algo á oliva, con íos mástiles obscuros sobre ia cabeza y 
fundido con plorao en la rabadilla y supercaudales, esto es poco 
sensible. Las alas y cola, estando plegadas, son como ei dorso; 
pero tendiéndolas, es obscuro todo lo que quedaba oculto. Bajo la 
cabeza es bianco acanelado con los centros pardos obscuros. La 
gargania v los costados del cuerpo, todo como el dorso, pero 
mnclio más claro. EI centro del pecho y vientre blanquizco. Las 
tapaclas de canela parduzco claro y las rémijes allí pardas lüstras. 



148 


Las pluinas snbcaudales pardas claras, eon baño de canela y cen- 
tros blancos. Las rectriees allí cenicientas ]>ardas con los mástiles 
blanquizcos. 

Iris pardo-café. Pico obscuro con una zona lonjitudinal pálida en 
el costado. Los lctbios junto al ángulo bucal y la boca, amarillo. 
Tarso y dedos pardo pálido ö amarillazo: nnas trigueño obscuro — 
Alto Paranä , 1S93 (lat. 25° y 27°). 

Observ. — Le maté cuando estaba en nn árbol con otros del 
jénero, einitiendo á menudo un psi 6 pitz agudísimo y dulce. Su 
voz, en tiempo de amor, es compuesta de sonidos puramente me- 
tálicos v muchcs á un tiempo, de una manera imposible de expli- 
car y sin analojía con ningun otro pájaro; pero como quiera que 
sea, para mí no hay otra que suene tan bien, aunque tal vez otros 
sepan más componer sus himnos. Yive en los bosques altos sin 
bajar de la mitad alta de los árboles, y no se incorpora con los 
otros sino donde hav frutas. No dudo que comerá insectos además 
de frutitas. Es raro y no llega hasta Julio, para pasar aquí la 
estaciön de cría. Jamás remeda aiguua voz semejante ö la de las 
otras especies. 


Fam. : cham.lzid/E-- camézidos 

N°. 94: Cbaiiiseza tsliororo W. Bertoni.— Urti-í. 
Iliuaiubit tsbororo? 


(Del gr. chamai , en tierra; el primer nombre guaraní es dimi- 
nitivo de Urü ( Odontophorus capueira fSpix]); el segundo es anti- 
guo, lo aplicaban á una ave que creo es la presente y alude á 
la voz. 

lHiueus. Lonj. 245. Braza 350. Ala dobl. 97. Cola 72. Alto 
200.— Cabeza: lonj. 53— Peso total 93 gramos. Sesos peso 1 1 2 
gramos. Las demás dimensiones proporcionales con el de Azara 
(nñm. CCCXXXHf)—Otro ejemplar era: lonj. 220: id liasta las 
uñas 270: braza 320 (Marzo 0 1897). 

Csiriicteres. — Remijes 20, la 4 a y 5 a mayores. Alas como Ias 
del Chamcebates rnfiventris , pero menos vigorosas. Cola más larga, 
con 12 rectrices casi iguales. E1 pico no tiene tanto gancho y se 
asemeja más al de los Turdidos (no gallinaceo como dice Azara 
del suyo). Tarso de Ia misiria hechura. EI plumaje es menos 
amontonado en la cabeza, más suave, descompucsto y esponjado en 
el dorso, y de barbas unidas en el pecho, donde es sentado y no 
largo. La Gabeza menos gruesa. Carece dc pelos bajo la cabeza. 




149 — 


C*olor. —Sobre la Ccibeza es de un café acanelatlo 6 rojizo; 
pero en la frente hay uua manclia negra perfectamente circuiar, 
y sobre el ojo una ceja blanca. EI caello v todo sobre el cnerpo 
y téctrices es de nn pardo verdoso algo oliva. Las rémijes pardas. 
La cola tiene la extremidad acanelada, luego una faja negra, y el 
resto como sobre el cuerpo. 

Toda la garganta v lo inferior del cnerpo , es de un blanco, algo 
amarilloso en la garganta; pero cada pluma tiene dos fajas negras 
paralelas á las bordas sin unirse en las puntas, formando un con* 
junto muy gracioso. Las tapaclas blancas, ribeteadas de negro. Ré - 
mijes allí, pardas con la borda blanqtiizca hacia la raíz. 

Iris color café. Pico de uu blanco algo encaruado que obscu- 
rece en la punta. Tarso, dedos g uñas casi blancos, con algunas 
manclias vinosas, no simétrieas, en las escamas de los dedos. 

Observ. — He muerto muchos, todos idéticos, luego el de 
Xoceda es diverso 6 al menos una variedad bastante uotable y 
constante. Carece de diferencia sexnal importante. 

Costiiinbres — Vaga por los bosques espesos del Alto 
Paraná, en busca de las semillas é insectos que lialla por el suelo, 
pues no sube á los árboles, sino á poca alttira, en los sitios más 
ocultos, y esto lö hace solo para descansar un rato; pero en tiempo 
de atnor, se posa largos ratos, sobre todo en días de lluvia, y emite, 
su canto, sonoro y extrafio, que se oye de lejos; su voz de amor 
que es algo metálica, es un oro oro ro ro ro , repitiendo la sílaba 
ro hasta 15 ö 20 veces sin intermisiön y termiuando en ku ku ku 
kn muclio más bajo y despacio. A1 anochecer, y siempre que tenga 
que volar, ya sea espautado por algün enetnigo 6 para subir á su 
dormitorio, emite un tshororororo fuerte; por este canto se })ttede 
conocer ia presencia de algün mamífero grauae. 

Se pasea la rnayor parte del día y prefiere los sitios que se 
mantieneu hümedos por la ausencia del sol, esto es, completamente 
cerrados de vejetaciön, y como desprecia los lngares que permiten 
al hombre caminar con libertad, se liace muy difícil su caza. Ca- 
inina paso á paso, con tnuclio. garbo, sin apresnrarse ni cuando vé 
al eneinigo, pues camina esperando ser acometido para volar; pero 
con algtinos pasos suele perderse en la maleza. 

Cría en agnjeros de troncos; yo encontré dos de sus nidos á 
fines de Setiembre. La entrada estaba á 1 iuetro de altura y 
el agujero, bajaba hasta la superfieie del suelo, donde tenía el 
colchön de hojas rüsticas y grandes. Ei 18 de Octubre volaron 
los pollos, al nacer, como los de Gallináceas; la cáscara de los 
huevos era muy áspera, como ia de ciertos Saurios. lluchas ve- 
ces oí uno de los padres cantar dentro del nido, é intenté sor- 


150 — 


prewlerle eu las profumlidades del agnjero, pero su fino oído le 
advertía á tiempo la preseneia del enemigo. 

Cojí algunos en trampas, poniéndoles por cebo maíz quebrado: 
pero ya sea que ese alimento no les conviene'o por la falta de 
substancias animales, todos inorían antes de 15 días. Si la jaula 
es grande, se acostumbra lnego á la esclavitud, se pasea y prac- 
tica coino si fuera en el bosque; creo que donde no falta carne se 
criará facilmente en jaula este extraño pájaro; pero los primeros 
días, si es cojido aduito, es bastante asustadizo. No es torpe y 
sus facultades iutelectuales son bastante desaroüadas, al parecer. 

lf.ibit. — No escasea en todo el Alto Paraná, entre los 23° v 
28°, de latitud. 


N°. 05: C^liamsebates riitiventrls W. Bertoni (gen. n.) — 

XJrii-í 


(Del gr. chumai , en tierra, y batein, marchar, y del lat. riifus 
y venter, vieutre rojizo). 

Oimeiis* —Lonj. 236; idem liasta la puuta de los dedos 304. 
Braza 435. Ala dobl. 128. Coia 54. Altura 244 — Cabexa: lonj. 
61, alto 26, anclio 24. Pico: lonj. 30, 27 y 19; alto 10, ancho 
8. Pierna 60. Tarso 60. Dedo medio 2T+8 x / 2y posterior 14+10. 

Caract. —Difiere principalmente del Chamceza tsliororo, por 
lo grande de su cabeza, Io corto de la eola y lonjitud, en el plu- 
maje y pico algo diferentes, de raauera que comparándolos deteni- 
damente, no cabe duda que es jéuero diferente. Rémijes 19, la 
5 a mayor, casi tendidas y de mástiles vigorosos. Cola corta, es- 
trecha y algo cöncava: recirices 12, amontonadas é iguales. Re- 
cuerdau la cola y las alas á Ios Rallidce , pues son muy pare- 
cidas. Plumaje muy tupido y descompuesto en las bordas; algo 
tiene de Rálido 6 mejor dicho no se parece á niugnno; en el 
dorso y pecho es muy larga la pluma, y no ancha, pero de mástil 
casi recto y sentada. Sobre la cabeza es el plumaje barbudo y 
amontonado y las plumas que abrigan al oído grandes, pero de 
barbas completameute separadas 6 sueltas. E1 respiradero es hun- 
dido y oval como en los Thamnophüus; en el pico se parece más 
al Thamnophilus Rodrifjuezianus que á los Türdidos, porque aunque 
no lo tiene comprimido como aquellos, tiene el caballete robusto 
y en la punta tiene un gauchito violeotamente corvo, no agudo, 
excavado deutro y con insensible rebajo junto á él. Bajo la cabcxa 
las plnmas son más bien pelos tieso's con barbas en la base, como 





151 


si quisiera aeercarse eu esto al Urogallo. Los dedos y uñas son 
de Türdido y lo inismo el tarso, pero éste es delgado, exajera- 
damente largo, y vestido delante por 12 escudos 6 escamas cua- 
dradas, divididas por líneas horizontales. Su esqueleto no se aparta 
notablemente de los Passeres ; pero las pechugas y el color de la 
carne se inclinan notablemente hacia los Crypturidce. 

€7olor. — La frente es blanquizca acanelada con las bordas obs- 
curas; luego hay algunas plumas pardas obscuras acaneladas, con 
una gota blanquizca acanelada en los centros y ribetes negros. E1 
resto sobre la cabeza y nuca , tienen las plnmas el ribete negro, 
el mástil blanquizco, un piquito 6 lenteja blanca en el centro, y 
el fondo gris-aplomado claro. De ia nuca d la cola y tectrices es 
de un pardo-oliva-acanelado exento de verde, con ribetes negros 
y piquitos o lentejas blanquizcas hacia las puntas. Todos los ci- 
tados ribetes uegros parecen sombras, por tener las pluinas la borda 
descompuesta. Las rémijes y el fondo de las tectrice s mayores, 
son de un pardo-obscuro-rojizo. Las supercaudales de canela blan- 
quizco, y las rectrices coior café fundido cou canela. 

Las plumas que abrigan al oido , pardas acaneladas y el costado 
de la cabeza blanquizco acanelado. Bajo la cabeza es de canela 
obscuro, luego hay una gola blanca con ribetes obscuros que sube 
por detras del oído. El resto de la garganta es de canela pardo, 
con el mástil de las plumas y algo más, blanquizco. E1 pecho y 
costados del cuerpo, es á tiras confusas transversales, pardas aca- 
neladas y blanquizcas acaneladas. Las tapadas de un canela enceu- 
dido que se extiende por la barba mayor de las rémijes; estas 
allí son pardas. E1 vientre hasta la cola aeanelado, las piernas y 
subcaudales lo mismo, pero inuy encendidas 6 rojizas. Las rectrices 
allí, color café-rojizo. 

Pico pardo encima y la punta, y blauco lo demás. Tarsos y 
dedos blancos translücidos, lavados anteriormente en pardo: uñas 
blancas. Boca y leugtia blancas. Iris y bordas de los párpados 
pardo obscuro. La carne tiene el mismo color qtie en los Criptü- 
ridos v como en ellos, queda blanca con cocer. — Djaguarasapd , 
Agosto 7 de 1893 . 

Observ., cost. —Le maté en ei iuterior del inmenso bosque 
á mucha distancia de la orilla del Paraná. Se paseaba bajo la 
espesura, entre los Helechos, con la cola levautada, meneándola como 
los Rálidos, á los que se parecía en sus modales; pero estaba lejos de 
toda agtiada 6 bañado. Por lo qtie lie podido ver, sus costumbres 
me parecieron las del Chamceza fshororo. Debe ser muy raro, porque 
en G años de estancia en Djaguarasapá, donde le inaté, no he 
visto otro, ni en otra parte. Verdad que es tan espeso diclio bosque 


152 — 


que pude pasarle cerca muchas veces sin verle. Sin embargo por 
Julio, halhindome en el bosque con mi hermano, oimos uo grito 
fuerte tan parecido al que emiteu los indios para llamarse en el 
monte, que temímos fuera de Guayaquí; al fin aparecio nn ave 
(pie me parecio la preseute, pero no pude observarla más que 
unos segundos, pues dio nn grito y desaparecio en la maleza; por 
eso no puedo asegurar que no sea algun Cripturido desconocido. 
También puede que sea el presente, un pájaro que canta mu mu 
vm y quc se oye á mucha distancia. El tal pájaro se deja oír 
siempre en días de Iluvia y jaraás he podido verle, por más que 
haya puesto empeño. 


Ordo: RAPTATORES =RAPACES 

( Accipitres : Linn. [176G], Latham [1799J, Vieillot [1816], Cu- 
vier; Rapaces : Duméril [1806], Meyer [1810], Temmink [1815 v 
1820], Latreille [1825]; Raptatores : ílliger [18111, Blanville, Vigors; 
Oiseaiu' de proie: Lacépéde [1799], Cuvier. — Aves de rapiüa; inglés : 
The Bird of prey.) 


Fam: accipitriD/E—accipitríneas, taguatö 

(Accipitres, Lin., Lath. ; Aves de rapiüa diurna , Azara ; Plumi , 
colles ou Crupodére , Duméril; Scleroptertc , Meyer; Accipitrins, Illiger, 
Vieillot, Latreille ; Falconidcc , Vigors; etc. Inglés: the Haicks , the 
Eagles , etc.; francés: Faucons, Eperviers , Aigles; esp. Aves de 
rapiña , Agiiilas , Esparveros , Gavilanes , etc. ; bras. Gaviao; guar. 
Taguatö; alemán: Räubvögel Adler, [Sperber, FalkJ .) 

Cuenta el Paraguay con cerca de cincuenta especies de esta 
familia. Eutre ellas las hay más 6 menos sanguiuarias ö insectí- 
vuras; pero relativamente son menos feroces que en Europa, salvo 
raras excepciones, y no hay casi ninguna que no coma insectos. 
Habita esta familia casi todos los sitios del Paraguay, como de 
las otras partes del nuindo. 

Los guaraní dividen á los Accipitres de Beriepsch en tres fami- 
lias, á saber: Ihrihvü (Vulturidce), Karákará (Polyvorus), y Taguatö 
(Accipitrülce 6 Falconidce )\ en verdad los Vultüridos son tal vez 
más distantes de los Falcönidos que las Estríjidas, y coino jene- 
ralmente se separan á estas, me parece justo eso de separar tam- 
bién á los Vultüridos. Azara también excluye á estos, y divide á 
los verdaderos Accipitres en ocho familias infundadas que, con 




153 — 


justicia, fueron universalmente rechazadas. La sabia clasificaciöu 
guaraní prueba una vez más el antiguo carácter observador, que 
desgraciadamente va desapareciendo entre los eivilizados. 


N°. 90 : Thrasyaötus harpyia (Lin.)=IIarpía; inglés: 
the Harpy EagTe; guar.: Taguato ruvilslia 


(Etim. : del gr. thrasys, atrevido, y aetos, águila; del gr. harpe , 
garfio: harpía , ave fabnlosa y cruel, cou el rostro de doncella y 
lo demás ave de rapiña. Sinön.: Harpyia, G. Ouv., Vieill.; Falco 
destructor, Daudin; F. harpyia. Linn ; Grand aigle de la Guiane, 
Maudeit; F. destructor, Turara.; Harpyia destructor, Brehm, Less. The 
Harpy Eagle or Ilarpy Coronctrd [inglés] hrasoctos , Gr. Grav: 
Falco cristatus, Lina.; Thrasaetns harpyia, Berl.) 

Oaract. princi|>ales — Lonj. total 1.200. La uiia del dedo 
posterior tiene 90 mm. de largo (segün la curvatura). Pico grande, 
casi recto á la base; respiraderos circulares; la mandíbula supe- 
rior encorvada. Cuerpo robustísirao, algo corto y macizo. Aias 
cortas. Tarsos cortos, muy gruesos, reticulares, ásperos, con un 
tercio vestido de plumas cortas y ajustadas. Dedos rudos, cortos 
y robustisimos; uñas enormes, largas, robustísimas, agudas y no 
muy arqueadas relativaraeute. En fin todo es robusto, rudo y pro- 
pio para una ftierza extraordinaria. Tiene una especie de copete 6 
algo análogo. 

Color —Un ancho collar negro ocupa casi todo el cuello, 
que es pardoso en su parte superior. Las alas son de un moreno 
rojizo, cada pluma tieue una ancha maucha raorena eu al centro. 
E1 vientre es ocráceo, listado de tnoreno sobre los costados. Las 
piernas son á tiritas transversales, pardas y blauquizcas. Las rec- 
trices abajo, son á fajas pardas obscuras y pardas blanquizcas. 

Como no he visto ningün ejemplar completo para describirlo 
detalladamente, me veo en el caso de dar esta antigua é incom- 
pleta descripciön de los colores; pero mi intento no es más que 
hacer constar que existe en el Paraguay, aunque no sé si será 
perfectamente idéntica á la del N, pues la que describe Brehin es 
algo menor (lm.050, lonj.). 

OIis. —Tres individuos fueroti muertos en los 16 afios que 
vivimos en el 41to Paraná: el primero en 1S87, en el interior de 
la Sierra de 31isiones (Arjentina) por los 26° 30 ? de latitud, y 
los otros dos fuerou muertos en los ültimos años, uuo en ias 
cordilleras del Norte del Paraguay, y otro eu el departamento de 




154 — 


Ynt.y (Djutih). Por lo visto, habita las cordilleras desieitas y 
]>obladas de hosqnes. Es tan rara, que ningítn naturalista la ha 
muerto en el Paraguay, ünicamente Sharpe pretende haberla visto 
por estos lugares; los que han visto los citados ejeuiplares, los 
miraban como una gran novedad, quedando asombrados de su 
magnitud y extraordinaria fuerza; qnizá haya llegado casual 6 
accidentalmente al Paraguay, pero es probable que sea propio de 
la Sierra de Misiones. Coino no tengo el Catáiogo de Sharpe, no 
puedo conocer su opinion al respecto. 

Es excesivatnente robusta y se alienta de mainíferos grandes, 
tales como monos, Aö-aö (Bradypus), etc. Su fuerza es tal, que 
segün dicen, arrebata á los Aö-aö de los árboles, á pesar de que 
estos se agarreu por los troncos con una fuerza increible, clavando 
sus enormes uñas. Es el Agnila tnás poderosa de Sud-América; 
habita el norle del Brasil y Gnayana, siendo rara en todas partes. 
Como ya hablaron de ella muchos viajeros antiguos y naturalistas, 
liago punto y paso al 


N°. 97. IfloiqpliiiusguianeiisÍK (Daud.)— Ilirilivii tinga 
— The Eagle-liaivks 

(Etim.: del gr. morpknus , nombre que daban á un ave de ra- 
pifia desconocida; el notnbre vulgar es tupí, de lhrihvü, Bnitre, y 
tinga, blanco — Los brasileros, alterando el nombre tupí, le llamati 
Urubitinga. Es el Urnbitinga de la Gniane de Brehm; itiglés: tlie 
Eagle-hawks .) 

Obs. — Ningün naturalista, segün creo, hallö esta poderosa 
Agtiila en el Paraguay. En Octubre de 1887, matamos un indivi- 
duo, por los 27° 18' de latitud, en la frontera de Misioues, donde 
los vecinos asegurabau ser la ünica que habían visto, quizás haya 
llegado castialtnente. Habita el Brasil y la Guayana. Como es 
ave conocida, me limito á liacer constar su existencia en el Pa- 
raguay y Misiones Arjentinas, dejando su descripciön para la 
historia completa de las aves del Paraguay. 


N°. 98: Spixaötiis apirati W. Bertoni (sp. n.)— Taguato 

apírati 

(Etim.: guaraní: Taguatö es n jenérico; de api , lo superior de 
la cabeza, de á ö áva, cabello, y pi ö piré, piel; aü es cuerno: 




155 


que tiene cuerno sobre la cabeza. —Sinön. jenér.: Morphné , Lesson: 
MorphmiSy Cuvier; Spizaétus, Vieillot; Falco, Daud.; Pternura?, 
Esparveros, Azara. The Eagle-haivks.) 

l>Iiueus* —Lonj. G35? Braza 1.080? Ala dobl. 350. Altura 4G5. 
Cola 290.— Cabeza: lonj. 93, alto 41, ancho 48. Pico: lonj. 41, 34 
y 23; alto 21, ancho 11 A / 2 .—Tarso 98. Dedos: medio 47+25, in- 
terior 37 + 22, exterior 34+20, posterior 35+38. La lonjitud v 
la braxa fueron toinadas de un cuero, sieudo por Io tanto más 6 
menos apmximativas nada más. 

C'aract- —En el occipucio, tiene nn copele más 6 menos como 
el que se observa en el Sp. ornatus (Dand.), compuesto de dos 
plumas largas 90 mm.; en cada lado de ellas hay tres ö cuatro 
largas 50 mm. Rémijes 25, las 10 primeras pertenecen á la 
mano\ son agudas y estrechas hasta la mitad, donde las barbas 
ensanchan i*epentinamente; las del brazo son muy barbudas. Las 
piernas y tcirsos , vestidos de plumas cortas y ajustadas liasta el 
metatarso, como eu el Sp. ornatus . Dedos con escamas menudas. 
no tnpidas y redondeadas. TJñas fortísiraas y arqueadas. Rectrices 
12, en escaleiilla, la exterior es 6 mm. más corta que la central 
Todo lo que falta es como en el Urutaurana (Sp. ornatus). 

€olor.-^ hcies superiores. Las dos plumas mayores del copete 
son casi negras, pero muy bañadas de blanquizco sucio hacia las 
bordas; las tres laterales son blanquizcas lavadas en pardo. El 
resto de la cabeza y cuello, sin excepciön, es en ambas facies de 
un blanco puro que se iutroduce algo por el peclio y espaldas. 
Todo sobre el cuerpo y alas es de un pardo moreno obscuro, con 
estas variaciones: las tectrices menores son casi negras con las 
])untitas muy blancas, siendo también alba la puntita de las ma- 
yores , formando un conjnnto muy gracioso; las rémijes tienen tajas 
negras transversales y las barbas mayores anchamente bordadas 
de un blauco que deja libre la punta. Las retrices tienen cinco 
fajas al través uegras y otras cinco iguales que las separan de un 
pardo cenicieuto, menos la puntita que es blanquizca sucia y el 
plumön oculto en la raíz, qne es blanco. 

Facies inferiores. EI foudo, en todo lo inferior del cuerpo , alas 
y cola, es blanco, con estas variacioues: el grupo de plumas que 
nace en Ia raíz del, ala para abrigar á Ios costados del pecho, tieue 
fajas negras é iguales al través, como la parte exterior de la pierna, 
aunque aqní son mäs angostas; el resto de las piernas y tarsos 
tiene sölo raras lentejas pardas; las tapadas menores con lentejas 
negras ; las mayores mauchas que forman cömo fajas transversales; 


15(5 


y las rénujes tienen fajas obscuras que dejan iibres las bordas. 
Pico negro. Ceromci amarilla. ívis idem? Dedos amarillos. 

Observ. —Le mataron los indios Guadjaná, en la embocadura 
del Río Mondá-ih, cuando asecliaba s\is gallinas, siendo ei ünico 
*[iie lie visto. Me aseguraron diclios Indios, que vive en los bos- 
qiies como el Spizactus ornatus (Daud.), que el presente lo habían 
cojido vivo, pero que liabiéndose manifestado muy feroz durante 
su cautiverio v no habiéndo querido tomar aliinento aiguno, se muriö 
á los ocho días. Todo esto debe ser muy cierto, porque tenía las 
alas despuntadas y no habiéndo por allí despejo alguno, es de su- 
poner que sea de bosque; además me parece haberle visto una 
vez practicaudo como la citada especie. 

Alto Paraná , lat. 25° 47’, Setiembre de 1898. 


N°. 99: Micruötus Holiubergianus W. Bertoni (gen. n.) 


(Del gr. mikron, pequeño, y actos, Águila; especie dedicada al 
sabio Doctor E. Ij. Holmberg.) 

l>iiuen«. — Lonj. 520. Braza 1.020. Cola 2G0. Ala dobl. 
335 . —Pierna (esqueleto) 83. Tarso 54. Dedos: medio 42 19: 

interno 28 “18: exterior 30 15: posterior 25+19. Pico (desde 

el áng. b.) 32. Ojo diámetro 15. 

C7uraet. físicos— Rémijes 23, la 5 a mayor, aunque la 4 a 
v G a son sölo 4 mm. más cortas; la primera 90 mm. más corta 
que la 5 a . E1 ala tendida es cuadrilonga, eon la punta redondeada, 
y las rémijcs son agudas y bastante estrechas con relaciön al ta- 
maño del ave, pero sus mástües 6 tallos, son robustísimos en la 
raíz y bastante flexibles y débiles haeia la punta. La cola tiene 
12 rectrices, en escalerilla, la externa 20 mm. más corta que la 
central. Todas ellas son algo ag\idas, no muy barbudas y débiles 
en su raayor lonjitud. En fin se acerca más á los Espaveros qtie 
á los Ilalcones, lo mismo las alas. Sobre la cabeza es la pluma 
muy corta, estrecha, agudita y sentada. E1 rcsto del ptumaje abulta 
poco y es asentado; con excepciön de los costados del cuerpo, las 
subcaadales y el cuello. Ceroma ancha 10 mm., abraza al pico 
hasta el ángulo de la horqueta y se interna hasta los ángulos 
bucales. En esa membrana ö ceroma, está colocado el respiradero , 
largo 8 rnm. y anclio 1, es diferente del de toda ave de rapiña, 
porque sobre estar cubierto de piel como en los Picaflores, su aber- 
tura es larga, estrecha, arqueada para arriba y oblicua. La mandí ■ 




157 


bula superior del pico tiene un dentecillo en cada lado ö que liace de 
tal. EI ojo sin tejado, y muy saliente. Las piemas robustas y las 
plumas de su costado exteiior son tan iargas, que exceden ínás 
de 30 mm. al talöu. El tarso es eorto, muy robusto, capaz de 
mucha fuerza y vestido por delante hasta más de la mitad: sus 
escamas son pequeíías, redondeadas y ásperas. Los dedos tienen en- 
eima escamas á tablas, y, principalmente ei posterior, nada dejan 
que desear en fuerza. Las uñas son fortfsimas, agudas y muy 
corvas. 

En fin todo indica que es ave sanguiuaria, fuerte y voladora. 
Xo sé si será del grupo de los Esparveros ö de los Halcones , pues 
participa de unos y otros; sölo advierte que ei modo de volar y 
posarse sin despejo, me pareciö de Esparvero; por eso yo le 
denominé Sparviofalcus, nombre que hoy rechazo porque es uua 
verdadera pequeua-dgu ila. 

C'olor. jen. — Pardo, obscuro y blanco. Sobre la cabexa y 
eogote, tienen las plumas, obscura casi toda la parte visihle y la 
hase muy blanca. De allí al lomo es casi negro, pero la base 
oculta tiene tiras al través biancas y pardas. El lomo hasta ia cola 
es pardo obscuro con la base y un tupido plumön que hay allí, 
blanco; nötase además nn ribete de canela en las supercaudales. 
Las iectrices menores casi negras, y las mayores pardas con fajas 
al través obscui-as y la puntita de canela; pero tanto aquellas 
como estas tienen la base oculta blanca. Las rémijes estan en el 
propio caso, pero el fondo es más obscuro, las fajas son negras, y 
cuatro veces más anchas en la mano. La cola es á fajas al través 
auchas 30 mm., pardas y uegras con Ía raíz blanca. 

De ia horqueta á las subcaudales y las tapadas menores, tienen 
las plumas una mauclia obscura hacia la punta que deja libre las 
bordas y el fondo blanco; las tapadas medianas son uegras va- 
riadas con blanco; las mayores blancas con una mancha parda 
acanelada cerca de la punta: y las rémijes como encima, pero el 
fondo es blanquizco, las tiras son más estrechas en el brazo y 
pardas, v la raíz de todas es blanca. La cola también como eu- 
cima, pero lo pardo aquí es casi blanco. La membrana del pico 
todo lo pelado de la cara y el tarso y dedos , todo anaranjado vivo. 
El pico v uüas negros. Y el iris, anaranjado intenso. 

Olis.—Le maté dentro del bosque, cerca de la costa del Río 
Paraná. Me parece liaber visto otros por allí (lat. 25° 47') que se 
posaban sobre los árlioles más altos de la orilla y sus modaies rae 
parecieron los del Ilypomorphnus urubitinga (Grml.). No sé que 
exista siuö en los bosques, donde es muy escaso.—Alto Paraná, 
Abril 5 de 1897. 


158 


N°. 100: Potamolegus superciliaris (Vieill.) \V. Bertoni- 

Karantshilio 


(Del gr. potamos, río, y legos, yo husco— Sparvlus superciliaris 
Vieiil. Azara el primero que lo describiö, con el nombre de 
Esparvero pardo ceja blanca, tom. I, pág. 11G (1802). 

Cömo la descripciön de Azara es bastante buena, á pesar de 
que no han podido clasificarlo, me í’efiero á io que dice ese autor 
y voy á describir algunas de las infinitas variedades 6 sub-espe- 
cies que hallé en el Alto Paraná. Es ei unico dei jénero que sé 
que come también pajarillos cuando puede cazarlos. Es tau va- 
riabie, qtte no se ven dos iguales, y algunos se acercan ai si- 
guiente. Si hago una sub-especie á parte, es porqtie hallo dife- 
reucias en las plumas, porque los coiores no hubiesen sido sufi- 
ciente. 

l>imens* — Macho— Lonj. 410. Braza 815. Ala dobl. 2ü0. 
Cola 190. Altura 340. 

Caraet. — Rémijes: la l a , 00 mm. más corta, la 4 a mayor, 
]>ero sobre pasa á penas á ia 3 a y 5 a . Alula 80, fuerte. Rectrices 
12, casi iguales. Ojos grandecitos, salientes; tejadillo poco aparente. 
Htiele mal. Dedos muy cortos; tarso largo. Cuerpo corto y macizo. 
Pico de Micrastur. 

Color. — Facies superiores — Cabexa, cuello , espalda , lomo y tec- 
trices , todo pardo; pero: ias plumas de la cabeza y cogote tienen 
la base oculta hlanca: las de las espaldas son listadas transversal- 
mente de pardo y blanco: las del cueiio son listadas inferiormente 
de pardo y bianco, con la punta parda: las tectrices son bordadas 
de blanco acaneiado, con el resto pardo: y las supercaudales blancas 
Iistadas al través de pardo. Rémijes todas á fajas al través, pardo- 
oI)seuras, sobre un fondo que es pardo hacia la punta del ala, 
acauelado sobre las rémijes siguientes, y pardo claro sobre las dei 
2° orden 6 del brazo; todas, meuos ias primeras, son ribeteadas 
de blanquizco (de una manera ]>oao sensible). Las rectrices á fajas 
del mismo modo, sobre fondo pardo muy ciaro; pero las fajas son 
irmcho más anchas, con excepciön de la piuma externa que tiene 
ias fajas angostas. Abajo del ojo liay una maucha blanca. 

Todo lo inferior dei cuerpo es blanquizco; pero sobre # la gar - 
ganta, ias plutnas son pardtizcas á la base y por una angosta tira 
que acompaña al mástil, dilatáuose hacia la punta; sobre el pecho 
las pltimas son listadas de jtardo ciaro, y sobre las piernas estas 
son más finas, numerosas y algo acaneladas. Las subcandales casi 



159 


blancas: y las alas, así como las reclnces, son piutadas como en lo 
superior pero con colores mucho más apagados. 

Pico celeste con punta negra; el contorno de la boca v base de 
la mandíbula iuferior es amarillo. El espacio naso-ocular amarillo 
verdoso, con pelitos negros. Pies amarillos; uñas negras. 

l>iiuens. — Hembra- Lonj. 370. Braza 780. Ala dobl. 250. 
Cola 180. Altnra 300. Iris pajizo. En el resto idéntica. 

Coloraciön casi indéntica, pintas más claras; listas más angostas; 
lo acanelado del ala muy poco aparente. 

Obs. —Algunos individnos tienen más marcadas las pintas, y 
los colores más fuertes. 

COvSt. -Xo es escaso en el Alto Paraná. Habita la orilla de 
los bosques y del Río, posándose en los árboles aislados y des- 
pejados. A menudo se le vé en la plava del Río, donde baja á 
comer pequeños sapos y otras cosas, porque busca donde hay 
barro y charcos. Entre ellos hay individuos que no abandonan la 
playa v otros que no salen del bosqne y quintas. Hace grande 
consumo de insectos, ratones, etc., bajando al suelo en las quintas 
para pillarlos; pero no desprecia los pollitos de gallina ni otros 
pajarillos, si los puede pillar, aunque no los busca con mucho 
empeño, ni los pajarillos le hacen caso. Los Tukanos le insultan 
y ahuyentan cuando qnieren. Dnrante las altas hoi*as del día se 
vé circular á grande altura couio las Águilas. Es tranquilo, y par- 
ticipa de la pereza de aqnellas. Varía tanto su vestido, segün los 
individuos, que no se aeabaría de describirlos. 

Compré un pollo y lo crié facilmente con carne cruda. Era 
estüpido; pero tan manso como jamás he visto otro. Salía á menudo 
á hacer exeursiones, pero siempre volvía á descansar á easa, á 
pesar de que se mantenía solo, yo no le daba más comida. Asi 
audubo, hasta que habiéndo ido á tomar agua, se le enredö un 
hilo que tenía atado á los pies y se ahogö desgraciadamente. 

Su voz comün es un piiee como la del Kiri kirí (Milvago). 
También tiene otra voz, comün á varias especies, que deja oir 
cuando circula en el aire. Es el más comün en el Alto Paraná, 
entre los 23° y 28° de latitnd, siendo escaso en la parte occidental 
del Paraguay. — Djavevihrili 1888. 


N.° 101: P. S. iinigiiipltimis W. Bertoni (snb-esp. n.) 


Olftftft. — Lonj. 400. Braza 800. Cola 180.—Cabeza lonj. 63. — 
Tibia 84. Tarso metatarso 69. 

C/Sftft’HCt .Lo cotejé con otro que tenía presente, de los co- 




mnnes, y halié las clifereneias qne siguen. E1 plumaje, en la cabeza, 
cuello y parte inferior del cnerpo, es más almltado y tnpido. AY- 
mijes 24, la 4 a y ö a mayores. Las rectrices bastante menos 
barbndas 6 más angostas, y sn extremidad termina semicirculav- 
mente. E1 ala cubre á la cola hasta á 45 inm. de su extremidad. 
E1 plumaje es muclio más suave; en la parte superior del cuerpo, 
es por lo menos el doble más ancho y largo. Las escamas del 
tarso son casi idénticas, pero delante hay una dividida en dos en 
el tercio inferior, y atrás otra lo mismo en el torcio superior. Las 
uüas más cortas; los dedos parecen más largos. 

Color ( Diferencias ). Cara y yies, amarillo-pálido-verdoso. La 
parte superior del ave, todo pardo. Los lados de la cabexa, ceni- 
ciento. Pico negro con base azul-blanquizco. — Todo sobre la cabexa 
v cuerpo, sin excepcion, pardo puro; los costados de aquella ceni- 
cientos; bieu que alborotando las plumas de la nuea se nota lo 
blanco comnn á la familia, pero es muy oculto. Las tectnces tam- 
bién son pardas, algo más obscuras; pero en la punta de las 
meno'i'es hay algo acanelado, y en la de las mayores y ültimas 
rémijes, algo albo; las tectrices de la mano tienen grandes manchas 
rojizas, que dominan al pardo. E1 fondo de las rémijes no difiere, 
sino en tener la gran manclia rojiza más viva, mucho más extensa. 
y ocnpa completamente ambas barbas, inenos en la punta; las 
tiras obscuras que la atraviesan son iguales, muy apareutes, y las 
tres cnartas partes más angostas (1 mm.); # no obstante las demás 
íajas del ala son eomo en los comnnes. 

Bajo la cabexa hasta media garganta, es blanquizeo con anclios 
chon-os obscuros, dominándo estos. Lo mismo es el resto de la 
yarganta, pero los chorros tienen lo interior acanelado y los más- 
tiles son obscuros. Todo lo inferior y costados del cuerpo, las ta- 
padas y las rémijes allí de uu blanco lavado en canela, con 
tiras transversales angostas é ignales y de canela con sus bordas 
pardas (la de las tiras); pero en el vientre y subcaudales, las tiras 
casi desaparecen, quedando raros fragmentos, y en las tapadas se 
dilatan algo por los mástiles. Las rémijes allí ticnen fajas obscuras, 
anehas 2 mm. é iguales, sobre fondo blanco acanelado; pero la 
ültima faja hácia la extremidad de las rémijes del brazo y 4 o 5 
en las de la mano, son anchas y casi negras; siendo el fondo 
ceDÍciento en la mencionada zona. 

Lo poco que falta es como loscomunes de Mondá-ih, pero tiene otras 
relacioues con el anterior. Hay infinitas pequeñas variaciones individua- 
les, de manera que es casiimposibles establecerunavariedad 6 subespecie. 

Es el ünico que he visto, pero creo haber visto individuos in- 
termediarios entre este y el anterior. 


161 


N° 102: P. s. var. f ur\ ii ollis W. Bertoui (var. n.) 


Himeais. — Hernbra .— Lonj. 425. Braza 885. Cola 205. Ala 
dobl. 277— Cabeza: lonj. 66, alto 32, ancho 39. Pico: lonj. 32, 
29 v 19; alto 14, ancho 11—Pierna 92. Tarso 68. Dedos: 
medio 30 17, interno 20-rl9, exterior 22 + 14, posterior 18- 20. 

C7aract. —Cotejo con el anterior. Es en todo algo más robusto 
pero sin mucho peso. Su plumaje más abultado. E1 tarso es menos 
seco y sus escudos no son divididos delante ni detrás. Uñas gran- 
des y agudísimas.- Bémijes 23, la 5 a mayor, la 4 a y 6 a cinco 
mm. más cortas que ella. Las plumas del cuerpo no parecen tan 
auchas ; pero en el pecho y vientre son largas y abultadísimas. 
Con todo esto no se aparta mucho del anterior. 

Color.— Diferencias . Toda Ia cabeza es casi negra, con la raíz 
de las plumas enciraa muy blanca. La parte superior muy obscura; 
pero las rémijes tienen las propias pintas; las supercaudales son 
á fajas iguales, blan'-piizcas acaneladas con las bordas pardas ; las 
rectrices tienen el fondo, en su mayor parte acanelado, menos en 
la punta que es parda, como en la central liasta la mitad, y las 
fajas son como en el anterior. 

Bajo la cabeza hasta media gargant 2 , es casi negro, con algo de 
canela cn las bordas. EI resto de la garganta, es de canela fuerte, 
con las bordas más claras. Lo inferior difiere poco — Membrana 
amarilla. Pico celeste con la punta negra. Iris pálido blanquizco. 
Tarso y dedos, amarillo-pajizo vivo—Escuela de Agricultnra, Marzo 
8 de 1901 (Asunciön). 

Obs. —Lo lie visto muchas veces en los bosqnes de Asunciön. 
No salía más qne á la orilla de los campos y siempre lo he 
hallado posado á media altura; pero era más manso que los 
anteriores. Nnnca lo he visto cazar, ni las avecillas le teniían; 
habiéndole rejistrado el estömago, le hallé puramente peqneños 
insectos, algunos Mántidos y Acrídios grandes, sin indicio de 
aves. Como tenía los pies sucios de barro, no dudo que baje á 
comer insectos en los pantanos, como hace el anteiior en la orilla 
del Paraná, por lo que le cuento decididaraente ontre las especies 
ütilcs. A menudo se deja ver circulando en el aire á mucha altura, 
como el precedente, clel que tiene la voz. 




1G2 — 


N°. 103: ltu|»ornis nigru W. Bertoni (sp. n.) 


(De 1 lat. rupes , roca, penasco, caverna, del gr. ornis, oruithos . 
ave, y del lat. niger, negro. Tal vez pertenezca á otro jénero). 

IMiueus. —Lonj. 384. Braza 740. Ala dobl. 218. Oola 1G3. 
Alto 310 — Gabeza: Ionj. G3, alto 30, anclio 38 — Pioo: lonj. 24, 
27, 1G; alto 14, ancho í)—Pierna 7G. Tarso G2, Dedo ínedio 33 
+ 17, posterior 19+22. 

Otro individuo era largo 340; braza G80; cola 140. 

Carsict. — Rémijes 24, la 4 a mayor, tendidas, algo tiesas y 
sus mástiles fnertes. Rectrices 12, casi iguales, barbudas v fuertes. 
Plumaje en jeneral tupido y abultado. Tarsos y piernas robustos, 
propios para muclia fuerza. Dedos medianos; uñas nmy robustas, 
largas, agudas, de curvatura regular, las iuterna y exterior relati 
vamente cortas. Tejadilto del ojo saliente y lo mismo el ojo. 
Geroma anclia. 

Colur — Negro, blanco y acanelado — Todo su pluviaje es de un 
negro profundo, no siempre intenso, con estas excepciones: las 
tapadas son blancas acaneladas, notándose la extremidad obscura 
en las mayores de la mano ; también son blancas acaneladas las 
plumas subcaudales; las supercaudales blaucas puras, como la raíz 
oculta de Ias rectrices : á un tercio de la extremidad de la cola 
liay una faja transversal, que es blanca abajo y pardo-obscura 
encima. Lo interior de la pierna es café rojizo. Además si se 
alborotan las plumas de la nuca se nota que lo interior es muy 
blanco. Pico negro. Ceroma anaranjada Iris amarillo pálido. Tarso 
y dedos , anaranjado vivo: uñas negras — Alto Paraná, lat. 25° y 27° 
Julio de 1892. 

Co^t. — Llega al Alto Paraná en primavera, ])osándose sobre 
los árboles altos y despejados, con preferencia en los aislados en 
las quiutas, donde pasa el verauo sin internarse en los bos<|ues. 
Come insectos y otras inmundicias y, aunque no lo he visto cazar 
aves, todo indica en él que es ave sanguiuaria. No es arisco ni 
gusta de volar muclio, sino para pasar de un árbol á otro, y pasa 
la mayor ])arte del día quieto en cualquier árbol despejado. No 
ilega todos los años y cuando se mata la pareja que suele haber 
en cada quinta, no se le vé hasta el año siguiente. 



N.° 104: Acclpiter virgatus M. et \V. Bertoni (sp. n:) 


(Es el jénero que lia daclo el nombre á la familia y al orden 
segün el sistema naturce de Lineo. Algunos dicen que deriba de 
ia palabra latina accipere , cojer, otros que es noinbre que los 
griegos aplicaban á una ave de rapifía desconocida.) 

]>imeiis. — Lonj. 380. Braza 580. Cola 170. Ala dobl. 170. 
Alto 300 — Pierna 80. Tarso 70. Dedos: mediano 30-[-10: in- 
terior 18 11: exterior 21 9: posterior 15 11. — Cabeza: louj. 

40, alto 28, ancho 2G. Püo: lonj. 21 y 12; alto 15. 

Caract. — Pico fuerte, macizo, muy comprimido lateralmente, 
muy aganchado, el caballete regularmente encorvado. Cabezu 
tnediana, superiormente plana; oidos enormes ; ojos graudes: ce- 
roma 6 membraua nula. Alas redondeadas; rémijes 22, la 5 a y 6 a 
raayores, todas sub-agudas; cola á extremidad redondeada, con 12 
rectriees. Tarsos delgados y desnudos, menos en lo superior que 
avanzan las plumas por la parte anterior sobre la articulaciön. 
Dedos delgados; uuas fuertes, muy arqueadas. Plumaje abundante 
y abnltado en todas partes; unos pelos negros bastante largos 
hay á la base del pico y entre la nariz y el ojo, en cuya rejiön 
faltau las plumas. Carne desprovista de la catinga (mal olor) 
i ornun á la familia, y la comeu por aquí, siendo eu efecto buena. 

C?olor. — Hemhra — Sobre la cabeza pardo obscuro; en el co - 
gote algunas plumas blancas con las bordas pardas. Cuello pardo 
claro. Garganta blairquizca con manchas pardas claras. En toda 
la parte superior del cuerpo pardo, con tiras trausversales que son 
blancas liacia la cola y sobre lo restante blanquizcas acaneladas 
é interrumpidas y por lo consiguiente poco aparentes. 

Todo lo inferior del cnerpo uniformemente pardo claro con tiras 
transversales blancas más anchas, poco aparentes sobre las barbas 
exteriores de las recirices. Pico: punta negruzca y base celeste. 
Kejiön naso-ocular amarillosa. Tarso: auteriormente amarillo-ver- 
doso, posteriormente amarillo. Dedos idem. Uñas pardo-obscu- 
ras.— Alto Paraná, 1891 . 

Cyost. — Bastaute raro. Vive en los montes espesos, apareciendo 
i’aramente en los rozados y poblaciones. Es muy arisco. Cacé el 
unico en Djaguarasapá (27° 30 de latitud). No he podido rectificar 
mi descripciön; hoy sospecho que puede ser una variedai ö sul»- 
especie del Accipiter guttatus . 



— 1G4 - 


N°. 105: Thrasysiccipiter seiniiiocturiils M. et AV. 

Bertoni (geu. n.)—guar. Tugmito-í 


(Del gr. thrasys , atrevido, y accipiter, Esparvero, y del latiu se 
minocturnis , seminoctnrno. Del guar. Taguatö , n. de 3a familia, é 
í, pequeño.) 

Itiineus. — Lonj. 350. Braza 520. Ala dobl. 157. Cola 182. 
Lonj. liasta las nñas 340. Peso total 128 gr. — Cabexa: louj. 52, 
alto 28, ancho 29. Pico: lonj. 21, 14 y 12. Pierna 70. Tarso G5. 

Carsict.— Todo eu él es flaco, delgado y alargado. Cabexa 
mediana; pico corto, fuerte y su caballete eucorva con violcncia. 
Tejadillo del ojo saliente, y éste liundido. Pierna y tarso lagos y del- 
gados, las escamas de estos son divididas por una línea lonji- 
tndinal á curvas, delante y detrás. Dedos y uñas cortos y algo 
débiles. El plumaje es barbudo de barbas unidas, recordando algo 
las de las Striges. Alas cortas y redondas, propias para Estríjida. 
Rémijes 23, la 6 a y 7 a mayores. Cola redondeada; la tiene siempre 
algo abierta en figura de espátula. Rectrices 12, en escalerilla, ia 
exterior 50 mm. más corta que la interna, no fuertes y la mayor 
anchura está en la medianía. El oído es capaz y tiene detrás un 
semicírculo de plumas idénticas á las que tieuen las Estríjidas, y 
delante otro grupo de plumas ásperas que ocultan al oído. 

Color. — Todo Jo superior del cuerpo es de un pardo castaño 
obscuro; pero eu 3as rémijes se notan fajas raás claras, que 
pasan al blanco en la borda inferior; en las rectrices hay 6 6 7 
tiras muy angostas blancas é interrumpidas á vece.9 por algo aca- 
nelado; además las plumas de la nuca tienen hacia la extremidad 
una nianclm blanca que oculta cuando el ave está encojida. La 
ceja , poco aparente, es blanca. E1 costado de la cabeza es pardo 
obscuro rojizo y el del cuello rojizo obscuro. La horqueta cenicienta 
acanelada; luego en lo alto del cuello ha.y un collar gracioso de 
plumas blaucas con una zona rojiza paralela á las bordas, este 
collar sube por detrás de los oídos hasta la altnra de las cejas. 
E1 resto de la garganta es á tiras transversales pardo-rojizas y 
blanquizcas. 

Totlo lo inferior y costados del cuerpo , y las tapadas, blanco no 
puro, con tiras negras bordadas de canela transversales, angostas 
y no interrumpidas, anchas poco más de un milímetro, y dis- 
tantes cuatio unas de otras. En el propio caso están las rémijes, 
pero las fajas son cuatro veces más anchas. Rectrices como encima, 
pero con fondo raás apagado, y las fajas no tienen canela. 



165 — 


Ccroma verde obscura. Pelcidura del ojo amarilla verdosa. Iris 
pardo. Pico negro. Tctrso y dedos amarillo detrás, y oliva obs- 
curo delante. Uñas obscuras. 

Cost. — Habita, con muclia escasez, todos los bosques más 
embrollados del Alto Paraná. Allí vaga bajo la espesura, sin ale- 
jarse del suelo ni salir de lo más enmarañado de la maleza. Es el 
más sagaz de todos, y el más vaqueano para dirijirse, con velo- 
cidad y sin tropiezos, entre 3a maleza. De esta manera sorprende 
á las aves que las demás especies no pueden pillar, gracias á su 
astucia, paciencia y velocidad; llama á las avecillas imitando su 
voz. Es poderoso, y el más feroz y saguinario; mata aves mucho 
más grandes que él. Llega á pillar las galliuas con tal astucia. 
que es muy dificil sorprenderle. Es semi-nocturno, pues anda de 
día y en las primeras y ültimas horas de la noche, siendo más 

activo con el crepüsculo. Su voz, que emite por lo comün antes 

de amanecer, es muy fuerte y sonora; á los guaraní les suena 
to , to, tokih-capatá (qae llueva , capatuz), y pretenden que con su 
canto anuncia lluvia; en efecto canta más en tiempo de lluvias; 
pero puede ser porque prefiere ios días lluviosos y algo obscuros 
para sus cacerías .—Mayo de 1891. 

Obs. —Algunos individuos tienen las listas del pecho más es- 
írechas, y el plumaje en lo snperior algo más rojizo. Estos indi- 

viduos son más raros, y no los lie visto hacia los 27 grados de 

latitud; también me parecen más nocturuos que los comuues. 


N.° 106: Oampsonyx ranivorus W. Bertoni (sp. n.) 


Oimeus. — Macho. Louj. 330. Braza 695. Ala dobl. 210. 
Lola 163. Alto 250. — Cabeza: lonj. 51, alto 27?, ancho 30. 
Pico : lonjitudes 22, 21 y 13 l / 2 \ alto 14?, ancho 10 — Pierna 
64. Tarso 40. Dedos: medio 22+12, interno 13 + 13, exterior 
17 + 10, posterior 12 + 13. 

Caract. — Rémijes 23, la 3 a mayor. Ala aguda. Rectrices 12, 
iguales y amontonadas. Plumaje no esponjado; el de la cabeza es 
como en los Hypotriorchis. 

Cabeza no grande y ancha delante. Ojos grandes y tan salientes 
como en el que más. Pico corto, fuerte, con curvatura iguai en la 
arista 6 cabailete y ei gancho corto y no agudo; la raandíbula 
superior tiene dos dientes fuertes á cada lado y entre ellos entra 
el de la inferior. Tarso vestido un tercio delante y sus escamas 
allí son á tablas. Dedos débiles y cortos. Uuas muy robustas, agu- 
dísimas y arqueadas. 




160 


Color. — Facies superiores. Sobre la cabexa y nuca es negro, 
pero alborotando las plumas de esta, se nota lo interior blauqnísiroo. 
Ei cuello es ceniciento aplomado y todo el cuerpo , obscuro aplo- 
mado; pero las escapulares y supercaudales tienen manchas como 
fajas transversales blauquísimas, que se ven sölo alborotando la^ 
plumas. En ese iiltimo caso están las rémijes del codo, y el resto 
del ala es muy obscuro cou manchas blancas on la barba oculta. 
Las rectrices son negras con tres fajas al través cenicientas y la 
extremidad con ribete albo. 

Facies inferiores. Bajo la cabeza es variado de aplomado y blan 
quizco. Toda la garganta liasta el ano y los costados , de uu aplo- 
mado ceniciento claro. Las tapadas inenores y piernas, de un ro- 
jizo acauelado; el resto del ala es á fajas transversales, las unas 
obscuras y las otras cenicientas junto al mástil y blancas hac-ia 
la borda. Las subcaudales blancas v las rectrices más claras que 
eu la faz superior. 

Fico negro eucima y aztii blanquizco abajo. Iris de fuego vinoso 
Tarso y dedos de uu amarillo anaranjado vivo. Uílas negras. — 
Puerto Bertoni, Octubre de 1894. 

Costimibres — Todo cuanto puedo decir es, que lo maté en 
Octnbre de 1894, en el Alto Parauá (lat. 25°40'). Era un día 
muy lluvioso, cuaudo lo liallé posado á media altura, bajo el bos- 
que; no era arisco y estaba comiendo una Rana de los árboles 
(Hgla ). Jamás lo he vuelto á hallar. 


N° 107: lOhiims nniüiirolciicus W. Rertoni (sp. n.) 


(l)el gr. amouros, obscuro, y leulxos, blanco — Sinöu. jeuéricos: 
Elanus, Savigny, Cuvier, Vieillot; Falco, Latli. ; Couhyeh, Lessou; 
Elano 6 Elanön, español; the Elanets, Cuv. [London 1863J.) 

I>imeiis. — Lonj. 380. Braza 930. Ala dold. 300. Cola 165 — 
Cabeza : lonj. 63; alto 34, anclio 41. Pico: lonjit'udes : 29, 25y 3 
y 16; alto 14, ancho 11 — Pierua 83. Tarso 58. Dedos : medio 32 
17, interno 21 20, exterior 21 14; posterior 18 x / 2 21. 

Caract. — Cnerpo no pesado pero robusto. Miembros poste- 
íiores robustos, propios para ave sanguinaria: aquellos tendidos, las 
uñas excedeu á las rectrices. Uñas bastante corvas, fuertes y 
agudísimas. Ojos salientes. Pico fuerte. Ala tendida y aigo aguda, 
cuando plegada alcanza á 10 mni. de la extremidad de la cola. 
Rémijes 24, ía 3 a y 4 a mayores, todas fuertes v barbudas; las 
primarias son estreclias y tiesas liacia la extremidad y las secuu - 




1G7 


darias tienen ésta redondeada. Cola anclia y cuadrada, truncada 
eorao con tijems. Recir.ces 12, iguales, fuertes y de harbas tiesas. 
Plumaje en las parte inferiores tupido y algodonoso, sohre la cabeza 
es estrecho v sentado v sobre el cuerpo como en el Potamolegus 
superdliaris. 

Color jen. —Obscuro, negro y blanco de nieve, con los pie- 
amarillos. Facies superiores. La frentee s de nn blauco quese extiende 
por la ceja hasta sobre el oído. Trás del ojo hay una mancha 
obsctira; el resto del costado de la cabeza es blaneo con algnno.> 
mástiles obscuros. Sohre la cabeza es casi negro, con la hase de 
un blanco qnc se extiende por las bordas. Todo el cuello es blanco, 
pero cada pluma tiene en la extreraidad una mancha negra elíptica 
como el mástil; también es blauca la base oculta, siendo este 
color extremadamente puro en la nuca. Todo lo superior del cuerpo 
y tecírices es muy obscuro con ribetes finos blanqnizcos, de los que 
carecen las espaldas. Las rémijes negras con rihetes blanquizcos, 
pero la harba mayor es rnucho más clara y con fajas negras. Las 
supercaudales son á fajas transversales mal definidas, las unas 
negras y las otras pardas en la barba interna, y muy blancas en 
la exterior. Las rectrices son á fajas transversales pardas obscuras 
y negras con ribete blanquizco en la extreraidad. 

Facies infenores. Bajo la cabeza y hasta las rectrices, los cosia- 
dos y tapadas , es todo más blauco que la nieve; este color se 
extieude por la barba mayor de las rémijes primarias; la extremi- 
dad de éstas es negra y todo lo que falta del ala y rectrices es 
á fajas transversales cenicientas y negras.— Pico obscuro con hase 
cenicienta; boca blanqnizco-azulada; ceroma de un amarillo pálido 
como los labios jnntos al ángulo bucal. Irís color café. Tarso y 
dedos amarillos; uñas negras. Mayo de 1803. 

Observaciones —Lo cacé en Mayo de 1893, cuando llego 
por casnalidad en la quinta. Siete años después, maté otro. Ambos 
llegaron en días lluviosos y con vieöto S, circunstancias en que 
suelen aparecer aves extraujeras en el Alto Parauá. Se posaban 
en los árboles altos y aislados en las quintas, donde pasahan largos 
ratos quietos. Me parecieron tranquilos y mansejones y aunque no 
los he visto bnscar su alimento, no dudo que comerán pajarillos 
además de inmundicias. E1 uno lo cacé por los 27° y el otro por 
los 26° de latitud, ambos en las costa del Paraná. 



N.° 108 : llypotriorcliis mclanog’yne W. Bertoni 
(sp. n.)— llalkon Iiti 


(EtimoL: tlel gr. Jiypo, debajo (palabra técniea que equivale á 
sub del latin), treis, tres, y orchis , testiculo, lo que vale como de- 
eir sub-triorchis, porque Triorckis es nombre de otra especie (Mi- 
lan) que llaman así porque el autor le atribuye testículos; 
el nombre específico es del griego melanos, negro, y gyne , liembra, 
mujer: que tiene hembra negra; el vulgar es inuy moderno, del 
español halcon , y del guaraní liii, negro.) 

Ilimens* — Maclio: — Lonj. 850. Braza 750. Cola 128. Alto 
340 — Cabexa: louj. G0 — Peso total 880 gramos. (Ei II. fusco - 
caerulescens , segün Azara: lonj. 283, braza G83, cola 115. Otro 
lonj. 250). 

Caract. — Cnerpo macizo, alargado, ancho ö comprimido ver- 
ticalmeute, dorso plano. Pecho macizo y redondeado; en fin ei 
euerpo con las alas y coia tiene la figura de un cono comprimido. 
Piernas robustas y arqueadas para adentro, porque á más de ser 
arqueado el hueso, carecen de carne eu el costado interior. Alas je- 
néricas; rémijes 24, la 2 a mayor, la l a es 10 y la 3 a 13 mm. 
más cortas. Eu todo se parece á las otras especies, pero muestra 
más fuerza y robustez. 

Color. — Facies superiores. Todo sobre él, desde el pico á las 
rectrices, y las tectrices del brazo, es de un negro cou anchos y 
bellos dobladillos azules cenicieutos, más apagados en la cabeza y 
más vivos en el dorso y supercaudales; estas tieneu además dos 
fajas del propio color, casi ocultas. Alborotando las piumas del 
cogote , se notan en el interior alguuas manchitas de caueta. Toda 
la mano y las réraijes del brazo, negro poco iutenso, pero en ei 
braxo tienen ias puntas bordadas de blanco ceniciento. Las rec- 
tnces son negras, con G tiras blancas transversaies y angostas; la 
l a en la punta y las dos ültimas ocultas por las supercaudales. 
Sobre el ojo se nota uin cejita blanquizca casi iusensible, y el resto 
del costado de la cabeza es de un negro que dá vuelta y ocupa 
algo bajo la mejilla. 

Facies inferiores. Desde la horqueta á raedia garganta es blanco 
purísimo; en cada lado de ese color hay un triángnlo de canela, 
que sube por los costados del cogote sin unir con el otro lado, pero 
alborotándolo se vé quo tiene blanco lo interior. El resto de la 
garganta es de un canela que termina semicircularmeute en lo 
superior del peclio. El pecho y los costados del cuerpo son ne- 
gros, con tiras transversales blancas en estos y acaneladas en 


aquel. Los tres ördenes menores de tapadcis sou easi negros, con 
hileras irregulares de lentejas blanca^ acaneladas muy graciosas, 
aunque el orden menor tiene además ribetes. E1 o'den mayor y 
las rémijes, pardo muy lustroso, pero estas tienen fajas trans- 
versales formadas por manchas elípticas blaucas, y aqueüas tieneu 
lentejas ídern. E1 vientre hasta la cola y piernas , de canela 
encendido 6 rojizo, pero ias subcaudales tienen manchas muy ne- 
gras. Las rectrices como encima, pero más apagadas. Pico negro 
encima y la puuta, lo demás azulejo. Membrana verde-amarilla, 
como la peladurita del ojo. Tarso y dedos amarillos puros; uñas 
negras. Iris pai'do-café. 

Observ. —Le cacé el 28 de Agosto de 1898, eu nuestra 
quinta del Alto Paraná, cuando estaba solc, y nunca he visto otro. 
Dos auos después, maté cuatro individnos sumaineute diferentes del 
descrito, y perfectameute idénticos entre sí (lo que es raio en la 
familia) y voy á describirlos, completando al mismo tierapo la des- 
cripcion anterior, porque ya se verá que son de la misma especie. 

Hiin. Lonj. 850. Braza 780. Ala dobl. 258. Cola 138. AI- 
tura 268. — Cabeza: lonj. 59, alto 34, ancho 37. Pico: lonj. 29, 
18 y 17: alto 15, anclio 11, gancho 6. — Pierna 69. Tarso 42. 
Dedos: medio 43 —j— 1G, interior 23 + 18, exterior 29 + 15, pos- 
terior 18 + 19. 

Peso Total 363 gram. Sesos peso 66 decígramos. — Otro: lonj. 
362.— Otro: lonj. 350, peso total 427 gramos— Otro : lonj. 350; 
peso 352 gramos, Las dimensiones de los citados no difieren nota- 
blemente. 

Caract. — Cabeza corta, maoiza é hinchada. Es en todo, ave 
de exajerada fuerza y robnstez. La robustez del tarso y la largura 
y fuerza de los dedos , son propios para Halcön mucho más 
grande. La l a rémije tiene cortada la barba mayor cerca de la 
punta, formando una escotadura. Las rectrices excedeti un centím. 
á las alas plegadas. Pico robusto, con caballete violentamcnte corvo, 
y con un diente á eada lado en la maudíbula superior, muv 
fuerte y notable. Ceroma poblada de pelitos negros. Alas largas y 
agudas; la inayor anchura está en el codo (12 centímetros), y de 
allí disminnye casi gradualinente hasta la punta. Uñas robustas y 
muy arqueadas. 

Color. — Iris castaño obscuro. Tarso y dedos, amarillo-oliva 
vivo. Piel de la cara verdosa-amarilla. — Sobre el ojo hay una corta 
y sutil cejita jaspeadita de negro y canela. Lo inferior de la qui- 
jada, el costado de la cabeza, y todo sobre el ave sin excepciön, 
es negro profundo, con estas variaciones: en la espaldas y tectrices 
tnenores se nota apeuas un sutilísimo ribete blanquizco, y los de 


170 — 


las supercaudaJes blancos puros; las rectrices tienen seis fajas muv 
angostas blaneas, ía una sirve <le ribete á la punta y dos están 
ocultas en la base; la extremidad de las rémijes y tedrices ma- 
vores del brazo, es ribeteada de blanco pnro; adeinás todas las 
rémijes tienen manchas blancas. ocultas en la barba ma}or, ovales 
o redondeadas, que forman hileras al través. Lo que falta bajo la 
ecibexa es Irlanco, y de allí á media garganta es blanco con baíío 
rojizo, y un triángulo de este color snbe por el costado del cuello. 
Lo inferior de la garganta es acanelado blanquizco, cou nianchas 
negras lanceoladas á lo largo de los mástiles. E1 pecho , costados v 
tapadas menores, negros con fajas al través blanquizcas acaneladas. 
Las tapadas magores obscuras con lentejas blanquizcas; las rcmijes 
conio encima, pero más apagadas. EI vientre blanco acanelado con 
algunos mástiles obscuros. E1 costado interior de las piernas, como 
el vientre, v lo demás lo mismo, pero con manchas algo alabar- 
dadas que forman como fajas obscuras. Las subcaudales casi blancas, 
con anclias fajas negra Q . Recirices como encima. 

Ahora bien. Cuando maté los tres individuos, á medida que lle- 
garou, comparé sns dimensiones v colores con el primero descrito 
v tuve que tenerlos como divcrsos. Pero después maté el cuarto 
individuo y noté qne e^taba cambiando la librea de los negros por 
la de los aznlejns. Era idéntico al que acabo de describir, pero su 
pluruaje era muy gastado; en las partes superiores nacian plumas 
negras con dobladillos cenicieuto-azul. Bajo la cabeza nacian blancas: 
en la garganta, de canela; v el vientre y piernas muy mezclado 
de plumas de canela rojizo. 

Corao se vé la duda no es posible. En cuanto á la diferencia 
de magnitud se explica facilmente, los menores serán machos jö- 
venes qiie aün conservan la librea de la madre (luego hay qne 
admitir todo lo dicho como diferencia sexual), y los mayores serán 
hembras, jövenes ö adultas no importa, pero es comün en las aves 
eso de ser mayores los maclios. Además el individuo pesado 
era uno sölo, y puede ser diferencia individnal, lo que no es ex- 
traiío; y en fin se trata de Falcönidos. los que siempre serán 
extranos. 

C'ost. — Todos eran solitarios. Llegaron al parecer de lejos. Su 
vuelo es tau veloz que tal vez niuguno le excederá en el mundo. Se 
posa en los árboles secos, altos y aislados en las quintas, pues 
no le gusta lo cerrado del bosque. Es de raucha fuerza y juega 
en el aire con suma ajilidad, pues no participa de la tranquilidad v 
pereza jeneral; al contrario cuando su estömago está satisfecho, se 
entretiene en jugar en el aire y perseguir sin hacer daño á otras 
aves. Sin embargo caza aves, además de insectos. He visto á uno 


171 


perseguir á un Pteroglossus, pero este se escapö gracias á su 
baquía bajo la ‘espesura. Otro, en día lluvioso, se entretenía en in- 
vestir á los Tukanos, puramente para divertirse, porque aunque 
podía no les hacía daño, y ellos no ]e liacían mayor caso; se po- 
saba un momento y luego volaba por todas partes haciendo trave- 
vesuras. También cojiö una fruta seca de cedro, y volando pare- 
cía comer algo sobre ella, á cada momento se le escapaba ö la 
dejaba caer para volver á cojerla en el aire con liabilidad asom- 
brosa. En fin parecía alegre é inquieto aquel día. Canta como las 
otras especies, distinguiéndose apenas su voz. Lo he visto perse- 
guir y picar en la espalda á un Aguila sanguinaria y poderosa, sin 
motivo aparente porque era en invierno; pero no estoy seguro si 
es este ö el H. fiisco-caerulescens . Por lo comun Uega en días 
iluviosos, para abandooarnos luego, corao hacen casi todas las aves 
raras del Alto Paraná. Cuando vé jente ö cuando quiere, menea 
•la cabeza como las oti'as especies. — Alto Paraná (lat. 25° 40’), 
1898-900. 


N.° 109; Rosti'iliaiuus tenufi'ostris Bertoni (sp. n.) 


(Del lat. rostrum , pico, y hcnnus , anzuelo; de tenuis , delgado, 
y rostrü *, pico. Qnizás sea una variedad de R. sociabilis (Vieil!.) ö 
Sociable de Azara). 

ltiiuens. —Macho:—Lonj. 452. Braza 1100. Ala doblada 335. 
Alto 310. Cola 195— Gabeza: lotij. G6, alto y anclio 33. Pico: 
lonjitudes 38, 30 y 24; alto 10, ancho 9 y 2 . Hümero 53. Pierna 
85. Tarso 50. Dedos: medio 34“h22, interno 24—)—24, exterior 
2G+17, posterior 21 + 2G— Peso total 329 gramos. Sesos peso 
47 decigr. 

Oaraet. — Ala larga, tendida, con extremidad redondeada, an- 
cha hacia ésta como á la raíz y algo más en la meüianía. Ré - 
mijes 23, la cuarta mayor, la quinta es 40, la tercera 30, la se- 
gunda 28 y la primera 80, todo milímetros más cortas que la 
4. a Cola bastante ancha, barbuda, plana y fuerte, eon alguna es- 
cotadara, pues la rectriz interna es 15 mm. más corta que la ex- 
terna, siendo las demás en escalerilla. Todo el plumaje es barbudo, 
poco esponjado y de barbas unidas, con los mástiles fnertes; pero 
en la cabeza la pluma es corta, de barbas descompuestas y muv 
sentada. La cabeza es cliica y alargada. Ojo no grande (10 mm. 
de diám.) pero saliente y sin tejadíllo. E1 pico se aparta de todo 




172 — 


el orden por su figura: es largo, extremadamente delgado para 
ave de rapiña, algo flexible, eon curvatura igual en toda su lon- 
jitud y tan violenta como eu los Psitácidos. Lo dicho conviene á 
la pieza superior, porque la otra es easi 10 mrn. más corta y sin 
punta. EL respiradero es casi oval. Tarso no débil vestido con es- 
camas ásperas; éstas son á tablas cortas delante. Las uñas se 
parecen al pico, por ser larguísimas, muy delgadas hacia la extre- 
midad y agudas; pero tienen poca curvatura y, como el pico, son 
impropias para este ordeu; la del dedo mediauo tiene en el cos- 
tado interior un filo recortado á peiue como Jos Ilerodiones. Tiene 
los testículos muy desarrollados, más que el Idinia plumbea. 

Color jcneral. —Negro, obscuro aplomado y blanco, pies 
amarillos. Facies superiores. Toda la cabeza es negra. De ailí á la 
rabadilla inelusive, y las tectrices del brazo, es todo de un ob- 
scuro de liumo aplomado. E1 resto del ala encima es negro pro- 
fundo, eon ribetes pardo-blanquizcos poco aparentes en la extre- 
midad de las rémjjes secundarias. Las supercaudales y la parte 
que cubren de las rectrices, blancas, como la punta de éstas. EI 
resto de las rectrices es negro intenso, pero entre este color y lo 
blanco hay una zona parda blanquizca. 

Facies inferiorcs. Bajo la cabeza y garganta es negro. Todo lo 
iuferior del cnerpo y tapadas muy obscuro, más ö meuos aploma- 
do. Las rémijes más apagadas que encima. Las subcaudales sou de 
un blanco sucio. Las redrices son como en la otra faz; pero lo 
blanco de la raíz ocupa más de la mitad y no hay ])ardo blan- 
quizco. Pico negro por dentro y fuera. Los labios junto al ángulo 
bucal, donde son muy salientes, son anaranjado encendido y vivo, 
eomo la ceroma , el espacio naso-ocular, el ángnio de la horqueta 
y la boca. Iris rojo de granate 6 pürpura intenso y vivo. Tarso 
y dedos de un auaranjado encendido que tira á cromato de potasa: 
uñas negras. 

Observ. — Llegö en la quinta (Alto Paraná, lat. 25° 40‘) el 
30 de Setiembre, día lluvioso y con viento S. Parecía venir de 
lejos y estar de viaje. Bajö de cierta altura sobre un árbol ais- 
lado en ia plantaciön, donde estuvo largo rato tranquilo y aunque 
era algo arisco, no volaba lejos ni se ocultaba, prefiriendo el des- 
pejo. Voiaba muy lentamente y con una calraa majestuosa, como 
dejándose llevar por la brisa y manteniendo la cola algo abierta. 
Apesar de qne le maté á las 10 am. no tenía en el estömago ningün 
resto de alimento, de lo que presumo que vepía de lejos. Estaba 
solo y es el ünico que lie visto; creo sea una de las muclias 
aves que liegan extraviadas al Alto Paraná en días tempestuosos. 
No creo que coma sino insectos, ranas y cosas semejantes, ni que 


le sea habitable la espesura intnensa de aquellas rejioues.—Se- 
tiembre 30 de 1900. 


Fam: Strigida:—Rapaces noctuknas, Estkíjidas 

(Sinon.: Aves cle rapiña nocturna, Azara [1802]; Nocturnes ou 
Nijcterins, Duraéril [1806]; Malacopterce, Meyer [1810]; Nockirni. 
Illiger, Cuvier, Vieillot, Blaiuville, Latreille, ete.; QUyoliens, Yieillot ; 
^Egoliens, Latr. Inglés: The Nocturnal birds of prey ; franeés : 
Chouettes ; alemáa: Snmpfeule. Striges, Berlepsch; Strigiclae, Yigors, 
etc. Tlie Owls). 

Todas son especies paranenses y de bosque. Los guaraní las di- 
viden en tres grnpos, á saber: Ñakurutñ , Siliindá ö Suindá y 
Urukureá , esto es en orden de magnitud. 


N.° 110: 'Xjetnle Uergiana W. Bertoni (sp. n.) 

(Delgr. nyi\ noche; especie dedicada al Dr. Cárlos Berg). 

IHmeiis. —Lonj. 460. Braza 770. Ala dobl. 252. Cola 167. 
Pico: lonj. 34, 20 y 17. La lonjitud total y la braza son aproxi- 
madas, porque son tomados de un cuero. Por ]a misina razöu son 
incompletas las dimensiones. 

C>íairact.— Rémijes 24, fuertes, las priraeras encorvadas, la 5 a 
mayor. Colci eucorvada, con sus 12 rectrices en escalerilla, la de 
afuera 10 mm. más breve que la central. Dedos desuudos. 

C/Olor.—El costado y sobre la cabeza hasta la cola, es todo á 
tajas mal seguidas dc canela y pardas obscuras. Las tectrices par- 
das obscuras manchadas de canela, dominando más este en las 
inayores. Las rémijes y rectrices á fajas pardas obscuras y de ca- 
nela apagado, lavado y salpicado de pardo; pero las utimas tiencn 
la extremidad casi blanca. 

En la gargantci, pecho y costados , tienen las plumas dos fajas 
obscuras 'rodeadas de canela y el fondo blanco, casi oculto en la 
garganta y muy aparente en el pecho. E1 vientre y piernas aca- 
nelado. E1 tarso y subcciudales á tiritas transversales obscuras so- 
bre uu foudo acauelado en aquel y casi blanco en estas. Las ta- 
padas son de canela, con algunas manchitas obscuras en la mano , 
y las rémijes y rectrices , abajo, á fajas pardas obscuras y blan- 
quizcas. Pico color de cafia ö pálido blanquizco algo verdoso. De- 
dos , trigueno-blanquizco encima y color de caua debajo: uaas 





174 


obseuras. E1 iris era blanquizco: pero, eomo estal»a ya descompuesto, 
puede ser que venga de la alteraciön del aniarillo. 

Clost. — Le adquirí en el iuterior de un bosque de Monda-ih, y 
otro en la costa del Paraná en la misma latitud, bajo un frondoso 
bananal; esto es todo «lo que puedo decir, porque son los ünicos 
que he visto. E1 nno lo cacé de día y no parecía ciego, pues lniía 
ciiando rne acercaba. — Alto Paranä, lat. 25.43 , Mayo 20, 1S0(3. 


N.° 111 : Xyctale faseiata M. k \V. Bertoni (sp. n.) 
guar. Niliiiida 6 Sitindá sp. 


(E1 n. guar. es jenérico, pero inás bimi del jétiero Strix.) 

üiiueits. — Macho: — Lonj. 300. Altura 320. Braza 820. Aia 
dobl. 225. Cola 150. Muslo 70. Pierna 80. Tarso 55. Dedos: me- 
dio 28 ^ 20, interior 20 20, extetior 20 18, posterior 13 18. 

Pabe%a: lonj. 09, ancho 45. Peso total del ave 330 gramos. 

Caraet. — Alas obtusas. Rémijes 20, la 4 a mayor, la l a 75 min. 
más corta. Rectrices 12, la externa 15 mm. más breve que las 
dos internas, las demás en escalerilla, siendo la cola con extremi- 
dad algo redondeada y arqueada para abajo en toda su lonjitud. 
Plumaje abultado, abundunte y muy suave. Uñas regular y mo- 
deradamente arqueadas; sin serrezuela, pero algo aladas , sobre todo 
la mediana. 

ty oloi*. — Todas las plumas, en jeueral, son ravadas trasvQrsal- 
mente de canela mny claro y de jjardo obscuro alternativaineute, 
y la base oculta de las mismas es aplotnado-obscura. Las fajas obs- 
curas son irregulares y variables, algunas veces reducidas á ínan- 
chitas opuestas. Sobre Ia parte superior la coloraciön es más obscura 
qtie sobre la inferior. Las plumas del vientre llevan una faja blanca 
en la parte suporior sin que llegue liasta la puuta, qite es par- 
duzca. Esta faja se va ensanchando hacia la cola; abajo de esta 
ya son las plumas cisi totalmente blanquizcas, menos la base que 
es siempre aplomada. Piernas , blanco lavado en canela, la base 
cubierta de las plunias aplomada. Tectrices cotno el dorso, las fajas 
ubscuras muy irregulares; las externas del orden mayor obscnras 
ron manchas pardo-claras poco visibles. Rémijes á fondo pardo- 
obscuro, con fajas transversales acaneladas, más apagadas sobre 
las barbas internas; sin embargo liacia la base de las rémijes y 
sobre dichas barbas, las fajas se trasforman en manchas blanquizcas 
triangulares, cuyas hases acaban por unirse sobre la borda interna 
qtie pasa casi toda al blanco á la base de la rétnije. Las tapadas 




son blauquizcas con baño de oanela, las del orden mayor tienen 
la pnnta parda. Las rénnjes son inarcadas inferiormente corao su- 
periormente, pero con coloraciön inenos vis^a. Las pluinas de la 
cola á fondo pardo-obscuro con fajas tranversales de acanelado ob- 
scnro, y de abajo la misma coloraciön más apagada. Las fajas 
marcan la misma tendencia observada sobre las rémijes, pero en 
suma más regulares. Ojo celeste. Uñas triguefias á la raíz, pa* 
sando insensiblemente al negro hacia la punta. 

Observ. — Cazado en Djaguarasapá, Julio de 1891. Estaba 
sobre un árbol aislado. Jamás le he vuelto á ver. 


X° 112: S'Vriiiium Koeiiísu aldiuiimn á AV Rm fnni 
(sp. n.) — &ihiii<la kaágu 



(E>pecie dedicada al Dr. Grustavo Koeniswald; el norabre gua- 
rani es moderno v le aplican para diferenciarla de las especies 
campestres que llaman también Sihindá , pues el apelativo equivale 
á silvestre 6 que liabita los bosques; pero lo aplican á varias 
especies de costmnbres y magnitud análoga). 

Oimens.— Lonj. 433. Braza 10GO. Alto 370. Cola 190. Ala 
dobl. 312. Cabeza: lonj. 72, ancho 54, alto 42. Pico: lonj. 35, 
34 y 20; ancho 18, alt. 22. Pierna 8.9, tarso 48; dedos: med. 
34 rl9, iut. 32 22, ext. 27 17, post. 20 t15. Ojo , diám. 20. 

Caraet. íisieos —Cuerpo raacizo; esqueleto muy solido. 
Pico muy fuerte; mandíbula superior con bordas algo crenadas. 
Ojo asaz grande, saliente, provisto de una corona hnesosa periof- 
fálmica desarrollada v saliente, qne lo envuelve bien. Círcnlo 
perioftálmico poco marcado , no mny abierto, poco regular. Aper- 
iura anricular bastante grande, operculada. Plumaje abundante. 
largo. Alas redondas ; rémijes 23, la 5 a inayor, la ü a casi igual: 
las medianas y posteriores casi tan largas como las primarias, lo 
<pie forma un contorno jeneral casi rectangular. Cola larga, trnn- 
cada, con 12 recirices casi ignales, las externas 10 mm. más cortas. 
Pierna y tarso cortos, cubiertos de plumitas muy densas, las 
posteriores lano>as. Dedos completamente desnudos , los tres mayores 
con callosidades salientes. Ufms poco y regulannente encorvadas, 
finamente agudas. 

C’olor. — Todo lo superior del cuerpo es castaño obscuro 
unifcrme y lustroso; llevan ünicamente las rémijes rayas transver- 
sales blancas casi apagadas, oblicuas en las primarias ; y las re c- 




17G 


trices iguales rayas más angostas, más vivas, y un iibete blaneo 
en la punta. Una ceja color blaneo acanelatlo sale de la raíz del 
pico, pasa en forma de arco sobre ei ojo, y acaba sobre los oídos. 
Bigotes blancos con el inástil negro y dirijidos hácia adelante ; plu- 
niitas de la horqueta blancas y casi idénticas. 

Sobre Ia garganta una mancha blanca, y abajo un collar castaño. 
Pecho , costados , tapadas menores, vientre y piernas , blanco acane- 
lado, con la base oculta de las plumas aplomada. Bénüjes y cola 
inferiormente como superiormente, pero más claras y plateadas; 
tapadas mayores y subcaudales blancas. Dedos aplomado claro; ufías 
de punta negruzca, Pico azulado á la base y blanco azulado hácia la 
punta. Iris pardo-obscuro. 

Obs—Difiere del S perspicillatum (Latli.) 6 Ñacunitíi Mocho , 
de Azara, sobre todo por él color de la facie superior del cuerpo. 
Aza:a dice que las dimensiones de un Ñacurutü Mocho son las del 
Bubo magellanicus (Gml.) si esto es exacto, las de nuestra especie 
difieren muclio, especialmente al respecto de las piernas, tarsos, braza 
y dedos, que todos son uotablemente ineuores, especialmentc las 
piernas y los tarsos; mientras la Ionjitud es igual y la cola algo 
más larga. Distínguese además por la extension mucho menor de 
la ceja blanea que no encierra al ojo, y es formada de plumas 
más cortas que las de la eabeza—por la disposiciou de los colores 
sobre la horqueta y ia garganta—por los dedos absolutamente 
desnudos 6 sin pelos—por el pico, el círculo perioftálmico, el color 
del iris, etc. 

C'ostumbres—A1 parecer crcpusculares y nocturnas corno 
las del S. suindá ; ei descrito fué muerto en noche de luna. 

Closü.—La corona huesosa perioftáimica existe también más 
o menos en todo el orden; pero ningün autor que yo conozca la 
indica para las otras especies. Nitzsch no la ha evidentemente 
obscrvado tampoco (V. Brelnn 489). Por otra parte el S. aluco , 
especie típica cosmopolita, difiere muclio de nuestra especie, por 
varios caractéies físicos. De manera que es posible sea preciso 
formar con ésta y el S. supercillatum un jénero aparte, qucdando 
el S. suinda con los Sgrmum. 


N.° 113: Nyriiiiim BorellianiiDi W. Bertoni (sp. n.) 

SihiiMlá sp. 


(Especie dedicada al Dr Alfredo Borelli. También á esta como, 
á la siguiente llaman los indios Sihindá y los campesinos Suindá 





177 


alterando algo el nombre. Quizá esta especie este mejor con las 
Noctuá). 

Oimeiis*— Hembra —Lonj. 380. Braza 850. Cola 1G2. Ala 
dobl. 335— Cabeza: lonj. 71. 

Caract. — Rémyes 23, la 5 a mayor, la 4 a y 6 a 2 mm. más 

cortas; todas poco cöncavas. Ala elipsoide easi cnadrilonga; es- 

tando plegada alcanza hasta á 3 cent, de la punta de la cola. 
Cola cöncava, con 12 rectrices en escalerilla, la exterior 12 mm. 
más corta. Supercaudales bastante cortas y muy largas las snbcau- 
dales. Las plumas que circundan al ojo son rectas y sobresalen á las 
demás; las del lagrimal 6 semi-bigotes son dirijidas liacia adelaute y 
tan largas como el pico. Las *de los costados del cuerpo ocultan 
totalmente á ias piernas. Estas y los tavsos están vestidos de plumas 
cortas y ajustadas como pantaion. Los dedos totalmente pelados. 
Todo el plwmaje, en jeneral, es suavísimo y abundante. EL pecho 
delante, los costados dei cuerpo y ei vientre , están vestidos de 
plutnön algodonoso, corto y tnpido, de color acanelado; pero eu 

cada inusculo pectoral hay un grupo de plumas abundantes y 

largas que, euando sentadas, cubren ai peclio todo y las piernas. 

C'olor.— Facies superiores. Las plnmas que circundan al pico 
son blanquizcas, con además los mástiles negros en el lagrimal. 
Una notable ceja de canela, vá de la calva hasta sobre el ojo; de 
aquí dá vuelta semi-circmlarmente por detrás de aquei y del oído 
y pasando por la quijada inferior, vá á unir con la del otro lado 
en la horqueta; pero ese circulo tiene tiritas pardo-obscuras de- 
trás dei ojo y oídos; lo que encierra dielio círculo es rojizo 
salpicado de obscurö. Todo sobre la cábeza y en seguida hasta la 
cola y las escapulares y tectrices mayores del brazo, esdeunpardo- 
obscuro muy punteado y tiriteado (ö con tiras) menudamente de 
canela débil,' siendo tnás notables en ias tectrices. Las tectriees 
menores del bvazo y todas ias de la matio, son pardo-obscuras; 
pero en las mayores de la niano , se notan algunas fajas formadas 
con pnntos de canela. Las réinijes son á fajas iguales, pardo-ob- 
scuras y de catiela; éstas sou salpicadas de pardo en el brazo. La 
cola está en el propio easo, peio las fajas de canela son más apa- 
gadas, las obscuras son muclto más anchas, v la punta es casi 
blanqnizca salpicada de pardo. 

Facies inferiores. Toda la garganta y bajo la cabeza , es una 
mezcla de tiritas y manchitas pardas y de canela. E1 pecho tiene 
graudes chorros pardo-rojizos, sobre fondo blanco acanelado. E1 
vientre, piernas, tarsos , los costados del cuerpo y la^ tajmdas , son 
de canela vivo, con ribetes obscuros en el tarso y manchas idem 


# 


178 


en la punta de las tapadas mayores. Las rémijes tienen fondo 
pajizo con fajas obscuras, que principian mny anchas en las pri- 
meras y vau estrechándose gradualmente hasta casi desaparecer en 
las ültimas del codo. La cola es parda con fajas al través casi 
blancas. Las subcaudales de canela con plunta blanca. 

Iris café. Pico blanquizco. Dedos y uñas blancos. 

Observ. — La liallé al clarear el día, coiuiendo un pequeño 
pollito en mi gallinero y se dejö cojer con la mano, yá porque no 
quería abandonar su presa, porque no me viera 6 por su estü- 
pida confianza. La puse eu jaula y no quiso comer, muriendo en 
una noche muy fria. No creo salga de los grandes bosques, doude 
es rarísima; y aunque la presente llegö en casa, ésta se hallaba 
á 5 ö G metros del monte inmenso del Alto Paraná á grande 
distancia de campos. Es la ünica que lie visto. 

Ilab. — Puerto Bertoni — VII 20 de 1898. 


N.°114: Strix üolmbergiana Bertoni (sp. n.); I.eelmza. 


(Especie dedicada al Dr. Eduardo L. Holmberg.— Gruar. Sihindá 
6 Suindá. 

lHmeus. —(Lonj. 420? Braza 10G0?\ Ala dobl. 331. Cola 
150— Cabeza: lonj. 79, alto 38, ancho 44. Pico: lonj. 3G y 18 
(desde las narices y calva). Tarso 68. Dedos: medio 34+20, interior 
33+23, exterior 26+18, posterior 18+19. La lonjitud y la 
braza fueron tomadas de un cuero, luego carecen de exactitud y 
pueden ser erradas también. 

Cíiract. físicoss — Son los del jénero, con las variaciones 
siguientes. Braza proporcionalmente menor. Ala aguda; rémije s 23, 
la 2 a mayor, la l a y 3 a con ella casi iguales Rectrices 12, casi 
iguales. Corona oftálmica muy breve y endeble, coinpuesta de 
escamas fiuas y separadas. Uña del dedo mediano con serrezuela 
(alatoserrata). 

Color. — Lo superior del cuerpo, desde la cabeza hasta la cola 
y las tertrices medianas, finamente punteado de blanco sobre fondo 
castaño obscuro, mezclado de canela amarilloso, que es el color de 
la mitad inferior de las plumas; hácia la extremidad de cada una 
de estas, obsérvase una pequeña gota blauca. Tectrices menores 
amarilloso acanelado con gotas negruzcas; las mayores intermedía- 
rias entre las plumas del lomo y las rémijes. Rémijes con 4 ö 5 
fajas castaño obscuro sobre fonuo acanelado claro amarilloso, muv 
finamente goteadas (casi punteadas) de castaño, principalmente so- 




179 


bre el borde externo y liácia la puuta; el fondo de las barbas 
ocultas es blanco satinado (íasi puro. Cola como las remijes, el 
fondo más claro. 

Círculo periofiálmico blanco con baño acanelado y una mauchita 
negra adelante del ojo. Las plumas de la zona eocterna que en- 
vuelve el círculo perioftálmico y tapa los oidos y la horqueta, son 
amarillas acaneladas con manchitas negras á la extremidad, y 
blancas á la base. 

Lo inferior del cuerpo es acanelado amarilloso muy claro con 
pocas gotas de castaño; las piernas y las tapadas idem. Rémijes 
infer. de fondo blauco acanelado con fajas y puntos casi apagados; 
la cola idem, más clara. Pico y ceroma blanco sucio. Dedos obscitro 
sucio; uñas negruzcas y blauquizcas. 

La descripciön es la de un rnacho cazado eu Itá-guaimí, en XI 
de 1894 (lat. 25° 47’). Es el ünico ejemplar que he visto. 

Observ. —E1 Strix flammea perlata cría dos pollos por Xo- 
viembre, siu diferencia con los padres. Coloca sus huevos en agtt- 
jeros de tronco. Qtiizá esto convenga á la especie preseute, que 
se le parece en todo. 


N.° 115: Olaucidium íerox rufus—Kavuré-í puilita. 

(descripciöx, costumbres, leyenda guaraní). 


(Le llaman Kavuré-í puVäá (K. rojo) para diferenciarlo de la 
variedad parda 6 Glaucidium ferox. Tal vez sea el Strir ferru- 
ginea de Wied p. 158 y de Temmink pl. 199, ö quizá el Strix 
passerinöides, Temm. pl. 373; Strix pumila , Illig. etc.; Chouette 
caburé, Less.; Caburé , Azara; bras.: Caburé do sertao (Max. Wied). 

Observ r .--Azara dice, hablando del Kavuré-i puitá , cuando lo 
compara con la variedad comün: «Es idéutico en medidas, for- 

mas, carácter, costumbres y distribuciön de color; sin más dife- 
rencia que tener de cauela rojiza todos los pardos y obscuros ». 
Añade qu Q es mucho más raro que el pardo y lo cree va- 
riedad accidental. Le dá 176 milímetros de largo, GS la cola, y 
366 la braza. Yo, al contrario, los creo individuos viejos, á pesar 
de alguuos pormenores extraños; pero creo sea variedad la del 
Alto Paraná, porqne los pardos son pardo-castaño obscuro, y los 
acanelados son mucho raás rojizos, cou otras diferencias que tra- 
taré de auotar corao sigue. 

Ifiineiis.— Hembra: —Lonj. 200. Braza 375 (el macho la ten- 




180 


drá mayor). Ala dobl. 100. Cola 70. Alto 144. Cabe.ia: lonj. 38, 
alto 23, ancho 20. Pico: lonj. 1 0 y 10; alto 10, ancho G. 

Color jeneral: rojizo, obscuro v blanco. Pico aiuarillo verdoso. 
Dedos: superiormcnte verdosos; inferiormente amarillos. Ceroma 
verde. Adernás de lo diclio, difiere en tener la cola totalmente 
rojiza, coino las lentejas del ala ; bajo la cabeza liay una media 
luna blanca pura, cuyas puntas snben hasta el oído. 

Los jövenes tietien las pintas de la variedad típica de Azara, 
l>ero el fondo es pardo-castaño obscuro. Estos individuos son jöve- 
nes, cotno se verá por los que yo crié; pero hay liechos extraños: 
en Djaguarasapá son muy cotnunes los de fondo pardo-castaño y 
iaros los rojizos v todo lo contrario sttcede en Mondá-ih. Yoy á 
describir un individuo que tomaba la libtea de los adultos. 

Lonj. 185. Sobre la cabeza es pardo, sin centros blanquizcos ö 
muy apagados. El fondo del cuerpo. pardo fundido con canela. Pierna 
y tarso blanco muy acanelado, con manchas pardas acaneladas irre- 
gulares en lo anterior y exterior. Las rectrices rojizas con una tira 
obscura , lonjitudinal, ancha 3 milímetros, junto á los mástiles; por 
debajo sou de canela apagado con mástiles, blanqnizcos. La pri- 
mera pluma de los pollos ya es parda acanelada, y como Azara 
tnatö como 50 con foudo pardo puro y niuguno j)ardo acanelado, 
creo convenieute vsepararlos. Á no ser que Azara lo describa muy 
mal y que de eso vengan las diferencias en que yo ttte futido 
para separarlos, lo que es posible porque yo no he muerto nitiguno 
de los occidentales para cotejarlos. 

Oh§.« cría, eost. — Es bastante comun en todo el Alto Paraná, 
en todos los bosques frondoeos, donde liabita lo cerrado de la veje- 
taciön, sin dejarse ver en la cima de los át'boles mtty altos. Se le 
halla á toda hora del día y de la noche, y vé perfectametite en 
ambos casos. Es ave estüpida y sin advertencia, dejándose ma- 
tar facilmente; pero muy vigorosa y de una ferocidad extraor- 
dinaria. Su principal alimento es ratones, y nunca la ví cazar aves; 
pcro en su nido he hallado numerosas plutnas que habían ]>ertene- 
cido á stts admiradores los Tanágridos, y no dudo que comerá 
pajarillos. Hay una creencia muy antigua, aün muy araigada, que 
dice (pte el Ivavuré-í tiene la habilidad de introducirse bajo del 
ala de los Djakü ü otras aves grandes y que, comiéndoles el cos- 
tado, las ltace morir. Yo ntinca he visto tal cosa, pero no lo ex- 
trañaría en ave tan fuerte v atrevida; además he visto algo pare- 
cido: un día, habiéndo oído gritar una gallina grande, acudimos 
y hetnos visto á un Kavuré-í sobre ella, que le arrancaba las 
plumas eti ademan de inatarla; de muy mala gana abandonö la 
víctima. Con esto uo se extrafíará que ataque á los Djakü; pero 


181 


aquello de degollar á los Venados para chnparles la sangre, debe 
ser una fábula. Paseándonos un día bajo la espesura, vimos un 
i-aton que entraba en un agujero de la tierra; un Kavuré-í que 
había allí, se largö sobre él como una fleclia, y habiéndo llegado 
tarde, se pnso á custodiar la entrada del agujero con tanta preo- 
cupaciön, que no viö á nii hermano cuando )e hechaba encirna el 
sombrero para cojerlo. 

Cría cuatro pollos en agujeros de troncos, por lo demás vease 
la historia de los que yo crié, que hará conocer también otras 
particularidades de su carácter intratable. 

Eucontré sti nido en un agujero fabricado por los Ihpeku (Pi- 
cidae). Eu Agosto ya visitaba al nido; pero cuaudo tenía los hijos 
lo visitaba poco, y he visto muclias veces á ios Tukanos tratando 
de coraerlos, siti qne los padres acudiesen, va por descuidados 6 
porque el uiclo era inaccesible. Casi siempre, duratite la incubaciöti 
y después, he hallado al macho, jtosado cerca del nido y cantando 
cou largos intervalos de día v de noche. Cuando subí á sacar los 
pollos, uno de los padres me observaba; pero auuque se mani- 
festase mu} 7 aiarmado é inquieto, se mautenía á respetuosa dis- 
tancia; ltiego le ví cubrir á la hetnbra, io que me hizo sospechar 
qtte repite sus bodas: atnbos sexos eran rojizos. 

E1 15 de Octubre vSaqué los poilos. Teuíau todo el cuerpo, tarso 
y dedos vestidos con piumön algodonoso, blatico, raenos el talön 
y lo inferior de los dedos, que eran pelados y amarilios: aün no 
despuntaban las plumas. E1 ojo dirijido hácia adelante y su aber- 
ttira tan pequeíía, que apetias se distinguía bajo el plumon del 
párpado. En este estado teníau un aspecto ridículo, y pesaban poco 
tnenos qu'é los padres. Cojíatt de mi mano, sin ceremonia, la carne 
picada qtie les presentaba, y su voracidad era insaoiable. Me co- 
nocíau desde luego, y cuattdo tenían liambre, teníau frecueutes dis- 
putas. E1 19 habían crecido algo, y observé qne el tronco del 
plumön era un canuto que crecía y de su extremidad salían las 
plumas, llevandose el plumön en la punta de las barbas, cotuo su- 
cede en otras especies. La primera pluma era pardO'Castaño ob- 
scuro. Dos eran iguales, otro algo menor, y el 4° mucho más pe- 
queño y algo más acanelado. Cuando oían ruído, se eehaban y ocul- 
taban, sin moverse atmque los tocase, pero luego me reconocían. 
A fines de Octubre ya podían volar, sin embargo no se movían de 
su leclio, y 5 días después, iiabiéndolos soltado en uti cuarto in- 
mediato, me desconocieron y se asustaban de mí, tratando de de- 
fenderse con las uñas, sin querer recibir el alimento. Trataban 
continuamente de huir y liabiéndolo conseguido uno, pasö tres días 
oculto en el foliaje hasta que, acosado por el hambre, se dejö ver' 


182 


A1 venne volo á otra plaüta donde, descubierto de improviso, no 
pensö más que en defenderse y lo cojí á pesar de sus fuertes 
mordizcones; los volví á aprisionar en la jaula, donde se criaron 
v luego se amansaron. Habiéndome ocurrido un día imitar la voz 
de sus padres, se asustaron muclio, pero luego se apresuraban á 
acudir cuando oían tal voz. Nunca me volvieron á desconocer, pero 
cuando les daba el alimento, se arrojaban encima, euojándose con- 
migo si no les daba pronto, y entre ellos se peleaban á cada mo- 
inento. En uno de estos altercados (antes de liaber crecido del 
todo), resultö el menor muerto y otro con una pierna rota. 

fJien días después de sacados del nido, los cotejé con la varie- 
dad típica de Azara y observé que los colores y distribuciön eran 
los misiuos, pero lo pardo era fundido con canela ö pardo castauo 
obscuro. E1 fondo de la cola era casi negro y las lentejas eran 
blancas en algunos y acaneladas en otros. Desde luego tenían los 
centros blanquizcos en la cabeza, lo que Azara niega en los suyos. 
E1 menor era algo más rojizo. 

Como yo no les daba alimento de sobra, me llaraaban y no se 
olvidaron de rais servicios, pero no podía más tocarlos porque se 
enojaban muclio. Un día que tenían liambre, se pusieron dos con- 
tra uno, le mataron y devoraron en seguida. Después de quedar 
sölo dos, teníau frecuentes altercados si ia comida no estaba bien 
repartida, pero el uno siempre cedía sus derechos al otro. A me- 
nudo el uno desconocía al otro y le saltaba encima como si fuera 
enemigo, este se defendía y pronto se largaban. Me divertía algu- 
nas veces en inostrarles alguna culebra grande ö cosa semejante, 
porque cuando veían alguna cosa alarraante, hacían jestos ridículos 
y sus ojos extraños teníau algo de inexplicable; se alarmaban mu- 
chísimo y trataban de huir. Era curioso ver cuando descubrían 
algün ave de rapiña grande de lejos, aquellos jestos y aquella 
mirada tan curiosa y extraña. Lo mismo hacían cuando circulaba 
algün águila á gran altura, pues ellos siempre la descubrían, aun- 
que estubiese casi más allá del alcance de mi vista, y en pleno 
día; luego es difícil decir si vé más de día ö de noclie; yo creo 
que de día vé más de lejos y viceversa. Mataban sin compasiön 
todo pájaro que yo soltaba en su jaula. Llegö Marzo; en un alter- 
cado el más débil recibiö una herida que le impidiö comer; al 
otro día, habiéndose debilitado más, su hermano lo matö y devorö 
en seguida. E1 üitimo que quedö no extrañö la falta de sus bermanos 
y siempre fué brutal conmigo. En este estado no había variado 
la librea que lleva más de un año, y habiéndomelo pedido una 
dama, se lo regalé. Para mí no hay ave más feroz y extraña que 
esta, y la creo como Azaia: indomesticable. 


— 183 — 


EL 20 de Eaero, habiéndo pasado al pié del árbol donde saqué 
los pollos, lialié al padre cantando dentro del agujero, pero no 
tube tiempo de cercioranne de si tenía la segunda familia; como 
quiera me parece indudable que cría dos veces al aiio. E1 raismo 
año he visto ot.ros nidos en agnjeros, con colchön de hojas qne sin 
duda introducieron otras aves. Azara yerra cuando dice que pone 
dos lmevos; yo á los del Paraná he visto poner siempre cuatro. 

Como ya dije, descansa la mayor parte del día oculto entre las 
ramas espesas de los árboles frondosos, desde donde emite su voz 
si hay amor, sucediendo casi lo mismo de uoehe, pues se Ie hoye 
cantar largas horas en un sitio sin moverse; saluda el aurora 
con un canto algo diverso, sin equivocar la liora jamás. Por la 
mañana v por la tarde, cuando se ponen en movimiento los paja- 
rillos en busca de su alimento, se preseuta de improviso el 
Kavuré-i eutre eilos sin que se conciba de donde sale; inriiediata- 
mente aquellos se juntan, le rodean y armando una gritería de 
alarma, pero no expresando verdadero temor sino más bien una 
extraña curiosidad; se acercati liasta casi tocarlo para retirarse 
luego y volver á acercarse 6 dar vueltas al rededor de él, volando 
de rama en rama con nna impaciencia extraña y gritando contí- 
nuamente. Á sus griterías acuden otros y forman así muchas 
veces una bandada numerosa, siendo los más atrevidos los Tro- 
quílidos, Tanágridos y la Certhiola pahnaram. 

Eutre tanto el Kavuré-í no se mueve y abriendo desraesurada- 
mente sus ojos, jira la cabeza en todo sentido, observando con su 
extraña rairada á todas las avecillas, corao escojiendo su presa ; 
pero no sucede esto, al raenos nunca lo he visto cazar en estos 
casos, á pesar de que le sería sumamente fácil y de que me 
eonsta que aliraenta á sus hijos con ratones y pajarillos, casi 
exclusivamente. Algunas veces desaparece con la velocidad del 
rayo, dejando estupefactos á sus admiradores; otras veces se muda 
á otro árbol, dejáudolos atrás poco á poco; y otras veces no se 
mueve de su sitio hasta que los pajarillos aburridos le abandonan. 
Cuando le rodean parece impaciente, menea la eola y gira la 
cabeza con Iijereza; cuaudo está así suele desaparecer como un 
relámpago, llevándose quizá algün pajarillo siu que yo pudiera 
darme cuentade ello, porque no será paraotra cosa que hace todo esto. 
Los raismos pájaros no dejau de rodearle siempre que le vean, 
como si fueran atraidos por los efectos del magnetismo animal. 

Alucho de lo dicho, los pajarillos lo harán por curiosidad, como 
hacen los Aká-hé (Cyanocorax pilealus) cuando descubren aiguna 
ave de rapiña, Djaguareté ü otro animal grande; pero hay algo 
más que no se explica sino con el magnetismo, aunque es algo 


184 — 


extraño; los animales como las Culebras no suelen magnetizar sino 
al individuo que quieren atrapar, al que lo atraen liasta su boca 
sin que acudan los inmediatos, cuando que los que rodean al Ka- 
vuré-í no parecen magnetizados, ni éste tiene necesidad de tal pro- 
cedimiento. 

Leyenda g’iiarsuií. —Los guaraní atribuyen todo esto á un 
poderoso Padjé (talismán) que posée el Kavuré-i. Este padjé consiste 
en una mosca ( Mberu) parásita que habita bajo el plumaje de esta 
ave, viviendo á su expensa. La famosa mosca (que la he visto 
en él y en otras rauchas aves), es de aspecto algo así como una 
Garrapata con alas, larga 8 mm., muy aplastada y de color pardo 
claro, sumamente rápida y ájil para ocultarse bajo el plnmaje; en 
fiu cientifícamente no tiene nada de Mosca. 

Esa mosca constituye, para el hombre que la posea, un talis- 
mán maravilloso; eon ella puede ser uno, dueño absolato de la vo- 
luntad de todas las niñas que qniera, y hasta ellas mismas lo 
bnscan y siguen como los pajarillos hacían con el Kavuré-í. Sin 
embargo ese talismán es raro, y explican esto por la gran difi- 
cultad que liay en llenar todas las condiciones necesarias para que 
sea eficaz. Eu priraer lugar hay que cojer al Kauvré-í vivo, el día 
viérues, no otro día; luego hay que quitarle la mosca antes que 
pneda moverse; lo que es bastante difícil, porque además de mo- 
verse, ensangrentaría las manos, pues su ferocidad es extraordina- 
ria, si no se observa puntnalmente todas estas formalidades, el ta- 
lismán no tiene poder. Heclio esto, se da libertad al ex-duefio del 
padjé , el cual segün dicen, se vuelve estüpido y cobarde después de 
quitarle la mosca y los pajarillos ya no le hacen caso (auuqne yo 
creo que se alejará contento de librarse del incömodo iusecto). 

La mosca se conserva relijiosamente liasta el juéves Sauto, 

En la noche del Juéves al Yiérnes Santo hay que llevarla con 
el niayor cuidado al bosque, tan lejos como para que no se pueda 
oir el canto del gallo. Allr se enciende dos ö más velas de cera y 
se pasa la noche velando á la mosca, la cual se coloca sobre el 
suelo entre las velas. Aqul comienza la tarea más difícil, que la 
mayor parte no llegan á vencer. 

Cuando llega la media noche empieza á oírse los más extrafios 
ruidos infernales que la imajinaciön pueda concebir; ya parece 
que tiembla toda la tierra, ya se oye en torno de sí atronadores 
rujidos de fieras; cuando más se acerca la madrugada, más redo- 
blan los rnídos. Por ültimo se ven acercar, fieras y animales 
monstruosos, que dicen son los habitantes del infieruo y haciendo 
ruídos espantosos, llegan en ademan £ agresivo. Este es el moraento 
crítico y la mayor parte huyen espantados, dejándolo todo; pero 



185 — 


el que llegase á imponerse al espatito kasta el alba, liora en que 
desaparecen todos los habitantes del infierno, tieneu un talismán 
milagroso con el ctial puede imponer sti voluntad á las nifías cotno 
dueño absoluto y ellas les rodean como sticedía con el Kavuré-í. 

Así explican los Guaraní las costurabres de esta ave tan extraña, 
atribuyendo á la mosca la catisa de todo. Los que no pueden 
pillar la mosca, lo que es casi imposible liacer llenando las con- 
diciones requeridas, se contentan con conservar algunas plumas de 
la cabeza o del ala, porque eu esos sitios habita la mosca (aunque 
vo la he visto por todo el cuerpo). Si las plumas fueron arran- 
cadas el viernes sou bastante eficaces y tnás si en el Yiérnes 
Santo. Si sou arraucadas eu otros días, siempre aytidan á mejorar 
la suerte de los infortunados. 

Cualqttiera que sea de estos padjé, se pone en ttna bolsita y se 
cuelga á brazo partido bajo la camisa, si ia tienen, cuidando qtte 
quede bajo el brazo izquierdo. Los indios de Corrientes, se con- 
tentan con tener en la bolsita plumas mezcladas con polvos de 
bermellon. Es más milagrosa la variedad roja ö Kavureí-puihtä. 

Los que poseen este talistnán 6 pretenden poseerlo, lo poneu en 
lugar vistoso y no faltan fanáticas qtie por teraor, se apresurau á 
obedecer antes que haga uso de sus hechicerías. De aquí viene 
qne los indios creen como evanjelios estas patrauas. Si las fanáti- 
cas obedecen á tales impostores no será sin duda por eucantamieto 
del talismán, sino por temor ö por falta de moralidad, pero basta 
que suceda una vez para qtte se extieuda la noticia, exajeráudose, 
hasta llegar algunos á afirmar que han presenciado los preteudidos 
milagros. Hoy no söio los indios del monte creett eu estas patra- 
ñas, sino también muclios campesinos de diversos puntos. Algunos 
son fieles á estas creettcias y otros lo liacen por conveniencia, 
contribuyendo todo esto, attnque indirectamente, á la inmoralidad. 

Segün diceu, parece fuera de duda que ios viejos se cucarga- 
bau de hacer arraigat* estas creencias valiéndose del hipnotismo, lo 
que no sería difícil con la ciega fé que les tenían. 



CATÁLOGO 

DE LAS 

AYES DEL PARAGUAY 


(hasta hoy conocidos!) 


Ordo: PALMIPEDI—PALMÍPEDAS 
Fam. I: Auseres-Patos, Ihpé 

1 Cygnus coscoroba Mol.—Cisne blanco—Az. n° 426. 

2 Dendrocygna vüluata (Linn.) — Ihpé—Az. n° 435. 

3 » ñdva (Gml.)—id.—Az. n° 436. 

4 Metopiana peposaca (Vieill.)—Ihpé pepö-saká — 

Az. n° 430. 

5 Spatida platalea (Vieill.)—Pato espátula — Az. 

n° 431. 

6 Querquedída versicolor (Vieill.)—Az. n° 440. 

7 » torquata (Vieill.)—Az. n° 441 (mas) y 

422 (fcemina). 

8 Querquedula brasiliensis (Gml.)—Az. n° 437. 

9 Cairina moschata (Linn.)—Ihpé guasü—Az. n° 427. 

10 Sarcidiornis carunculata (Licht.)—Az. n° 428. 

Fam. II: Mergidaí- Mérjidos, Rbi^uá 

11 Prionochilus brasiliensis Bertoni —W. Bert. n° 1. 

Fam. III: Steganopoda‘.- 9II)ig:iiá 

12 Phalacrocorax brasiliamts (Linn.)—Mbiguá, Uru- 

buá—Az. n° 423. 

13 Plotus anhinga (Linn.)—Mbiguá mböi.—Az. n° 424. 

Fam. ÍV: Laridíe-Gaviotas, Atí 

14 Rhynchops nigra Linn.—Atí guasü—Az. n° 408. 

15 Phaethusa magnirostris Licht. — Atí—Az. n° 413. 

16 Stcrna superciliaris Vieill.—Az. n° 415 u. 416. 



187 — 


17 ( Sterna ?) chloripoda Vieill.—Atí—Az. n° 412. 

18 (»?) brevirostris Vieill.—id.—Az. n° 414. 

19 Larns sp. (maeulipennis Liclit.) — Gaviota blanca, 

Az. n° 411. 

20 Larus cirrhocephalu'i (Vieill)—Az. n° 410. 

Fara. V: C’olymbida? — Maka 

21 Colymbus dominicus Linn.—Az. n° 445. 

22 Podilymbus podiceps (Linn.)—Az. n° 444. 

23 Aechmophorus major (Bodd.)—Az. n° 443. 

Fara. VII: Pododa* 

24 Heliornis fulica (Bodd.)—Makä-í—Az. n° 446. 
Ordo: GRALLATORES—ZANCUDAS (grupo Herodii) 

Fam. VII: Ardeida;—Hokö, Oarzas 

25 A rdea paranensis W. Bertoni — Hokö guasü — W 

Bert. n° 4. 

26 Ardea qocoí Linn. — Hokö guasü —Az. n° 347. 

27 » egretta (Qm\) — Gwihrá-ti - Az. n° 348 & 350. 

28 » candidissima (Gml.) » Az. n° 349, 351. 

& 352. 

29 Butorides striata (Linn. —Hokö-í—Az. n° 358 & 859. 

30 Ardetta exilis (Gral.)—Az. n° 360. 

31 » involucris (Vieill.) — Az. n° 361. 

32 Tigrisoma marmoratum (Vieill.) — Hokö liovih — 

Az. n° 354 & 353. 

33 Nycticorax griseus (Bodd.) — Az. n° 357 — Tadjasü 

gwihrá. 

34 Nycticorax sibilatrii (Tcmm.)—Ivuarahih mimbih 

Az. n° 356. 

35 Mycteria americana (Linn.)—Djavirü—Az. n° 343. 

36 Ciconia maguari (Gml.)—Mbaguarí—Az. n° 342. 

37 Tantalus loculator (Linn.) — Kängíh ö Tudjudjü 

guasü—Az. n° 344. 

38 Plegadis guarauna (Linn.) — Karäu-í — Az. n° 364. 

39 Theristicus melanopis (Gm.l)—Kurukáu ö Mandu- 

ria—Az. n° 362. 

40 Harpiprion ccendescens (Vieill.) — Kurukáu Az. 

n° 363. 


188 — 


41 Harpiprion cayenensis (Gml.) — Hallaclo por Borelli 

eu el Paraguay. 

42 Phi nosus infuscatus (Liclit.) — Az. n° 365. 

43 Plaialea ajaja (Linn.) Espátula — Az. n° 345. 

Fam. VIII: Palameda* 

44 Chauna chavaria (Linn.) — Tshaghä o Tshahá — 

Az. n° 341. 

Fam. IX: Ralli«la>UiimkaYi 

45 Rallus rithirhynchus Vieill — Az. n° 372. 

46 » nigricans Vieill—Az. n° 371. 

47 Aramides saracura (Spix) —Tshirikote 6 Sihrihkö 

— Az. n° 369. 

48 Äramides ypacaha (Vieill.)— Ihpaká’á—Az. n° 367. 

49 » chiricotc (Vieill.) — Tshirikote — Az. n° 368. 

50 Porzana albicollis (Vieill.) — A.z. n° 374. 

51 » melanophaea (Vieill.) — Az. n° 376. 

52 » leucopyrrha (Vieill.)=Az. n° 375. 

53 » flaviventris (Bodcl.) — Az. n° 377. 

54 Jonornis martinica (Linn.)=Az. n° 380, 381 & 382. 

Fam. X: Oallinulíe — Djaliauá o Xaliáuá 

55 Porphyriops melanops (Vieill.) — Az. n° 373. 

56 Gallinula galeata (Liclit.)—Ñaghäná ö Djaháná — 

Az. n° 379. 

57 Fulida armillata Vieill. — Az. n° 448. 

58 » leucoptcra Vieill. — Az. n° 447. 

59 Aramus scolopaceus (Linn.) Vieill. — Az. n° 366. 

Karáu. 


Fam. XI: Sariamidíe 

60 Cariama cristata (Linn.)—Saria Az. n° 340. 

Fam. XII: Liimicola*, Cliarailriclfe —Mbatuituí 

61 Parra jacana Linn.—Aguapé-asö— Az. 384 & 385. 

62 Hoplopterus cayanus (Lath.)—Az. n° 391. 

63 Vcnellus cayenensis (Gml.) ? — Tetéu — Az. n° 386. 


180 


64 Charadrias dominicus Miiller — Tslnilulu — Az. 

n° 390. & 389. 

65 Aegialitis coltaris (Vieill.)—Az. n° 392. 

66 Aematopus palliatus (Temm.) — (Rengger) Pa- 

raguay. 

?67 Recurvirostra sp?—Paraguay (fide Rengger). 

68 Himantopus brasiliensis Brehm — Az. n° 393. 

69 Pkalaropus tricolor (Vieill.). ( A ) — Az. n° 407. 

70 Gallinago paraguaicc (Vieill.) — Az. n° 387. 

71 Scolopax sp. (gigantea?) — Villa Rica (mihi). 

72 Rkynchaea semicollaris (Vieill.) — Az. n° 405. 

73 Tringa rnaculata Vieill. — Az. n° 401. 

74 » fuscicollis Vieill. — Tshululü-í — Az. n° 404. 

75 Totanus nietanoleucus (Gmi.) — Az. n°-394 & 396? 

76 » flcivipes (Gml.) —Az. n° 399. 

77 » solitarius (Wils.) — Az. n°,400. 

78 Bartramia longicaudata (Bechst.)—Az. n° 398. 

79 » sp.? — Älto Paraná (mihi). 

80 Tringites subruficollis (Vieill.) — Az. n° 403. 

81 Limosa kaemastica (Linn.)-Az. n° 395? 

82 Numenius horealis (Forst.) - Az. n° 397. 

83 .sp. nigellus (errore Totanus Vieill.) Az. 

n° 402. 

Ordo: GALLIXAOEI —GALLINÁCEAS 
Fam. XIII: Penelopidse—l>jakü« Penelopldos 

84 Cra.r sclciteri Gray — Muihtü — Az. n° 338. 

85 Penelopeobscura Wagl. — Djakü-hü — n° 335. 

86 » purpurescens W. Bertoni — Djakü po-í — 
W. Bert. n° 6 

87 Penclope olivacea M. Bertoni — Djakü pema -- W. 

Bert. n° 8 

88 Pipite jacuiinga (Spix) — Djakü apé-ti — Az 

n° 337. 

89 Ortalis canicollis (Wagl.) — Djaku karaguatá — 

Az. n° 336. 

?90 Ortalida sp,—Arakuá —Alto Paraná? (mihi). 

91 Odontopkorus capucira (Spix) — TJrü — Az. n° 334. 


(1 ) Ph . Wilsoni , Sabine. 




190 — 


Fam. XIV : Cryptnrida 1 Ilinsiiuhü 

92 Tinamus solitarius Vieill. — Ihnambii kaáguá — 

Az. n° 332. 

93 Crypturus obsolctus (Temm.)—Ihnambu apé-kih’á 

— -Az. n° 339. 

94 Cryturus tataupá (Temm.)--Ih. tataupá — Az. n° 329. 

95 Crypturus undulatus Temm. — n° 331. 

96 Rhynchotus rufescens ( Temm.) — Ihnambii guasü— 

Az. n° 326. 

97 Nothura maculosa (Temm.) — Ihnambü-í — Az. 

n° 327. 

98 Nothura boraquira( Spix) — Paraguay (Scl. & Salv.) 

Ordo: COLUMBIN.E PALOMAS 
Fam. XV: <’olnnil>i«ln.v Pilikasii 

99 Columba picazuro Temm. — Pihkasü-rö — Az. n° 317. 

100 » rufina Temm. ?--Pihkasü barrero — Az. 
n° 319. 

101 Enyypiila chalcauchenia Salvad. ? — Djerutí — Az. 

n° 320. 

102 Gcotrycjon montana (Linn.) — Djerutí puíhtä—Az. 

n° 321. 

103 Leptoptila ochroplera (Natter.) — (hallada por Bo- 

relli). Col. Risso. 

104 Chamcepelia talpacoti (Temm.)—Puih-kü’í puihtá — 

Az. n° 323. 

105 Chamcepelia yriseola( Spix) — Phi-kü’í pé—Az. n° 325. 

106 » miantoptera W. Bertoni — W.Bert. n° 12. 

107 =» plumbea W. Bertoni — Puih-kü’í W. 

Bert. n° 13. 

108 Pcristcra cinerea (Temm.) — Rohde. 

109 Zenaida auriculata (Des Murs) — Az. n° 322. 

110 » viryata M. et W Bertoni. — W. Bert. n° 11 

111 Columbula picui (Temm.) — Puih-kü’í — Az. n° 324' 

Ordo: SCANSORES — TREPADORAS. 

Fam. XVI: Rliainpliustida* — Tnkanos 

112 Rhamphastos toco (Gml.) — Tnkano — Az. n° 50. 


— 191 — 

113 Rhamphastos clicolorus Linn. — Tukä-í — Az. n° 51. 

114 Pteroglossus attalorhynchus M. Bertoni-- W. Bert. 

u° 14. 

Fam. XVII: Prfoiiitidre ( Momotidce Berl.) 

115 Prionites tutu (Baryphíengus ruficapillus (Vieill.)— 

Az. n° 52 Gwilirá ihvigwih. 

Fam. XVIII: Trogonidae—Nuni kii.i 

116 Trogon surucua Vieill. — Az. n° 270. 

117 » variegatus Spix—Coi. Risso (Borelli.) 

118 » splendiclus W. Bertoni, ( Tr. arantius ? )— 

Surtí-ku’á djü — n° 16. 

119 Megacephalns bitorqucitus W. Bertoni — Alto Pa- 

raná (n° 18). 

120 Microtrogon fulvescens W. Bertoni — (n° 19.) 

121 » galbulo'ides W. Bertoni, ( Galbula sp. ? ) 

—Alto Paraná, (n° 20). 

Fam. XIX: Burcoiildae 

122 Bucco chacuru (Vieill.)—Tshakurü— Az. n° 261. 

Fam. XX: CJiiculidíc—t/iiclillos. 

123 Grotophagci ciui Linn. — Anö — Az. n° 263. 

124 » major Linn. — Anö guasü — Az. n° 264. 

125 Guirct piririgua (Vieill.) — Piririguá ö Piririta Az. 

n° 262. 

126 Diplopterus naevius (Gml.) — Tshotshí — Az n° 

266 & 269. 

127 Geophilus jasijaterc W. Bertoni — Alto Paraná; 

W. Bert. n° 21. 

128 Piaya cayana (Linn.) — Tingasü—Az. n° 265. 

129 Coccyzus melanocoryphus (Vieill.)—Az. n° 267. 

130 » cinereus Vieill. — Az. n° 268. 

Fam. XXI: Picida?—Ilipekíi, Picos 

131 Campephilus rufifrons W. Bertoni — Alto Paraná. 


192 


132 » melunolencus (Gml.) Ihpekü kuartelero — 
Az. n° 249. 

133 Campe'philus robnstus (Lielit.) — Az. n° 250. 

134 Ceophlanis lineatus (Linn.)Az. n° 248. 

135 » erythrops (Valenc.) — Pirapö, (Dr. Borelli). 

136 ■ » cjaleatus (Temin.) — Paraguay (Dr. Borelli). 

137 Ficus mi.rtus Boclcl. — Az. n° 259. 

138 Dendrobates (juttatus \V. Bertoni — Ihpekü pará 

139 » olivinus (Malh.)— Az. n°‘ 258? — Borelli. 

140 » aurulentus (Licht.) — Az. n° 257. 

141 CJdoronerpes eltrysoelüorus (Vieill.) — Az. n° 256. 

142 Chrysoptüus cristatus (Vieill.) Az. n° 252 

143 » melanocJtlorus (Gm.) — Villa Rica, (Dr. 

Borelli). 

144 Melanerpes flaviflons (Vieill.) — Az. n° 255. 

145 » caetormn (Lafr. & D’Orb.) — Paraguav, 

(Dr. Borelli). 

146 Leuconerpes candidus (Otto) — Ihjiekü la novia — 

Az. n° 254. 

147 olaptes eampestris (Vieill.) — Ihpekü-ñü — Az. 
n° 253. 

148 Celeus lugubris (Malh.) — Az. n° 251. 

149 Picumnus cirrhatus Temm. — Ihpekü-í Az.n° 260 

Pam. XXII: Psittsicidíe—I.oros 

150 Ara chloroptera Gray — Gua’á puihtá — Az. n° 271. 

151 » eanincle (Wagl.) — Kanindé — Az. n° 272. 

152 » glauca (Vieill.) — Gua’á hovih — Az. n° 273 

153 » auricollis (Cass.) Col. Risso Dr. Borelli. 

154 » maracana (Vieill.)—Marakaná — Az. n° 274. 

155 Conurus leucopldhalmus (Müll.) — Aruá-í — Az. 

n° 275. 

156 Conurus nendcty (Desm.) — Ñendái — Az. n° 179. 

157 » acuticaudatus (Vieill.) — Az. n° 278. 

158 » aurevs (Gml.) —Az. n° 280. 

159 Pyrrhura chiripepc (Vieill.) Tshiripepé — Az. 

n° 281 ? 

160 Pyrrhura Boretlii Salvacl.- - Col. Risso, (Borelli). 

161 Myiopsiltacns monaclius (Bodcl.) — Az. n° 282. 

162 Brotocjerys dtiriri (Vieill.) — Tü’í tshihrihrih — Az. 

n° 283.' 


103 


16o Ghrysotis vimtcea (Wied) Parakáu keréu — Az. 

ik ; 286. ’ 

164 Chrysotis aestiva (Lath.) — Sakuádjü Az. n° 285. 

165 Pionns maximiliani (Kuhl) —Síli’i — Az. n° 287. 

166 Pionopsüta pilcata (Scop ) — TiTí gwembé - Az 

n° 284. 

167 Psitta ula passerina (Linn.) — Az. n° 288. Mbeimbei. 
Ordo : PASSERES ( INSESSORES ) PÁJAROS 

Fam. XXIII: .4k*e<lini<lit k Martin-pescadores 

168 Cer/jte torjuafa (Linn) — Az. n° 418 (mas), y 417 

(ftemina). 

169 Ceryte amazona (Lath.)—Az. n° 420 (m.), (f.) 419. 

170 americana (Gml.)— Az. n° 421 (mas). 

Fam. XXIV : l>oiidro<*olaptí«l;e Trepculores, 

(Ihpekuü) 

171 Furnarius rufus (Gmh)? — Ogaraitíh, 6 Alonso 

García — Az. n° 221 

172 Sittosomus erilhacits (Licht.) Tebikuarih.(D r Brelli) 

173 Xenops rutilns (Licht.)—Id. ibid. 

174 » arj)bronchus W. Bertoni Paraná (n° 41). 

175 Di/sithamnus mentatis (Temm.) — Paraguay, (Dr. 

Borelli). 

176 Corythopis calcarata - (Max.) Id. ibid. 

177 Picolajdes anyusfirostris (Vieill) — Az. n° 242. 

178 > Koen isiraldian ns W. Bertoni — Alto Paraná. 

179 Xijjhocotapfes major (Vieill.) Ilipeku puihtä — 

Az. n° 241. 

180 Xij>hocolaptcs paranensis W. Bertoni—Paraná. 

181 Dendroeolaptes turefcro W. Bertoni. 

182 Campylorhamphus lomjirostris W. Bertoni Alto 

Paraná. 

183 Acanthurus microrhynchus W. Bertoni 

184 Anabazenops oleayineus Scl. — Paraná (Page). 

?185 Heliob/etus eontaminatus Liclit.?- Az. n° 245? 

186 ( Philydor?) Az. n° 247, (no reconocido). 

187 . sp. rubricaiulatns, (Deudroeopus Vieill., erro- 

re?)—Az. n° 246. 

?188 . sp. yriseicupiltus , id. id. id. — Az. n° 244. 


189 

190 

191 

192 

193 

194 

195 

196 

197 

198 

199 

200 

201 

202 

203 

204 

205 

2o6 

207 

208 

209 

210 

211 

212 

213 

214 

215 

216 

217 

218 

219 


194 


Phaecllodomus ruber (Vieill.) Aíhunbih — Az. 
n° 220. 

Pl/acellodomus Benjiamis W. Bertoni — Paraná. 
» sineipitalis Cab.? — Paraguay. 

» sp.? Az. n° 238. 

. sp. pyrrholeuca , (errore Sylria, Vieill.) — Az. 

n° 231. 

Thripophaga? ruficollis (Vieill.) Az. n° 240. 
Amunbius aiiumbi (Vieill.) — Aüumbih - Az. n° 222. 
Coryphistera alandina (Bnrm.) — Paraguay. 
Synallajcis frontatis Pelz. — Az. n° 236. 

» albilora Pelz.? — Az. n° 239? 
cinuamotnea Gml. Az. n° 233. 
tt/axi/nüiani D’Orb. — Az. n° 235. 
phryyanophila Vieill. — Az. n° 229. 
sj).—Az. n° 237. Gwihrá-karagua tatih. 
fnrricaudatus W. Bertoni - Alto Pa- 

raná. 

cururnoí W. Bertoni Alto Paraná. 
Leptastheunra ptatensis Reichb. -Paraná (Page). 
Phta i ocryptes ntelanops (Vieill.) — Az. n° 232. 
Ciuclodes fuscus (Vieill.) — Az. n° 147. 

Geoa'ciit orhyctera W. Bertoni — Alto Paraná. 

Fam. XXV: Trooliilirta* — ^lniiiiiinHili. 

Lamporuis uiyricollis (Vieill.) Az. n° 296 y 295. 

Musarum M. et W. Bertoni -Paraná. 
Phu'thoruis purayuaycus s W. Bertoni — Paraná. 
Ilefiomasfer fnrcifer ( Vieill.) —Az. n° 299 A 297. 
Caltipl/Io.r microplero M. et W. Bertoni -Paraná. 
Phantphomicro/t Mefchtalianiis W. Bertoni — Pa- 
raná. 

Chlorostilbon splendidns (Vieill.) - Az. n° 293, 
292, 294. 

Chlorostilbon eyanothorax Bertoni Alto Paraná. 
Chrysuroniu ruficottis (Vieill.) — Az. n° 291 A* 290. 
Cephuloepis apirati M et W. Bertoni — Alto Pa- 
ranaT’guar. Mainumbili apirati. 

Troehitus chlorobronehus W. Bertoni — Alto Pa- 
raná. -Mainumbih apirati. 




195 


Fam. XXVI: Cypselfdse Oipselidos 

220 Ckfvtura cwereieauda Cass.? -- Mbihdjuí-mbopí — 

Az. n c 3«>7 ? 

221 Acrornis nireifrow* \N Bertoni — Alto Paraná. 

Fam. XXVII i’apriiiiiilgiílir - filivilhdjaii. 

222 Nyctibins jumaicensis (Gml.)^ Urutáu z. n° 308 

223 Poftarjer nacundá (Vieill.) Ñakundá Az. n° 312. 

224 Chordeiles viryinianus (Gml.) — Gwihrá ateíh — 

Az. n° 313. 

225 Stenopsis candicans «Xatt. » Pelz. Az. n° 314. 

226 Ilydropsalis furcifer (Vieill.) Az. n° 309. 

227 » sp.?~- Az. n° 315. 

228 Nyetidromus albicollis (Gml.)—Az. n° 310. 

229 Anthrostomus parvulus (Gould.) —(Az. n° 316?)— 

Päraguay. 

230 Ileteothreptus anomatus (Gould.) Col. Risso (Dr. 

Borelli). 

Fam. XXVIII: Miruiidiaidse—Mbihdjuí 

Golondrinas 

231 Proyne furcata Baird.—Paraguy (Page). 

232 » domestica (Vieill.) — Golondrina domestica 
— Az. n° 300. 

233 Proyne tapera fusca (Vieill.) — Az. n° 301. 

234 Petrochclidon pyrrhonota (Vieill.)—Az. n° 305. 

235 Ilirundo erythroyastra Bodd —Az. n° 302. 

236 » leucorrhoa Vieill. Az. n° 304. 

237 Atticora cyanoleuca (Vieill.)—Az. n° 303. 

238 » fucata (Temm.)— Paraguay (Temm.). 

239 Sletyidopteryr rufico/tis (Vieill.)—Äz. n° 306. 

Fam. XXIX: í'orvidir Alíá-r 

240 Cyanoeorax piJcatus (Illig.) Temm. (1)—Akä-e- 

Az. n° 53. 

241 Cyanoeorax cyanomctas (Vieill.) — Akñ-e liti — Az. 

n° 54. 


(1) C. chn/sops (Vieill.), Berl. 



100 


242 Cjfanocorax arnilcns (Yieill.) Az. n° 55. 

243 Bruehjjrlnuitp/nts elct/ans M. et \V. Hertoni Alto 

Paraná. 

Fam. XXX: loleridse 4.ÍwihrjMiíi 

244 Osthwps (iccamanus (Pall.) Djapu — Az. n° 57. 

245 Chcrrieauur W. Bertoni- Alto Paraml 

246 Cassieus alhiroslris (Yioill.)— Tshápi- Az. n° 59. 

247 Amblt/ecrcus solitarius (Vieill.) — Az. n° 58. 

248 Cassidix oryzivora (GinL) Gwihrá-hu guasü — Az. 

n° 60. 

249 Doiichoujj.v orjjzirorus (Linn ) — Az. n° 131 & 130. 

250 Molothrus bouaricnsis (Gml.) — Gwihrá-h Az. 

n° 61. 

251 Moiothrus brcrirosfris (Lafr. X* D'urb.) - Berlepsch 

n° 79, (Az. 62?). 

252 Moloihrus badius (Yieill.) Az. n° 63. 

253 A</ci(cus fhiiius chrtjsocarpus (A r ig.) — Az. n (> 67. 

254 cjjauojms ( Yieill ) Az. 71. 

255 » f/arus (Gml ) Az. n° 66. 

256 Ajjclicus raficupiitus (Yieill ) Az. n° 72. 

257 ruficoBis M et W. Bertoni Alto Paraná. 

258 Leistcs superciJiuris (Bonap.) xVz. n° 70. 

259 Ambljjrhinuphus hoioscriccm (Öeop ) Az. n° 73. 

260 Pscudotcistcs jjuiruhurö (Yieill.) Gwihrá-liü rö— 

Az. n° 64 

261 Icfcrus jujrrhopterus ( Yieill.)— Gwihrá-hü mí- Az. 

n° 74. 

262 Aphobas chojii ( Yieill.)—TshöplAz. n (> 62. 

Fam. XXXI: Friaigillidse — Amadíuidos 

263 Guiraca cijauca (Linn.) Gwirá-djurü-tü-í Az. 

n° 118. 

264 Guiraca jjla aco-cicrutca (Lafr. A D’Orl).) Para- 

guay, (Az. n° 119?). 

265 Orjjzotíorus torridus (Gml.) — Az. n" 121. 

266 Xpcnuophita hjjpoxantha Cab. Az. n° 122. 

267 - (c/jancu?) sp. n Alto Paraná. 

268 » sp. Alto l'araná. 

269 hjjpotcum (Lieht.) Az. n° 223. 


— 197 


270 Spermophila curulescens (Vieill.) — -Az. ii° 125. 

271 » collaria (Linn.) — Az. n° 124? 

272 » lineola (Liim.)—Rio Vermejo (Page). 

273 » aurantiirostris W. Bertoni — Alto Pa- 

raná. 

274 . s}>. mulans (errore Coccothranstes, Vieill.) — 

Az. n° 126. 

275 Votatinia jacarina (Linn.)—Az. n° 138. 

276 Paroaria cullata (Lath.) —Kardenal—Az. n° 128. 

277 » capitata (Lafr. A D’Orb.) — Aká-pihtá — 


Az. n° 137. 

278 Paroaria cervicalis, Sclat.; Sharpe, p. 814 -Para- 

guay, (Dr. Borelli). 

279 Coryphospine/us cristatus (Bodd.) — Ará-gwihrá ö 

Gwilirá-tatá—Az. n° 136. 

280 Coryphospinuus pileatus (Wied) — Az. n° 114 (?). 

281 Poospiza assimilis Cab.? — Az. n° 116 (?). 

282 » melanoleuca (Vieill.)—Az. n° 144. 

283 » nigrorufa (Lafr. & D’Orb.)—Az. n° 142 

284 Donacospiza albifrons (Vieill.) — Az. n° 234. 

285 Coccothraustes Anibrosettianus W. Bertoni — Alto 

Paraná. 

286 Zonotrichia pileata (Bodd.) — Tshesili-asih — Az. 

n° 135. 

287 Coturniculus manimbé (Licht.) ( l )—Manimbé—Az. 

n° 141. 

288 poturniculus sp. (peruanus Bp.?) -Tshipiíi — Az. 

n° 139. 

289 Embernayra platensis (Gml )—Az. n° 90. 

290 Emberizoides sphenurus (Vieill ) Az. n° 230. 

291 » melanotis (Temm.) -Az. n° 140. 

292 Chrysomitris ictcrica (Licht.) — Paratshi — Az. 

n° 134. 

293 Sycalis pelzetui Sch—Tshuí — Az. n° 133. 

?294 » arvensis (Ivittl.) — Az. n° 132? 

295 » ? sp. crhysocephala (orrore Coccothraustes , 
Vieill.) — Az. n° 120. 

296 (?)—Az. (Montés: Verdoso y cabeza de canela) 

n° 115. 

297 Ptjrorhamphus Berlepschianus W. Bertoni Paraná. 

298 Berc/ia Solanorum W. Bertoni-Alto Paraná. 


(i) Ammodromus sp. 




- 198 - 


Fam. XXXII: Tmiagi*i<lse -Sadjovili o Sai-liovih 

299 Eupkonia nujricottis (Vieill-)—Az. n° 98. 

300 » chlorotica serrirostris (Lafr. & D’Orb.) 
Az. n° 99. 

301 Euphonia aurantiicollis W. Bertoni — Alto Paraná. 

302 » cyanoblephara W. Bertoni — Id. 

303 » Berlepschiana W. Bertoni — Ibid. 

304 » Egusquizw W. Bertoni — » 

305 Pipr dea melanonota (Vieill.) — Az. ° 104. 

306 Calliste septemcolora W. Bertoni—Paraguay. 

307 » pretiosa (Cab.)—Az. n° 95 (mas), 97 (foem.). 

308 » flava (Gml.)--Az. n° 96. 

309 Stcphanophorus teucocephalus (Vieill.) — Az. n° 93. 

310 Tanagra sayaca (Linn.) — Az. n° 92. 

311 » bonariensis Gml.)—Az. n° 94. 

312 Piranga Azane D’Orb. - -Pirangá—Az. n° 88 & 87. 

313 Phamicotrhaupis rubica (Vieill.) — Az. n° 85. 

314 Tachyphonus melateucus (Sparrm.) -Az. n° 76. 

315 » coronatus (Vieill.) — Az. n° 77. 

316 Trichotrhaupis metanops (Vieill.)- Az. n° 101 & 100. 

317 Nemosia guira (Linn.) — Az. n° 102. 

318 » pileata (Bodd.) —Az. n° 105 & 110. 

319 Arremon polionotus Bp.—Az. n° 78? 

320 Saltator cwrulescens Vieill.—Az. n° 81 — (Ilavía). 

321 » aurantiirostris Vieill. — Az. n° 83— Id. 

322 » atricoltis Vieill. -Az. n° 82 & 84. 

323 Diplochilus .ranthoclitorus W. Bertoni — Havía 

saihdjií. 

324 . sp. plumbea, (errore Pipra y Vieill.) — 

Az n° 111. 

Fam. XXXIII: Ciielidorliampliidie 

325 Chelidorhamphus orhycterus M. et W. Bertoni — 

Paraguay. 

Fam. XXXIV: Pipnilio — Wanakins 

326 Pipra Morenoana W. Bertoni—Paraguay. 

327 Chiroxiphia caudata (Shaw.)—Az. n° 112. 



199 — 


Fam. XXXV: Luiilartac 

828 Psaliurus Acevalianns W. Bertoni Alto Paraná. 
Fam. XXXVI: (/Otin^idíe. ( Tyraiini<lic ? ) 

829 Tityra brasilíensis Sws.—Ihrihvü-tí-mí Az. n° 207. 

330 » atricapilla (Vieill.) Bertoni—Az. n° 206. 

331 Climacocercus ct/anocephalns (Vieill.) Bertoni — 

Az. n° 217. 

332 Haclrostomus atricapillns (Vieill.) — Az. n° 209 &208. 

333 » Borellianus W. Bertoni—Paraguay. 

334 Pachyrhamphus viridis (Vieill-) — Az. n° 210. 

335 » nit/cr (Spix)—Paraguay (Rohde). 

336 Casiornis rubra (Vieill.) A . n° 188. 

337 Pliytotoma rutila Vieill. — Az. n° 91 (m.), 86 (foem.). 

Fam. XXXVII: Pyroderiilic 

338 Pijroderus scutatus (Shaw.) Djakü-toro — Az. n° 56. 

Fam. XXXVIII: Tyranulilic — Suirirí 

339 Tamioptera nem/cta (Linn.)—Pepö-asá — Az. n°201. 

340 » eoronata (Vieill.) — Az. n° 202. 

341 » dominicana (Vieill.) Pepö-asá —Az. 

n° 203. 

342 Tcenioptera irupero ( Vieill.) — Ihruperö, Blanka-flor 

—Az. n° 204. 

343 Fluvicolci albiventris (Spix) — Az. n° 175. 

344 Arnndinicola leucocephala (Linn.) — Az. n° 176. 

345 Alectornrns (/uiru-yetapa (Vieill.) — Gwihrá djetapá 

— Az n° 226. 

346 Alectorurus tricolor (Vieill.) — Az. n° 225. 

347 Cybernetes yetapá (Vieill.) — Djiperü—Az. n° 75. 

348 Sisopytjis icterophrys (Vieill.) — Az. n° 183. 

349 Berlepschia chrysoblephara W.Bertoni—Paraguay. 

350 Ceraphancs anomalus W. Bertoni -Alto Paraná. 

351 Cnipolegns cyanirostris (Vieill.)- Az. n° 181 (mas), 

178 (fcem.j. 

352 Lichenops perspicillatus (Gml.) — Pico-plata — Az. 

n° 228 (m.), 182 (f.). 


200 — 


353 Copnrns snbniger W. Bortoni -Paraná. 

354 • colonns (Yieill.)—Az. n° 180. 

355 Machetonris rixosa (Yieill.)—Az. n° 197 
350 Ccntvites niyer (Bodcl.) Az. n° 149. 

357 llytocentrit.es ambulutor W. Bertoni--Paraguay. 

358 Plutyrhynclnis mystaceus (Yieill.)—Az. n° 173. 

359 Enscarthntus minvtus W. Bertoni — Tatslmrí. 

360 s > gularis (Tenun.) n° 169 de Az. 

361 » marqaritaeeiventris (Lafr. & D’Orb.) 

Az. n 172. 

362 Euscarthnms sp.?—■-Az. n° 170. 

363 Ilabrnra peetoralis (Yieill.) Az. n° 165. 

364 Hapaloeercus meloryphus (W 7 ied.)V—Tatshurí, Ca- 

ritshü -Az. n° 164 

365 Hapalocereus ftaviventris (Lafr. & D’OrD.) — Az 

n° 171. 

366 Iíapaloccreus albifrons \Y. Bertoni Alto Paraná. 

367 plumbeipes W. Bertoni—Trinidad. 

368 (?) sp. pyrrhonotus Yieill. — Az. n° 163. 

369 » sp. rabidus (Yieill.)—Az. n° 166 

370 Hcniitrisens Salvadorianus W. Bertoni—A.Paraná. 

371 » ~ Barberemv W. Bertoni—Alto Paraná. 

372 diops (Tenim.)?-Az. n° 168. 

373 Serphophaya suberistata (Vieill.)—Turi-turí—Az. 

n° 160. 

374 Scrphophuga nigrieans (Vieill.) — Az. n° 167. 

375 cinnanioeephula W. Bertoni Pa- 
raguay. 

376 Cyanotis Azara’ (Naum.) — Az. n° 161. 

377 Ornithion obsotetum (Temm.)—Az. n° 162. 

378 Elainea ulbiceps (Lafr. & D’Orb.)—Kohde. 

379 » viridieata (Vieill.) Az. n° 156. 

380 » sp — Az. n° 159—(Paraná). 

381 » payana (Lieht.) -Paraguarí (Borelli). 

382 » Arechavaletie W. Bertoni — Alto Paraná. 

383 » Hotmberyiana W. Bertoni Id. 

384 Phylloa’.eia chlorolenea W. Bertoni - Id. 

385 Renyyerornis leueophthalmus W. Bertoni -Ibid. 

386 Enipidayra suiriri (Yieill ) Az. n° 179. 

387 Leyatns a/bicollis (Yieill.) -Az. n° 180. 

388 Pitamjns botivianus (Lafr.) -Pihtáguá—Az. n° 200. 

389 Suristes sibitator (Yieill.) Az. n° 191. 

390 Myiophtl/nrus Morenoanns W. Bertoni -A. Paraná. 


201 


‘391 Myiodynastes soli arius (Vieill ) -Az. n° 196. 

392 Megarhynchus pitanguá (Linn.)—Az. n° 199. 

393 Hirundinea beUicosa (Vieill.) — Az. n° 189. 

394 Pt/rocephalus rulnneus (Bodcl.) — Gwilirá-puilitä— 

Az. n° 177. 

395 Pyrocephalus sp. n.—Paraná 

396 Émpidonax bimaculatus (Lafr. A*I)’0rb.) — Para- 

guay (Page). 

397 Contopus brachytarsus Sclat.— Col. Risso (Bocelli). 

398 » sp. ? (sp. punctata Vieill.)—Az. n° 184. 

399 Myiarchus fcrox (Gm.)—Az. n° 194? 

400 » erythroccrcus Scl. & Salv. — Az. n° 195. 

401 » Stauffacherianus W. Bertoni—Paraná. 

402 Empiclonomus rarius (Vieill.)—Az. n° 187. 

403 » aurantio - a/ro-crisfalus (Lafr. & 

D’Orb.)—Az. n° 185. 

404 Tyrannus melancholicus Vieill — Suirirí guasü— 

Az. n° 198. 

405 Milvutus tyranuus (Linn.)—Djetapá—Az. n° 188. 


406 . (Tachuri: Ala extraña — Az. n° 174). 

407 . sp. aurieapillus (Sws.), (errore Basilen- 

tcrus Berl.)--Az. n° 154. 

408 . sp. caudacuta (Vieill.), (errore Musci- 


capa Vieill.)—Az. n° 227. 

Fam. XXXIX: lIiiiotilti«lju 

409 Parula pitiayumi (Vieill.) — Puihtiá-dju-mí — Az. 

n° 109. 

410 Goethlypis eanicapilla (Sws.)—Az. n° 155. 

411 Basileuterns leucobtepharus (Vieill.) — Az. n° 153. 

412 » flavcolus (Baircl) — Paraguay (Page). 

Fam. XL: Motauillidiu 

413 Anthus correndera Vieill. — Az. n" 145. 

414 » chii Vieill. Gwihrá-tapé — Az. n° 146. 

415 » nattereri Sclat—Paraguay (Dr. Borelli). 

Fam. XLI: Troglodytiílsu 

416 Donacobius atricapillus (Linn.)—Az. n° 219. 





202 — 


417 Troglodyles furvm (Gml.) — Masakaraguaí - Az. 

n° 150. 

418 Cisiothorus polyglottus (Vieill.) — Az. n° 151. 

Fatn. XLII: Tireoniilae (Sylviculcv) 

419 Phyllopneustc flavifrons W. Bertoni — Alto Paranä. 

420 Vireosylvia chivi (Vieill.) — Az. n° 152. 

421 Cyclorhis viriclis (Vieill.) — Az. n° 89. 

Fam. XLIII: Tliainnopliilidie ( Formicariid(v , 
Sylviidce ) — UI batará 

422 Tluimnopliilus major Vieill. Albatará Az. n°211. 

623 » Rohdei Berl— Id. (Bohde). 

424 » ccernlescens Vieill. — Az. n° 213 & 214. 

425 » radiatns Vieill.-Tsheoro-pará — Az. 

n° 212. 

426 Thamnophilus rnficapülvs Vieill.—Az. n° 215. 

427 > leuconotus W. Bertoni Paraná, 

Kaáguasü, (n°82). 

428 Thumnophüus Laihlleanus W. Bertoni—A. Paraná. 

429 » flavescens M. et W Bertoni — (n° 84). 

430 » Rodriyuezianm W. Bertoni -Para- 

ná, (n° 85). 

431 Dendrocecia erythroptera W. Bertoni— « (n° 86). 

432 Formicivora rufatra Lafr. & D’Orb.V — Az. n° 216 

433 » rnbricollis W. Bertoni — Alt.o Paraná. 
(n° 87). 

434 Formicivora ArechavalcUv W. Bertoni— Id (n°88). 

435 Phyltobates \erythronotns W. Bertoni— Id (n°89). 

436 Polioptüa dnmicola (Vieill.) — Az. n° 158. 

437 » mclanocephala \\2 Bertoni — Paraná, 
(n° 90). 

Fam. XLIV: tVreI>iilsi‘ 

438 Dacnis cyanomelcis (Gml.) —Sadjovih — Az. n° 103. 

439 » speciosa (Vieill.)V— Az. n° 107 (m.), 106 (f.). 

Fam. XLV: C^ertliiolsr 

440 Cerfhiola patmarum \V. Bertoni Alto Paraná 

(n° 91). 


— 2 03 


Fam. XLVI: Tiirdula*—líorotslihv. Kahuidrias 

441 Turclus leucomelas Vieíll. — Korotshiré moroti—Az. 

n° 80. 

442 Turclus rufiventris Vieill.—K. pnilitä — Az. n° 79. 

443 » tephromelas W. Bertoni — Alto Paraná. 

444 » metallophonus W. Bertoni— Td. 

?445 » albiventer Spix—Paraguay? 

446 Mimus moclulator (Gould) — Kalandria—Az. n° 223. 

447 » triurus (Vieill.)—Az. n° 224. 

Fam. XLVII: Cliauisrxidsr—Vni-í 

448 Ghamceza tshororo W. Bertoni—Ihnambü tshororö 

— Paraná. 

?449 Chamcezci sp. (Nocecl<e?)—kz. n° 333. 

450 Chamcebates ruñventris W. Bertoni—Urü-í (Alto 

Paraná). 

Ordo: RAPTATORES—BAPACES 
Fam. XLVIII: Acripitridte — Taguato 

451 Thrasyaetus harpyia (Linn.)— Taguatö ruvitshá— 

Djutih, Paraná. 

452 Morphnus guianensis (Daud.)—Ihrihvu tinga. 

453 Spizcietm ornatus (Daud.)—Urutaurana—Az. n° 23. 

454 » cipircdi W. Bertoni—Taguatö apirati— 
Alto Paraná. 

455 Buteo albicaudatus Vieill.—Az. n° 10. 

456 Antenor unicinctus (Temm.) — Az. n° 19. 

457 Microactus Holmbergianus W. Bertoni — A. Paraná. 

458 Geranoaetus melanoleucus (Vieill.) — Az. n“ 8 & 9. 

459 Hijpomorphnus urubitinga (Gml.) Taguatö hü, 

Taguatö pará—Az. n° 17 A 20. 

460 Hypomorphnus sp. — Paraná. 

461 Harpyhaliactus coronatus (Vieill.)—Taguatö hovih 

—Az. n° 7. 

462 Heterospizias mericlionalis (Latli.)—Az. n° 11. 

463 Busarellus nigricollis (Lath.)—Az. n ö 13. 

464 Buteogallus <equinoctialis (Gml.) — Az. n° 14. 

465 Elanoides furccitus (Linn.) —Taguatö djetapá — 

Az. n° 38. 


466 Elanus lencnms (Vieill.) — Az. n° 36. 

467 » amanroleucus W. Bertoni — Alto Paraná. 

468 Ictinia plnmbea (Gml.) — Sui-suí — Az. n° 37. 

469 Leptodon cayenensis (Gml.)—Halkön moroti—Az. 

n° 34. 

470 Tinnunculus cinnamominus (Sws.) — Halkön-í— 

Az. n° 41. 

471 Hypotriorchis fnsco-ciernlescens (Vieill.) — Halkön 

íiovih — Az. n° 39 & 40. 

472 Ilypotriorchis melanoyyne W. Bertoni — Halkön liü 

— Parana. 

473 llypotriorchÄs ophryophanes T. Salvadori — Col. Ri- 

sso (Dr. Borelli). 

474 Pantlion hatiaetus carolinensis (Gml.) — Paraguay 

(Rohde). 

475 Asturina pnchcrani (J. & E. Verr.) Paraguav 

(Dr. Borelli). 

476 Potaniolcyus superciliaris (Vieill. ?) Bertoni—Ka- 

rantshillo — Az. n° 25? 

477 . sp. braehyura Vieill. V — Az. n° 21. 

478 Rupornis nattcreri saturata Sel. & Salv.? — Indadje 

— Az. n° 30. 

479 Rupornis niyra W. Bertoni—Alto Paraná. 

480 Accipiter vinjatus M. et \V. Bertoni -Taguatö-í 

(n° 105). 

481 Accipüer erythrocneniis Gray. — Az. n° 27. 

482 » püeatus (Wied)—Taguatö-í hovih—Az. 
n° 26 (ad.), 24 (juv.). 

483 Accipiter sp. n. — Alto Paraná (mihi). 

484 Trasyaccipitcr seniinocturnis W. Bertoni—Paraná. 

485 Gampsonyx ranivorus W. Bertoni- Alto Paraná. 

486 Geranospizias yracilis (Temm.)—Az. n° 22. 

487 Micrastur mclanoleucus (Vieill.) — Az. n° 28 (ad.), 

n° 29 (juv.?). 

488 Circns cincreus (Vieill.) -Az. n° 32 & 33. 

489 » maculosns (Vieill.) — Az. n° 31 & 12. 

490 Rostrihamus sociabilis (Vieill.) — Col. Risso (Dr. 

Borelli). 

491 RostriJuinms tcnuirostris W. Bertoni — AltoPáraná. 

492 Herpetotheres cachinnans (Linn.)—Makäguá — Az. 

n° 15. 

493 Milvago chimanyo (Vieill.) — Iviri-kirí — Az. n° 5. 

494 » chimachima (Vieill.) — Kara-kará-í — Az. n° 6. 



205 


495 Polyborus tluirus (Molina)— Kara-kará — Az. n° 4. 

Fam. XLIX: Tnltnriclte-Ihrilivií 

496 Gathartes aura (Linn.)—Ihrihvü aká-pirái— Az. n° 3. 

497 » atratus (Bartr.)—Ihrihvü — Az. n° 2. 

498 fíyparchus papa (Linn.) - Ihrihvü ruvitshá Az. 

n° 1. 


Fam. L: Stiigidai-Kstríjidas 

499 Bubo mayellanicus (Gml.)—Xakürutü — Az. n° 42 

500 Scops brasilianus (Gml.) — Urukureá kaágwih — 

Az. n° 48. 

501 Speotyto cunicularia (Mol.)—Urukureá ñü — Az. 

n° 47. 

502 Glaucidiuni ferox (Vieill.) — Kavuré-í Az. n° 49. 

503 Asio mexicanus (Gml.) — Xakürutii — Az. n° 44. 

504 Syrnium suindá (Vieill. )— Suindá 6 Sihindá — Az. 

n° 45. 

505 Syrnium perspicillatmn (Lath.) — Az. n° 43. 

506 » Koeniswaldianum W.Bertoni—A.Paraná. 

507 » Borellianum M. et W. Bertoni — Sihindá 

kaágwih. 

508 Nyctale Beryiana W. Bertoni — Id. id. 

509 » fasciata M. et. W. Bertoni—Paraná. 

510 Strix flammea perlata (Licht.) — Leclniza — Az. 

n° 46. 

511 Strix Holmbergiana M. et W. Bertoni—A. Paraná. 

Urdo. STRUTHIOMORPHl 
Fam. LI: Rheñdíe (Rrevipennes) 

512 Pthea americana Latli. — Ñandü, Tshurí — Az. n° 339. 

apéndice á la familia crypturidaí 

98 B Taoniscusnanus (Temm.)— Ihnambü-karapé — Az. 
n° 328. 



Todas las citadas especies, bien distintas aunque 
algunas pocas son aiín indeterminadas, existen en el 
Paraguay actual, y más aün, liay especies que no cito 
por ser inéditas y faltarme el tiempo para describirlas. 
Sin embargo hay muchas (ine no son de este país y 
no llegan sino accidentalmente, impulsadas por algün 
huracán 6 por otras causas; pero no por eso debe 
dejarse de contarlas entre las especies paraguayas, lo 
mismo se liace en otras partes, por ejemplo cuando 
una de nuestras especies, la Ciconia maguart, fue 
arrojada á la costa de Francia por un huracán; estcr 
fué un caso ünico conocido, sin embargo se enumera 
al Mbaguarí entre las aves europeas. 

Si más tarde dispongo del tiempo necesario, haré 
seguir un apéndice más 6 menos extenso, con los nu- 
merosos datos nuevos (pie tengo y aclarando algunos 
puntos obscuros respecto á la clasificaciön de muchasde 
las especies citadas, v con la diagnosis á la que tuve 
que renunciar por falta de tiempo. En fin hago punto, 
esperando que estas pájinas, aunque muj r mal es- 
critas, puedan tener alguna utilidad. 



ORTOGRAFIA TECNIOA 


ADorTADA POll LO« CONGUESOS INTEUNAC'IONALES DE ZOOLO.IÍA V BOTANIOA 


Las reglas <|iie sigueu se aplican para la transcripciou de los 
nomhres jeogi'aficos y vulgares de los países cpie no tienen escri- 
tura propia 6 <pie escriben con caracteres diferentes de los latinos. 
En el primer caso se haila el guaraní, y deseando que los nom- 
bres vulgares sean leídos y [U’onunciados como es debido en cual- 
quier parte del mundo, he adoptado esa ortografía, que es la 
siguiente: 


N u 

Letras admi- 
tidas 

Letras corrcs- 
pondientes en 
español 

OBSERVACIONES V EJEMPLOS 

1 

a 

a 

Pronunciase eoino en espanol. 

o 

b 

b 

Se pronnncia como en frances, italiano é inglés; 


— 

— 

en espanol jamas se debiö confnndir con la r. 

3 

<1 

ti 

Prominciase como en todos los idiomas latinos. 

4 

<li 

. — 

Es la g italiana de gia; oj.: Djaku, Tudjudju, 



— 

< k n aa?z de Yaeü, Tuyuyü. 

ñ 

dli 

— 

Es la dh inglesa. 

i> 

e 

e 

Como en espanol c italiano, jannis serti muda. 

7 

r 

r 

Idem 


e 

% 

Sieinpre fuerte, como en francös y español ga v 
gu y en italiano gk. Ej.: Kungih y angé en 


— 

— 

vez de canguí y angné . Por consecuencia las 


— 

— 

sílabas giié y güi se escribiran sensillamente 


— 

— 

gue y gui. 

9 

g*i 

j 

Gntnral suave: es la j castellana. 

10 

ii 

ll 

Ademas de esos empleos en que modifica el so- 


— 

— 

nido de la letra que precede, será sienq>re 


— 

— 

aspirada. 

11 

i 

i 

Como en los idiomas latinos. 

12 

ih 


Así escribimos la i gntnral aspirada gnaraní, como 


— 

— 

consecueneia del valor de la h. La y no pnede 


— 

— 

ser usada para este efecto, pues ya tiene otro 


— 

— 

valor nmy distinto. La ü tampoeo, pues difien* 


— 

— 

de la ih guaraní nuis aün qut‘ la simple /, 


— 

— 

mecünicamente, y en realidad fonétieamente 


— 

— 

también. 










— 2üS 


N° 

Letras admi- 
tidas 

1 5 
Ifl 

u s : 

£ 
-S j . 

Z s ° 

® c 

OBSEIÍVACKMIES Y EJEMPLOS 

13 

j 

_ 

Se pronunciará eomo en franeés; no dehe eon- 



— 

fnndirse con la j española. 

14 

lc 

k 

La c quetla snprimida; ej : Karakará, lvihkihö. 

15 

kli 

— 

Gutural fnerte, como t*n aleinán. 

U> 

I 

1 

La // eastellana se escribe //; })or ej: se escri- 


— 

— 

biría galio, galiina en vez de gallo, etc*. 

17 

m 

ni 

Como en español é italiano. 

18 

n 

n 

Id id. 

19 

ñ 

ñ 

Es la castellana admitida (gn francesa, y gne, 


— 

1 — 

gni italiano.) 

20 

o 

o 

Como en esjtañol é italiano. 

21 


— 

Pronünciase cotno eu francés, ü Ö aleinán. 

22 

1> 

1> 

Como en español y (lemás idiomas latinos. 

23 

r 

r 

Como en español é italiano. 

24 

s 

s 

Es la s pura. Lnego se debe escnbir caasapu, 


— 

— 

arasá , cwrusü, etc. 

25 

sli 

— 

Pron. como la ch francesa, 6 la sch alemana. 

20 

t 

t 

Como en espafíol, italiano y francés. 

27 

tli 

— 

Es la th inglesa. 

28 

tsh 

<*Ii 

Ej: Tshotshi; se escribiría Tshako en vez de 


— 

— 

Chaco. 

29 

n 

n 

Como en español. 

30 

ü 

— 

Como en alemán, o la u , fraucesa. 

31 

V 

V 

Como en castellano, italiano y francés y como la 


— 

— 

iv alemana. 

32 

\v 

— 

Como en inglés, y en guaraní ua^ ué. 

33 

y 

y 

Semivocal como en español, y en la }>alabra 



— 

inglesa yole. 

34 

% 

— 

Se pronuncia como en francés. 











INDIOE 


Prölogo 3- 

Advertencias , sobre el sistema descriptivo adop- 
tado en esta obra. 6 

Ord: Palmipedi-Palmípedas. 8 

Jlergidie — Mérjldos: guar.: >Iblguá. 8 

1: Prionochilus brasiliensis, Bertoni. 8 

Ordo: Grallatores-Zancudas. 10 

Rallidfe—Ilipskahá 6 Rálidos. 10 

2: Aramides saracura (Spix)—Silirihkö. 10 

3: Aramus scolopaceus (Linn.) Vieill. — Karau. 12 

Ardeidfe — Hoko, (Herodiones Berl.). 13 

4: Ardea paranensis W. Bertoni — Hokö guasü. 13 

5: Tigrisoma (marmoratum ?) sp. n. ? — Hokö. 15 

Ord: Gallinacei-Gallinäceas. 16 

Penelopidfe—Djaku 9 Penelopidos • 16 

6: Penelope purpurescens W. Bertoni—Djakü po-í. 16 

7: » » major W. Bertoni. 19 

8: » olivacea M. Bertoni—Djaku pema. 20 

9: Pipile jacutinga (Spix)—Djakn ape-tí. 21 

Crypturidfe—Ibnambu. 23 

10: Tinamus solitarius (Vieill.)—Ihnambü kaáguá. 23 

Ord: Columbin^e-Palomas. 24 

Columbidfe-Pibkasu . 24 

11 Zenaida virgata M. et. W. Bertoni— Djerutí. 24 

12: Chamaepelia miantoptera W. Bertoni—Puih-ldVí 26 

13: » plumbea W. Bertoni—Puih-kuh' tutü 27 

Ordo: Scansores-Trepadoras. 29 

Rhamphaslidíe—Tukanos, Tukä. 29 

14: Pteroglossus attalorhynchus M. Bertoni; Tuká saihdjü 29 
15: Rhamphastos dicolorus Linn. — Tuká-í, T. hovíh. 33 



210 


Trogoniriae — Snni-litTá 35 

10: Trogon splendidns sp. n. ? — Saru-ku'á djfi, 

( Tr. aurantius Spix?). 35 

17: Trogon surucua Vieill* — Surü-kuá. 38 

18: Megaceplialus bitorquatus W. Bertoni. 39 

19: Microtrogon fulvescens W. Bertoni. 41 

20: » galbuloides W. Beitoni. 42 

CueullcUe — Cuelillos. 43 

21 : Geophilus jasijateré W. Bertoni — Djasih-djateré. 43 

E1 Djafeih-djateiv de Ja leyenda. 4 4 

Conhhe — Aká-e. 46 

22: Brachyrliamphus elegans M. et. W. Bertoni 

Aká-e morotí-mtshr. 46 

Plchlie- Ilipekii. 49 

23: Campephilus rufifrons W. Bertoni — Ihpekü. 49 

24 : Celeus lugubris (Malli.) — íhpekü aká-inorotí. 50 

25: Dendrohates guttatus W. Bertoni — Ihpekfi. pará. 52 

Pslttaciílir—Loros. 52 

26: Ara chloroptera major Bertoni — Gua’á pnihtá. 52 

Ord : Passehes (Insessores) — Pajaros. 53 

Troeliillcke — Bbiluumbíli. Picaflores. 53 

27: Plnethornis paraguayensis M. et W. Bertoni. 54 

28; Cephaloepis apirati M. et W. — Mainumbih apirati 55 
29: Trochilus chlorobronchus W. Bertoni — Mainnmbih 57 
30: Chlorostilbon cyanothorax M. et W. Bertoni— id. 59 
31 : Calliplilox microptera M. et W. Bertoni; M. mtsln-eté 60 
32: Rhamphomicron melchthalianus W. Bertoni. 62 

33: Lampornis Musarum M. et \\ r . Bertoni — M. 

puihtiá-morot). 64 

Cjpselhlír — Cip^élidos: guar.: llbllidjuí. 65 

34: Aerornis niveifrons W. Bertoni — Mbihdjuí-mbopí 

guasü. 66 

Ileiiflrocolaplidie Trepatloresu etc. 68 

35: Xiphocolaptes paranensis W. Bertoni. 68 

36: Dendrocolaptes tarefero W. Bertoni — Ihpekü tarefero. 69 
37: Campylorhamphus longirostris W. Bertoni. 70 

38: Acanthurus microrhynchus W. Bertoni. 72 

39: Picolaptes Ivoeniswaldianus W. Bertoni. 73 


I 


— 211 — 

40: Hyclrolegus Silvestrianus W. Bertoni. 74 

41 : Xenops argobronchus W. Bertoni. 75 

42: Synallaxis furvicaudatus W. Bertoni. 76 

43: » (Barnesia) cururuvi W. Bertoni—Ku- 

nmiví. 77 

44: Phacellodomus Bergianus W. Bertoni—Aiimnbíh. 78 
45: Geooecia orryctera W. Bertoni—Ogaraitíh ? 79 

Icterjdre—Gwilirá-Iiu . 81 

46: Agelaeus ruficollis W. Bettoni. 81 

47: Ostinops Cherrieanus Bertoni 82 

FrÍDgilli«Iie — Frinjilidos. 82 

48: Coccothraustes Ambrosettianus W. Bertoni — 

Gwihrá dj urü -tü ’ í . 88 

49: Spermophila aurantiirostris W. Bertoni. 84 

50: Pyrorhamphus Berlepschianus. 85 

51: Bergia Solanorum. 86 

Tanagrhhe — Sadjovili, Tangará. 88 

52 : Diplochilus xanthochlorus W.Bertoni; Havía saihcljü. 88 
53: Calliste septemcolora W. Bertoni — Sadjovih. 89 

54: Euphonia aurauticollis W. Bertoni. 94 

55: » cyanoblephara W. Bertooi. 96 

56 : » Berlepschiana W. Bertoni. 98 

57 : » Egusquizse W. Bertoni — Enfonia de 

Egusquiza. 99 

CIielldorhamphidíe 9 (fam. nova). 10l 

58: Chelidorhamphus orhycterus M. et W. Bertoni 102 
Pripriihe -Prípldos, the Manakins. 104 

59 : Pipra Morenoana W. Beitoni. 104 

I^ania<l«e- dLáuÍdos, tlie Shrikes. 10o 

60: Psaliurus Acevalianus W. Bertoni — Psaliuro de 

Aceval. 195 

Cotlnghhe — Contíjhlos: Ampélidées Less. 108 

61: Hadrostomus Borellianus W. Bertoni. 108 

62 : Tityra atricapilla ( Vieill. ?) Bertoni 

( T. tephoronota ? ). 199 

63: 77tfyrabrasiliensis Sws. 119 

' 64: Climacocercus cyanocephalus (Vieill.) Bertoni. 112 


Tyraniiida*—Suirfrí, Taislimí.. 113 

f>5: Berlepscliia chrysoblephara W. Bertoni. 114 

G6: Ceraphanes anomalus W. Bertoni. 115 

67: Copurus subniger W. Bertoui. 117 

68: J[yiarclnis Stauffacherianus W. Bertoni. 117 

69: EÍainea Arechavaletm W. Bertoni. 119 

70: » Hohnbergiana W. Bertoni. 120 

71 : Phj r llocecia cllloroleuca w. Bertoni--Karitsliü. 120 

72: Hapalocercus albifrons M. et, W. Bertoni-Tatshurí 121 
73: » pluinbeipes W. Bertoni. 123 

74 : Hemitriscus Salvadorianus W. Bertoni. 123 

75 : » Barberena? W. Bertoni — Tatshurí sp. 124 

76: Serphophaga cinnamocephala W. Bertoni. 125 

77 : Hylocentrites ambulator W. Bertoui. 126 

78: Myiophthorus Morenoanus w. Bertoni. 128 

79 : Euscarthmus minutus W. Beitoni. 129 

80: Renggerornis leucophthahnus W. Bertoni. 130 

Yireoni«l;t k — Yireoiitdos. 132 

81 : Phyllopneuste flavifrons W. Bertoni. 132 

Thamiiopliilhla^ — Mbatará • 133 

82: Thamnophilus leuconotus M. et W. Bertoui — 

Tsheoro pará. 134 

83: Thamnophilus Lahilleanus W. Bertoni — Mhatará. 135 
84: » (Silvestrius) flavescens M. et W. 

Bertoni. 136 

85: Thamnophilus Rodriguezianus W. Bertoni. 137 

86: Dendrocecia erythroptera W. Bertoni. 138 

87 : Formicivora rubricollis W. Bertoni. 140 

88: » Arechavaletae W. Bertoni. 141 

89 : Phyllobates erythronotus W. Bertoni. 142 

90. Polioptila melanocephala W. Bertoni. 143 

Certhiohe, Brehni. 144 

91 : Certhiola palmarum W. Benrtoi. ' 144 

Turdidac — liorotshiré, Ilavías. 145 

92. Turdus tephromelas W. Bertoni—Korotshiré hii 146 

93: » metallophonus W. Beitoni — Korolshiré. 147 

Cbamaezulae—Camézi«los . 148 

94: Chamaeza tshororo W. Bertoni — Uru-í, Iimainhu 

tshororo. 148 

95: Chamaebates rufiventris W. Bertoni—Uru-í. 150 


213 


Ordo: Raptatores-Kapaces. 152 

AccipilricKae—Accipitríneas, Ta^uato. 152 

96 : Thrasyaetus harpyia (I/nm. —Tagutö ruvitshá. 153 
97: Morphmis guianensis (Dancl.) — Ihrihvu tinga. 154 
98: Spizaetus apirati W. B'ertoni— Taguatö apíratt. 154 

99: Microaetus Holmbergianus W. Bertoni. 156 

100: Potamolegus superciliaris (Vieill.) W. Bertoni — 

Karantshilio. 158 

101: P. s. magniplumis W. Bertoni. 159 

102: » » var. furvicollis W. Bertoni. 161 

103: Ptiipornis nigra AV. Bertoni. 162 

104: Accipiter virgatus M. et W. Bertoni — Taguato-i. 163 
105 : Thrasyaccipiter seminocturnis. 164 

106: Gampsonyx ranivorus W.Bortoni — Taguatö-í liovili 165 
107: Elanus amauroleucus W. Bertoni. 166 

108: Hypotriorchis melanogyne W. Bertoni — Halkön lm 16* 
109: Rostrihamns tenuirostris W. Bertoni. 171 

Strigidar—Rapace* noei urnas. 173 

110: Nyctale Bergiana W. Bertoni. 173 

111: » fasciata M. et W. Bertoni. 174 

112: Syrnium Koeniswaldianum M. et W. Bertoni. 175 
113 : » Borellianum W. Bertoni; Sihindá kaágwih. 176 

114: Strix Holmbergiana M. et W. Bertoni—Letslmsa 178 
115: Glaucidium ferox rufus— Kavuré-í puihtá 179 

Catálogo cle las Aves clel Paraguay hasta hoy 
conocidas. 186 

Ortografía técnica internacional, adoptada en esta 
Ohra ])ara la transcripciön de los nomhres guaraní. 



207 


FE DE ERRA TA 


Páj. 

Línea 

Dice 

Debc dectr 

4 

26 

357 

339 

4 

32 

49 

67 

10 

24 

SilM'ihro 

Siliriliko 

24 

35 

Bert. 

Bertoni. 

29 

38 

Bary Phtengits 

Baryphte?igus 

29 

38 

(Veiell.) 

(Vieill.) 

25 

3 

Tncano 

Tnkano 

50 

20 

aeä 

akä 

52 

36 

Letr. 

Latr. 

53 

25 

Helrlilsiliamir 

.llelelit lialiaiiii.% 

04 

12 

reboqne 

revoque 

S9 

29 

wepet eni colo ra 

wepteineolora 

94 

10 

Leson 

Lesson 

96 

26 

Basiletuerus 

Basile?íterus 

103 

19 

Tirannidae 

Tyra?i?iühe 

129 

36 

Carso 

Ta?'so 

130 

11 

» 

» 

146 

12 

Curdus 

Turdus 

152 

32 

Polyvorus 

Potyborus 

153 

10 

Mandeit 

Mauduit 

153 

11 

. hrasaetos 

Thrasactos 

159 

37 

P. S. 

1*. var. 

175 

11 

S.vriiiiiiui 

Syt'iiiinii 

187 

3 

Licht. 

Licbt.? 

191 

10 

arantius 

aura?iti?i'í 

192 

15 

flaviflo?is 

flavif?'o?is 

192 

20 

olaptes 

Colaptcs 


Obs. En varias partes se lia escrito por equivocaciön Giiihrd en vez de 
fiwihrá como]debe escribirse segün la ortografía técnica. 

En el prölogo (páj. 4) se me ha pasado advertir (jne muclius de las especies 
de Azara fueron eliminadas por 110 ser del Paragnay. 

E1 nombre Melchihalianus se ha escrito, por eqnivocacion, varias veces con 
i en voz de th. 




PARA L08 “ANALES” 


Aminciamos desde ya los signientes 
trabajos orijinales, listos 6 en prepa. 
raciön, que verán la luz en los «Ana. 
les Científicos Paraguayos» segiin el 
orilen que las circunstancias indicarán: 


Nous annongons dés aujourd'imi les 
travaux originanx suivants, qui seront 
publiés dans les Annales Scientifiques 
Paraguayennes » suivant Pordre qui 
sera établi par les circonstances: 


Las plantas usuales del Paraguay, Alto Paraná 
y Misiones. Nomenclatm'a iutlíjena y latina, descripciön, propie- 
dades y aplicaciones segini los estndíos tlel autor, ö tlatos tle per- 
sonas fitledignas y el nso que cle ellas hacen los indíjenas. In- 
cluyando el estndio físico 6 indnstrial de las maderas 
v la Descripciön de muchas especies y variedades nue- 
vas, indíjenas 6 cultivadas. Por el Dr. Moisés S. Bertoni. 

Sertulum plantarum novarum Paraquari.e, qnas 
legit et accurate descripsit Moisés S. 'Bertoni 

El clima del Paraguay, resumen jeneral de las 
observaciones liechas por ei autor en diferentes puntos clel 
País, comparadas cou las tle otros ohservadores; y tletluciones al 
punto de vista de la agricultnra y la aclimataciön ; por el doctor 
Moisés S. Bertoui. 


Nouvelles etudes de météorologie générale et 
AGRICOLE, par le Dr. Mo'íse Bertoni. 

CONTRIRUTION Ä L’ÉLUDE DE LA GÉOLOGIE DU PARA- 
GUAY et des régions iiinitrophes, par le méme. 

Catälogo ststemätico de los mamíferos del Pa- 

RAGUAY HALLADOS HASTA AHORA , por A. de AVinkelried 
Bertoni. 

Mamíferos nuevos del Paraguay, y contrilnicion 




al estudio de algunas espeeies poco conocidas, por A. 
de Winkelrietl Bertoni y Dr. Moisés S. Bertoni. 

Apéndice á las Aves nüevas del Pauaguay»; des- 
('iipcion de nuevas especies y rectificaciones á Azara. Por A. de 
Winkelried Bertoni. 

Repertorium generum et specierum novarum flo- 
r.e Paraquarije, qme ab auctoribus recentioribus des- 
descriptíe sunt. Répertoire des genres et des espéces 
nouvelles de la flore paraguayenne récerament décrites á 
r étrangei’. Repertorio de los jéneros y especies nuevas 
de la flora paraguaya recientemente descriptas en el extraujero. 

Plusieurs antres travaux et mémoires originaux, re- 
chercbes et notices d’histoire naturelle, anthropologie, 
ethnologie, géographie et géologie du Paragnay et des 
pays environnants.